arriba Ir arriba

Facebook y Microsoft se han aliado para colocar un cable submarino de última generación entre Virginia Beach, en EE.UU., con la localidad vizcaína de Sopelana, en España, con el objetivo de acelerar las comunicaciones de centros de datos y servidores de los dos gigantes tecnológicos a ambos lados del océano Atlántico. El proyecto ha sido bautizado como Marea y tendrá la capacidad de transmitir 160 terabits por segundo. El cable submarino se espera que esté operativo en octubre de 2017 y la infraestructura la gestionará la empresa Telxius Telecom, creada recientemente por Telefónica.

  • Considera que la adquisición provocaría una subida de precios en Reino Unido
  • Habría perjudicado la innovación en el sector de las comunicaciones móviles
  • La comisaria niega interferencias políticas, como el Brexit, en la decisión final
  • Telefónica anuncia que mantiene sus objetivos financieros y el dividendo
  • Hutchison estudiará medidas legales contra la decisión del Ejecutivo comunitario
     

César Alierta cierra su etapa como presidente de Telefónica después de 16 años al frente de la compañía. Se ha volcado en la expansión internacional. En la actualidad, Telefónica es una de las diez empresas de telecomunicaciones más grandes del mundo. El grueso de la empresa mira al extranjero, con especial presencia en Latinoamérica, que representa un tercio del negocio. España aporta la cuarta parte de los ingresos del grupo. Pero además, Alierta comprendió que no basta con hablar por teléfono. Ha impulsado la apuesta por la digitalización y la creación de contenidos, con las plataformas de Internet y televisión y los paquetes integradores de voz y datos. César Alierta desembarcó en Telefónica como sustituto del anterior presidente, Juan Villalonga. El empresario aragonés comenzó su carrera en el Banco Urquijo de Madrid y antes de llegar a su cargo actual pasó por la empresa pública Tabacalera, cuya privatización llevó a cabo. Alierta deja el testigo a su sucesor, José María Álvarez Pallete, que lleva en la empresa 17 años y que desde 2012 era su mano derecha. Cuando en el año 2000 cogió las riendas de Telefónica, Alierta no conocía el mundo de las telecomunicaciones. Ahora deja una empresa con más 90 años de historia y que cuenta con 125.000 empleados y presencia en 21 países.