arriba Ir arriba

El acuerdo nuclear con Irán pende de un hilo: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado este viernes con cancelar el pacto multilateral firmado en 2015 si los aliados y el Congreso estadounidense no acceden a corregir los "defectos graves" que, a su juicio, contiene el acuerdo, un giro estratégico de la Casa Blanca que incluye la adopción de nuevas medidas de presión, como la petición al Congreso de que fije una serie de condiciones unilaterales que implicarían la imposición inmediata de sanciones si el Gobierno iraní no las cumple o la adopción de sanciones contra los Guardianes de la Revolución.

  • El presidente de EE.UU. denuncia que "no está cumpliendo el espíritu del acuerdo"
  • Insta al Congreso y a los aliados a corregir los "defectos graves" del pacto nuclear
  • Por ahora, pedirá marcar líneas rojas cuya violación implique imponer sanciones
  • "En caso de que no podamos llegar a una solución, el acuerdo se cancelará", avisa
  • Además, se imponen sanciones a los Guardianes de la revolución por "terrorismo"

Teherán ha sido blanco este miércoles de un doble ataque terrorista del Estado Islámico perpetrado contra el Parlamento iraní, donde cuatro asaltantes han irrumpido a tiros y se han hecho fuertes durante horas en el interior del edificio, y contra el mausoleo del ayatolá Ruhola Jomeini, donde los terroristas han irrumpido a tiros y dos de ellos se han hecho estallar. En total, doce personas han muerto y otras 39 han resultado heridas por los atentados, según el último balance ofrecido por el responsable de emergencias de Irán, Pir-Hossein Kolivand.

El EI se ha atribuido los ataques y, en un hecho inédito, ha difundido un vídeo del asalto grabado por uno de los propios terroristas. El régimen teocrático de Irán, de confesión chií, es uno de los principales enemigos en la región del Estado Islámico, que propugna el salafismo suní y que ha amenazado en reiteradas ocasiones a los iraníes, aunque hasta ahora nunca había logrado cometer un atentado en territorio iraní, donde este tipo de ataques son muy inusuales por el férreo control que ejercen los servicios de seguridad y el escaso predicamento del islam suní.

El primer atentado ha tenido lugar a media mañana en el Parlamento, en el centro de la capital iraní, cuando cuatro hombres armados con fusiles Kalashnikov, pistolas y explosivos han irrumpido en el edificio y han abierto fuego de forma indiscriminada. Uno de los atacantes ha salido a la avenida que discurre junto al Parlamento y ha disparado a los viandantes, aunque las fuerzas de seguridad han respondido y le han forzado a regresar al interior.

Los ocho atacantes han muerto. Las fuerzas de seguridad han logrado controlar la situación tras 5 horas de asalto. El viceministro iraní de Interior, Mohammad Hossein Zolfaghari, ha detallado horas después que los atacantes han entrado por la puerta principal, vestidos de mujeres. También ha precisado que uno de ellos ha sido abatido por las fuerzas de seguridad, mientras que otro ha muerto al hacer estallar un chaleco explosivo.

Teherán ha sido blanco este miércoles de un doble ataque terrorista del Estado Islámico perpetrado contra el Parlamento iraní, donde cuatro asaltantes han irrumpido a tiros y se han hecho fuertes durante horas en el interior del edificio, y contra el mausoleo del ayatolá Ruhola Jomeini, donde los terroristas han irrumpido a tiros y dos de ellos se han hecho estallar. En total, doce personas han muerto y otras 39 han resultado heridas por los atentados, según el último balance ofrecido por el responsable de emergencias de Irán, Pir-Hossein Kolivand.

El presidente de Estados Unidos ha llegado este lunes a Israel en la segunda parada de su primera gira internacional. Al poco de aterrizar en Tel Aviv, se ha trasladado a Jerusalén, donde ha llevado a cabo una "visita privada" por la Ciudad Vieja que ha incluído el Muro de las lamentaciones, lo que le convierte en el primer mandatario estadounidense que, en el ejercicio de su cargo, visita el lugar sagrado para los judíos, enclavado en la parte coupada por Israel desde 1967.

  • El presidente iraní se impone en la primera vuelta con el 57% de los votos
  • Su rival, el clérigo conservador Ebrahim Raisí, logra un 38,5% de las papeletas
  • Jameneí afirma que ha ganado "el pueblo y el sistema de la República Islámica"
  • La alta participación en los comicios ha sido clave para la ventaja del presidente