arriba
  • El CGPJ aprueba que su expresidente cobre 208.000 euros tras dimitir
  • APM: "Carece de toda lógica" que lo cobre quien renuncia voluntariamente
  • UPSJ echa en falta suprimir indemnizaciones de altos cargos ante la crisis
  • JpD añade que es inaceptable viendo el esfuerzo que se exige a los ciudadanos
  • Cree que primero debería aclararse sus presuntos viajes con dinero público

El dimitido presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, ha dicho este martes estar "acostumbrado a sufrir con cierta alegría" porque tiene "paz interior y la conciencia tranquila", pese a haber sido víctima de "una campaña cruel, desproporcionada y con ensañamiento", que ha definido como "proceso paralelo".

Ha sido la crónica de una muerte anunciada: la dimisión en dos tiempos de Carlos Dívar, hasta el jueves Presidente del Tribunal Supremo y del máximo órgano de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial. La situación, tanto personal, como de las Instituciones que presidía se había vuelto insostenible, tras un mes en el que no han dejado de salir a la luz datos sobre los gastos realizados en 32 viajes, a lo largo de otros tantos fines de semana, con cargo al Consejo. Informe Semanal analiza el caso, excepcional en la historia de una institución creada para garantizar la independencia de los jueces y que ahora tendrá que esforzarse por ser más transparente y recuperar la credibilidad perdida.

El CGPJ admite que era "imposible" recuperar la normalidad sin "una solución drástica". Su portavoz, Gabriela Bravo, reconoce que ha habido "opacidad" y se ha generado "sombra de sospecha". Insiste en que tanto la Fiscalía como el TS dicen que Dívar no delinquió.