Enlaces accesibilidad

De Carlitos a Carlos: los mejores momentos de Ricardo Gómez en 'Cuéntame cómo paso'

  • El actor ha anunciado que deja Cuéntame cómo pasó esta temporada
  • Repasamos el crecimiento del personaje con sus mejores momentos

Por
 De Carlitos a Carlos: los mejores momentos de Ricardo Gómez en 'Cuéntame cómo paso'
De Carlitos a Carlos: los mejores momentos de Ricardo Gómez en 'Cuéntame cómo paso' rtve

Hace casi 17 años que conocimos a joven Ricardo Gómez interpretando por primera vez a Carlitos, el hijo pequeño de la familia Alcántara. Ahora, el niño se ha hecho mayor y deja Cuéntame cómo pasó, como ha anunciado a través de las redes sociales

Carlitos Alcántara era el personaje que narraba la historia de España a través de una familia española en 1968, y así lo ha estado haciendo hasta 1988, cuando el pequeño se ha convertido en Carlos. En estos 20 años de ficción, el actor nos ha dejado muchos momentos en la serie que han conquistado a la audiencia, ya sea por su interpretación o por lo que ocurría. 

¡Repasamos algunos de esos momentos! 

El fugitivo

Ya desde el primer capítulo, Ricardo Gómez conquistó a la audiencia... ¿Quién no recuerda cómo empezó Cuéntame cómo pasóEl fugitivo era el nombre de ese capítulo, y no solo se le recuerda porque vimos a Massiel ganar Eurovisión, sino también por la fuga de Carlos al pensar que estaba enfermo. 

No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T1 - Capítulo 1  - ver ahora
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambio.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Hoy podré,...

Hoy podré,... ..junto a ti,...

..evocar,...

..evocar,... ..nuestro ayer...

..cuéntame,...

..cuéntame,... ..como fue,

..háblame, de aquellos días,...

Háblame, de aquellos días,...

Háblame, de aquellos días,...

Háblame...

Cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido...

(En 1968 yo tenía 8 años, ahora dicen que en 1968...

..fue un año revolucionario y lo fue por lo menos para mí).

(En esa época yo no estaba para revoluciones...

..me preocupaban otras cosas, por ejemplo, que el pobre fugitivo

..estuviera siempre huyendo cuando no había matado a nadie).

(También me preocupaba que el televisor que mi padre compró...

..no llegara a tiempo para el Festival de Eurovisión).

(A papá le preocupaba que hubiera trabajo, paz y salud...

..y mamá quería que hubiera salud, paz y trabajo).

(Mis padres habían pasado muchas estrecheces, mi abuela aún más).

(Ahora era una mujer de mucho punto y pocas palabras).

(Toni, mi hermano mayor, a éste lo único que le preocupaba...

..era la música, las chicas y el acné juvenil).

¡A cenar!

Niño, a cenar.

¡Nene, a cenar! (Antes de que tuviéramos televisión

..todavía se hablaba en la mesa, bueno, hablaba mi padre...

..y los demás respondíamos). Y la niña, ¿qué? ¿Viene o no viene?

Se habrá retrasado. Anda, vamos, que se enfría la sopa.

¿Por qué nunca podemos cenar todos juntos?

(Inés, mi hermana mayor, se pasaba la vida despidiéndose del novio).

(No entendía por qué tardaban tanto en despedirse).

Hola. Llego tarde, lo siento. Raro sería que llegaras a la hora.

¿Y esa falda, ha vuelto a encoger? Es la moda.

Hay modas y modas. Abuela, no empieces.

La abuela tiene razón.

¿Cuándo van a traer la televisión? El viernes.

¿Y cómo es, papá? ¿La televisión? Pues es muy hermosa,

..tiene una pantalla gris muy grande 4 botones a la derecha,

..pesa mucho, parece buena. Ah, y tiene UHF.

¿De verdad? Claro, dos canales.

¿Y cuándo van a colocar la antena? Cuando la traigan.

No sé cómo la vais a pagar. La vamos a pagar a plazos.

Las cosas se compran cuando se tiene dinero.

Toni, me estás poniendo nervioso, ¿te has quedado mudo?

Toni quita las noticias y pone música.

No ha acabado el parte. Ya ha acabado.

Todavía no han dado los toros. Ponme el parte y siéntate.

Qué manía de escuchar la crónica taurina en la comida.

Yo siempre escucho los toros. Y yo a Los Bravos.

¿No los puedes escuchar luego? No, que se está acabando...

..y están en el Price en concierto. Toma, escúchalo.

¿Con esto de fondo? ¡Pues no se escucha Los Bravos!

(Así era mi familia en 1968. Al recordar me parece estar hablando

..de otra gente y de otro país y no han pasado tantos años...

..pero todos hemos cambiado tanto en tan poco tiempo...

..que hasta mi familia me parece irreconocible).

(Luis era mi mejor amigo, era miope y casi siempre estaba enfermo...

..Luis y yo éramos los enclenques de la clase...

..pero estábamos a punto de convertirnos en súper hombres...

..a partir de ahora nadie se atrevería a meterse con nosotros)

¿Notas algo? Creo que tengo más volumen.

Estás igual que ayer. No se nota la diferencia...

..hasta dentro de dos semanas. Aquí lo dice: "Gracias a la tensión

..dinámica de la definición del volumen de la musculatura...

..se irá desarrollando progresivamente".

Mira, la señora Felisa. Vamos.

Señora Felisa. -¿Qué pasa?

¿Otra vez el Domund?

Nos las ha dejado D. Venancio para las obras de la parroquia.

No llevo suelto. Podría echar un billete de 500.

Como le caiga la gotera encima luego no se queje.

(Los dos): ¡Roñosa!

¿Qué te pasa?

Me ha dicho que no me la da. ¿Por qué?

Dice que están todas dadas pero es mentira.

Había 4 en su despacho, las he visto y encima me ha dicho...

..que nunca ve a mi madre en misa, peor para él...

..seguro que yo conseguía más dinero que nadie.

Puedes pedir con nosotros. -No, quiero una hucha para mí.

Macho, hacemos músculos. Mira. Que no me da la gana.

Ya no quiero hucha aunque me diga mañana que me la da.

¿Cambiamos repes?

¿Quieres el de Gertru? Sí, pero no le tengo repe...

..porque sale muy poco. Te lo cambio por Gárate.

Está bien. No me importa no tener hucha...

..mejor para mí. Me voy a casa. Prefiero no tener hucha.

(La madre de mi amigo era una madre soltera...

..pero en el barrio, todo el mundo pensaba lo peor).

(Cuando iba al mercado, la gente se apartaba un poco de ella

..pero yo era amigo de su hijo que se llamaba Josete...

..y jugaba mejor que nadie a las chapas).

No le han dado la hucha por lo de su madre.

Las prostitutas no creen en Dios. Las que no creen son las putas...

..pero las prostitutas sí. Mi hermana dice que sólo son...

..cotilleos de la gente.

Mi madre le dijo a mi padre que como volviera a mirarla se iba a acordar.

(Hubiera echado dinero de haberlo tenido con tal de quedar bien...

..con D. Venancio y es que era un cura que imponía respeto a todos)

Pero, Arturo, que pone aquí 3.000 duros de cables.

Hay que cablear toda la iglesia, poner enchufes, instalar la megafonía

Estoy por quitarla aunque me quede afónico.

¿Y va a decir la misa por señas?

¿De dónde salen estos 5.000 duros? -Los materiales, la mano de obra...

..el tejado... Le he hecho precio de coste.

¿Precio de coste? -Le rebajaré las 300.

¿Pero qué porquería de rebaja es ésa? Me tiene que bajar el 10% del total.

¡Me va a llevar a la ruina! -Y no me regatee...

..que no es de buen cristiano. -Su iglesia me va a costar dinero.

¿Mi iglesia? ¿Usted cree que yo soy el Papa?

El 5% y no se hable más, tengo mi familia, dos hijos...

Hecho.

¿Qué pasa? -Nos dijo que viniéramos por la hucha

¡Ah! ¿Chinito o negrito? -Negrito.

Chinito.

¿Adónde vais ahora? -A la calle a pedir.

¿Y por qué no empezáis con este señor tan amable?

¿Pretende llevarme a la ruina? -¿No les va a dar 5 duros a cada una?

Está bien.

Adiós. -Que Dios se lo pague.

Así se ganan el cielo los buenos cristianos.

"La sociedad española de Radiodifusión presenta...

Música.

.."Ama Rosa".

"Con la gran compañía de actores de Radio Madrid...

..y la reaparición en España del popular actor hispanoamericano

..Doroteo Martín".

(En aquella época aún había en los barrios personajes pintorescos

..como el Cervan que oía radionovelas y que soñaba con el día

..que volviera el rey porque era monárquico tremendo).

(La gente contaba que su novia le dejó y se volvió un poco loco).

¡Soy ama Rosa, quiéreme, hijo mío! Sí, te querré siempre.

A ver si tenemos un poquito de respeto.

¿Estás segura? -En el extranjero todas.

¿Y vienen con instrucciones? -Es que estaban en francés.

Igual es peligroso. -¿No te he dicho que en el extranjero

..se las toman todas? Además las venden en la farmacia.

¿Qué hacéis aquí? Para arreglar la iglesia.

Fuera, a pedir a otro lado. -Sólo tengo monedas de 10 céntimos.

Gracias. -De nada.

Se han caído fuera, así que será la voluntad del Señor.

"Antonio se había arrodillado junto a la cama y D Isabel al acercarse...

..creyó que estaba rezando".

"No tardó en advertir que era su mujer..."

¿Le pedimos a Cervan? Es la hora de las radionovelas.

¿No ves que está hipnotizado? Por probar.

Hola, Cervan, dame 4 sacis. Se oye la radionovela.

¿Han llegado los tebeos nuevos? "Necesito llorar y no puedo".

"¡No puedo, Dios mío!". -Hay muchas mujeres...

..ya encontrarás otra y si no mejor para ti, el buey solo bien se lame.

"No creo que pase de esta noche". -La gente no se muere...

..así como así, mucho cuento es lo que tiene ésa.

"Acabo de confesar y comulgar pero no me siento tranquila...

..es tan difícil para una madre llegar a decir ciertas cosas..."

Ahora lloran y al segundo te están haciendo una de las suyas...

..por mí ya puedes llorar lo que quieras.

Se acabó. Ni está mala ni nada y mucho confesarse...

..pero luego hace lo que le da la gana.

Para las obras de la parroquia. Para renovar la iglesia.

¡Venga! ¡Fuera!

Eh, y no casarse. -¡Anda ya!

(Mi padre por las mañanas trabajaba en el Ministerio de Agricultura...

..y por las tardes hacía horas en una imprenta...

..a veces ayudaba a mi madre a coser pantalones por la noche).

(Yo había decidido no hacerme mayor...

..los mayores no hacían más que trabajar).

¿Qué hacéis aquí? ¿Y los deberes? A casa los dos.

