Anterior La madre maltratada de Granada, en paradero desconocido tras no haber entregado a los niños a su padre Siguiente El número de parados bajó en 340.700 en el segundo trimestre y la tasa de desempleo cayó al 17,22% Arriba Ir arriba
Un inmigrante discute con un residente durante la manifestación.
Un inmigrante discute con un residente durante la manifestación. REUTERS REUTERS

Se desata la tensión en el sur de Italia tras disparar y atropellar los residentes a siete inmigrantes

  • Los inmigrantes protestaban por los ataques recibidos el jueves

  • Los inmigrantes denuncian las precarias condiciones en las que viven

|

La tensión entre los inmigrantes extracomunitarios y los residentes en Rosarno, al sur de Italia, se ha recrudecido de manera preocupante al resultar heridos dos de ellos por disparos en las piernas  y cinco ser atropellados de manera deliberada tras una tensa manifestación de los extranjeros que ha sido reprimida por la Policía.

Los siete heridos sufren lesiones leves y en el primer caso los agresores han sido detenidos por la Policía, según ha asegurado el Ministerio del Interior a la agencia italiana Ansa.

Los inmigrantes protestaban por las inhumanas condiciones en las que trabajan como temporeros en la zona, con largas jornadas de quince horas y un escaso jornal retribuido por los terratenientes locales.

Los heridos por arma, que ya han sido trasladados al hospital de Gioia Tauro, localidad cercana a Rosarno, recibieron disparos en las piernas, pero el pronóstico no es grave

Los altercados en Rosarno se suceden desde la pasada noche, cuando varios cientos de inmigrantes, en su mayoría africanos y que trabajan como jornaleros, salieron a la calle para protestar después de que aeste jueves dos de ellos resultaran heridos al ser atacados por unos desconocidos con un fusil de aire comprimido.

Este viernes, gran parte de la población prefirió quedarse en casa, mientras que muchos comercios y escuelas permanecieron cerrados.

Desconocidos dispararon contra un grupo de inmigrantes

Todo empezó el jueves, cuando unos desconocidos dispararon tiros de aire comprimido contra un grupo de inmigrantes, hiriendo de modo leve a dos de ellos.

Inmediatamente después, iniciaron los disturbios, que se saldaron con decenas de escaparates rotos, coches dañados y contenedores de basura volcados. Además, los inmigrantes cortaron algunos de los accesos a la ciudad.

Al lugar de los hechos acudieron refuerzos de Policía, que siguen allí para intentar mantener la calma. Aun así, esta mañana, un ciudadano italiano salió al balcón de su casa y efectuó varios disparos al aire. Por su parte, algunos inmigrantes, se estan manifestando por las calles armados con hierros y bastones.

Situación inhumana para los inmigrantes en esta zona

En el origen de la protesta se halla la inhumana situación en que se encuentran los inmigrantes en esta zona del sur de Italia.

La localidad de Rosarno está situada en la Piana di Gioia Tauro, donde cerca de 1.500 inmigrantes, la mayoría sin papeles y procedentes del continente africano, suelen trabajar en los campos hasta 15 horas al día y a cambio de un mísero jornal.

Según han denunciado algunas organizaciones humanitarias, detrás de la explotación de estos inmigrantes estaría la 'Ndrangheta, la mafia local.

Sin embargo, el ministro de Interior, Roberto Maroni, consideró que el origen del problema está en la tolerancia con que Italia ha tratado en estos últimos años el fenómeno de la inmigración clandestina, la cual, "ha alimentado por una parte la delincuencia y por otra, ha generado situaciones de fuerte degradación como la de Rosarno".

El vicario general de la diócesis de Oppido-Palmi, don Pino Demasi, en cambio, consideró que "el problema de los inmigrantes está ligado al de la 'Ndrangheta". "Existe una explotación pilotada por parte de la criminalidad y esto a causa de la ausencia del Estado" en esta zona de Italia, aseguró.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente