Anterior Bruselas aprueba oficialmente el inicio de la negociación del 'Brexit' con condiciones al acuerdo de libre comercio Siguiente Sánchez toma las riendas del PSOE con dos retos: unir al partido desde la izquierda y echar a Rajoy Arriba Ir arriba

'El chip prodigioso' se hace realidad

  • Mide 250 nanómetros, el espesor de 2 a 3 cabellos, y será capaz de operar el cerebro

  • Ha sido inventado por científicos australianos, encabezados por el nanofísico James Friend

  • El mayor reto fue conseguir la potencia necesaria para nadar por las arterias

  • Friend cree que, colocado en el lugar correcto, se podría "leer" la mente de una persona

|

La realidad ha vuelto a superar a la ficción. Quién iba a pensar que las historias que vimos en películas como Un viaje fantástico (1996) o El chip prodigioso (1987) podrían salir de la pantalla y saltar al mundo real. Pues así es. Un grupo de científicos australianos ha desarrollado un nanorobot con un diámetro de 250 nanómetros, o el espesor de 2 a 3 cabellos, potencialmente capaz de operar el cerebro.

"Buscabamos algo que pudiera ser colocado en las arterias humanas", ha asegurado James Friend, del laboratorio de nanofísica de la Universidad de Monash, en Clayton (Australia), y co-autor de un estudio publicado en el Diario de Micromecánica y Microingeniería.

Aunque el reto no era el tamaño de la tecnología. La verdadera dificultad consistía en desarrollar un robot lo suficientemente potente para "ir contra la corriente" en los vasos sanguíneos.

El motor del nanorobot, Proteus, ha sido tomado del célebre submarino en miniatura de Un viaje fantástico, en la que un médico y su asistente, interpretada por Raquel Welch, se reducen a un tamaño microscópico para penetrar en la pierna de un ex espía de la Unión Soviética, y lograr la destrucción de un coágulo de sangre en su cerebro.

No obstante, el nanorobot real no sería "inyectado en una pierna, porque el viaje para llegar al cerebro sería demasiado largo, pero quizás sí en el cuello", aseguran. "Nadar a través de las grandes arterias del cuerpo humano es difícil porque la corriente es muy rápida", afirma el nanofísico, que añade que, cerca del corazón, la sangre fluye a un metro por segundo. Sin embargo, cerca del cerebro, el flujo arterial es mucho más tranquilo.

¿Y si queda atrapado en algún lugar del cuerpo?


El gran miedo de los científicos es que el nanorobot se pierda y no pueda ser recuperado. "Es la prueba crucial", admiten. "Las versiones anteriores las colocabamos al final de un catéter. Si el motor falla, tira del catéter", dice el co-inventor de Proteus, y añade que el problema de estos catéteres es que son demasiado rígidos para una manipulación sencilla en las arterias.

Los investigadores controlan la micro-maquina a distancia por ondas de una potencia de 2 a 3 vatios, similar a la de un teléfono móvil.

En un principio, el robot se utilizará para la observación, "porque es lo más fácil. A partir de ahí, vamos a probar otro tipo de operaciones, en su mayoría para ayudar a realizar cortes", añadió James Friend.

Ante la polémica de si el robot, colocado en el lugar correcto del cerebro, pudiera "leer" la mente de una persona o incluso manipularla desde la distancia en beneficio de un servicio secreto, por ejemplo, Friend admite: "Creo que es posible, pero no me importa".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente