arriba Ir arriba

"Siempre hay nervios, llevamos desde el día 21 así que ya el niño está ahí pero ahora hay que empezar a cuidarle y además todo es en directo", ha asegurado la directora del festival madrileño, Aída Gómez. La bailarina y coreógrafa, y directora también de Suma Flamenca, ha afirmado que "hay una amplitud a todo tipo de géneros: neoclásico, clásico, moderno, flamenco más experimental... El menú está, ahora solo falta que la gente se tome este festival como el festival de los madrileños, que es de ellos, claro". Así, esta noche se podrá ver en La Sala Roja de los Teatros del Canal al Ballet de Ginebra con la última representación de Tristán e Isolda "una maravilla", dice. Y después llegará Antonio Canales. Gómez, que llegó a Madrid en Danza hace tres ediciones, cada año rinde homenaje a un coreógrafo y en esta ocasión ha elegido dos de las mejores creaciones del coreógrafo sevillano: Torero y Bernarda, programadas para el sábado 2 y el domingo 3 de diciembre. Dice que estas coreografías marcaron un antes y un después en el ballet flamenco. "Son dos coreografías magistrales que hace más de 20 años que no se veían por lo que la generación más joven de bailarines no las ha visto".

El Premio El Ojo Crítico de Danza 2017 ha recaído en Alicia Amatriain, primera bailarina del Ballet de Stuttgart. El fallo del jurado hecho público este jueves ha destacado "su trayectoria internacional y su versatilidad a la hora de interpretar un amplio registro"Alicia Amatriain, nacida en San Sebastián en 1981, empezó a estudiar danza en su ciudad natal, para posteriormente pasar a desarrollar casi toda su carrera en la ciudad alemana de Stuttgart. Desde 2002 es la primera bailarina del Ballet de Stuttgart. Ha sido invitada a participar en numerosas galas y con destacadas compañías y ha recibido en 2016 el Benois de la Danse, considerado el premio Oscar de la Danza. El jurado ha destacado "su reconocida trayectoria internacional y su versatilidad a la hora de interpretar un amplio registro dentro del mundo de la danza actual" y ha considerado además que su carrera artística merece "un mayor reconocimiento a nivel nacional".

Arrancamos la edición nº 605 de El canto del grillo hablando con el bailarín Raúl Ferreira. Este lucense es el primer español que ha conseguido entrar en el ballet del Teatro Mariinsky de San Petersburgo, la compañía más prestigiosa del mundo en esta especialidad. A sus 19 años ha conseguido su sueño a pesar de las trabas que ha ido encontrando en su camino. Él mismo nos lo cuenta: "Es duro ser extranjero, pero en cuanto hablas el idioma y te conocen te tratan como si fueses uno más".