Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso analiza las consecuencias del anuncio de EEUU de ampliar las sanciones a Irán y la respuesta de Teherán amagando con reanudar el enriquecimiento de uranio y bloquear el estrecho de Ormuz, que amenazan con hacer estallar un nuevo conflicto militar en Oriente Próximo, con las conexiones con los corresponsales de RNE Fran Sevilla y Cristina Sánchez y la entrevista a la analista iraní Nazanin Armanian. 

Hablamos del estrecho de Ormuz,a una zona del mundo sensible, un punto caliente en el tablero geopolítico. Este paso marítimo, de menos de 40 kilómetros de ancho es la entrada a los países del Golfo Pérsico: una posición estratégica en el comercio de petróleo. Sólo un dato, para que se hagan una idea: por sus aguas pasa la tercera parte del crudo que se comercia por vía marítima.

Informa nuestra corresponsal en Jerusalén, Cristina Sánchez.
 

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha justificado la retirada de la fraga 'Méndez Núñez', que estaba previsto que acompañara al portaaviones estadounidense 'Abraham Lincoln', porque Estados Unidos ha cambiado la misión original.

Según la ministra, España había acordado hace dos años con EE.UU. la presencia de la fragata en esta misión, como ejercicio práctico y para conmemorar los 500 años de la vuelta al muno de Magallanes-Elcano.

Sin embargo, el cambio en la misión operado por la administración estadounidense, que implica que el 'Abraham Lincoln' entre en el Golfo Pérsico, hace recomendable suspender la participación. "La misión a la que está destinado el 'Abraham Lincoln' no estaba prevista en su momento (...) Respetamos esa decisión y cuando se vuelva a lo que estaba previsto con la Armada española continuaremos con normalidad", ha explicado Robles. La fragata se volverá a sumar al grupo del portaaviones estadounidense en el Índico.

Robles ha insistido, a preguntas de los informadores, en que la decisión de retirar la fragata es técnica y militar, y no política y que España respeta las decisiones de Washington.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha viajado por sorpresa a Bruselas para participar en la cumbre de Exteriores con el objetivo de abordar la crisis abierta que enfrenta a Washington con Teherán a raíz de la retirada de EE.UU. del acuerdo nuclear y la negativa de Irán a cumplir algunos puntos del pacto. Los tres países europeos firmantes del pacto rubricado en 2015, Francia, Alemania y Reino Unido, han pedido a EE.UU. que mantenga la calma. Mientras, crece la tensión en el Golfo Pérsico por la presencia de varios bombarderos y un portaaviones estadounidense.
 

Hoy en Cinco continentes hablamos de las relaciones entre Irán y Estados Unidos, que no han hecho más que empeorar desde que Donald Trump llegó al poder. En 2018 tomó la decisión de retirar a su país del acuerdo nuclear que en 2015 habían firmado distintos países, los estadounidenses estaban entonces bajo la administración Obama. Pero esta decisión era en cierto modo previsible por las constantes amenazas que Trump había lanzado durante la campaña presidencial por el Partido Republicano. Irán ha anunciado hoy que suspende algunos compromisos del acuerdo en respuesta a la posición estadounidense que además ha endurecido las sanciones contra el régimen de los ayatolás. En un discurso televisado hoy a la nación el presidente iraní Hasan Rohani ha anunciado las nuevas acciones del país, que sin embargo no abandona definitivamente el Pacto.

También hablaremos de esta decisión tomada por Irán, de lo que significa y de las reacciones de los distintos países con el analista e investigador Félix Arteaga. Y nos iremos hasta Venezuela para conversar con el ex canciller Roy Chaderton, antiguo embajador del país ante la OEA.

Irán ha anunciado que ya no puede cumplir con algunos de los compromisos recogidos en el acuerdo nuclear de 2015. Las sanciones de Estados Unidos han tenido fuertes repercusiones económicas en el país. El presidente Rohaní da 60 días a los otros firmantes del acuerdo para volver a negociar. La decisión ha hecho crecer la preocupación, especialmente, entre los países que también firmaron ese acuerdo, como Rusia o China. Y Estados Unidos alerta de ataques inminentes desde Irán a Irak y ha dicho que no va a permitir que Teherán se haga con armamento nuclear.

Rohaní ha enviado cartas a los embajadores de los países firmantes advirtiendo de este movimiento antes del anuncio público y ha recordado que el acuerdo reconoce a Irán el derecho a reducir sus compromisos si las otras partes no cumplen con sus obligaciones.

Además, Irán da 60 días a los países que aún están vinculados por el acuerdo (Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) para que cumplan con sus promesas de proteger el sistema bancario iraní y la venta de petróleo de las sanciones impuestas por EE.UU. En caso contrario, Irán incumplirá otras dos medidas del pacto: enriquecerá uranio por encima del límite del 3,67% y terminará la construcción de la planta de agua pesada de Arak.