Enlaces accesibilidad
Elecciones Portugal

Rebelo de Sousa revalida su cargo como presidente de Portugal

  • El jefe de Estado se impone en las elecciones presidenciales con una victoria arrolladora: 60,7% de los votos
  • Los comicios se celebran cuando Portugal marca récord de muertos por la pandemia de coronavirus

Por
El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, tras depositar su voto en la localidad de Celorico de Basto
El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, tras depositar su voto en la localidad de Celorico de Basto. EFE/HUGO DELGADO

El conservador Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal y candidato a la reelección, ha ganado las elecciones presidenciales con rotunda claridad y se ha impuesto con un 60,7% de los votos, sin necesidad de segunda vuelta. La socialista Ana Gomes ha quedado en segundo lugar con un 12,9% de las papeletas escrutadas, por delante del candidato de la ultraderecha André Ventura (11,9%).

Los restantes cuatro candidatos, Marisa Matias, respaldada por el Bloco de Esquerda; el comunista João Ferreira, el liberal Tiago Mayan y el candidato independiente Vitorino Silva no llegan al 5% de votos. La abstención, del 60,5%, ha sido una de las ganadoras de la noche, aunque menor de la que se esperaba. La votación se ha celebrado mientras Portugal marca récord de víctimas de coronavirus.

Son resultados que ya apuntaban los sondeos a pie de urna de las televisiones, que coincidían en dar la victoria en primera vuelta al carismático Rebelo de Sousa, de 72 años. "Nuestra primera misión es combatir la pandemia", ha afirmado el presidente portugués en su primer discurso tras la reelección. El jefe de Estado ha prometido ser el "presidente de todos y cada uno de los portugueses".

La crisis del coronavirus, principal desafío para el presidente

Los portugueses han votado cuando el país se encuentra confinado para frenar una tercera ola que está dejando cifras sin precedentes, pero que ha permitido a sus ciudadanos salir este domingo para acudir a las urnas. Más de 9,9 millones de electores, un millón y medio en el extranjero, estaban llamados a las urnas en una jornada inédita, con largas filas de votantes, no tanto por la afluencia masiva a los colegios electorales sino por las medidas anticovid que ralentizaron el proceso.

De Sousa, quien contrajo también el coronavirus, tiene por delante un difícil mandato marcado por la recuperación de la crisis sanitaria y económica. Este político conservador, carismático y cercano a los ciudadanos -una cualidad que se ha traducido en una valoración envidiada por buena parte de la clase política lusa- es consciente del desafío que asume en un país, que empezaba a levantar cabeza tras el rescate de la "troika" y que enfrenta de nuevo el fantasma de la crisis por el golpe de la COVID.

Una imagen desierta de Lisboa en pleno confinamiento

Una imagen desierta de Lisboa en pleno confinamiento REUTERS REUTERS/Pedro Nunes

Será un árbitro dispuesto a intervenir en caso necesario, como ha hecho durante su primer mandato, siempre dentro de los límites constitucionales. No en vano este experto en Derecho Constitucional participó como diputado en la redacción de la Carta Magna lusa y conoce bien sus márgenes.

El primer ministro, el socialista António Costa, ha pedido a Rebelo de Sousa que mantenga una "fructífera cooperación institucional" con su Gobierno durante su segundo mandato.

Votar en pandemia: mascarilla obligatoria

Las elecciones se celebran el mismo día en el que Portugal marcan nuevas cifras récord de toda la pandemia: 274 muertes y 15.333 contagios. Se ha ampliado el número de mesas electorales y el sistema de voto anticipado, con el que más de 130.000 personas depositaron su papeleta en las urnas hace ya una semana.

Para ir a votar es obligatorio el uso de mascarilla y se recomienda llevar su propio bolígrafo. Además, se han recogido las papeletas de los infectados y las personas en aislamiento en sus propios domicilios, aunque se quedan sin votar los que han dado positivo o han sido puestos en cuarentena en los 10 días previos a los comicios, unas 45.000 personas, según medios locales.

También se ha permitido que los ancianos que viven en residencias puedan votar en el propio centro. Los colegios electorales cerrarán este domingo a las 19.00 horas (GMT) en el Portugal continental y Madeira, y una hora después en el archipiélago de las Azores, debido a la diferencia horaria.

Noticias

anterior siguiente