Enlaces accesibilidad

Nacen tres cernícalos primilla en cautividad en la Estación Biológica de Doñana

  • El parto se ha producido en unos nidales artificiales tras dos años de trabajo
  • Han nacido tres polluelos y tres parejas están incubando otros diez huevos
  • El cernícalo primilla está catalogado como especie 'vulnerable'

Puedes ver: Especial 'Las Aves' en '30 años sin Félix'

Por
Los tres primeros polluelos de cernícalo primilla nacidos en cautividad acompañados por su madre
Los tres primeros polluelos de cernícalo primilla nacidos en cautividad acompañados por su madre EFE EFE/ Airam Rodríguez (CSIC)

Cernícalo primilla

El cernícalo primilla es algo más pequeño que el cernícalo común, mide de 25 a 35 centímetros de longitud y de 60 a 66 de envergadura, pesa entre 115 y 150 gramos, y nidifica habitualmente en oquedades de edificios antiguos.

Científicos de la Estación Biológica de Doñana (EBD) han logrado la reproducción en cautividad del cernícalo primilla, una pequeña rapaz urbana catalogada como especie amenazada, en unas instalaciones especiales construidas en el parque científico de La Cartuja (Sevilla).

Juan José Negro, vicedirector científico de la EBD, ha destacado que se ha conseguido, por primera vez en España, la reproducción en instalaciones científicas libremente de cuatro parejas de cernícalos primilla. Una de ellas ya alimenta a sus tres polluelos; las otras tres restantes están incubando una decena de huevos.

Estas nuevas instalaciones científicas del CSIC tienen unos nidales artificiales, similares a lo palomares, con capacidad para albergar hasta cuarenta parejas de estos ejemplares.  

En opinión de Negro, este proyecto, además de aumentar la escasa población de una especie catalogada como 'vulnerable', también consolida una población de cernícalos primilla que facilitará el trabajo de los científicos. Podrán trabajar directamente con la especie sin necesidad de desplazarse a sus zonas de nidificación tradicional, los monumentos del centro de las ciudades.

En 2008, los primeros ocupantes de este edificio, aún en construcción, fueron cincuenta pollos de cernícalos, nacidos en cautividad unos días antes en un centro de Extremadura y trasladados a la nueva sede de la EBD donde se criaron en nidos artificiales.

Los pollos son liberados en unos nidales, donde se les alimenta sin que perciban la presencia humana. Cuando alcanzan la edad suficiente pasan a otro reciento donde socializan con ejemplares adultos y, posteriormente, vuelan libremente.

Noticias

anterior siguiente