Es que no hemos sacado nada. Échame algo.

No, ya te he dado bastante. Mira, quién ha venido a visitarnos.

Como sigáis así, D. Venancio va a construirse una catedral.

Es que nadie nos da nada, somos los últimos de la clase.

No hace falta que les dé nada. Aquí tengo dos duritos para cada uno.

¿Y vosotros qué, no pensáis dar nada? ¿Sabéis lo que pasa?...

..que éstos son rojos y ateos. Ya habéis oído a D. Pablo.

¿No vais a rascaros el bolsillo para las obras de la parroquia?

Venga, niños. Vamos.

Queridos hermanos en nuestro Señor Jesucristo, la homilía de hoy...

(El padre Venancio tenía tres obsesiones...

..la lujuria, el desenfreno y el Real Madrid).

(Yo creía que la lujuria era vivir en un palacio...

..y el desenfreno una avería automovilística...

..cuando el Real Madrid andaba mal nos daba su sermón más incendiario,

..el de los dos caminos). La vida tiene dos caminos...

..hay un camino fácil de recorrer porque es el camino de la perdición

..y hay otro camino angosto, lleno de espinas, de sacrificios...

..pero que lleva a la salvación, un camino donde no caben...

..esos bailes y esas modas que engañan a nuestros jóvenes.

La juventud ya no tiene ejemplos en el hogar y no los tienen...

..porque sus padres están postrados ante el becerro de oro...

..obsesionados por acumular más y más bienes materiales...

..coches, neveras, lavadoras, televisores.

Es una homilía de alerta, una homilía de advertencia.

Es más un homilía de advertencia que de alerta...

1898. Recordad, niños, siempre esta fecha.

(A D. Severiano le tenía sin cuidado los bienes materiales,...

..la lujuría y el desenfreno).

(Para nuestro maestro la culpa de todos los males la tenía la perfidia

..la perfidia de los anglosajones que para colmo son protestantes).

(A los 8 años sabíamos que los protestantes eran culpables de todo

..claro que los ateos y los comunistas eran todavía peores).

1898, no olvidéis nunca esa fecha.

H-4. H-4 agua. F-9.

F-9 agua.

Fue un imperio que tuvo que resistir la perfidia del luteranismo...

..1° con los corsarios ingleses y más tarde con esos malvados americanos

..que dejaron a Cuba huérfana de la madre patria.

H-5.

H-5 tocado. H-6.

H-6 tocado.

Y provocaron una guerra para arrebatarnos nuestro glorioso pasado.

H-7. ¡Hundido!

Alcántara, muy bien, muy bien. Efectivamente, el Maine fue hundido

..por ellos mismos provocando así la pérdida de Cuba para siempre.

(Mi hermana y su novio seguían despediéndose).

(El novio se llamaba Jesús y era pesadísimo, tenía 21 años...

..y trabajaba en Galerías Preciados, sólo hablaba de dinero).

(Yo creo que mi hermana le aguantaba porque era su novio...

..en esa época no se podía cambiar de novio así como así).

¿Se puede saber dónde te has metido? Es que he estado pidiendo limosna.

¿Y has sacado mucho? Regular.

A ver si con esto te apañas. Con eso no da ni para agua bendita.

Mira el niño este. Venga, tira para casa.

¿Le digo a papá que estáis aquí dándoos besos?

(Yo no era una chantajista pero con el novio de mi hermana...

..hacía una excepción. Además era para una buena causa).

¿Qué quieres? La voluntad.

No le des más. Carlos, márchate.

Dios te lo pagará. Ya, ya.

Venga, tira para casa, que estás empapado.

Tose.

Estás ardiendo. ¿Cómo se te ocurre ir por ahí a pedir...

..con la que está cayendo? Es que tengo muy poco.

¿Y qué? Cállate y levanta el brazo. Ponle un parche sor Virginia.

Eso ya no se lleva. Pues yo a ti siempre te lo ponía.

Si están helados. Trae el piramidón que tiene fiebre.

(La abuela no creía en las pastillas lo curaba todo con bicarbonato...

..sopas de ajo y hierbas milagrosas que le traían del pueblo).

(El parche sor Virginia era para casos de extrema gravedad...

..ahora dirían que era una naturista pero en esa época era anticuada).

(En 1968 la gente todavía creía en el progreso).

No encuentro el piramidón. Mira en el cuarto de Inés.

Sí, voy.

¿Eso qué es? -Un televisor.

Menos mal que es para el 1°. -¿Para quién es?

Antonio Alcántara. -Es un televisor y además grande.

No va a tener que coser pantalones ni nada para pagarlo.

Buenas noches. ¿Me dejan pasar? Gracias.

Estaban en la mesilla de la niña. ¿Cómo estás, hijo?

Pues mal porque tiene 39'5. Abrígale, tiene que sudar mucho.

¿No están llamando? Tengo escalofríos.

Ya veremos si no has cogido una pulmonía.

Ya verás como mañana estoy bien. Que te lo has creído tú.

Son los de la televisión. Ah, pues ya voy.

Tú quieto. Ay, Dios mío, qué disgustos.

Tómate la pastilla. Qué ocurrencia empaparte de esa manera.

Yo me quedo aquí contigo, total ese cacharro no pienso ni mirarlo.

Antonio. ¿Qué?

Nos levantamos a ver la televisión. ¿A estas horas?

Venga, hombre. Si no han puesto ni la antena.

Ya, si lo digo por eso, para verla. Para verla dice. Ver, ¿qué?

Duérmete, que yo estoy trillado.

Antonio. ¿Qué?

¿A ti no te emociona que tengamos televisión?

Pues no. ¿Por qué me tiene que emocionar?

Porque es un lujo y nosotros nunca hemos tenido lujos.

¿No te emociona que podamos ver cantantes, toros y películas?

Así, todos juntos en casa.

Antonio. ¡Antonio!

¡Merche! Anda, mírame.

Dame un gusto, hombre, vamos a ver la tele.

(Entre la fiebre y la llegada del televisor, no pude dormir).

(Me parecía magia, ya podría ir al colegio y hablar...

..de los programas de la noche anterior...

..seguir las aventuras del fugitivo...

..y ver el concurso de Eurovisión, ¡ya no era un paria!).

"Mi hijo se ha casado con una andaluza muy simpática...

..y tienen dos hijos, yo sé que con Federico viviría muy bien...

..pero no acabo de dar el paso definitivo...

Muy bien que hace. Yo tampoco debería vivir con vosotros.

¿Dónde vas a estar mejor que aquí? Schsss, que no oigo.

"Tengo más de 50 años y modestamente mi vida resuelta...

..nada tengo contra mi nuera..."

Ni yo contra Antonio pero soy un estorbo.

Tú qué vas a ser un estorbo.

"Le envío un cordial saludo. Una viuda preocupada".

"Mi recomendación es que no deje su casa".

Esta Elena Francis no tiene ni idea. Claro que la tiene.

"Yo creo que aunque sus hijos la quieren..."

No sabéis lo que es estar sola. Tú tienes a tu familia, a tu hija...

..a tus tres nietos que te adoran y a un yerno estupendo.

¿Sabes qué te digo? Que se acabó la señora Francis.

Tengo unas ganas de tener la televisión.

¿Para no hablar en la mesa? Claro que vamos a hablar.

Yo no pienso ni mirarla.

¿Por qué no vas a verla? Porque es un invento del diablo.

¿Y quién ha dicho eso? D. Venancio. ¿Te parece poco?

Lo que no entiendo es por qué no nos ponen la antena.

Pero el primer plazo bien que se lo han cobrado.

El antenista no podía venir.

Como no venga antes del sábado nos quedamos sin Eurovisión.

No viene el antenista, ni el médico ni nadie.

El médico tiene que estar al llegar. Pues la fiebre no le baja.

¿Le has dado el piramidón? Otros dos hace un rato...

..pero como te has empeñado en no ponerle parches sor Virginia.

¿Qué pastillas le habéis dado? Piramidón.

¿Del tubo de mi mesilla? Claro. ¡Huy, debe ser el médico!

A ver si cuando cogéis las medicinas las dejáis en su sitio.

Pues sigue teniendo fiebre. Desde ayer que está así.

Si es que llegó a casa empapado. Será sólo un catarro, ¿verdad?

No le llamé ayer porque creí que con el piramidón le bajaría la fiebre.

Abre la boca y saca la lengua. Ayer la tenía rojísima.

¿Cuántas pastillas se ha tomado? 4; 2 ayer y 2 hoy.

¿No estarán caducadas? Porque las medicinas caducadas hay que tirarlas.

¿Dónde está el tubo, hijo?

Lo habrá dejado la abuela por ahí. ¡Madre!

Que se tome una pastilla de éstas cada 8 horas.

Madre, que te estoy llamando. ¿Qué pasa?

¿Y el piramidón? Lo tengo yo. Le di 2 hace un rato.

¿Están caducadas? ¿Le han dado esto al niño?

¿Por qué, están malas? No. Venga conmigo.

Abrígate.

¿Qué pasa? Son anovulatorios.

¿Qué? Anovulatorios, Mercedes.

¿Qué es eso? Píldoras anticonceptivas.

Lo que se utiliza para no quedarse embarazada.

¿Para no tener...? Sí, para no tener hijos.

D. Vicente, que ya sabe que yo... A mí no me digas nada.

Por lo menos podrías guardarlas en un sitio más seguro.

¿Qué pasa? Nada, madre.

Tú y yo tenemos que hablar. No creo que le pase nada malo...

..pero tendré que consultarlo. ¿Qué tiene que pasarle?

Nada. ¡Ay, si se le cae el pelo o los dientes o se queda estéril...

..o coge cáncer. ¿Cáncer?

¿Que tiene cáncer? ¡No!

Calma, que nadie se queda estéril así como así.

¿Qué es estéril?Todavía te quedan muchos años para tener hijos.

(Yo creía que sólo era una gripe y ahora resulta que tenía cáncer...

..que se me iba a caer el pelo y los dientes y que no tendría hijos

..y todo por unas pastillas).

¿Quién te ha dado esas pastillas? Una amiga, se las trajeron de París.

¡Como si fuera un perfume! Seguro que ha sido una cosa de Pili.

¡Menuda es! No grites.

¡Que no grite! Como se entere tu padre es que te mata.

A papá no se lo digas. Y qué le voy a decir...

..que su hija es una cualquiera que se atiborra de pastillas de esas...

Anticonceptivas. Eso.

Y no me atiborro, se toma una al día. ¡Me vais a volver loca!

Lo que te quiero decir... ¡Que no te casas!

Te quedas soltera y enferma porque esas pastillas dan cáncer.

Pero cómo van a dar cáncer. Cáncer de matriz, que lo he leído.

De eso murió Isabel, seguro que tomaba esas pastillas...

..claro que tampoco era trigo limpio ¡como la Pili esa!

Yo estoy muy sana. Seguro que ya tienes el tumor...

..o te operamos en América o no hay nada que hacer.

¿Y de dónde vamos a sacar dinero para ir a América?

