Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Una semana después de reiniciar su actividad de préstamos y consultas en sala, la  Biblioteca Nacional reabre sus exposiciones al público. Sueño e Ingenio, Una vuelta al mundo... La mayoría de las piezas que se exhiben proceden de los fondos de la Biblioteca, lo mismo que ocurre con algunas de las muestras abiertas fuera de la sede madrileña de la institución. Es el caso de Tan Sabia como Valerosa, en el Instituto Cervantes, sobe las mujeres escritoras de los siglos XVI y XVII. Recorremos sus documentos más destacados, que pueden también consultarse en la Biblioteca Digital Hispánica. 

La vuelta a la actividad después del cierre impuesto por el coronavirus impone una reflexión sobre el futuro de la Biblioteca Nacional. La vertiente digital de la Biblioteca ha mostrado su valor pero no hay que perder de vista la importancia patrimonial de la institución y la relevancia de sus actividades presenciales. Equilibrar ambos mundo requiere fondos e inversión en un momento complicado en el que será imprescindible buscar alianzas y coordinar proyectos. 

Con todas las medidas de seguridad sanitaria: limitación de aforo, petición previa, cuarentena de libros prestados... la Biblioteca Nacional reabre sus puertas a las actividades presenciales tres meses después del cierre impuesto por la pandemia del coronavirus. 

Un equipo de la Biblioteca Nacional trabaja en la conservación de todos sus documentos digitales que incluyen no sólo aquellos digitalizados por la propia Biblioteca sino su archivo web y los que llegan por depósito legal electrónico. Una labor ingente y técnicamente muy compleja.

Las imágenes digitales de las obras de la Biblioteca Nacional que se encuentran en dominio público podrán ser utilizadas de forma gratuita para la comunicación pública. Cualquier persona, gratis y sin autorización previa, podrá descargar, trasformar y compartir, incluso con fines comerciales, las imágenes ya libres de derechos disponibles en los portales de la Biblioteca Digital Hispánica y la Hemeroteca Digital. Una medida que quiere servir de apoyo a la industria cultural en esta época de crisis.  

Las donaciones de documentos es una de las vías por las que la Biblioteca Nacional aumenta sus fondos.Aquello que es interesante guardar, abarca tanto fotografías, como periódicos, libros o colecciones de marcapáginas. ¿Qué podemos donar? ¿Cómo podemos hacerlo? La jefa del departamento de Donativo y Canje de la Biblioteca, Lourdes San Juan, nos explica lo que puede resultar atractivo para los investigadores y qué debemos de hacer para realizar una donación a la Institución.

La Biblioteca Nacional ofrece a través de su plataforma BNEscolar sus fondos ya digitalizados, organizados con criterios educativos para facilitar el trabajo de profesores y estudiantes. Temas como el Teatro del Siglo de Oro o la Guerra de la Independencia se nos presentan en forma de video o proyectos creados a partir de los documentos que guarda la Biblioteca. Además, en estos tiempos de confinamiento, nos proporciona uno de los entretenimientos más universal: la BNEscolar nos cuenta cuentos

El coronavirus puede esperarnos entre las páginas de un libro. Informes científicos ya han demostrado que el virus puede permanecer hasta tres días sobre el papel por lo que es necesario que tomemos ciertas precauciones. Desde el servicio de Restauración y Conservación de la Biblioteca Nacional nos explican que la mejor prevención es dejar los libros en cuarentena después de utilizarlos, guardarlos durante un tiempo antes de compartirlos. Así de sencillo. Cualquier otro procedimiento de desinfección podría dañarlos. 

En la sección que cada viernes dedicamos a la Biblioteca Nacional, este viernes la dedicamos al recuerdo de Javier Docampo, director del Departamento de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE y colaborador de esta casa, que falleció el pasado 27 de Marzo. Nuestra compañera Angela Núñez nos recuerda su carrera. 

A través de la pagína bne.es podemos acceder a una parte muy importante de los fondos de la Biblioteca Nacional sin necesidad de movernos de casa. Son más de 222.000 títulos incluidos en la Biblioteca Digital Hispánica, libros, sí, pero también grabados, dibujos, fotografías, documentos, mapas, grabaciones sonoras... todo tipo de materiales, antiguos y modernos. Para hacernos la búsqueda más sencilla, los responsables de la Biblioteca Digital han organizado algunos fondos por temas o características y nos los presentan en la misma página, de forma destacada, en el apartado que llaman Colecciones

La Biblioteca Nacional, a través de su división de procesos y servicios digitales. ofrece un servicio de reproducción de obras que es desconocido para muchos de los visitantes de la Institutición. Explicamos su funcionamiento y el tipo de documentos que pueden reproducirse. Y no, no son solamente libros. 

Saben de libros, de archivos, de documentos, pero también de psicología para atender al público y ayudar con sus peticiones. Son las decenas de trabajadroes con que nos cruzamos en las salas de la Biblioteca Nacional, los que tramitan nuestros papeles o nos resuelven nuestras consultas. De su labor, de las múltiples anécdotas que viven día a día nos habla Tina Martín Ezquerra, responsable de Salas Generales de la BNE.

Una decena de los retratos grabados por Rembrandt guardados por la Biblioteca Nacional cuelgan estos días de las paredes del Thyssen en Madrid. Pueden contemplarse junto a obras llegadas de museos de todo el mundo para la exposición que sobre el genial pintor holandés y el retrato en Amsterdam durante el siglo XVII se ha abierto en el museo. Esos grabados son parte de la amplísima colección de grabados y dibujos que custodia la Biblioteca. De ella nos habla su responsable, Isabel Ortega. 

Un archivo personal son todos los documentos, fotografías, borradores, correspondencia, notas que nos hablan no solo de la actividad profesional de un escritor sino de su vida privada, de sus facetas más íntimas. No es lo mismo un archivo personal que un fondo o que una colección. Los archivos se guardan en el departamento de Manuscritos e Incunables de la Biblioteca. Su responsable, María José Rucio, nos lo cuenta. 

Para arreglar los caminos en el siglo XVI o diseñar los canales de riego en el Siglo XVII hacía falta tener sueños y mucho ingenio. Con ambos elementos fue desarrollándose la ingeniería civil en España y sus avances se plasmaron en múltiples libros, grabados y maquetas que son los protagonistas de esta nueva exposición en la Biblioteca NacionalSueño e Ingenio: Libros de ingeniería civil: del Renacimiento a las Luces