Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Seguro que se acuerdan de Aya y su particular manera de cantar los numeros de la Lotería de Navidad. Seguro que se acuerdan de ella, y no sólo por eso, sino porque el año pasado además repartió el Gordo. A su lado estaba Carla que no pudo contener las lágrimas. Cada año el sorteo de Navidad nos deja infinidad de anécdotas. Y si no, que se lo digan la mujer que, estándo en el salón, la tocó un premio.

Al presentador, humorista y cantante, José Miguel Monzón, conocido como el Gran Wyoming no le entusiasma la Lotería de Navidad pero juega todos los años y compra siempre el número de la empresa en los diferentes trabajos que tiene para participar de "esta histeria colectiva". Confiesa a RNE que si le tocara el Gordo "seguiría haciendo lo mismo: tocar la guitarra".

Antonio Resines y Ana Pérez Lorente, la pareja de directores del documental "Historias de nuestro cine", comparten la pasión por la Lotería de Navidad, compran en bares y restaurantes porque se preguntan "y si toca". El actor confiesa que si está en un bar, se come unos torreznos, toca y da la casualidad de que no ha comprado "se pone de mala leche". Se justifica diciendo que compra porque le ofrecen y afirma que "en los bares toca mucho".

En Israel no hay un sorteo de Lotería de Navidad como en España pero sí hay una especie de lotería primitiva. Se rellena en quioscos que se pueden encontrar por todo el país. Hay sorteos semanales, mensuales y anuales, con grandes premios, según informa Javier Gutiérrez. Y hay también sorteos deportivos con su versión online. Cada año se recaudan unos 2.600 millones de dólares. Parte de ese dinero termina en los bolsillos de los agraciados, pero la ley obliga a que otra parte se destine a obras benéficas. En los territorios palestinos ni siquiera hay este tipo de sorteos, de mayoría musulmana, hay que recordar que el Islam prohíbe todo lo que esté relacionado con la incitación a las apuestas.

A una semana del sorteo de la Lotería de Navidad las ventas de décimos aumentan, incluso en la administración virtual. Pero, cuidado, porque no todas son legales y la compra del número deseado puede ser una estafa, como alerta la Policía Nacional en un decálogo de recomendaciones para que no te timen. Uno de los métodos más comunes de fraude es el 'phishing', que consiste en recibir una llamada o un mensaje que supuestamente proviene de una institución de confianza a la que suplantan la identidad y que nos informa de que hemos sido agraciado en un sorteo en el que no hemos participado. 15/12/19