Es que no me dejas explicarte y no grites tanto que nos van a oír.

(Yo me enteré de todo aunque no entendí mucho).

(Comprendí que mi hermana se tomó las mismas pastillas venenosas

..y tenía cáncer y moriría si no la operaban pronto en América).

(Para mí ya era tarde, moriría sin ver el Festival de Eurovisión

..y sin saber cómo acababa El Fugitivo).

¿Estás despierta? Yo lo único que quiero es que seas feliz...

..y todo lo que digo lo digo por tu bien, hija.

Ya lo sé, mamá. Pues no vuelvas a mentirme.

Pero si yo nunca te he mentido. No me habías dicho...

..que tomabas esas pastillas y tenías relaciones con Jesús.

No tomo nada, ni hago nada con Jesús. ¿Cómo que no?

No. ¿Jesús y tú no...?

¿Tampoco has tomado las pastillas? Tampoco.

Ya me dirás para qué las tienes.

Las tengo por si acaso porque lo estoy pensando.

¡Que se lo está pensando! Hija, no entiendo nada.

Imagínate que tienes 18 años. Yo 18 años, hija.

Sí, tú ahora en 1968 y que acabaras de conocer a papá.

No me lo imagino con esas melenas de ahora y esas camisas de flores...

..y yo con minifalda. Cuando yo tenía tu edad...

..tenía unas piernas tan bonitas pero no las podía lucir.

Eran otros tiempos y ahora las cosas están cambiando.

No creas que yo no me doy cuenta pero ¿sabes lo que pasa?...

..que a mí me cuesta hablar de estas cosas contigo.

Con tu edad estas cosas no las hablaba con la abuela...

..y a mí me da no sé qué. ¿Me entiendes?

Claro que te entiendo. A mí me gustaría que habláramos más.

A mí también me gustaría. Es que estoy hecha un lío.

Y yo también.

¿Estás seguro de que te mueres? Pero si ya no tienes fiebre.

No, pero tengo cáncer de matriz. ¿De matriz?

¿Y qué es la matriz? No sé, dame el diccionario.

¿Éste? Sí, el rojo.

Matrimonial, matrimonio, matritense, aquí está matriz...

.."víscera de aparato reproductor de las hembras de los mamíferos".

Lo que te faltaba, tener matriz como las chicas.

Ya no puedo tener hijos. Claro, si eres medio chica.

Es porque el cáncer me ha hecho estéril.

¿Y qué vas a hacer? No sé.

(Sí lo sabía pero no quería decírselo a nadie, tenía un plan...

..un plan digno del capitán Trueno o del Guerrero del antifaz).

(D. Venancio lo comprendería. Quizás por mi culpa...

..no se podría terminar de arreglar la parroquia...

..pero lo de Inés era mucho más importante).

Dile algo que se va a matar. Ten cuidado, a ver si te vas a caer.

Que no me caigo. Ramón, ¿cómo va eso?

Ya casi acabado, coge el cable y enchúfalo.

¿Qué? Que enchufes el cable...

..a ver cómo se ve. ¿La antena?

Eso. Vale. Tira.

Voy a enchufarla.

A ver si se ve algo.

¿Y esto dónde irá?

Sólo se ven rayas.

Ese amigo tuyo sabe de antenas lo que yo.

Ten un poco de paciencia, la está colocando.

Ya se ve algo. ¿Eso es todo lo que se ve?

No pienso ni mirarla. ¿No ves que la está colocando?

Primero te sacan el dinero y luego...

Música. Mira.

Mira qué bien se ve.

Me voy a la imprenta que se me ha hecho tarde.

Ven pronto que vamos a ver todos juntos el festival.

Vendré pronto, hasta D. Pablo querrá verlo también.

No veamos la tele tan de cerca que nos vamos a quedar ciegos.

¿Cómo se ve? Estupendamente.

Pásate luego por el bar que ahora no tengo tiempo y te invito a algo.

Hay que ver la televisión a tres metros y medio.

Déjela encendida un ratito para que se caliente.

Vámonos.

Es de Carlos. Ven.

¿Cómo que se ha ido? ¿Adónde se ha ido?

"Ya sé que con el dinero de la hucha no llega para la operación de Inés...

..en América pero también os dejo mi cartilla con las 475 pesetas.

¡Dios mío, mi niño! "Me voy porque no quiero ser...

..una carga para vosotros. Ya sé que lo mío no tiene remedio...

..y me quedan pocos días de vida". Mamá, es por mi culpa.

Que no, hija, es que a tu hermano le vuela la imaginación...

..con tantos tebeos que lee. Avisa a Toni, hay que encontrarlo...

..antes de que se entere tu padre. Guarda la hucha...

..y ni una palabra a tu abuela. Vamos a buscarle por el barrio.

Tú vete por allí que nosotros vamos por aquí.

Tú tranquilo, Robin de los Bosques también robaba.

Ya, pero no a los curas y encima me voy a morir en pecado mortal.

¿Estás seguro de que te mueres? Ya se me está cayendo el pelo. Mira.

Yo te lo veo igual. Qué va, se me cae a montones. ¡Ay!

¡Joder, qué daño! ¿Ves?, no se te cae.

Me voy a quedar calvo. Qué más te da, si la vas a palmar.

¿Y qué vas a hacer? Huir muy lejos...

..donde no pueda encontrarme la policía.

¿Como El fugitivo? ¿Y dónde vas a dormir?

Esta noche aquí y los demás días por ahí.

Pero te vas a morir de hambre. Qué va.

¿Para qué te traes un rollo de papel?

¿Para qué va a ser? Te vas a perder a Massiel.

Qué mala suerte, nos compramos una televisión y me pongo estéril.

Yo me tengo que ir. -Si quieres me quedo un rato más.

No, márchate.

Ah, espera, toma te lo doy. ¿Para mí?

Acaba la colección por mí. Te la doy por si necesitas cazar.

Tiene de todo, cuchillo, cuchara, tenedor, abrelatas.

¿Es para mí? Es estupenda. Ya me lo devolverá tu madre...

..cuando te mueras.

Si necesitas defenderte de la policía también úsala.

Mañana vengo a verte.

Decidle a mi padre que le quiero mucho y a mi madre y a todos.

¡Eh, venid! No le digáis a nadie dónde estoy. ¿Lo juráis?

¿Y si avisamos a la policía? -Eso y que se entere papá.

¡Que no le haya pasado nada malo!

Vaya lío has armado con las pastillas Si no está en casa de Luis...

..ni en ningún sitio, es que se ha perdido.

Vamos a esperar, cuando tenga hambre seguro que aparece.

Madre mía, ya es de noche. Y si está en casa de Josete.

Voy a ver. Tú a esa casa no subes...

..llamo a su madre por teléfono.

Sigue comunicando. ¿A quién llamas?

Nada, madre, a una vecina.

¿Quién hay ahí?

Venga, no te hagas el tonto y asoma la jeta.

Hola, Cervan. ¿Qué haces ahí?

Nada que me he bajado pero tengo permiso de mi madre.

Desembucha, macho.

Es que no voy a poder tener hijos. ¡No me digas!

Ni uno. Eso sí es un problema.

¿Tú tienes novia? No.

Cuando tengas una menudo disgusto se va a llevar cuando lo sepa.

Tampoco voy a tener novia, es que me voy a morir.

¿Por qué lo sabes? Pues porque lo sé...

..no tengo cura ni aunque me operen tengo hasta la matriz fatal.

¿Y has venido a morirte aquí? Sí.

Si todos los que estamos fastidiados fuéramos a un camión a morirnos...

..no habría camiones en España. Si no puedes tener hijos...

..mejor para ti, menos problemas. ¿También eres estéril?

¿Tengo cara de estéril? Un poco.

Las mujeres se pasan la vida...

..queriendo que las quieran y cuando uno se enamora de una...

..cogen el portante y se marchan, ¿tú las entiendes?

Yo no, bueno, un poco a mi abuela. Te podrías casar con ella.

Qué coño me voy a casar con tu abuela no tengo yo otra cosa que hacer.

Por favor, pregúntele si ha visto a mi chico.

¿No? Sí, estoy un poco nerviosa es que se ha ido con fiebre.

Ya sé que es una chiquillada pero es que va a volver peor.

¿Y ahora qué vas a hacer? Dormir, y mañana marcharme por ahí.

¿Y tus padres qué? Me voy para que no sufran...

..es que a mi hermana la van a operar de cáncer en América.

Caray, cómo estáis en casa. ¿En tu familia no hay ninguno sano?

Bueno, te dejo.

Ya sé que lo tuyo no tiene cura pero si sales de ello...

..yo te voy a guardar todos los tebeos del Jabato, ¿eh?

¿Para qué? Los muertos no leen tebeos.

¿Y tú qué sabes? Si tú nunca te has muerto.

Gracias.

Nada. La madre de Josete no sabe nada. ¿Qué hacemos?

A papá hay que llamarle para que no venga...

..debe de estar en el bar, llámale y que se espere un rato más.

Le va a parecer raro. Que le parezca lo que quiera.

Anda éste y qué no tienen los otros que no tenga Massiel.

Pero cómo vamos a ganar. ¿Por qué no?

Porque esas cosas están dadas. A lo mejor no.

A mí me han dicho que hasta que no muera Franco no ganamos.

¿Pero qué tiene que ver?

¿Qué dice de Franco ahora? Que esas cosas las sabe cualquiera.

Pues si tenemos que esperar a que muera el caudillo para ganar...

..no lo vamos a ganar nunca. Quiero ver el festival. Cóbrame.

Gracias. -Otra ronda.

Que no, mira qué hora es y he quedado en casa. Adiós.

¿Quién es? Sí está. ¡Antonio!

¿Quién es? Tu hija.

¿Pasa algo? Que dice mamá que no hace falta...

..que vengas pronto porque no está hecha la cena...

..así que quédate una hora por lo menos.

¿No dijo tu madre que fuésemos pronto para ver el festival?

Ahora te dice otra cosa. ¿Te pasa algo?

Qué me va a pasar. Que se ponga tu madre.

No puede ponerse. ¿Cómo que no? Que se ponga.

Que no puede, está en el baño.

¿Seguro que no te pasa nada? Segurísimo. Bueno, te dejo.

Espera. ¿Qué hago, me quedo en el bar?

Quédate un rato largo, total para estar aquí sin hacer nada.

¡Me cago en la hospitalera!

¿A que han roto el televisor? ¿A que no? Que no, hombre.

Ay, ay, de la oreja no.

Que se la va a arrancar. ¿Dónde está?

No lo sé. -Que te quedas sin oreja.

¿Quién te ha dado esto? -Lo encontré en la calle.

¿Cuándo te lo dio Carlitos? No puedo decirlo.

Dice que su hijo está estéril que tiene cáncer y se va a morir.

Sí, estéril, tiene cáncer y se va a morir, por eso me ha dado el álbum.

¿Qué está pasando aquí? Papá, ven.

