arriba Ir arriba

"No me gustaría morirme, me parece una cursilada morirse", decía María Dolores Pradera, que nunca le había pedido nada a la vida. La artista ha fallecido este martes a los 93 años en Madrid, pero su legado quedará en el recuerdo para siempre. La dama de la canción en español fue primero actriz de cine, después pasó al teatro, donde conoció al padre de sus hijos, Fernando Fernán Gómez. Dicen que fue la primera española en cantar rancheras y se atrevió también con boleros, baladas o coplas, en países como Chile, México o Argentina. Entre sus galardones, destacan un Grammy, el Premio Nacional de Teatro o la medalla de Oro a las Bellas Artes. 

El mundo ha hincado la rodilla para despedir a María Dolores Pradera, fallecida anoche y señalada como "la gran dama española de la canción", también como "una persona inmensa y luminosa", han añadido los que conocieron a la mujer que con su música y su "fina estampa" acercó las dos orillas del Atlántico.

"Estaba bien, pero de repente fue cayendo en picado y se puso muy malita, pero hemos tenido la suerte de que nos ha vivido muchísimo", ha explicado la hija de María Dolores Pradera, Elena Fernán-Gómez, a los medios de comunicación en las puertas del tanatorio de la M-30, donde se ha instalado su capilla ardiente desde mediodía.

El programa recopila fragmentos y declaraciones de la cantante María Dolores Pradera en el archivo de TVE. La artista, fallecida este martes en Madrid a los 93 años, estuvo siete décadas en activo y deja atrás sus más de 30 discos de oro y un repertorio de actuaciones tan personales como llenas de emoción y desgarro que recoge multitud de géneros musicales, desde el fado a la ranchera pasando por la habanera, e interpretaciones de éxitos míticos de la cultura popular como "Amarraditos", "La flor de la canela", "El rosario", "Que te vaya bonito" o "Caballo prieto azabache".

El presentador y periodista José María Íñigo ha muerto este sábado a los 75 años de edad, una noticia que han lamentado compañeros de profesión, amigos y personalidades del mundo de la política. La noticia la ha dado a conocer una emocionada Pepa Fernández, directora y presentadora de No es un día cualquiera, programa de RNE en el que el mítico comunicador colaboraba desde hace 18 años.