arriba Ir arriba

No esperaban a ningún invitado esa tarde, así que los ladridos del perro pusieron en alerta a una familia de Muraste, al norte de Estonia. Cuando salieron al patio trasero de casa, se encontraron a un inesperado visitante merodeando entre los arbustos: un cachorro de foca blanca que se había perdido.

Al menos 10 niños perecieron, según datos preliminares, en el incendio de un orfanato en la ciudad estonia de Haapsalu, informaron hoy los medios locales, que citan como fuente al Centro de Operaciones de Rescate del Distrito Central de Estonia.

El edificio de madera del orfanato está parcialmente destruido y parte del techo se ha derrumbado.

En el momento del incendio, indicaron las fuentes, en el edificio se encontraban 37 niños y nueve adultos.

De acuerdo a la página digital del orfanato en total vivían allí 43 menores, 23 niños y 20 niñas, de los que 29 eran huérfanos o fueron abandonados por su padres.

Todos los niños del orfanato tienen graves problemas físicos y 24 de ellos se mueven en sillas de ruedas.

Aunque las reglas de la institución establecen que sus discípulos deben abandonarlo tras cumplir los 18 años y terminar la escuela, en el orfanato vivían provisionalmente tres jóvenes y una chica, también minusválidos, con edades superiores a dicho limite.

En el orfanato trabajaban 37 adultos