arriba Ir arriba

Aunque en el último siglo se ha duplicado la esperanza de vida, gracias a los avances tecnológicos y clínicos, aún no se ha resuelto el desafío de superar a la muerte, viviendo cientos de años

La industria de la longevidad trabaja con técnicas de reparación, sustitución e integración del cuerpo en robots para alcanzar la vida eterna.

Otra corriente de pensamiento cuestiona la necesidad de conseguir la inmortalidad y defiende su postura afirmando, que el mayor valor de la vida es el hecho de que sea limitada

La esperanza de vida se ha duplicado en las últimas décadas, en buena medida gracias a una combinación de una mejor alimentación, un saludable estilo de vida y un avance espectacular en la ciencia y la atención médica. La isla japonesa de Okinawa y Cerdeña en Italia son claros ejemplos de ello. Ahí, un considerable número de ciudadanos sobrepasan los cien años. Aunque los expertos estudian los factores que originan las largas vidas de estos centenarios, la ciencia aún no ha sido capaz de dar una respuesta concluyente.

Pero, ¿y si pudiéramos ganar tiempo y burlar a la muerte, utilizando los adelantos en medicina y los hallazgos biotecnológicos?.¿Podría la robótica y la biónica alcanzar otro nivel de evolución humana?

“Envejecer es con diferencia lo que mata a la mayoría de la gente y es lo primero que hay que solucionar”, sostiene el prestigioso científico en longevidad, Aubrey de Grey en “Jóvenes para siempre”.

El documental desafía a reconsiderar nuestra convencional noción de la vida, el envejecimiento y la muerte. Y muestra cómo la industria de la longevidad, aliada con los nuevos hallazgos tecnológicos se ha propuesto redefinir la naturaleza misma de la vida humana. Diversas técnicas biotecnológicas de reparación y sustitución del cuerpo y la inteligencia artificial, aplicada a la longevidad, que podría llegar a cargar la conciencia humana en cuerpos robóticos, retan sin piedad a la muerte desde los laboratorios. “Cambiando nuestra forma de ser humanos, estando más conectados a la tecnología, no veo problemas para lograr vivir hasta 600 años”, afirma un experto en cibernética.

La corriente humanista cuestiona que la inmortalidad deba ser el último objetivo de la humanidad, en especial cuando “lo que da valor a la vida es el hecho de que sea limitada” defiende el filósofo Steven Cave. Para ellos, el ser humano va más allá de su naturaleza biológica. Son los sentimientos y las emociones lo que nos hacen humanos.

  • “JÓVENES PARA SIEMPRE” se emite en DOCUMENTOS TV el martes, 24 de abril de 2018 las 23:45h. por La 2 de TVE

Científicos de Reino Unido y EE.UU. han mejorado una enzima que se encuentra de manera natural en la naturaleza y que digiere alguno de los plásticos más comunes como el PET. El tereftalato de polietileno o PET, usado en la mayoría de botellas de plástico de consumo humano, tarda cientos de años en degradarse en el medioambiente. En cambio, la nueva enzima puede empezar a descomponerlo en unos días.
La investigación, publicada esta semana en la prestigiosa revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, ha sido dirigida por equipos de la Universidad de Portsmouth, en Reino Unido, y el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL, por sus siglas en inglés) del Departamento de Energía Estados Unidos. Han colaborado la Universidad de Florida, la de Campinas, en Brasil, y el Diamond Light Source, el acelerador de partículas del Reino Unido, que ha producido los rayos X de extrema potencia necesarios para visiualizar la estructura atómica de la bacteria.