arriba Ir arriba

El exdictador panameño Manuel Noriega ha fallecido este martes a los 83 años. Noriega estaba hospitalizado desde el pasado mes de marzo en el hospital Santo Tomás de Ciudad de Panamá como consecuencia de un tumor cerebral, según han informado fuentes hospitalarias.

Noriega será recordado por uno de los periodos más turbios de la historia de Panamá: la dictadura militar (1986-1989).

Noriega alcanzó el generalato el 1 de agosto de 1983 y sólo 11 días después fue nombrado comandante en jefe de la Guardia Nacional, organismo que transformó en las Fuerzas de Defensa panameñas. Desde ese puesto se convirtió en el gobernante de facto del país.

El 20 de diciembre de 1989, cinco días después de que asumiera el puesto de jefe del Gobierno y declarara el "Estado de guerra", las tropas estadounidenses invadieron Panamá con el objetivo de detener a Noriega y "restablecer la democracia".

En la operación, denominada "Causa Justa", las tropas invasoras destruyeron los barrios populares de la ciudad, bastión de los partidarios de Noriega, y dejaron un número de muertos, la mayoría civiles, que oscilan entre los 2.000 y los 6.000 muertos, según quien facilite las cifras.

El 3 de enero de 1990, Noriega se entregó a las tropas estadounidenses. En septiembre de 1991 se inició el juicio ante un tribunal federal de EE.UU. que lo condenó a 40 años de prisión por narcotráfico y blanqueo.

Noriega logró sucesivas reducciones de pena a 30 y 20 años, por prisión preventiva y buen comportamiento.

En abril de 2004 Francia solicitó su entrega por la condena en 1999 a 10 años de prisión por lavado de dinero del narcotráfico con el que adquirió varias propiedades de lujo en París.

Noriega llegó en diciembre de 2011 a Panamá y fue recluido en la cárcel El Renacer. En diciembre de 2013 se le notificó el proceso por la desaparición del sindicalista Portugal, suspendido en 2015.

El 24 de junio de 2015, desde prisión, Noriega pidió perdón a todos los "humillados" o "perjudicados por sus acciones como comandante, en su nombre y en el de sus superiores y subalternos".

El exdictador panameño, Manuel Antonio Noriega, permanece en estado crítico después de ser operado dos veces de un tumor cerebral. Noriega, de 83 años, gobernó Panamá entre 1983 y 1989 y fue condenado en Estados Unidos y Francia por narcotráfico y blanqueo de capitales. Se encontraba preso en su país desde 2011 por la desaparición de varios opositores políticos durante su régimen pero en el mes de enero se le concedió el arresto domiciliario temporal por recomendación médica.