Crisis de pánico, ¿eso qué es? No lo sé, pero le dan muchas...

..por eso te avisé para que no vinieras.

¡Pánico, eso es miedo! No, papá, pánico...

..suena muy raro pero es hereditario, algo así como manía persecutoria.

Piensa que no le quieres. ¿Yo? Si le quiero mucho.

Pues no se nota porque le dan muchas. ¿Por qué no le llevan al médico?

Le han dicho que es crisis de pánico de carencia paternal.

Porque ese niño no tenga padre ¿tiene que venir aquí?

¿Qué quieres que haga? Entiéndelo. Yo no entiendo nada, hija.

Lo importante es que no te vea porque si te ve se pone peor.

Tú quédate aquí que yo ahora vuelvo.

La hermana de Carlos tiene cáncer de matriz.

¿Qué dices? ¿Tiene cáncer? ¡Qué va!

No sé qué voy a hacer con este niño. Es que Carlitos imagina cosas.

Tienes que decirnos dónde está Carlos ¡Mira que te arranco la oreja!

¡Antonio!

¡Antonio!

Asómate, Antonio. ¿Qué gritos son ésos?

Dígale a Antonio que tengo que decirle una cosa.

Aún no ha venido. Es igual, está en el camión.

Acabo de hablar con él. ¿Con Antonio?

El chaval, que está en el camión. ¿De qué está hablando?

¿Quiere subir? No, perdone, no es usted mi tipo.

Acuérdese. El chaval está en el camión.

El chaval en el camión, yo no soy su tipo. ¡Está cada día peor!

¿Cuándo fue la última vez que viste a Carlos?

Lo juro por mi madre que se muera si lo sé. ¡Ay, ay!

El loco de Cervantes dice que ha visto a un chaval en un camión.

¡Ay, que se ha ido en un camión! Claro, el camión de las ruinas.

Así que el niño se va en un camión y yo soy la última que me entero.

¡Soy un cero a la izquierda! Hala, pues buenas noches.

Adiós. Y gracias, ¿eh?

De nada.

¿Y tu padre? En el dormitorio, he dicho que Josete

..tenía crisis de pánico. ¿Y eso qué es?

Le he soltado lo 1° que se me ha venido a la cabeza.

Cierra la puerta.

Antonio. Hola, cariño. Ya me ha contado Inés lo de Josete.

Vaya lío. ¿Y cómo tiene crisis de pánico ese niño?

Pobrecillo. Conmigo.

Sí. ¡Vaya! ¿Se ha ido ya?

Sí. Venga, vamos.

Antonio, ¿dónde vas? A ver la televisión...

..eso tiene que estar a punto de empezar.

No, que le falta mucho todavía. Anda, ven, siéntate...

..que siempre andas con prisa.

¿Te pasa algo? No. Estás guapo hoy.

¿Yo?

Te queda bien ese bigote, estás muy sexy.

¡Merche!

¡Antonio, no seas bruto, hombre! Tan rápido, ¿no?

Ya puede volver a casa, sabemos que es usted inocente.

Ay, Antonio, si es que no podemos. ¿El qué?

Que no nos va a dar tiempo, pero bueno, da igual.

¿Sí o no? Pues lo intentamos.

Espérate que ahora vengo. Sí.

¿Y papá qué ha dicho? No sabe nada. ¿Hablamos tú y yo?

Bueno. A ti no te pasa nada.

No te vas a morir. Lo dirás tú, que no tienes cáncer

..ni estás estéril, ni nada. No se va a morir nadie.

Inés y yo sí, bueno, Inés igual se salva, si la operan en América.

¿Habéis cogido el dinero que dejé? Lo hemos metido en la hucha.

¿Lo habéis metido otra vez? A Inés no le pasa nada...

..se tomaba unas pastillas para no tener hijos.

Si no está casada.

Pues por eso. Como no está casada si se quedara embarazada...

..se armaría un lío, por eso escondía las pastillas...

..para que no las encontraran, ¿entiendes?

(Esa noche mi hermano me inició en los insondables misterios femeninos

..recuerdo que todo lo que Tony me contaba del sexo...

..me parecía complicado y peligrosisímo).

(Ahora, 33 años más tarde, me lo vuelve a parecer).

¿Lo entiendes? O sea que Inés y Jesús...

Ella dice que no pero yo creo que sí.

Como les pille papá... A ti también te gustarán las chicas.

No, si ya me gustan. ¿Ya no estoy enfermo?

Tú sólo has tenido un gripazo. ¡Vamos a casa!

¿Habrá empezado ya lo de Eurovisión? Si nos damos prisa llegamos a verlo.

¿Qué tal se ve la televisión? De miedo. ¡Venga!

Antonio. ¿Qué?

Que va a empezar y mi madre está sola preparando la tortilla.

¿Lo dejamos para otro rato? Sí.

No me des besos ahora porque si me das besos pues no...

Luego, ¿eh? Sí.

Déjame un momentito que se me pase. Te espero fuera.

Pero no tardes. No.

Merche, no te pasa nada, ¿verdad? No.

Pero lo de guapo iba en serio.

Canción de Massiel.

(No podía creer en mi buena suerte, no sólo no me iba a morir...

..es que encima había jamón serrano y mi padre no se enteró de nada).

Ganamos, seguro que ganamos. Ya verás como no...

..hasta que no se muera Franco no ganamos nada.

Cómo va a ganar con esos dientes y las piernas al aire.

A mí me encanta, abuela. -Tú con una minifalda te emocionas.

Pensarán los extranjeros que las españolas somos unas descaradas.

¡Muy bien!

Aplausos.

Ahí está la votación.

Austria, 2 puntos.

Traduce, papá. Que a Inglaterra le han dado 2 votos

28 a 23.

(Spain, 6 points). ¡Spain, Spain!

En estos momentos España va en 1 posición.

¿Vamos los primeros?

Decisivo la votación del jurado yugoslavo.

España en 1 posición, 29 puntos, 28 Inglaterra, 20 Francia.

¿Tú la entiendes? No se oye nada.

¡Irlanda, que no hay más votos!

¡Hemos ganado! Señoras y señores...

..España acaba de vencer en el gran premio de la canción de Eurovisión.

¡Viva España!

Ése es Ibarrier. ¿Y quién es?

El director de orquesta muy bueno.

¡Mírala! ¡Guapa!

Yo canto a la mañana que ve mi juventud...

..y al sol que día a día nos trae nueva inquietud.

Todo en la vida es como una canción.

(Ahora que somos altos, guapos y europeos, todo esto...

..nos parece ridículo pero en aquella época nunca ganábamos nada).

(Mi padre no llegó a saber nada de mi fuga ni de las pastillas de Inés

..entre todos guardamos el secreto. Mi abuela tampoco se enteró...

..pero debía sospechar algo porque miraba con cara rara a mi hermana).

(Mi madre tuvo una temporada que lloraba por todo...

..pero se le fue pasando y yo seguí creciendo sin darme cuenta...

..de que se estaba acabando un mundo y empezaba otro).

Le canto a la tierra...

..que me ha visto crecer...

..y canto el día en que sentí el amor...

..andando por la vida...

..aprendí esta canción.

La, la, la, la.

La, la, la, la.

La, la, la, la.

La, la, la, la.

La, la, la, la.

"El nombre de España, otra vez, como siempre...

..ha saltado al primer plano de la actualidad".

"Tiene muchas cosas que decir España".

"Creo que España y nosotros, somos así y seremos así siempre"

Subtitulación realizada por Paloma Masa.

Cuéntame cómo pasó - T1 - El retorno del fugitivo - Capítulo 1

Su propio viaje a la Luna

En 1968 el hombre pisaba por primera vez la Luna, y Carlitos quiso hacer realidad su sueño de ser astronauta y junto a sus amigos, también querían enviar su propio cohete, pero este solo pudo volar hasta la taberna de Tinín. 

No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar.

Cuéntame cómo...

(En el verano de 1969 buscábamos un punto perdido en el firmamento).

(A 384.400 kilómetros de la Tierra).

(En aquella infinidad espacial, 3 hombres iban camino de la Luna,...

..embutidos en una pequeña lata de sardinas llamada Apolo XI.

Desde Nueva York a Karachi, pasando por nuestro barrio...

..se sentían unidos a aquellos astronautas...

..que iban a ser los primeros en pisar la Luna).

(Ese verano de 1969 íbamos a ser testigos...

..del gran acontecimiento de la historia de la humanidad).

No seas tonta, en un par de horas te traigo de vuelta.

-No insistas. Mis padres no se duermen hasta que llego.

-Les llamas y les dices que te quedas con una amiga, como otras veces.

-Que no, cuchi-cuchi. Mañana ¿vale?

-Bueno, pues dame un besito. -Pero sólo uno, que te conozco.

-Pablo, que me haces cosquillas. -¿Tiene cosquillas mi pichoncita?

-Buenas noches. -Buenas noches, agente.

-Estaba despidiendo a mi sobrina... -Documentación, por favor....

No estábamos haciendo nada malo. Se equivoca...

¡Documentación, por favor. De los dos!

Aquí tiene, mi carné y el de mi sobrina.

Ah, y éste es mi carné de Alférez Provisional.

-Pablo, qué vergüenza... ¿Y si baja alguien de mi casa?

-Tú, tranquila. ¿Todo en orden, agente?

Son 250 pesetas cada uno. -¡Cómo 250?

Pero, ¿qué hemos hecho? -Escándalo público.

Puede pagar ahora, o cuando reciba la notificación por correo.

¡¿Pero usted sabe con quién está hablando?!

¡Ahora mismo me va a dar usted su número de placa y nombre!

-¡Se va a enterar! -Pablo, por Dios, paga, que nos van a oír.

Está bien, tenga, cóbrese... -Lo siento, pero no llevo cambio.

Pues quédese con la vuelta,...

No, va contra las ordenanzas. En 3 días la recibirá por correo.

Un momento, espere: voy a ver si llevo dinero...

Sólo llevo doscientas... -Buenas noches,

¡Cómo que la vamos a recibir por correo!

¡Éste me va arruinar la vida! ¿Qué va a decir mi mujer?

¡La madre que parió al guardia!

-Hasta mañana. -Hasta mañana.

¡Me cago en mis muertos! Por qué tiene que pasarme a mí.

(Hoy todo el mundo puede besar en la calle, en un parque...).

(Pero en 1969, si un guardia te pillaba, además de un rapapolvo...

..te caía un multazo de padre y muy señor mío).

Mike,...Mike... ¡Mike, ten cuidado!

Ese apartamento tiene piscina, y terraza, baño,...

..y la cocina está equipada.

¿En traje de baño?En Benidorm casi todo el mundo va así por las calles.

No, nosotros no. Vamos, yo, no...

Antonio, yo pensaba que íbamos a ir a un hotel...

Pero necesitaríamos 3 habitaciones ..y eso nos sube un dineral, ¿no?

Desde luego, pero, si no quieres cocinar, pues no cocinas,...

...abajo hay un restaurante que dan paellas riquísimas.

