arriba

La alta velocidad que han llevado los toros en su carrera ha sido una de las características comunes de los ocho encierros de Sanfermines en la edición de 2015, en la que ningún encierro ha durado más de tres minutos y varios de ellos han estado cerca de tan sólo dos minutos de carrera. 

De hecho, en el octavo y último encierro, protagonizado este martes por seis toros de Miura, se ha batido el récord de la historia reciente en las carreras de Pamplona con un tiempo de 2 minutos y 5 segundos, una marca desconocida desde la década de los años 70. 

Un memorable encierro con astados de Miura, el más rápido de los últimos que se tienen contabilizados, ha cerrado este martes las carreras de los Sanfermines de 2015, que este año han discurrido con temperaturas por encima de lo normal y de los que todos destacan "la normalidad" de su celebración. Con sólo dos minutos y cinco segundos, la espectacular velocidad de los esperados toros de Miura ha pulverizado todos los récords de tiempo de los sanfermines que se recuerdan, unas carreras que también en los últimos lustros van reduciendo su duración debido a la mejora que implica la pigmentación que, cada noche, se vierte sobre el pavimento en la curva de Mercaderes.

Una de las imágenes del día se ha producido esta mañana en Pamplona, Curioso, uno de los seis toros del quinto encierro de los sanfermines se ha dado la vuelta y ha regresado a los corrales. Hacia las nueve lo han trasladado en camión hasta la plaza de toros donde esta tarde lo lidiarán. Un encierro con momentos peligrosos. Cuatro corredores han resultado heridos por asta, uno de ellos está grave. Otros cinco han sido atendidos por traumatismos.