Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Diputados del parlamento de Taiwan han intercambiado golpes y se han lanzado botellas de agua durante la votación de un referendum para la puesta en marcha de una nueva central nuclear.

La trifulca ha enfrentado a los miembros del Partido Nacionalista, del presidente Ma Ying Jeou, contra los opositores del Partido Progresista Democrático, que sostienen una postura anti-nuclear.

Se espera que la ley para convocar el referendum sea aprobada ya que el partido gubernamental tiene mayoría en la Cámara.

Taiwán, antiguamente conocida como Formosa, isla con una superficie equivalente a la de Cataluña o Extremadura y la mitad de habitantes que España, se ha convertido en uno de los "dragones" asiáticos o, lo que es lo mismo, uno de los motores económicos del continente y del planeta. Además de en su capital, Taipéi, sus rascacielos y luminosos, el equipo del programa se adentrará en el famoso Parque Nacional de Taroko, en la parte este del país, donde dicen, parece que la naturaleza ha esculpido cada una de las montañas con cincel.

Se complica la crisis que enfrenta a China y Japón por unas islas. Taiwan, que también reclama la soberanía del pequeño archipiélago, ha enviado hoy decenas de pesqueros a la zona escoltados por patrulleras. La tensión se ha resuelto cuando los barcos taiwaneses han abandonado la zona.

Docenas de barcos de Taiwán han entrado este martes en aguas territoriales de las islas Senkaku/Diaoyu, objeto de una disputa territorial entre Japón y China que se ha intensificado en las últimas semanas, informa la agencia Kyodo.

Las embarcaciones, que iban escoltadas al menos por seis patrulleras, se han adentrado en aguas cercanas a la isla de Uotsuri, la mayor de ese archipiélago, según la Guardia Costera, que ha instado a las naves a no entrar en aguas territoriales japonesas. Los guardacostas han advertido también de que otras 40 o 50 embarcaciones de Taiwán navegaban en una zona cercana a las Senkaku, junto a otras 10 patrulleras.

El número total de buques taiwaneses en torno a estas islas podría rondar este martes el centenar, ya que otro grupo de embarcaciones zarpó el lunes de la isla de Formosa para reclamar la soberanía de estos islotes.

La tensión con respecto a estas islas (llamadas Tiaoyutai en Taiwán, que también las reclama) se ha elevado tras la compra por parte del Gobierno japonés, el pasado 11 de septiembre, del territorio de varias de estas islotes a su propietario nipón.

La decisión de Tokio suscitó protestas de Pekín y Taipei y reavivó el sentimiento antijaponés en China, con una ola de manifestaciones contra el país vecino.

Japón ha anunciado este jueves que deportará a los 14 activistas chinos detenidos por desembarcar en el disputado archipiélago de las Senkaku, en el Mar de China Oriental, para reclamar su soberanía, informa la agencia local Kyodo.

La Guardia Costera nipona y la policía provincial de Okinawa arrestaron el miércoles a los activistas por violar la ley de inmigración japonesa, después de que varios de ellos desembarcaran en Uotsuri, la mayor isla de las Senkaku (Diaoyu en China).

Cinco de los 14 detenidos fueron trasladados al puerto de Naha, en la isla de Okinawa (sur), a donde se espera que también sean transferidos los 9 restantes. Los activistas partieron del puerto de Hong Kong el pasado domingo en un pesquero que entró en aguas japonesas.

El desembarco provocó ayer las protestas del Gobierno japonés ante Pekín, que, tras conocer el arresto, ha exigido a Tokio la liberación inmediata e incondicional de sus 14 ciudadanos.

El diminuto archipiélago de las Senkaku, que está deshabitado, es reclamado por Japón, China y Taiwán (que lo denomina islas Tiaoyutai), ya que se cree que cuenta con ricos recursos marinos y yacimientos de gas y petróleo.

Casi siempre es la luz de una vela la que simboliza el recuerdo, la pena, el dolor y otros muchos sentimientos. Puede ser que, como en el mito de la caverna, queramos iluminar lo que no conocemos, queramos saber qué es aquello que está más allá de lo que vemos, queramos descifrar las sombras chinescas de la pared o simplemente, como ha sucedido en Taipei, queramos alcanzar nuestros anhelos.

Dos cachorros, cruce entre un leon y una tigresa, han nacido en un zoo privado de Taiwán.

Aunque el león y el tigre son dos animales nacidos para atacarse hasta la muerte, el milagro de este nacimiento se ha producido gracias a que padre y madre han convivido juntos en la misma jaula desde que nacieron.

Los cuidadores del zoo han tenido que calentar con un secador de pelo a uno de los cahorros para que entrara en calor ya que ha nacido con hipotermia.