¡Mira qué bien, nos comemos una paella!

¿Por cuánto nos sale?Pero, ¿para qué queréis el dinero?

Hay que disfrutar, que luego uno se muere y...¡No seas cenizo!

A ver, ¿cuánto?Según los días que vayáis a estar.Pues, 10.Diez.

¿Incluimos los billetes de tren? Claro...¿De tren?

¡Primera o segunda?Segunda. Vamos a tirar la casa por la ventana

¿No decías que íbamos a ir en avión? No podemos. Ni hotel, ni avión.

Ah, y uno de niño, ¿eh?

A la playa no voy en bañador... Que no.

Ni pienso cocinar.Pues no cocines. Luego no digas que no lo he dicho.

Diez días os sale, peseta arriba, peseta abajo, por 14.200

¡14.200? ¡Qué barbaridad! Un día es un día...

Veréis cómo os gusta. Las playas, el pueblo,las paellas, todo...

A mí me parece bien. Y a eso, añade las comidas.

Luego no digas que cocine yo. ¡Eso con mil duros los solucionamos!

He vendido dos pisos, y tengo uno medio apalabrado.

¿Te ha pagado el segundo? No, pero ya me pagará.

¿Te doy quinientas de señal? Claro. Te voy a hacer un recibo...

¿Seguro que nos llega?Sí, que nos sale el dinero por las orejas.

Pues a mí no me salen las cuentas.

Cuándo vengo, ¿el lunes?Muy bien, el lunes por la mañana.

Nos llevamos la revista para que la vean en casa, ¿eh?Muy bien.

Voy a conocer el mar. Sí, señor.Adiós.

¿A mí qué coño me importa que vayan a la Luna? Eso es gastar por gastar.

-¡Tú eres más rata! -¿Yo?

¿Va a cambiar mi vida porque unos tíos estén dando vueltas allí arriba?

-¡Qué ignorante, eres! En la Luna puede haber montones de cosas.

-Hasta especímenes extraños de personas galácticas.

-¡Personas en la Luna? ¿Qué decís? -Tiene razón, ¿por qué no?

-Todo el mundo hablando de la Luna y nadie dice nada del Rey.

-¿Qué rey?-¡El nuestro, cuál va a ser, el nuestro!

-Cervan, que aquí no se habla de política.

Lo sé de buena tinta: se va el Caudillo y viene el rey.

-¡Anda, ya!-Que sí, que me lo ha contado mi sobrina,...

..que trabaja en casa de un procurador en Cortes.

-¡Pero qué rey! -Cuál va a ser: Don Juan, el que vive en Estoril...

-¿Juan Carlos? -No, de ese no se sabe nada.

¡Ssssssh, callad un momentito!

-¡Qué manera de gastar el dinero!

-Qué gordos me caen los yanquis, pero qué tecnología tienen.

¡Y la gente muriéndose de hambre! Qué vergüenza.

Si el de los americanos llega a la Luna, éste llega a Tobarra.

¿Y eso dónde está?No sé, pero dice mi abuela que en un sitio lejísimos.

..que tocan muy bien el tambor. ¡Pero cómo va a volar esto?

Que sí. Sólo nos hace falta pólvora.

¿Y eso qué es?La pólvora es lo que está dentro de los cañones,..

..de las fallas de Valencia, de los petardos.

¿Cómo se consigue? De los petardos que vende Cervan.

Eso valdrá millones. ¿De dónde lo sacamos?

Rompemos la hucha.Joé, yo no quiero gastarme todo en petardos.

No seas roñoso. Tengo un plan para ganar dinero.¿Qué plan?

Cobramos 50 céntimos al que quiera ver el lanzamiento. Nos forramos.

-Joé, que me tengo que marchar. ¡Espera, hay que guardar el cohete!

No le des más vueltas, verás como pronto te dan el pasaporte.

Sí, ya, y si no es el año que viene, será el otro...

-Ah, toma, la lista de los libros del Ruedo Ibérico.

-Macho, vamos a París a ligar.

-Yo voy a ver museos y a comprar libros. -¡Qué envidia!

-Venga, adentro. Y no te preocupes que mi hermana te trae los libros.

Acuérdate, se llama la Librería Española...

-Que sí. Libros del Ruedo Ibérico en la Librería Española.

-Como a la vuelta la Guardia Civil nos pille con los libros...

..nos caen veinte años. -Ya salió el cenizo.

Policía... Documentación...

Es que nos vamos de viaje... -Documentación, joder.

-¿Adónde viajan? -A París, es un viaje de estudios.

-¿Qué llevan en las maletas? -Ropa,...latas de comida...

-Bájenlas y las abren... -¿Ahora?-Vamos...

Ya pueden cerrarlas.

Y buen viaje...

-¡La madre que les parió! Largaos antes de que vengan otros.

(Por entonces los que iban a París compraban libros prohibidos).

(Que si te los pillaban en la aduana además del susto, te los quitaban).

(Hoy, esos mismos libros, languidecen en las librerías...

..sin que nadie les eche un vistazo).

(Groucho Marx ha resistido el paso del tiempo mejor que Carlos Marx).

(..Puede afirmarse que las sandías españolas son las mejores).

(Y esto es todo por hoy. Les esperamos mañana).

Madre, ¿me ayudas a terminar los vestidos para la boda de Carmen?

Hija, no puedo: tengo baile. Joé, abuela, no paráis...

¿Y qué bailáis?De todo un poco: fox-trot, tango, pasodoble, bolero.

¿Y ese señor con el que bailas, te da besos?

¡Carlos! ¡Qué he dicho!

Cuando nos vayamos a Benidorm ¿le vas a mandar cartas de amor?

¡Calla, hijo, que estoy viendo el encierro!

¿Ha llamado Inés?No. Pero viene esta noche.Sí.

Qué ocurrencia irse a Segovia.

Y encima con esa Pili, que está hecha una pieza.

Pero si, total, para lo que tienen que hacer en la peluquería...

¡Ayyy! Mira, qué manera de jugarse la vida.

¡Anda la leche, si es Mike. ¿Mike?Era él.

¿Qué va a hacer él ahí, en Pamplona? Sí, si van muchos extranjeros.

Menos mal que no lo ha visto Inés, si no, vaya sofocón.Teléfono.

¡Dígame! ¿De parte de quién? Es don Pablo.

¿Quién? Don Pablo.

Dígame, don Pablo... No, ya había terminado.

Sí. Ahora mismo voy para allí. ¿Pasa algo? Ahora le veo, adiós.

Qué raro. Que vaya a la imprenta, que tiene que decirme algo.

¡Qué mala espina me da! Si ya hemos dado la señal para Benidorm.

¿Cuánto has dado? 500.

Ahora le han prohibido construir. ¡Cómo le van a prohibir construir!

¿Qué te crees? Aquí se construye con permisos y con todo.

Bueno, me marcho. (Que no nos vamos a Benidorm).

Estoy tan nerviosa.No me extraña. Con estos cafés que se toma.

Si yo preferiría anís, pero es que no dan...

Bueno, se lo cuento. Pero agárrese...

¡Agárrese!

Ayer estuve en el cine con Gonzalo. ¿Otra vez al cine? ¿Y qué vieron?

Echaban una de romanos y "Sisí Emperatriz". ¿La ha visto?

No, pero creo que es muy bonita. Preciosa, de muchísimo amor.

Bueno, pues cuando Sisí iba en la barca, ¿sabe qué paso?¿Qué?

¡Que Gonzalo estuvo a punto de besarme!

¡Valentina!Se lo juro.

Yo es que le estaba mirando por el rabillo del ojo...

Ay, qué sensación, Herminia. Se me puso la piel de gallina.

Todavía tengo los pelos de punta. No me extraña.

Pues después nos fuimos a dar un paseo y...

..¿a que no sabe lo que me propuso? Pues no... ¿Qué?

Ir el lunes a su casa... ¿A su casa? ¿Los dos solos?

Sí.. Primero a cenar, y después a ver la llegada a la Luna...

¿Se imagina? Los dos juntos y hasta las tantas? ¿Usted iría?

Bueno, yo..., no sé, no creo. Seguro que esta vez me besa...

¡Ay, qué emoción!

Dicen que van a dar una paga por la llegada del hombre a la Luna.

¡Qué van a dar una paga! Si los astronautas fueran españoles.

No me imagino a don Pablo dando una paga extraordinaria porque sí.

Tienes menos luces que un zapato.

¡Ni porque llegue el hombre a la Luna, ni porque se caiga la Luna!

Buenas tardes a todos.

Buenas tardes, don Pablo. Antonio, ven conmigo.

Cierra la puerta. ¿Algún problema con la obra?

No, la obra va muy bien, pero estoy metido en un buen lío.

No tiene importancia, pero me puede crear problemas.

De esto ni una palabra a nadie. No se preocupe.

Anoche fui a acompañar a Lola a su casa, y estaba despidiéndome...

..un poquito cariñoso, eso sí, y de pronto, aparece un guardia.

¿Y?¿Cómo que y? Que se creyó lo que no era.

¡Me puso 250 pesetas de multa a mí, y 250 pesetas a ella!

¡Por escándalo público, Antonio! ¿Dónde vamos a llegar?

El caso, es que saco mil pelas, y le digo: tenga, cóbrese.

¿Y sabes qué dijo? No tengo cambio.

Le digo, pues, quédese con el billete Y me dice:...

..¡Usted a mí no me soborna! Le voy a mandar la multa a su casa.

¡La madre que lo parió! Joder,...joder.

Antonio, necesito que me ayudes. Bueno, usted dirá.

Tienes que ir a mi casa,...

..y hablar con mi mujer antes de que llegue la multa...

A su casa, ¿yo?Sí. No, don Pablo...Escúchame.

Tú le dices a mi mujer que la multa te la pusieron a ti, que te dio miedo

..y que conociendo mis influencias, diste mi nombre.Que no, no puede ser

¿Unfavor que te pido, y me dices que no?

Es que estas cosas no me salen. Hombre, si es muy fácil.

Le dices que eras tú quien estaba con una mujer, y ya está.

Ya, pero no se lo va a creer. Sí, se lo va a creer...

Por la cuenta que le tiene, se lo va a creer...

¿Y por qué no llama usted a uno de sus amigos del Ayuntamiento...

..para que retire la multa. ¡Y que se entere todo Madrid! ¿No?

Como hasta el lunes no hay correo,...

..te presentas allí por la tarde y le sueltas el rollo.

¡Antonio!

Se hará lo que pueda, pero... ¿Sí o no?

Bueno, sí. Gracias, Antonio.

Y a vender pisos, a ver si por lo menos...

¿Vas a tener cuidado? Antes casi te coge un toro.

-No, no, yo "corre mucho". -Sí, mucho.

-Estás loco, estás completamente loco.

-¿Qué vas a hacer cuando acaben los sanfermines?

Creo que marcharé a Londres.

¿Y tú? -No, ¿qué voy a hacer?

Volver a Madrid, trabajar, y poco más...

