Enlaces accesibilidad

Amnistía Internacional reclama la supresión de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU

Por
Amnistía Internacional presenta su Informe Anual 2012

La organización de Derechos Humanos Amnistía Internacional (AI) ha reclamado que las propuestas de resolución sobre genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad estén exentas de derecho de veto en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

La organización humanitaria ha denunciado, durante la presentación de su Informe Anual 2012, que el máximo órgano de decisión de la ONU está "controlado por los principales exportadores de armas del mundo" y que por esta razón sus funciones como "garante de la paz y la seguridad están abocadas al fracaso".

A lo largo de 2011 se registraron importantes cambios en el mundo, en algunos casos "memorables", gracias a las movilizaciones populares en países como Egipto, Túnez o Libia, entre otros, que han permitido "la caída de regimenes autocráticos que llevaban decenios gobernando con mano de hierro y que parecían invencibles", ha declarado el presidente de AI España, Alfonso López Borgoñoz.

No obstante, según la organización, el "valor mostrado por quienes han protestado en los últimos doce meses ha ido paralelo al fracaso del liderazgo del Consejo de Seguridad de la ONU, que parece cansado, desfasado y cada vez menos adecuado para su función".

Ejemplo de ello, ha explicado el director de la sección española de AI, Esteban Beltrán, son los sucesivos vetos de China y Rusia, dos miembros permanentes, a las resoluciones contra la represión del régimen sirio de Bachar al Asad, que se agravan con las actitudes de potencias emergentes como Brasil, India y Sudáfrica, que "han utilizado su influencia" para bloquear resoluciones sobre Derechos Humanos y "han mirado para otro lado o han sido cómplices".

En relación con las protestas de la primavera árabe, además de denunciar la "brutalidad" en la respuesta de muchos de los regímenes, AI pone de manifiesto la "indiferencia" de la comunidad internacional.

Amnistía considera que a pesar de que 2011 fue un año decisivo para el activismo y para quienes han reclamado justicia y dignidad, "el coraje que han mostrado los manifestantes se ha topado con el fracaso de los líderes a todos los niveles".

Tratado de armas

En este Informe 2012, el número 50 de los publicados y que analiza la situación en 155 países, la organización hace un llamamiento en favor de la aprobación de un Tratado sobre un Comercio de Armas sólido este año.

"Los políticos han respondido a las protestas con brutalidad o indiferencia. Los gobiernos deben demostrar un liderazgo legítimo y rechazar la injusticia protegiendo a quienes no tienen poder y poniendo límites a los poderosos. Ya es hora de anteponer las personas a las empresas y los derechos a los beneficios", ha dicho el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty.

Tanto Beltrán como López Borgoñoz, han destacado la importancia de la conferencia que celebrará la ONU el próximo mes de julio para acordar un Tratado de Comercio de Armas, un evento que, a juicio de AI, será una prueba de fuego para ver si los políticos son capaces de poner los Derechos Humanos por encima de los propios intereses y beneficios".

Según el informe anual, medio millón de personas mueren cada año en el mundo a causa de la violencia armada , aparte de millones de personas que resultan heridas, sufren represión y se ven obligadas a huir de sus hogares debido a conflictos armados y violaciones de Derechos Humanos "perpetradas con armas convenconales".

Al menos el 60% de las violaciones de Derechos Humanos documentadas por AI han sido cometidas con armas ligeras, lo cual se complementa con el dato de que "solo 35 países publican informes anuales sobre transferencia de armas convencionales". Aparte, al menos 55 grupos armados y fuerzas gubernamentales utilizan a niños y niñas como soldados o como tropas auxiliares, según datos de la ONU recogidos en  el informe.

Situación general de los DDHH

El documento también señala  el incremento, a lo largo de 2011, de la represión en países como China, cuyas autoridades "han revelado su temor a levantamientos" como los de la primavera árabe' y "se han adelantado a las protestas aumentando la represión", ha declarado Borgoñoz.

En estos meses, indica el informe, ha aumentado y se ha mantenido el mismo nivel de represión en países como Corea del Norte, Angola, Senegal, Uganda, Turkmenistán, Uzbekistán, Azerbaiyán ("donde se puede cantar en Eurovisión pero los manifestantes no pueden cantar en la calle", ha explicado Beltrán), Arabia Saudí o Irán, en buena parte en previsión de movimientos antigubernamentales similares a los registrados en otras partes del mundo.

En el continente americano , el informe destaca la persecución de activistas de Derechos Humanos, "en algunos casos con la pérdida de la vida", en países como Brasil, Colombia, México, Venezuela o Cuba, así como la represión que sufren las comunidades indígenas.

En cuanto a la Unión Europea, el informe destaca la represión de manifestantes pacíficos en España y Grecia y el endurecimiento del discurso xenófobo de algunos políticos europeos a causa de los "vínculos infundados entre inmigración y delincuencia", ha explicado Beltrán.  En este contexto, ha advertido, alrededor de "1.500 inmigrantes,  incluyendo mujeres y niños, murieron ahogados al intentar entrar en Europa".

El documento recuerda también que, desde que AI inició su campaña contra la pena de muerte, en 1977, el numero de países abolicionistas, en la ley o en la práctica, ha pasado de 16 a 141 y precisa que sólo 21 países, de los 198 que hay en el mundo, llevaron a cabo ejecuciones en 2011, "lo que supuso una reducción en más de un tercio en un decenio".

Noticias

anterior siguiente