Enlaces accesibilidad

Tensión en las calles de El Aaiún tras la llegada de la activista Aminatu Haidar

  • Su llegada ha generado manifestaciones de euforia en el barrio de Haidar
  • Dos periodistas españoles han resultado heridos leves en los disturbios

Por
Euforia en El Aaiún tras la llegada de Aminatu

El regreso de la activista saharaui Aminatu Haidar a su hogar en El Aaiún ha generado manifestaciones de euforia por parte de sus seguidores, mientras la Policía marroquí desplegaba sus efectivos por la ciudad.

El júbilo se ha centrado en el antiguo barrio de Casa Piedra, donde, pese a que no se exhibieron banderas independentistas ni hubo marchas organizadas, centenares de personas han salido a la calle tocando el claxon de sus vehículos o coreando consignas como "Viva saharauis" o "Fuera Marruecos".

Gran control policial

Sin embargo, la masiva presencia de las fuerzas de seguridad, entre ellas unidades antidisturbios, en las calles de ese barrio ha apagado buena parte de las demostraciones de alegría por la llegada de la independentista Haidar a su casa, tras 32 días de huelga de hambre en el aeropuerto canario de la isla de Lanzarote, adonde llegó tras ser expulsada por Marruecos el 14 de noviembre

Las calles adyacentes a la casa familiar de Aminatu Haidar, donde desde horas antes parientes y amigos ya celebraban su llegada, ha sido cortadas por la policía, que ha impedido el paso a quienes intentaban acercarse al hogar.

Esta tensión se ha traducido en varias denuncias de agresiones que simpatizantes saharauis realizaron contra las fuerzas de seguridad.

El Comité por la Defensa del Derecho a la Autodeterminación para el Pueblo del Sahara Occidental (CODAPSO) ha acusado en un comunicado a la Policía marroquí de haber realizado un "alto número de detenciones arbitrarias" y de haber agredido a varios manifestantes.

Periodistas heridos

En medio de una de esas protestas dos periodistas españoles han resultado heridos leves después de que una piedra lanzada por desconocidos impactase contra sus cabezas.

En el hospital Mulay Hasan Ben El Mehdi de El Aaiún donde han sido atendidos de sus heridas los periodistas, un joven saharaui aseguraba haber sido objeto de los golpes de policías marroquíes que le causaron la rotura del brazo por dos lugares, según el parte médico.

Los disturbios han ido a más con el transcurso de las horas, hasta dejar paso a un paisaje de calles desiertas, controladas todavía por la policía.

Noticias

anterior siguiente