..aburrirme como siempre.

Lo que sí sé es que no volveré a enamorarme de un inglés...

-No entiendo... -Da igual que no me entiendas...

-¿Tú escribes a mí? -No, no te voy a escribir.

-Para qué. Esto se ha acabado.

No entiendo. ¿Me lo puedes decir en inglés?

-No, no lo voy a decir en inglés... -(Suba, por favor... No vamos.).

-Sí, ahora voy.

Bueno, Mike, tengo que subir.

-Prométeme que no vas a hacer locuras. -No, no haré locuras.

-Adiós. -A lo mejor algún día nos vemos en Londres.

-Me gustaría mucho.

Mike...,Mike...

¿Cuántos petardos has dicho? ¡Muchos!

¿Pretendéis haceros falleros? -Es para un experimento.

Cuidado no os vayan a explotar. ¿Cuántos tienes?

No sé... Una bolsa llena. Venga, te los compramos.

¿Cuánto es?35 pesetas. ¿Tenéis 35 pesetas?

Sacad las pelas.

Toma, sobra un duro. A mí, a mí.

(La NASA tendría cohetes, astronautas, bombas atómicas...

..y serían capaces de llegar a la Luna).

(Pero nosotros íbamos a demostrar cómo con unos petardos e imaginación

..éramos capaces de ponernos a la cabeza de la investigación espacial)

¿Usted se cree que van a ir a la Luna de verdad? Yo, no.

Sí, Herminia, cómo no van a ir. Es muy escéptica.Son patrañas.

Que no, la Luna, la Luna. Van a ir, seguro.No.

-Pues yo los veo muy cascados. -¿Cascados? Acompáñeme, por favor.

Pero si están nuevecitos... -Sí, ya, pero son usados.

Claro, por eso los vendo a la mitad de precio.

-Mire, vamos a hacer una cosa: le ofrezco 20 mil por todo...

-¡Hombre, ¿qué quiere, dejarme en cueros?!

Si sólo en champús, jabones, y lacas ya hay más de 4 mil duros!

-Está bien: 25 mil pesetas. -30 mil.

-Veintiocho mil. -Veintinueve.

-Ni para usted ni para mí: 28.500. -Hecho. ¿Cuándo se lleva todo?

La semana que viene. -¡Está bien!

¿Dónde has escondido los petardos? Debajo del asiento...

Pa'mí que esto no vuela. Que sí.

¡Pero si es una mierdecilla cohete! Mierdecilla serás tú.

Si lo vieran los americanos nos darían millones de dólares.

¿Qué son dólares? Pues las pesetas de ellos...

Ahora sólo nos falta las escafandras.

¿Eso qué es?Lo que llevan los astronautas en la cabeza...

¡Es verdad! ¿Es eso de cristal que parece un balón?¡Eso!

¡Estate quieto!

¿Dónde metemos los petardos? Aquí abajo.

-Buenas tardes. -Buenas...

¿Me puede lavar y marcar? -Pues es que ya no...

-Estoy de cambio de negocio. Ahora, si quiere un vestido...

-La verdad es que quería hablar con usted.

-Porque usted es Nieves, ¿verdad? -Pues sí. ¿Y usted?

-Me llamo Adela. Soy la mujer de Miguel Ángel.

¿Podemos hablar? Claro...

¿Vas a volver a salir? Si acabas de llegar.Pues sí.

No me quiero meter en tus cosas pero te veo muy rara últimamente.¡Sí?

Sí, y no disimules. Porque lo sabes de sobra.

Primero, este mes ya te he hecho 2 vestidos.

Me compré la tela con mis puntos. Si no es por eso, es por todo.

Vamos, que no paras de salir, y no hay día que no salgas pintada.

Voy a la parroquia. Sí, pero a bailar...¿Y qué?

¿No irás a hacer una tontería? ¿Una tontería?

¡Piensas que me voy a echar un novio?

Crees que estoy tan loca como doña Valentina.

Hija, me he pasado toda la vida pendiente de vosotros,...

..y ahora quiero tener un ratito para mí, ¿no?

Adiós, hija. Adiós, madre.

Y no te preocupes, que no vas a tener un padrastro.

Le juro que cuando empecé a salir con él, poquísimo, por cierto,...

..porque nos vemos de uvas a peras, no sabía que estaba casado.

-Veo, no le ha hecho ningún efecto. -No me hable con "ritintín".

A usted, por lo que se ve, le parece estupendo...

..que Miguel Angel esté casado. A usted qué más le da.

-¡Pues claro que me da!

Vamos, ni que estuviera todo el día saliendo con casados. ¡El primero!

Y porque me ha dicho que no se puede separar porque no hay divorcio.

-Yo lo que sé es que han seguido viéndose.

-El jueves fueron al cine a ver "Los diez mandamientos"

-¡Ay, que me ha puesto un detective! Eso sí que no,...

..yo estaré saliendo con su marido, pero soy muy decente.

-Muchísimo. -Pues claro que sí.

-Además me ha dicho Miguel Ángel no duermen juntos. -¿De eso hablan?

Bueno, pues sí, qué pasa, no dormimos juntos.

Pero estamos casados y para siempre ¿Sabe usted lo que significa?

¡Hasta que la muerte nos separe!

-Por favor, si no le importa... Tengo mucho que hacer.

-Me voy. -Pero le voy a decir una cosa:...

..esto no es Francia, ni América. Estamos en España,...

..o sea, que Miguel Ángel va a seguir siendo mi marido, y yo su mujer.

Va a tener que conformarse con ser su querida.

-Hasta aquí hemos llegado. Fuera... puerta... -¡Me marcho!

Ya veremos si no tiene que conformarse con verlo en la cárcel,..

..porque como me hinche las narices, le denuncio. Buenas tardes.

¿Baila, padre Eugenio? -Doña Rita, no sé si...

-No pasa nada... -Hace tanto tiempo que no baila, que no sé...

Aunque no se lo crea, no conozco el mar. Imagínese, a mi edad...

¿Nunca lo ha visto?Bueno, sí, en postales, en el cine,...

..en la televisión.Yo sí lo vi. En el 37, cuando liberamos Alicante.

Nos metimos en el agua con botas y todo.

¿A usted dónde le pilló la guerra? En mi pueblo.

Pero prefiero no hablar de aquellos tiempos..., para qué...

¿Los ve? Parecen dos críos.

¿Y por qué no? Los jóvenes creen que los viejos ni sentimos ni padecemos,

..y no es verdad. Sentimos como todo el mundo.

Claro que sentimos, sobre todo el reuma...

Qué bien baila, Gonzalo. Casi mejor que mi marido, que en paz descanse.

-Usted sí que baila bien. - Yo, de joven, era muy bailona.

-La que tuvo, retuvo...

-Entonces, ¿va a venir a mi casa a cenar el lunes?-Es que, no sé...

Me gustaría tanto ver con usted a los astronautas esos llegando a la Luna.

-Está bien, iré, si me lo pide así...

-Ya verá qué bien lo pasamos.

Y estaba pensando..., ¿por qué no nos tuteamos?

-¿Hablarnos de tú?

Bueno, nos tuteamos, y que sea lo que Dios quiera.

Entonces no pasa nada y nos vamos a Benidorm.¡Claro, mujer!

Inés sin dar señales de vida. Estará en el autobús. No tardará.

Si de Segovia aquí se tarda hora y media.Habrá cogido el último.

Como tu abuela, otra que no viene. Ya tendría que estar aquí.

Si es la casa de "tócame Roque". Estará bailando...

Oye, si está bailando, pues está bailando.

¡Joé, mirad!Vaya chalao. Qué va a ser un chalao.

¡Es importantísimo inventar platillos volantes!

¿Por qué?Para ir a la Luna, a Marte, al Sol,...

Estoy haciendo una nave espacial. Éste va a ser mecánico.

Vale, pero come la pescadilla. Tiene muchas raspas.

Pues los astronautas sólo pueden comer pescado.

Claro... Pescado y judías verdes. Pues me lo como...

Despacio, despacio.

Estáis ya cenando. No creía que fuera tan tarde.Sí, las 10:20 H.

¿Has bailado mucho, abuela? Pues sí.

Un par de pasodobles, un bolero y un tango.

La que no ha parado es Valentina. Está totalmente enamorada.

Parece niña con zapatos nuevos.

Cuando una vieja se enamora, ¿se compra zapatos nuevos?

Que no. No le digas tonterías al niño.

Yo creo que al final se casa. Tendrías que verla.

Ya estoy aquí.

Menos mal, siempre tienes que coger el último autobús.

¿Quieres cenar?No tengo ganas. Me voy a acostar.

¿Te pasa algo, hija? No, abuela, que estoy cansada...

Anda, deja las cosas y siéntate un poquitín.No, mejor no.

Me voy a acostar. Hasta mañana.

No se le pasa lo de Mike. Nada de que le vimos en los sanfermines.

¡Ay! Antonio, qué susto me has dado. ¿Te he hecho daño?No. no.

Estamos invadidos por la costura. Si es que no doy abasto.

¿Pero cuándo vais a empezar a vender en la tienda?

En cuanto Nieves termine de liquidar todo lo de la peluquería.

Abrimos la cama, ¿o qué? Hazlo tú.

Merche, tengo que decirte una cosa, pero no te enfades...

¡Cómo que no me enfade! Don Pablo me ha pedido un favor.

Parece que anoche le pusieron una multa.¿Una multa?

Pero no de tráfico.

Estaba despidiéndose de la secretaria...¿De Lola?

Lola últimamente sale hasta en la sopa.

¿No te dije que Lola y don Pablo...? Anoche estaba besándola...

..y les vio un policía, y les puso una multa.

¿Y tú qué tienes que ver con eso? No pudo pagar en el acto,..

..y el guardia le dijo que le mandaba la multa a casa.¿Y qué?

Que como la vea su mujer le echa. ¡Pues me alegro!

Así despabila, porque vamos, un hombre casado,...

¿Quién eres tú para decir que espabile o no?

Don Pablo me ha dicho que hable yo con su mujer,...

..y diga que el que estaba con Lola era yo.

Que di el nombre de don Pablo y su dirección, porque me asusté.¡Cómo?

Ya sé que es una tontería, pero don Pablo dice que funcionará.

¡Dile que de ninguna manera! Lo que faltaba.

Para que a él no le pase nada, me deja como una idiota.

¡Pero cómo voy a decirle que no, es el jefe!¡Me estás hartando!

Estoy hasta las narices de don Pablo de la Lola esa, y de vuestros líos.

Tenías que preocuparte más de Inés,

..y dejarte de líos con ese sinvergüenza.

¡Qué quieres que hable con Inés! Si está así por el inglés ese,...

..que maldita la vez que vino. No quiero seguir hablando.

¿Para qué?, si te entra por un oído y te sale por el otro.

El que más habla aquí soy yo, Merche.

Que ni soy don Pablo, ni tengo coche y ni beso a la secretaria...

