arriba Ir arriba

Miles de flores de todos los colores y lágrimas para recordar a los dos fallecidos durante el asalto a la cafetería, en pleno centro de Sídney. Durante todo el día y entrada ya la noche ha sido un goteo incesante de ramos, velas y cánticos en homenaje a las víctimas. 

La policía de Australia ha abierto una investigación sobre lo ocurrido en el secuestro en una cafetería en Sidney, donde un hombre armado mantuvo retenidas a 17 personas durante más de 17 horas. Dos de ellas, más el asaltante, murieron en la intervención policial. Ahora las autoridades tratarán de averiguar si los dos rehenes muertos fueron asesinados por el secuestrador o víctimas del fuego cruzado.

Los medios locales se preguntan si, con sus antecedentes, Monis debía haber sido un objetivo prioritario de los servicios de seguridad australianos, después de que el país aumentara la alerta ante la posibilidad de atentados islamistas por su participación en la coalición internacional que bombardea al Estado Islámico (EI) en Irak y Siria.

El primer ministro de Australia, Tony Abbott, no ha querido hacer comentarios sobre esta cuestión. Abbott ha calificado el secuestro como "terrorismo" pero ha precisado que sería "equivocado" ligarlo con grupos extremistas. Según Abbott, Monis era un "enfermo mental con un largo historial de delitos".

Dos rehenes y su secuestrador han muerto este lunes en un café de Sídney tras 17 horas de secuestro que ha terminado con una operación policial de rescate. Además, otras cuatro personas han resultado heridas, entre ellas, un agente de la Policía. El secuestrador ha sido identificado como un autoproclamado clérigo musulmán de origen iraní, radicalizado y con antecedentes por violencia.

La Policía de Australia ha declarado concluido el secuestro de personal y clientes de un café del centro de Sídney por un clérigo musulmán, después de que las fuerzas del orden irrumpieran en el local y liberaran a los rehenes. Al menos cuatro personas, incluidos rehenes, han resultado heridos en la operación policial. 

Jornada intensa la que está viviendo la ciudad de Sidney, en Australia. Varias decenas de personas se encuentran retenidas en una cafetería del centro financiero Martin Place. La policía ha identificado a un hombre como sospechoso del secuestro, relacionado, según informa la prensa local, con organizaciones terroristas de carácter islámico. De momento, el Gobierno elude la palabra terrorista para calificar esta acción. Tres personas han podido abandonar el local (15/12/14).