Enlaces accesibilidad
MÚSICA

Aitana Ocaña, del amor irracional a la ruptura y el olvido: así es la historia de '11 Razones', un canto a la libertad y a quererse a uno mismo

  • La benjamina de OT 2017 sorprende con colaboraciones junto a Beret, Natalia Lacunza, Álvaro Díaz, Pole, Cali y El Dandee y Sebastián Yatra
  • El proceso de desamor, la clave de su nuevo álbum
  • Más noticias en PlayzTrends

Por

Aitana Ocaña durante el videoclip de "11 Razones"
PLAYZ

Hace "solo" tres años desde que salió de la Academia de OT 2017 y se lanzó al mercado discográfico con el miedo, la incertidumbre y las continuas dudas que eso conlleva. Aitana tiene 20 años, pero en pleno 2020 ha decidido arriesgar y sacar a la luz un disco que llevaba componiendo desde hace meses. 11 Razones es el título que recoge una historia que bien podría definirse como "proceso de desamor": comienza relatando el sentimiento tan irracional que nos embriaga las primeras veces, pasa a contarnos el sufrimiento que conlleva no encajar y evitar enfrentarse a una ruptura para, finalmente, decirnos empoderada y cargada de energía que se puede salir adelante con el amor que debemos profesarnos a nosotros mismos. 

Ya nos lo adelantó en exclusiva cuando durante la cuarentena confesó que su nuevo lanzamiento iba a ser "muy de los años 2000": "Va a ser muy de la era de Avril Lavgine, al estilo de lo que me habéis escuchado en "+" con Cali y el Dandee". Y dicho y hecho, analizamos uno a uno los temas que conforman este salto hacia su nuevo estilo. 

Del amor irracional a la ruptura y el olvido

"No te has ido y ya te extraño" es el tema que da comienzo al álbum. Un título ya de por sí sugerente y que supone toda una declaración de intenciones. "Yo te confieso que me haces daño. Tú no te has ido y ya te extraño", comienza una Aitana convencida de que el dolor que supone aguantar lo inaguantable compensa. Porque como ÉL no hay dos. O eso cree en un principio hasta que confiesa "Yo me guardé el dolor y lo disfrazaba de amor". Bien, ya tenemos la primera fase: la negación.

"Menos" es el primero de los cinco títulos referentes a los signos matemáticos. Esta vez la interpreta junto a Álvaro Díaz y Pole, la primera de las múltiples colaboraciones del disco. Aquí vuelve ese manido "ni contigo ni sin ti" a través de una conversación que mantienen entre los tres. La expareja se echa de menos, pero Aitana parece darse cuenta de que uno no puede luchar contra aquello que no funciona. "Te voy a amar, pero menos. ¿Por qué no puedo dormir? ¿Por qué no puedo pensar? ¿Por qué no puedo ni decir tu nombre?".  Recogemos al vuelo la segunda fase: la ira. Bienvenidos a los primeros días tras una ruptura sentimental.

"Estupidez" vuelve a hacer hincapié en la cantidad de locuras que uno puede llegar a hacer cuando está enamorado. Porque en eso consiste la hormona del amor -aka oxitocina-, ¿no? En perder algo de juicio y primar unos sentimientos que puede que aún no estén del todo asentados. Beret es el encargado de dar voz a la parte masculina con frases como "Vivir tu vida sin ser tu dueño. De amarnos como si fuéramos pequeños. Querer es eso". Y claro, Aitana no puede sino ceder diciendo "Quiero volver a vernos otra vez. Querernos al derecho y al revés". Que tire la primera piedra quien no haya dado alguna vez una segunda oportunidad. Y aquí tenemos el tercer elemento: la negociación

"Me duele una vida contigo, pero me duele más dejarte atrás"

"X (POR)" es el segundo título referente a los signos matemáticos. En esta ocasión, Aitana se da cuenta de que era ella quien se volcaba y luchaba por una unión abocada al fracaso. ¿Quién no ha pasado por algo así en algún momento? Sentirse solo dentro de una relación es algo difícil de asimilar, pero la intérprete consigue darse cuenta de que no siempre vale con querer: a veces son necesarios multitud de factores para que una relación, por muy idilica que parezca, salga adelante. "Con promesas rotas fui una idiota y te rogué. Y aunque no te has ido, deja de jugar conmigo así", comienza cantando para finalizar con un firme "Yo  sí me muero por ti".

