Enlaces accesibilidad
GEN PLAYZ

¿Hay presión de grupo en las primeras veces?

GEN PLAYZ  

  • En Gen Playz hablamos de las primeras veces
  • ¿Las romantizamos por culpa de las películas y novelas?
  • ¿Nos sentimos obligados a hacer ciertas cosas por primera vez para quedar bien?

Por
 Inés Hernand en Gen Playz
Inés Hernand en Gen Playz PLAYZ

El primer día de clase, la primera cita, la primera vez que escuchas una canción, el primer beso... ¿Qué tendrán de especial las primeras veces para que nos gusten tanto? En la mayoría de casos, los nervios, sudores y temblores se adueñan de nuestro cuerpo sin permiso, pero también las ganas y la ilusión de hacer algo que nunca habíamos hecho.

Nos acompañan Marina Rivers (@_riverss_), tiktoker; Kapo 013 (@kapo013oficial), youtuber y periodista; Pedro LaDroga (@petergriffa), cantante; Sara Martínez, psicóloga clínica y social; Ale Agulló (@aleagullosm), tiktoker. ¡Vamos al lío!

¿Por qué son tan especiales?

Ese dolor de estómago, que no sabes si son mariposas o si quieres vomitar. Todos conocemos esa sensación. Lo cierto es que las primeras veces esconden una magia que las convierte en un evento tan especial.

Nuestra psicóloga de confianza, Sara, nos lo explica: “Son como aprendemos”. Para ella, “las primeras veces suponen un mapa imaginario, el problema es que nos falta entender cómo funciona la mente”.

Además, Sara nos recomienda que dejemos de darle importancia a la primera vez sexual porque la vida está llena de primeras veces más importantes: “Al final damos importancia a la primera vez que tenemos sexo pero se nos olvidan otras primeras veces que nos van a marcar como personas, como la primera vez que confiamos en alguien”.

Por ejemplo, Rivers nos cuenta que su primera decepción fue cuando su novio de cuando era pequeña la dejó por un tazo. Esta historia también le ha hecho recordar a Ale cuando en el colegio le robaban las pegatinas: “¿Quién habrá sido el cabrón que me las ha robado?”.

El primer beso

Ese ansiado beso que, cuando sucede, te das cuenta de que igual no era para tanto. Las preocupaciones, miedos e inseguridades son casi inevitables mientras esperamos el anhelado momento.

“Estuve mintiendo desde 2º de la ESO hasta 4º diciendo que ya me había dado mi primer beso, sentía una presión porque todas mis amigas lo habían hecho”, reconoce Rivers. Ale va un paso más allá: “Yo me inventé que tenía un novio”.

Pero inventarnos tener amigos que no existen o incluso un novio imaginario no es casualidad. Sara tiene muy claro por qué nos vemos obligados a justificarnos: “Es por la presión social, parece que nos han marcado un camino; cuando llegamos a la adolescencia nuestros referentes son nuestros iguales y no queremos quedarnos fuera”.

“Hay un poco de presión, más que por dar un beso o practicar sexo, por el hecho de gustar”, apunta Kapo. Aunque todos conocemos las típicas películas adolescentes donde el beso es el momento clave, para el freestyler ser aceptado es lo verdaderamente importante.

Presión social

“Yo recuerdo fumar como un animal, mi primer cigarro fue con 6 o 7 años, la abuela de un colega nos dio de fumar a todos para que viéramos lo horrible que era”, continúa. Mientras tanto, Pedrito asegura que todo lo que ha hecho ha sido porque él ha querido.

Hay una primera vez que Ale no va a olvidar fácilmente.“El primer fiestón que monté en casa, aproveché que mi madre se había ido a cenar por ahí, mi casa era un ‘Project X’ total, y además cobré entrada”, recuerda. Aunque la idea era buena, la tiktoker nos cuenta que después tuvo que darle todo el dinero que había ganado a su madre. “Llegó mi madre y me dijo ‘mira, como te has encontrado la casa, así la quiero, limpia toda esta mierda, saca las botellas de la piscina, echa a la gente que hay tirada por ahí’ y todo esto con 14 añitos".

Hasta Sara nos confiesa sus primeras veces: “Por aquel entonces, ser joven, guay y molón implicaba mentirle a tus padres, nunca me había hecho falta pero claro, como todo mi grupo lo hacía, yo también lo hice”.

Virginidad

“En sí la palabra virginidad es un término obsoleto y que no engloba la pluralidad de la sexualidad y de sus orientaciones, utilizamos el verbo ‘perder’, cuando deberíamos hablar de ganar”, explica Sara.

“Yo he tenido dos primeras veces, en la primera me di cuenta de que me debía circuncidar así que tuve que esperar un año casi para la segunda, que fue en un callejón borracho”, cuenta Kapo entre risas. La primera vez de Ale fue con 16 años: “Pensaba que iba a ser rollo peli y fue una puta mierda”.

Rivers también perdió su virginidad con 16: “Mentí, el de mi primer beso no sabía que era mi primer beso, y mi primera vez tampoco lo sabe ni lo va a saber nunca”. Aunque para ella no era importante contárselo a la otra persona, sí que le sirvió para quererse más a sí misma.