Y te enfadas conmigo. ¿Sabes lo que te digo?

¡Que chitón, hija, chitón!

Como vayas a esa casa, te la armo. ¿Me has oído?

Merche, no me pongas las cosas difíciles.Te lo he avisado, ¿eh?

¡Tony! Tony! ¡Tonyyy! ¡¿Pero qué pasa?!

Que he ido al baño, y he oído a Inés llorando.

¿Y qué quieres que haga yo? Pues hablar con ella.

Es que yo soy pequeño, no sé qué decirle. Por favor, habla con ella.

¿Ahora, Carlos? No va a ser mañana...

Pues estoy bueno yo para dar consejos. ¡Lo que faltaba!

Puerta.

¿Estás dormida? -No...

¿Quieres que hablemos? -¿No tienes sueño?-¡Qué va!

¿Por qué tienes esa cara? -Si no me pasa nada...

¡Inés, si tienes los ojos llorosos! ¿Es por Mike?

-¡Vaya dos! No sé qué nos pasa. Tú te enamoras de Mike,...

..que muy inteligente e interesante, pero se le veía el plumero.

Y yo de Marta, que casi tengo un hijo con ella,...

..y de repente se marcha a Estados Unidos.

-¿Has vuelto a saber de ella? -Sí, el otro día me llamó,...

Ahora dice que se pasa el día quemando sus sostenes.

-¿Quemando sostenes? -En su universidad, todas lo hacen.

Ya sabes cómo es Marta. Ahora que está lejos dice que me echa de menos.

-Por lo menos te echa de menos. -¿Tú sabes algo de Mike?-Sí.

No me he ido con Pili a Segovia. He estado con él en Pamplona.

-¿Has estado con Mike en Pamplona! -Sí.

-¡Por eso papá dijo que había salido en la televisión!

-¿Lo ha visto en la tele? -Sí, pero nadie le creímos...

Bueno, y ¿qué ha pasado? -Nada..., que se ha quedado.

Y de allí volverá a Londres. Pero no te creas que estaba mal.

Ahora estará divirtiéndose con alguna por ahí...

Y pasándoselo muy bien, no como yo, que estoy aquí llorando.

-No te preocupes, con el tiempo se cura.

Verás como en un par de semanas estarás mejor, te lo digo yo.

-O dentro de un año.

¿Sabes qué? Entiendo que quiera vivir así, pero...

..es que yo estoy enamorada, y le quería sólo para mí.

Verás como encontramos a alguien que nos quiera de verdad.

-¡Ya! -Que sí.

Por lo menos cuatro o cinco meses seguidos.

(Joé con el amor de las narices).

(En cuanto uno se enamoraba ya no paraba de sufrir).

(No sé qué nos pasaba a los Alcántara...

..que en cuanto nos enamorábamos ni dormíamos, ni comíamos, ni nada...).

(Esto del amor era peor que las paperas y la gripe todo junto).

¡Han salido los periódicos de la tarde! ¡Vamos, que se agotan!

¡Hoy pisamos la Luna! ¡"Pueeeblooo"!

-Cómo que "la pisamos". Será que la pisan.

-Qué ignorante, Desi. La Luna la pisamos todos. La Humanidad.

-Nada, la pisan los de siempre, los americanos...

Y qué, ¿viene el rey o no? -Todavía no, pero está al caer...

-Ese seguro que no viene. Anda, dame el Madrid...

-Luego te lo pago, Cervan. -Como quieras.

¡Pueblo, Madrid, Informaciones! Que se agotan...

-¡Última hora de los astronautas antes de llegar a la Luna!

Casi me pillas la mano, macho. Ahí.

Diles que ya está.

Distinguido público, nos disponemos a hacer el primer acontecimiento...

¡Pues no, no, esperad un momento!

¡Nos falta lo más importante! ¿El qué?

Hay que meter a un animal. ¿De dónde lo sacamos?

Pues...hormigas, escarabajos... Vaya porquería.

Mi lagartija.¿La lagartija? Sí, esa que come pan.

-¡Como no lo lancéis, me devolvéis mis dos reales!Que te esperes.

-Vaya rollo. -No pienso pasarme toda la tarde aquí.

-¡Jobá, callaos, que nos estáis poniendo nerviosos!

-Yo espero cinco minutos, y si no me devolvéis mi dinero.

(Todos:) ¡Que lo lancen, que lo lancen, que lo lancen!

Vamos a por la lagartija.

¡¿Qué pasa?! ¡Vaya cohete! Que te esperes, niño.

¡Vamos a por la lagartija! Daos prisa...

Tenemos un problema técnico...

Pero cómo van a llegar a la luna. No me lo creo.

Pues claro que es verdad.A ver, ¿cuánto se tarda en ir a Benidorm?

Pues, unas 8 ó 9 horas en tren hasta Alicante,...

..y otra hora hasta Benidorm. Diez horas.

Y los americanos, van a la Luna en cuatro días. ¡Ya me dirás!

Pero si van en cohete. ¡Eso son paparruchas!

Ay, qué voces da Cervan...

¿Han llamado los fontaneros? Sí, que vendrán mañana.

Siempre mañana.

Pues cuando lleguen, si no estoy, les dices...

..que los saneamientos en una semana.

Hola. Buenas tardes, don Pablo...

Buenas tardes.

Ah, por cierto, me ha llegado la carta a casa.

¡Qué barbaridad, qué barbaridad!

Ven un momento, quieres. Quién, ¿yo?Sí, tú.

Coges un taxi y te vas pitando para mi casa.

Pide la factura. Ya ha llegado la carta.

¿Está seguro?No ves que Lola la ha recibido.

Acabo de hablar con mi mujer, ¡y se lo he notado!

Entonces, ¿me marcho? Claro...

¿Te acuerdas de lo que tienes que decir?

Estabas con una mujer, y llegó el guardia...Me puse nervioso...

..y diste mi nombre...Para que no se enterara su mujer.No, la tuya.

Joder, claro, la mía. ¿Está claro, o no? Creo que sí.

¿Seguro? Que sí, que sí...

Venga, te lo piensas por el camino. ¡No me falles, por favor!

Haré lo que pueda, don Pablo... Si tú puedes, Antonio.

Es que no me salen estas cosas. Que sí, venga.

Antonio.¿Sí, don Pablo? Sin nervios.Joder.

¡Pichoncito!

Aquí no hay guardias.

Está hecho con un mecanismo... Todos se quejan.

Venga, que se van a ir. Estoy cansado.

¿Es ahí? Sí.

Joé, es preciosa. La cogí ayer.

Te la cambio por dos tebeos de "El capitán Trueno".No.

¿De "Hazañas bélicas"?Pues no. Sólo te la dejo para el cohete.

¿Puedo acariciarla? Sí.

-¡Ha salido "Pueblo" con las últimas noticias de los cosmonautas!

¡Todo sobre la llegada a la Luna! ¡La Luna es nuestra!

-Mira que está "pesao" el Cervan con los gritos.

Me da pena que se cierre la peluquería.-Pues a mí ninguna.

-Ni a mí, veréis qué bien nos va vendiendo vestidos.

¿A qué hora cierra la iglesia Eugenio? -A las tantas...

..¿vas a ir a hablar con él? -Pues sí. No dejo de darle vueltas.

Voy, me desahogo, y que me diga qué puedo hacer con lo de Miguel Ángel.

-¿A él qué le importa si tu novio está casado o no?

-¡Todavía no es mi novio! Si es por desahogarme...

..que esto no es vida. -Claro.

En América pocos curas, y montones de psiquiatras...

-¿Eso qué tiene que ver? -Pues que los curas son como los psiquiatras.

-Les cuentas lo que te pasa, y sales nueva.

¡Lean lo que comen los cosmonautas en la nave!....

-¡Ay, ya no lo soporto más!

¡Ya está bien! ¡Te compro los que quedan y deja de gritar!

-¡Últimas noticias de los cosmonautas!

Todos gritan.

¡La pecera! ¿Los peces? ¡Eso sí que no!

Los peces no, quiero la pecera. ¡Ni hablar!

Se parece mucho a una escafandra. A mí qué me importa.

Sólo hasta que lanzamos el cohete. Si se mueren mi madre me mata.

Los metemos en la bañera y no les pasa nada.¡Que no!

No eres un astronauta ni nada...

Bueno, vale, te la dejo, pero me la devuelves...

Vale, vamos a dejar los peces en la bañera.

¡¿Pero qué haces, chaval?! Están mucho mejor aquí.

Vamos a darles mi merienda. ¡Que se van a morir!

¡Los peces no comen galletas! Comen hasta personas.

¿No has visto los tiburones? Pero no son tiburones.¿Tú qué sabes?

(Esa tarde pasaría a los anales. Por fin España tendría su cohete.)

(Un cohete auténticamente español).

(Y encima tripulado, aunque fuera por una lagartija).

(Se iban a enterar los americanos de lo que valía un peine).

Valentina va a ir a contárselo a don Eugenio.

A contarle, ¿qué?Eso, que se ha enamorado de Gonzalo.

¿Si eso está bien a su edad? Yo creo que esa se casa, ¿eh?

¿Cómo se va a casar? Parece Antoñita la fantástica.

En cuanto él se lo pida. Y a mí me parece bien,...

..porque para vivir en un asilo, más vale que se case y se vaya con él.

Pues a mí, eso me parece una locura.

Y a mí, pero nosotras no estamos en un asilo.

Ya veremos qué hago yo cuando me metáis en uno.¡Otra vez con eso?

Nosotros no te vamos a meter en ningún asilo..Llaman a la puerta

Voy yo... Será Carlos...

¿Los señores de Alcántara? ¡¿Cómo?!

Los señores de Alcántara. ¿De parte de quién?

De Celia Altamira... Hija.

Hola.Hola, Mercedes... Es Mercedes, ¿verdad?

Pues sí... Pero pase, pase...

Es la madre de Marta... Ah, ¿cómo está usted?Bien...

¡Tony, ven, mira quién ha venido!

Por favor, siéntese. ¿Preparas café, madre?Sí, claro.

Y estaba yo allí... Diga.¡No, nada, nada!

"..estaba yo allí despidiéndome de ella y el guardia...

..y me puse nervioso y cuando vino el guardia...

..cuando vino el guardia le di mi... le di el nombre de don Pablo...

No sé nada desde hace 3 semanas, nada, ni una carta.

He llamado al colegio donde está, y me han dicho...

..que se ha ido de viaje con unos compañeros.

Menos mal que mi marido no sabe nada,...

Es que estos chicos. Ay, señor. Estoy desesperada.

Es que no sé por qué me hace esto. -Piénselo.

Cuando me llamó me dijo que estaba bien, estudiando mucho.

Perdónenme que haya venido así... Vi un papel con sus señas...

..y pensé que si había alguien que supiera algo de ella, serías tú.

No se preocupe... Ya verá cómo enseguida les llama...

Reconozco que nos hemos equivocado.

Ha tenido tantas cosas desde niña, que no le da valor a nada.