Ya conocíamos lo mucho que ruega al amor en "Corazón sin vida", la canción que junto a Sebastián Yatra llegó a lo más alto de las listas de medio mundo. Aquí volvemos a ver una de cal y otra de arena. "¿Para qué me curaste cuando estaba herida si hoy me dejas de nuevo un corazón sin vida?". Una historia que a muchos les resultará familiar, pero que no está de más reivindicar alzando la voz para decir "basta".

"% (Dividido)" regresa con una Aitana consciente del dolor que conlleva permanecer al lado de quien no te hace bien. La toxicidad de las relaciones sale a la luz con frases como "Me duele una vida contigo, pero me duele más dejarte atrás". De nuevo, ni contigo ni sin ti. Ese momento tras una ruptura donde no sabes si has hecho bien y donde el sentimiento de culpa puede aflorar con facilidad. ¿Está mal ponerse como prioridad? Evidentemente, no. Y más si es para alcanzar una correcta salud mental. Llegamos al cuarto elemento: la depresión.

"Me volví a querer cuando te fuiste"

"Cuando te fuiste" conforma la piedra angular de 11 Razones. No solo porque lo interpreta junto a Natalia Lacunza, sino porque es el momento en el que Aitana confiesa que sin ÉL, está mucho mejor. Se reconstruye y resurge de sus cenizas. Ya no le echa de menos: ahora ha empezado a quererse. "Entendí que nuestro amor no fue malo, fue peor. Aprendí a mirar lo que al mirarme no viste. Yo me volví a querer cuando te fuiste". 

"+ (MÁS)" es el siguiente paso en la historia. Junto a Cali y El Dandee, Aitana refleja lo fácil que es recaer cuando las emociones rigen tu criterio. Sabe que ha hecho bien en abandonar una relación que le restaba más que sumaba, pero aún así no puede evitar recordar la historia que vivieron y echarle de menos. ¿Os suena? "Un amor que es irreversible no lo borran ni los meses ni los años", o eso dice la banda colombiana. Todos tenemos alguna persona a nuestro alrededor a la que hemos visto caer en la tentación y deshacer lo poco que había construido por sí sola. Y como dicen por ahí... si no la tienes, es que eres tú.

"Si no vas a volver" refleja con exactitud las ilusiones que podemos llegar a hacernos cuando creemos que la persona que tenemos enfrente es capaz de cambiar. Los espejismos forman parte de nuestra vida y muchas veces nos hemos visto en la tesitura de asumir nuestras propias mentiras con tal de no ser capaces de enfrentarnos al momento final: la ruptura. El quiero y no puedo es el hilo conductor de un tema con el que confiesa que sembraron "un jardín de celos". "Ya no quiero llorar, ya no quiero este amor". Y olé por ti, Aitana. Por ti y por darte cuenta de que no todo vale cuando se trata de querer.

"Así eres tú, de lo malo lo peor"

"= (IGUAL)" es el último de los cinco elementos matemáticos que dan forma a 11 Razones. Llegados a este punto, Aitana canta a la libertad confirmando su progreso: le da igual todo, está empezando a olvidar de verdad. "Fuiste tú el que te alejaste, fuiste tú el que nos dejaste de repente. Así eres tú, de lo malo lo peor. No supiste valorarme". Vaya, lo que viene siendo un reparto de culpa al uso. 

Y llegamos a "11 Razones", el título que da nombre a su nuevo proyecto discográfico y donde al fin vemos representada a una persona que entiende que, para seguir adelante, necesita más de lo que ha estado recibiendo. Un claro grito a querernos a nosotros mismos y a no dar por bueno aquello que no termina de llenarnos y hacernos mejor.  

Negación, ira, depresión, negociación y aceptación. Las cinco fases del duelo están presentes en un disco que culmina con un claro mensaje: ya no hay motivo para estar mal. Ha llegado el momento de comprender que uno debe valorarse por encima de todas las cosas; que merecemos todo lo bueno que esté por venir y, por supuesto, que una relación no puede restar o dividir, solo sumar o multiplicar. 

PLAYZ

anterior siguiente