Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El juez del caso Nóos ha pedido al registro de la Propiedad datos de las fincas que, según la Agencia Tributaria, vendió la infanta Cristina por valor de un millón cuatrocientos mil euros. Unas ventas que niega la Casa del Rey y que también investiga la fiscalía anticorrupción.

El juez que instruye el caso Nóos, José Castro, ha tomado declaración este lunes a tres imputados y un testigo sobre las actividades del duque de Palma, Iñaki Urdangarin. Su apoderado y hombre confianza, Mario Sorribas, ha revelado que él era el único empleado de la sociedad, el resto de los figurantes eran empleados fantasmas.

El juez josé Castro, que instruye el caso Nóos, ha pedido al Tribunal de Justicia de Valencia que investigue a la alcaldesa de Valencia y al expresidente Camps -entre otros-, por los presuntos delitos de prevaricación y malversación. El magistrado ha pedido además a Hacienda que investigue si la infanta Cristina y su marido tenían bienes en el extranjero.

El juez instructor del caso Nóos ha decidido ampliar y profundizar en la investigación sobre la infanta Cristina para aclarar si cometió o no delitos fiscales y de blanqueo de capitales a través de la sociedad mercantil Aizoon, de la que era copropietaria junto a Iñaki Urdangarin, como le pidió la Audiencia Provincial de Palma el pasado 7 de mayo.

  • Su abogado ha presentado esta petición al magistrado en un escrito
  • Su defensa dice que no intervino en la gestión, dirección o administración
  • "Tampoco de representación, no como la esposa de Urdangarin", dice 
  • Lee el escrito de la mujer de Torres para pedir su desimputación (.pdf)
  • Sorribas aporta correos en los que se menciona al secretario de las infantas