arriba Ir arriba

Después de ironizar sobre su posible candidatura a las próximas elecciones españolas, que asegura ganaría a Mariano Rajoy, Nicolás Maduro ha asegurado que sí se celebrarán los comicios parlamentarios previstos en Venezuela para el 7 de junio. La crisis política con la oposición sigue viva y una delegación de Unasur viajará este viernes al país para tratar de mediar, justo cuando se conmemoran los 2 años del fallecimiento del ya icono bolivariano , Hugo Chávez (05/03/15).

El fallecido presidente venezolano Hugo Chávez es recordado en el aniversario de su muerte, con la capital venezolana dividida entre actos de homenaje de chavistas y protestas que han obligado a interrumpir el tráfico en varios puntos de la ciudad. En el desfile, las misiones, los programas sociales que impulsó Chávez, y también, la tropa oficial. El Gobierno en pleno y la cúpula militar dan imagen de unidad en un momento convulso para el presidente, con la oposición y los estudiantes en la calle desde hace un mes.

Gestionar el patrimonio político y electoral de Hugo Chávez no era tarea fácil para su sucesor, Nicolás Maduro. Redefinirse como la alternativa con opciones en medio de la aureola pseudomística que ha generado su muerte, tampoco para Henrique Capriles. Pero ambos candidatos han intentado ejercer su papel en unas elecciones precipitadas donde el luto por el líder venezolano ha ocupado un lugar especial. El resultado ha sido una campaña cargada de gestos, canciones, exabruptos y anécdotas que han eclipsado el discurso político.

Venezuela celebrará el domingo sus primeras elecciones sin Hugo Chávez. Desde que éste llegó al poder se han invertido 550.000 millones de dólares en las misiones. Pero, 14 años después, la oposición dice que están politizadas, que sólo se benefician los simpatizantes de Chávez. Los críticos sostienen que las misiones se han convertido en un mecanismo del Estado para captar votos. A Heidi le dieron su casa, gratis, hace apenas unos meses. Es otra beneficiaria de la Gran Misión Vivienda, uno de programas sociales estrella del Gobierno, que sueña con entregar en 2019, tres millones de hogares a venezolanos pobres.