arriba Ir arriba

La autoría del brutal atentado suicida perpetrado este sábado en el sur de Turquía contra una boda kurda, el más mortífero en el país en lo que va de año, ha revelado este lunes grietas en el discurso de las autoridades turcas, después de que el primer ministro, Binali Yildrim, declarara que las primeras informaciones sobre su atribución al grupo yihadista Estado Islámico "no son ciertas".

Gritos contra el presidente Erdogan durante el entierro de los fallecidos en el atentado en una boda kurda. Le acusan de no proteger a la población. En esta zona habitada mayoritariamente por kurdos, los atentados son frecuentes aunque este último ha sido uno de los más mortíferos. La pareja que celebraba la boda cuando ocurrió la explosión era militante del izquierdista y pro-kurdo Partido Democrático de los Pueblos y muchas de las víctimas eran próximas a éste movimiento que mantiene un enfrentamiento directo con los movimientos islamistas y el Estado Islámico.

Los yihadistas del Estado Islámico (EI) están acosados por tierra y aire y pierden terreno tanto en Siria como Irak. Tras perder la localidad siria de Mambij, un importante nudo de comunicaciones, ahora están a la defensiva en Mosul, la ciudad más importante que controlan en territorio iraquí.

Los peshmerga, los combatientes kurdos, avanzan desde este pasado domingo hacia la ciudad apoyados por ataques aéreos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos. Los yihadistas responden con artillería y han hecho estallar al menos dos coches bomba.

Mosul, 400 kilómetros al norte de Bagdad, calló en manos del EI en 2014. Desde su Gran Mezquita el líder del grupo, Abu Bakr Al Bagdadi, proclamó el "califato".

Se trata de la mayor concentración urbana en manos de los yihadistas, con una población antes de la guerra de casi 2 millones. Su caída sería una derrota del EI en Irak.

El presidente francés, François Hollande, ha asegurado que los dos autores de la toma de rehenes en una iglesia de Saint Etienne du Rouvray, junto a la ciudad normanda de Rouen, eran "terroristas que reivindicaron pertenecer al Estado Islámico". En una intervención ante la parroquia atacada, Hollande, originario de la vecina Rouen, ha dicho que "el Estado Islámico nos ha declarado la guerra" y "tenemos que librarla con todos los medios".

El refugiado sirio de 27 años que hizo estallar una mochila bomba este domingo cerca de un festival de música en Ansbach, al sur de Alemania, había jurado lealtad al autodenominado Estado Islámico y había amenazado con atentar en este país en un vídeo encontrado en su móvil, según ha explicado este lunes en rueda de prensa el ministro del Interior del Estado federado de Baviera, Joachim Hermann. Mientras, la Policía alemana ha encontrado material para fabricar bombas y un portátil con imágenes del EI en la habitación del albergue en el que vivía. Hermann cree que tras encontrarse el vídeo "no hay duda de que el ataque ha sido un atentado terrorista con trasfondo islamista" aunque el ministro del Interior federal no descarta también el desequilibrio psíquico. El DAESH ha reivindicado el atentado -en el que murió el atacante y 15 personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad- a través de la agencia Amaq News.

El refugiado sirio autor de la explosión de este domingo cerca de un festival de música en Ansbach, al sur de Alemania, había jurado lealtad al autodenominado Estado Islámico y había amenazado con atentar en este país en un vídeo encontrado en su móvil, según ha explicado este lunes en rueda de prensa el ministro del Interior del Estado federado de Baviera, Joachim Hermann, mientras que la Policía ha encontrado material para fabricar bombas y un portátil con imágenes del EI en la habitación del albergue en el que vivía.

Francia ha sufrido el mazazo del terrorismo yihadista en el último año y medio. En enero de 2015, 12 miembros de la redacción del semanario satírico Charlie Hebdó fueron asesinados. Al mismo tiempo, la sociedad francesa asistía paralizada al secuestro de un supermercado a manos de un terrorista que moría en el asalto de las fuerzas de seguridad aunque también perdieron la vida cuatro de los rehenes. El pasado 13 de noviembre, varios comandos terroristas suicidas asesinaron a 130 personas en París. Hace tan sólo una semana, en un atentado en Niza murieron 84 personas. Por otra parte, en Bélgica los atentados en marzo de este año en el metro y aeropuerto de Bruselas se saldaron con 32 víctimas mortales. Tampoco se pueden olvidar los atentados en territorio turco, intermitentes desde hace un año. El ataque de finales de junio en el aeropuerto Atatürk de Estambul dejó 44 muertos.