Enlaces accesibilidad

Unos 300.000 niños en todo el mundo son obligados a ser soldados

  • Este miércoles se celebra el Día Internacional contra esta práctica
  • El cortometraje español "Aquel no era yo" se proyecta en Nueva York
  • 19 países reclutan a menores, entre ellos Mali y Sudán del Sur

Por
Una veintena de países siguen reclutando a niños soldado

En el mundo aún hay alrededor de 300.000 niños soldado, una situación que, según la ONU, afecta a menores de 18 años que forman parte de cualquier fuerza armada, regular o irregular, en las labores que sean, incluidas las de empuñar un arma, cocinar, portear, hacer de mensajeros y, además, trabajos con fines sexuales, situación que afecta sobre todo a las niñas.

Para concienciar en contra de estos abusos, este miércoles se celebra el Día Internacional contra la Utilización de los Niños Soldado. Con este motivo tendrá lugar en la sede de la ONU en Nueva York la proyección de "Aquel no era yo", el cortometraje español Nominado a los Oscars 2014, escrito y dirigido por Esteban Crespo, y producido  por José Luis Matas-Negrete.

19 países reclutan a menores

Según el informe de la Asamblea General del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de mayo de 2013, 50 grupos armados y ocho gobiernos actualmente reclutan o utilizan menores en el marco de las hostilidades, sin contar aquellos que se integran en las milicias que apoyan a los gobiernos.

Las ONG Alboan, Amnistía Internacional, Entreculturas, Fundación El Compromiso y Save the Children emitieron el martes un comunicado en el que señalan a 19 países que siguen reclutando a menores como soldados, concretamente Afganistán, Chad, Colombia, Costa de Marfil, Filipinas, India, Iraq, Líbano, Libia, Mali, Myanmar, Pakistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Sudán, Sudán del Sur, Siria, Tailandia y Yemen.

"Conflictos como el de República Centroafricana (RCA) o Sudán del Sur han puesto en primera línea el drama del reclutamiento de niños como soldado", reza el comunicado.

Aunque es difícil conocer las cifras exactas, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estima que sólo en República Centroafricana, el número de niños que están siendo utilizados como soldados puede llegar a los 6.000. Según Amnistía Internacional, la mayoría de los menores de edad reclutados como soldados en el país son varones. Pero también las niñas son reclutadas o alistadas a la fuerza, y a menudo son violadas o sometidas a esclavitud sexual y otras formas de violencia sexual como “esposas” de mandos militares mayores o de alto rango.

"Me dieron una pistola y me enseñaron a usarla"

“Un día vinieron a pegar a mi padre, le ataron las manos y le dispararon. Él sobrevivió, pero yo decidí que no soportaría esto nunca más, así que me uní a los rebeldes. Me dieron una pistola y me enseñaron a usarla. Yo solo soy un niño, pero sé lo que es un conflicto. Yo fui parte de él, he visto cosas horribles; cuerpos mutilados, sin cabeza, mucha sangre... He hecho cosas de las que me arrepiento, pero tienes que comprender que yo era un soldado y no tenía otra opción. Si un general te dice que pares a alguien y le pegues, incluso sin motivo o aunque sean mujeres o ancianos, no puedes decir no". Es el desgarrador testimonio de Namboro, que con 16 años, se unió a los rebeldes en RCA. Viajó desde el norte hasta la capital, Bangui, donde fue identificado como menor de edad, liberado del ejército y ahora participa en un programa de rehabilitación de Save the Children.

Yo soy solo un niño, pero sé lo que es un conflicto. Fui parte de él

Cuando surge un conflicto los menores son un fácil recurso. "Una fuerza militar muy barata y obediente, no piensan en las consecuencias de sus actos en la guerra, comen menos y son fáciles de sustituir", según denunció un misionero salesiano del centro Don Bosco Ngangi de Goma (República Democrática del Congo).

La pobreza, la desestructuración familiar, la exclusión de la vida escolar, los malos tratos, los abandonos y los secuestros ponen a estos menores en manos de las milicias o de los Ejércitos.

Avances para acabar con esta práctica

Las ONG señalan que durante el año pasado se produjeron algunos avances. Así, representantes de la ONU entablaron un diálogo productivo con 21 partes en conflicto, por lo cual se establecieron 18 planes de acción con fuerzas y grupos armados.

Por eso piden a los estados que aún no lo hayan hecho que ratifiquen el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño sobre la participación de menores en conflictos armados, la herramienta que asegura que ningún niño sea utilizado como soldado.

El Protocolo aumenta la edad mínima para la participación directa en hostilidades de 15 a 18 años y obliga a los estados parte a poner en vigor disposiciones estrictas allí donde no se cumpla, impedir el reclutamiento y proporcionar servicios de recuperación a los niños desmovilizados.

En la actualidad, 152 países han ratificado este Protocolo, 22 no lo han firmado ni ratificado y 20 lo han firmado pero no lo han ratificado. España lo ratificó en 2002.

Noticias

anterior siguiente