arriba Ir arriba

Con la psicóloga Montse Domènech trazamos el perfil de un síndrome que, en ocasiones, aparece en el seno de un matrimonio: el del emperador. O lo que es lo mismo: la violencia filioparental, la que infligen verbal o físicamente los hijos a sus padres. Con esta especialista queremos saber por qué se produce, cuál es el motivo y qué se le pasa por la cabeza a un adolescente que maltrata a sus progenitores.

Una niña de 11 años ha dado a luz en Murcia a un bebé que podría ser de su hermano de 14 años, según las primeras investigaciones de la Policía Nacional, que ha tomado declaración a los familiares y a las personas de su entorno. Una unidad del Grupo de Menores se ha desplazado a la sección materno-infantil del hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia, donde permanecen ingresada la niña junto con su hijo.

La juez ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para Manuel Lebrón, el padre detenido por la sustracción de sus hijos, a los que no entregó el pasado sábado 30 de diciembre en un punto de encuentro de Granada y que tiene una condena previa de 34 meses de cárcel por maltrato a la madre de los niños. Su mujer denunció el secuestro parental el lunes, y, un día después, Lebrón fue detenido, aunque se resistió e hirió a dos agentes que necesitaron atención hospitalaria. Los pequeños fueron entregados a su madre sanos y salvos. 

Millones de personas se desplazan estos días para reunirse con los suyos y celebrar las fiestas. Algunos vienen de lejos, algunos tuvieron que marcharse del país en busca de un futuro mejor...Pero, los que pueden, vuelven a casa por Navidad. Hay madres como Consuelo, que llevaba sin ver a su hijo año y medio, o hermanas como Gloria, que no abraza a su hermana desde hace cuatro años. En el aeropuerto estos días hay idas y venidas y todo, al menos durante un rato, suena a felicidad.

El bebé británico Charlie Gard, en estado terminal por una rara enfermedad congénita, será desconectado de las máquinas que le mantienen con vida tan pronto ingrese en un hospital especializado en cuidados paliativos, según ha dispuesto este jueves el juez Nicholas Francis en contra del deseo de los padres, que querían mantenerle con vida algunos días más.