Enlaces accesibilidad

El lado carnívoro de los afables bonobos

  • Investigadores del Instituto Max Planck descubren que se comen a otros primates
  • Estos primates son afables, promiscuos y sus hembras gozan de una buena posición social
  • Este hallazgo tumba la teoría de que la caza surge en sociedades de dominación masculina

Por
Dos ejemplares de Bonobo , en un santuario situado a las afueras de Kinshasa, la capital del Congo.
Dos ejemplares de Bonobo , en un santuario situado a las afueras de Kinshasa, la capital del Congo. REUTERS FINBARR O'REILLY / REUTERS
Pese a su reputación de ser una criaturas que se comportan con altruismo y practican el amor libre, a la hora de comer los bonobos no tienen reparos en cazar y matar las crías de otros monos, al igual que hacen sus más feroces primos, los chimpancés.

Así lo han descubierto un grupo de investigadores del Instituto Max Planck para la Antropología Evolutiva en Alemania tras haber presenciado la caza de algunos primates por parte de una comunidad de bonobos asentada en los bosques de la República Democrática del Congo.

"Los bonobos no tienen compasión. Los cogen y empiezan a comérselos. No les importa matarlos", detalla Gottfried Hohmann, uno de los autores del estudio que revela los hábitos alimenticios de estos primates, que ha sido publicado en el último número de la revista Current Biology.

Las mujeres también cazan

El descubrimiento desafía la teoría de que la dominancia y agresividad masculinas deben tener un vínculo causal con la conducta de caza, una idea que mantienen los primeros modelos de la evolución de la agresividad en humanos y en los primates no humanos.

En las comunidades de primates bonobos las hembras se encuentran en la cúspide de la pirámide social y se pensaba que los machos comían sólo carne de antílopes, ardillas y roedores.

Según explica Gottfried Hohmann, "estos descubrimientos son particularmente relevantes para el debate sobre la dominancia, vinculación, agresión y caza de los machos, un dominio que se creía distinto entre chimpancés y bonobos".

Hohmann señala que en el caso de los chimpancés, la dominancia masculina se asocia con la violencia física, la caza y el consumo de carne.

"Por inferencia, la carencia de dominancia masculina y violencia física a menudo se utiliza para explicar la relativa ausencia de caza y consumo de carne en los bonobos. Nuestras observaciones sugieren que, en contraste con hipótesis previas, estas conductas podrían persistir en sociedades con relaciones sociales diferentes".

Los bonobos viven sólo en los bosques de las tierras bajas al sur del río Congo y, junto con los chimpancés, son en el ámbito evolutivo los primates más cercanos a los humanos.

Los bonobos son conocidos por su promiscuidad, ya que los actos sexuales del mismo y distinto sexo son comunes como forma de bienvenida, resolución de problemas o reconciliación después de los conflictos.

Cinco años de seguimiento

Los investigadores realizaron su descubrimiento mientras estudiaban una población de bonobos que vive en LuiKotale, en el Parque Nacional de Salonga, en la República Democrática del Congo. Los autores habían estado siguiendo a los bonobos durante los últimos cinco años, lo que hizo posibles estas observaciones.

Los científicos vieron tres episodios exitosos de caza en los que los bonobos capturaron y comieron un primate. En otros dos casos, la caza falló. Los datos de LuiKotale mostraron que los bonobos de ambos sexos jugaban papeles activos en la persecución y caza de los monos.

Según los investigadores, la participación de las hembras adultas en estas cacerías, algo que no se produce entre los chimpancés, podría reflejar patrones sociales como la formación de una alianza y cooperación entre las hembras adultas.

Los futuros estudios en LuiKotale podrían seguir arrojando luz sobre el significado y las causas de la agresividad, la caza y el consumo de carne en bonobos, chimpancés y humanos.

Noticias

anterior siguiente