arriba Ir arriba

El Estado Islámico (EI) destruyó este miércoles la mezquita Al Nuri de Mosul (Irak) donde el líder del grupo yihadista, Abu Bakr al Bagdadiproclamó el "califato" el 29 de junio de 2014. Los combatientes del EI colocaron explosivos en el templo, del siglo XII, antes de huir, según la versión de los portavoces de las Fuerzas Armadas en un comunicado. El comandante de las Operaciones Conjuntas, el general Abdelamir Yarala, calificó la detonación de la mezquita como "otro crimen histórico", según un comunicado oficial.

En un mensaje distribuido a través de la agencia Amaq, órgano de propaganda vinculado a los yihadistas, el EI acusó a la coalición internacional de destruir la mezquita en un bombardeo. Horas antes, las fuerzas iraquíes anunciaron que se disponían a irrumpir "en las próximas horas" en la mezquita, destacada por su minarete inclinado, conocido como Al Hadba, "el jorobado". Un comandante de las Fuerzas Antiterroristas, Sami Kadem al Ardi, dijo a Efe horas antes que tras "violentos combates" iniciados esta madrugada y que se extendieron durante todo el día, sus unidades han llegado "a decenas de metros" del acceso de la mezquita. Los militares iraquíes difundieron un vídeo, grabado desde un blindado, en el que se ve la mezquita en el instante que se detonan los explosivos y que destruyeron el edificio y su famoso minarete.

El líder de la organización yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, habría muerto en un ataque de la aviación rusa a las afueras de la localidad siria de Al Raqa, según ha anunciado este viernes el Ministerio de Defensa de Rusia que, no obstante, advierte de que está tratando de verificar la información. "Según informaciones que recibimos por diversos canales, el líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi, se encontraba en la reunión de jefes del EI" atacada por la aviación rusa el pasado 28 de mayo "y fue aniquilado" por los aviones Su-35 y Su-34, informa el Ministerio, citado por medios locales. En el ataque habrían fallecido cerca de 300 terroristas y 30 altos funcionarios del Consejo de Guerra del Estado Islámico, entre los que figuran Abu Al Jadji —el 'emir' de Raqa—, Ibrahim Al Jadj —responsable del control militar de la región que rodea a Raqa— y Suleimán Al Shauaj —jefe de seguridad de la agrupación—. Posteriormente, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha rebajado la cifra de terroristas alcanzados a un centenar.

Teherán ha sido blanco este miércoles de un doble ataque terrorista del Estado Islámico perpetrado contra el Parlamento iraní, donde cuatro asaltantes han irrumpido a tiros y se han hecho fuertes durante horas en el interior del edificio, y contra el mausoleo del ayatolá Ruhola Jomeini, donde los terroristas han irrumpido a tiros y dos de ellos se han hecho estallar. En total, doce personas han muerto y otras 39 han resultado heridas por los atentados, según el último balance ofrecido por el responsable de emergencias de Irán, Pir-Hossein Kolivand.

El agresor de Notre Dame, un argelino de 41 años identificado como Farid I. que este martes atacó con un martillo a una patrulla de policía en el centro de París, actuó solo y no había mostrado signos de radicalización, según las autoridades francesas, pese a que se ha confirmado que había proclamado su pertenencia al grupo yihadista Estado Islámico e incluso había reivindicado "futuras acciones" terroristas.

El presidente de FilipinasRodrigo Duterte, ha subrayado este jueves que la rebelión yihadista en la ciudad de Marawi, en la isla de Mindanao, no es obra de un grupo islamista local sino "puro Estado Islámico".

Duterte ha asegurado que yihadistas expulsados de Irak y Siria han llegado a Filipinas para instaurar otra base de operaciones, y que el asalto a Marawi estaba planificado desde hace tiempo.

Al menos 174 personas han muerto en nueve días de enfrentamientos entre el Ejército y yihadistas en Marawi (200.000 habitantes, en su mayoría musulmanes), capital de la provincia Lanao del Sur. Los combatientes del Grupo Maute, una guerrilla de la isla que ha jurado fidelidad al Estado Islámico, tomaron la ciudad el 23 de mayo como represalia por una operación militar para capturar al líder de Abu Sayaf, otro grupo yihadista.

El Ministerio de Defensa ha confirmado este jueves que entre los guerrilleros abatidos hay extranjeros de al menos cinco nacionalidadessaudíes, malasios, indonesios, yemeníes y chechenos.

Duterte declaró la ley marcial en toda la región de Mindanao el mismo día que se desató el conflicto.