arriba Ir arriba

Las defensas de los cinco acusados de violar en grupo a una joven en los Sanfermines de 2016 han tratado de desmontar el testimonio de la víctima y contrarrestar las contundentes conclusiones de la fiscal, con el argumento de que las relaciones sexuales fueron consentidas. También han puesto en duda la validez de los informes policiales sobre los vídeos.

La defensa de uno de los acusados por la presunta violación grupal durante las fiestas de los sanfermines en Pamplona ha retirado de la causa el informe que encargó a detectives privados sobre la actividad de la denunciante en redes sociales tras los hechos. Así lo ha comunicado el abogado durante la última sesión del juicio, celebrada este jueves.

Despúes de ocho días de juicio, este miércoles han declarado los cinco acusados de la violación múltiple que integran el grupo autodenominado "la manada. Tres de ellos tienen antecedentes penales. El que podría considerarse el cabecilla del grupo lleva un tatuaje, identificado por la joven denunciante de la violación, al igual que otro de los acusados. Uno de ellos, sin antecedentes penales, es el único que ha reconocido el robo del móvil de la joven. 

Tres de los cinco acusados de violar a una joven en los sanfermines del año pasado se han ratificado en el juicio abierto contra ellos en que las relaciones sexuales con la denunciante fueron consentidas pero sin precisar cómo. El primero de ellos en declarar ha reconocido además que ese consentimiento no se produjo de palabraEl abogado de tres de los acusados, Agustín Martínez Becerra, ha señalado no obstante que hay otras formas de consentir, respecto a esa falta de consentimiento de palabra admitido por uno de sus defendidos. Salía al paso así de otras partes que han destacado que el primer testigo, conocido como "el Prenda", ha declarado que la joven dio su consentimiento con "gemidos".

El juicio contra los cinco acusados de la violación de una joven en los Sanfermines de 2016 continúa esta semana. Por la sala han pasado varios agentes, entre ellos el policía foral que analizó los audios de los videos que grabaron los acusados y también los forenses que examinaron a la víctima y que han confirmado que las lesiones que sufría la joven en los genitales eran compatibles con su relato.


 

La joven que denunció haber sido violada en los sanfermines de 2016 por cinco chicos que se autodenominaban "La Manada" lo hizo muy afectada y "desconsolada", según las técnicas de acción social del Ayuntamiento de Pamplona que la atendieron, que han confirmado en el juicio la versión de la joven. Así lo ha señalado el abogado de la chica, Carlos Bacaicoa, tras concluir la quinta sesión del juicio, en la que han declarado las técnicas del ayuntamiento que atendieron a la joven, quien reconoció que no había podido oponer resistencia contra la agresión porque se encontraba "en shock".

Los cinco acusados de una violación múltiple en los Sanfermines de 2016 contrataron a un detective para espiar a la joven denunciante en los días posteriores a los hechos. El tribunal, que ha admitido el informe aportado por la defensa de los acusados sobre las redes sociales de la joven, abrirá al público la última sesión, que se celebrará la próxima semana.

La joven madrileña que denunció haber sufrido una violación grupal en los sanfermines del año pasado ha asegurado en su declaración ante el tribunal que dos de los cinco acusados la cogieron y la llevaron hasta el rellano de las escaleras del portal donde se produjo la agresión, según ha contado su abogado al periodista de TVE Xaquín López.

El testimonio de la joven este martes ante la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra se ha prolongado durante cerca de cuatro horas sin que se hayan mostrado los vídeos que grabaron los acusados.

El juicio contra los cinco acusados de la violación grupal denunciada en los Sanfermines de 2016 ha comenzado este martes con el interrogatorio a la joven que sufrió la agresión. Los tres abogados que defienden a los cinco acusados han solicitado al tribunalel visionado del vídeo de la agresión sexual que uno de los acusados grabó con su teléfono.