Enlaces accesibilidad

William Nicol y la luz polarizada, fundamental para la investigación forense

  • Desarrolló la polarimetría, una nueva disciplina, y el prisma que lleva su nombre
  • Sentó las bases para el desarrollo del microscopio de luz polarizada
  • Se le pasó por alto como pionero en los campos de la óptica física y la geología

Por
William Nicol, un pionero olvidado

A hombros de gigantes

Programa de divulgación científica. Es un espacio pegado a la actualidad con los hallazgos más recientes, las últimas noticias publicadas en las principales revistas científicas, y las voces de sus protagonistas. Pero también es un tiempo de radio dedicado a nuestros centros de investigación, al trabajo que llevan a cabo y su repercusión en nuestra esperanza y calidad de vida. Los sábados de 01:00 a 02:00 horas

El físico y cristalógrafo británico William Nicol nació en Humbie, Escocia en 1768. Poco se sabe sobre sus primeros años de vida, excepto que alcanzó cierta fama como profesor de filosofía natural en la Universidad de Edimburgo, cuando sucedió a su tío ciego Henry Moyes. Su jefe fue Robert Jameson, apasionado defensor del neptunismo y de Werner, y un profesor muy influyente.

Entre los alumnos de Nicol estuvo James Clerk Maxwell, quien acabaría desarrollando la teoría electromagnética. Ahora bien, la aportación más importante de Nicol a la ciencia fue el invento en 1828 del prisma que lleva su nombre para obtener luz polarizada a partir de la luz natural.

Construyó este dispositivo a partir de dos cristales de espato de Islandia (una forma natural de carbonato de calcio), pegados con bálsamo de Canadá.

El espato de Islandia tiene la propiedad óptica de la birrefringencia. La luz que lo atraviesa se divide en dos rayos, uno con un índice de refracción ordinario y el otro extraordinario. Este fenómeno fue descubierto en 1669 por Erasmus Bartholin.

Un prisma de Nicol, al que se hace incidir un haz de luz natural (no polarizada) produce un haz polarizado linealmente en un plano. Si este prisma polarizador se sitúa después de que la luz haya atravesado una sustancia cualquiera, servirá para analizar el rayo emergente de dicha sustancia.

Una nueva disciplina, la polarimetría

Gracias a este dispositivo se pudo desarrollar una nueva disciplina científica: la polarimetría, que sería fundamental para el estudio de la estructura molecular y la actividad óptica de las sustancias orgánicas.

Sentó las bases del microcospio de luz polarizada, importante herramienta de la investigación forense

Y en concreto, el trabajo de Nicol sentó las bases para el desarrollo del microscopio de luz polarizada, una importante herramienta de análisis en el campo de investigación forense.

Pero además Nicol ideó un método para la preparación de muestras de películas finas de minerales y madera fosilizada para su estudio microscópico.

Anteriormente, los científicos debían estudiar las muestras usando luz de una fuente reflejada, lo que solo les permitía examinar su superficie, no su interior.

El método de Nicol permitía ver las muestras a través del microscopio con luz transmitida desde abajo, de forma que se podía ver tanto el interior como la superficie de la muestra.

Este procedimiento se utiliza también para el examen de la estructura celular de las antiguas plantas fosilizadas. Por desgracia, la primera publicación del método de Nicol no apareció hasta 1831, y la técnica no fue usada de manera generalizada por los científicos hasta 1853.

Nicol también fue un excelente tallador, y preparó lentes de granate y otras piedras preciosas, las cuales prefería en lugar de los microscopios acromáticos de la época.

Entre sus obras destaca Sobre la estructura microscópica de los cristales. Murió en Edimburgo el 2 de septiembre de 1851. Como no publicó nada hasta los cincuenta ocho años, ha sido con frecuencia pasado por alto como pionero en los campos de la óptica física y la geología.

Noticias

anterior siguiente