Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

 Entrevista   Las mañanas de RNE  

Lyra Puisyte-Bostroem, embajadora de Lituania en España, y Mariin Ratnik, embajadora de Estonia, han comentado en Las mañanas de RNE el clima que se respira en el Báltico tras la invasión de Rusia en Ucrania. Ambos países tienen frontera con Rusia, pero por el momento mantienen la calma. "No nos enfrentamos a una amenaza inminente, pero Lituania está preocupada", asegura Puisyte-Bostroem, que explica que hay mucha ira entre la población por lo que está haciendo Putin, pero que están tranquilos por formar parte de la OTAN. "Estar en la OTAN nos da mucha seguridad. Estamos seguros de que tenemos la fuerza para defender nuestro país." Y dice que tienen que pasar de una posición disuasoria a estar preparados para una posición defensiva.

En Estonia la visión es parecida. "Estamos en los países vecinos, conocemos a Rusia por la cercanía, las amenazas a nuestra vida, libertad, democracia... son las mismas", explica Ratnik. "Somos miembros de la OTAN, eso nos ayuda mucho. Vemos cómo trabajan los aliados juntos para ayudar a Ucrania, para apoyar la defensa. En 2004 tomamos decisiones para entra en la UE y la OTAN y fueron muy buenas."

En Alemania la crisis del coronavirus ha frenado la economía y así lo confirman los datos del PIB correspondientes al primer trimestre del año. Italia y Reino Unido continúan con la desescalada y Estonia, Letonia y Lituania abren sus fronteras entre ellos. Estados Unidos sigue siendo el país que más muertos registra por coronavirus y los expertos alertan del escenario catastrófico que se avecina.

En Oriente Próximo preocupa y mucho el impacto que el coronavirus pueda tener en países muy golpeados ya por los conflictos, como es el caso de Siria o de Yemen. En Israel la toma de posesión de Benjamín Netanyahu como primer ministro se ha aplazado hasta el domingo. Y sobre los planes de Netanyahu de anexionarse asentamientos israelíes en los territorios ocupados palestinos hablarán esta tarde los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea.

No esperaban a ningún invitado esa tarde, así que los ladridos del perro pusieron en alerta a una familia de Muraste, al norte de Estonia. Cuando salieron al patio trasero de casa, se encontraron a un inesperado visitante merodeando entre los arbustos: un cachorro de foca blanca que se había perdido.

Al menos 10 niños perecieron, según datos preliminares, en el incendio de un orfanato en la ciudad estonia de Haapsalu, informaron hoy los medios locales, que citan como fuente al Centro de Operaciones de Rescate del Distrito Central de Estonia.

El edificio de madera del orfanato está parcialmente destruido y parte del techo se ha derrumbado.

En el momento del incendio, indicaron las fuentes, en el edificio se encontraban 37 niños y nueve adultos.

De acuerdo a la página digital del orfanato en total vivían allí 43 menores, 23 niños y 20 niñas, de los que 29 eran huérfanos o fueron abandonados por su padres.

Todos los niños del orfanato tienen graves problemas físicos y 24 de ellos se mueven en sillas de ruedas.

Aunque las reglas de la institución establecen que sus discípulos deben abandonarlo tras cumplir los 18 años y terminar la escuela, en el orfanato vivían provisionalmente tres jóvenes y una chica, también minusválidos, con edades superiores a dicho limite.

En el orfanato trabajaban 37 adultos