Es lo que siempre le digo a mi marido: la hemos educado muy mal.

Y quién no. Mis nietos no hacen más que quejarse.

Me daría con un canto en los dientes si hubiera tenido la mitad que ellos

¿Son los que hace usted? Pues sí...

Qué bonitos. Pero, ¿no cosía pantalones?

Sí, pero ahora hago vestidos.

Estoy a punto de inaugurar una tienda...

¿Puedo? Por supuesto.

Precioso.

Parece de boutique. Pero diez veces más barato...

Me da envidia. De verdad. Yo no sé hacer nada.

Antes sabía bordar, pero ya se me ha olvidado...

¿Para qué va a bordar? Si tiene quien se lo haga.

Bueno, me marcho. Por favor, si te enteras de algo, llámame.

Por favor, dile que nos llame. Sabes nuestro teléfono, ¿verdad?

Claro.

Adiós.Adiós, señora. Muchas gracias.

¡Pero, hijo...! Mira, mamá, déjame.

-La trayectoria es de 90 grados antes de llegar...

-¡Qué rollo nos estás soltando! -¡Venga, por favor!

-¡Esto es una estafa! -¡Que me devuelvan mis dos reales!

Os presento al primer astronauta del mundo español. Rita.

Joé, habéis tardado mucho. Joé, ¿qué llevas?Una escafandra.

¡Señoras y señores! ¡Empieza la cuenta atrás!

¿Que es eso?No sé, pero lo dicen los astronautas.

Venga, que el cohete va a calentar motores...

(Todos:) ¡Que lo lancen, que lo lancen!

Buenas tardes. ¿Está la señora? ¿De parte de quién?

Antonio Alcántara.Pase. Y espere un momento.

Voy a ver si puede recibirle. Gracias.

Ha llegado un señor que se llama Antonio Alcántara...

-¿Antonio Alcántara?

¡Ah, sí, Antonio Alcántara! -¿Le digo que pase? -Sí.

¡No, que espere! Ahora le aviso...

Espere un momento, por favor. Gracias.

Es que yo no sabía que estaba casado. -Ahora ya lo sabes.

Ya. Duermen en habitaciones separadas ¡Con eso se lo digo todo!

-El matrimonio es para siempre, para lo bueno y para lo malo.

-¡Padre, si es que no se quieren ni una miaja!

-Y si tú te metes en medio, menos se querrán.

Perdona que te lo diga, pero te has metido en corral ajeno.

-Vamos a ver, si aquí hubiera divorcio como en otros sitios,...

..no vivirían juntos, ¿a que no? -Somos católicos.

El sacramento del matrimonio es para toda la vida.

-Oiga, padre, está usted hablando como don Venancio.

-Hay cosas en las que no puedo darte la razón, Nieves.

-O sea, que si usted se enamorara a lo bestia, con perdón,...

..¿tendría que seguir siendo cura? -Es que los curas no se enamoran.

-Algunos sí, y han tenido que salirse de curas. Incluso se casan.

-¿Has venido a confesar o a discutir? -He venido a hablar,...

..porque me han dicho que usted era como los psiquiatras esos de América.

Pero si lo sé, no vengo. Perdone. -Nieves... -Buenas tardes.

(El padre Eugenio era, como se decía entonces, un cura progre).

(Pero había cosas que le costaba asimilar).

Ave María Purísima... -Sin pecado concebida.

(Como que el matrimonio no durase toda la vida).

(Y es que, aunque algunas veces no lo pareciese, era un cura).

(Un cura sin sotana, pero cura).

¡Cuánto falta?!¡Que te esperes! -Me estoy aburriendo.

-Que ya casi está. -Como no lo lancéis, y me dais mi dinero.

Joé, qué prisas.

-¡Vaya birria! -Vamos. -Lanzadlo ya...

Porque te dé un beso no significa que hagas un pecado.

Y además, aún ni siquiera te lo ha dado.

-Ha estado casi en un "tris". -Bueno, pero no es pecado. ¿Qué más?

-Pues que esta noche vamos a cenar juntos. En su casa.

Después vamos a ver la llegada a la Luna. Eso sí es pecado, ¿no?

-¡Pero cómo va a ser pecado! -¿Y si me besa?

-Y dale. ¡Tampoco! -¿Y si le beso yo?

-¡Tampoco! ¡Y se acabó! Ego te absolvo,...

...en el nombre del Padre, del Hijo...

-Gracias, no sabe qué peso me quita de encima. -Puedes ir en paz, hija.

¡Qué tardecita llevo!

La señora dice que pase...

EL señor que preguntaba por usted...

Buenas tardes. Buenas tardes.

Mi chica ha dicho "Antonio Alcantara",...

..y no caía quién era. ¿Pasa algo? Mi marido no está...

No, si ya sé que no está aquí. Está en la obra...

Es que tengo un problema gravísimo. No sé cómo empezar.

El caso es que he hecho algo imperdonable,...

..y como don Pablo se entere... me echa, y con razón.

¿Qué es lo que pasa? Unalocura. Una estupidez.

Le juro que me llevo muy bien con mi esposa.

Llevamos más de 20 años juntos... ¿Qué quiere usted contarme?

No sé adónde quiere ir a parar. Perdóneme usted...

El viernes conocí a una mujer, una tontería, pero, había bebido...

En fin, estábamos hablando, llegó un guardia y nos puso una multa...

¿Una multa? Sí... Qué vergüenza...

El caso es que no sé por qué lo dije, fue un pronto,...

..pero en vez de decir mi nombre, di el de don Pablo.¿El de mi marido?

Fue por culpa del alcohol, es que no estoy acostumbrado...

Entonces,... ¿qué quiere usted que haga?

Quería pedirla que, por favor, no le diga nada a don Pablo.

Si me echa, yo no sé qué voy a hacer...

Y mi familia no tiene la culpa de mi mala cabeza...

Está bien, pero lo hago por su esposa.Gracias.

A ver si tienen ustedes un poco más de sentido común...

Sí, señora... No volverá a pasar. ¡Margarita!

Eso que hacen ustedes... ¡no tiene perdón de Dios!

¿Me llamaba? -El señor se marcha. Acompáñelo a la puerta.

Muchas gracias. No hay de qué

(Hoy existe el divorcio. La mujer tiene independencia económica,...

..y no necesita la autorización del marido para tener cuenta corriente).

(Pero entonces...

..estaba obligada a aguantar dentro del matrimonio carros y carretas).

Que no es normal. Ella tendrá sus ideas, pero va a lo suyo.

No es normal que la pobre mujer, venga aquí preguntando por su hija.

Vaya disgusto que tiene. Y con razón.

No sé qué habría pasado si os llegáis a casar. Y perdona, hijo.

Ya sabemos de sobra cómo es Marta. Pero seguro que ha escrito,...

..y la tiene la Dirección General de Seguridad.

¡La policía va a retener las cartas de Marta!

Que Marta está fichada. Si cuando fui a despedir a mis amigos,...

..llegó la policía y les registró las maletas.

Tuvieron que enseñar hasta los calzoncillos.Puerta.

¿Está tu madre?

Estoy aquí, Nieves...

¿Qué te pasa?

Que Eugenio me ha tratado como si yo fuera una cualquiera.

Ay, qué desgraciadas somos las queridas...

Dice que me he metido en corral ajeno.¡Vaya corral!

¿Tú me crees capaz de arruinar el matrimonio de nadie?

Qué va. Pero te tenías que haber fijado en un soltero.

¡¿Pero dónde están los solteros?!

Porque si encuentro un soltero de mi edad es que tiene alguna avería.

Sí, claro, visto así. Tráele un poco de agua.

Yo es que no comprendo a su mujer.

¿Tú vivirías con tu marido si no le quisieras?

Si yo me llevara mal con Antonio, pues preferiría no vivir con él...

Es difícil vivir con un hombre llevándose bien,...

..conque llevándose a matar... Pues yo le quiero y le quiero...

Si tengo que esperar a que haya divorcio, me espero.

Porque alguna vez se morirá el Caudillo, ¿no?

Mire Matusalén, duró 750 años ¡No me diga eso!

Y vaya cura que tenemos.

Mucho tutear, muy moderno, no lleva sotana, pero es como todos.

No, no es como todos. Es distinto.

Te pilla don Venancio, y te excomulga.

Pues a mí me ha hundido. Ahora, esta noche...

..veo la llegada a la Luna con Miguel Ángel como está mandao.

¡Nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno,...

..¡cerooooo!

¡Jobá!¡Joé! ¡Macho, vaya pepinazo!

Cervan, no me calientes la cabeza...

..no sé lo que habrá oído esa sobrina tuya,...

..pero que si Franco se marcha viene el rey, sería una bomba.

La bomba monárquica. Ya era hora.

-¡La bomba! -¿Qué ha pasado?

¡He visto una lagartija salir por pies!

-¡Fuera, salid fuera! -Venga, pa'fuera.

Se les ha estallado la bombona de gas butano.

¡Pili, ¿qué pasa?! -No sé. Algo que ha estallado.

¿Hay fuego? ¿Qué pasa? (Una bomba).

¡El teléfono! ¡Voy!

¡Dígame! Hola, Valentina... ¿Sucede algo?

Al padre Eugenio le parece bien que Gonzalo me bese y cene con él.

¡Se da cuenta qué noche me espera? Juntos, viendo la Luna.

¿A que es maravilloso?Pues sí, es estupendo. Me alegro tanto.

Herminia, creo que he encontrado "mi media naranja".

(Jesús, la pobre, cómo está...). ¿Cómo dice?

No, hablaba para mí...

¿Y cuándo va a ir a buscarla? Hemos quedado a las nueve y media.

He pedido permiso a la monja y me ha dicho que sí.

Que se divierta. Mañana me lo cuenta.

Me voy a poner mi vestido azul. Bueno, ya le contaré mañana...

Adiós, hasta mañana.

Ésta se casa... Ay, cómo está la pobre.

Me has roto la pecera, macho. Pero si es una mierda.

Tú sí que eres un mierda. Yo la arreglo. Ahora vengo.

-Por vuestra culpa me la cargo. -A lo mejor no te castigan mucho.

-Ya verás cuando mi madre vea los peces en la bañera..

A mí me parece que ahí están mejor. -Ya. En la bañera se vive fatal.

Toma...¡Pero, macho, que aquí no caben peces!Que sí.

Me lo llevo, pero como se mueran... ¡te la cargas!

Es el jarrón de mi bisabuela. ¿Y se lo has dejado?

(No había caído en la cuenta que hasta los objetos más horribles...

..terminan por echarse en falta por las abuelas.)

(Y mi abuela para los jarrones, por horribles que fueran,...

..tenía una memoria de elefante).

-¡Coño! -¡Que te quemas!

-¿De qué os reís? Todas las desgracias me pasan a mí.

-Yo creo que esto es una señal del cielo.

-Mira, Eugenio, por favor, que no estoy para bromas.

Como pille al cabrón que ha hecho esto, ¡juro que lo mato!

¿Pero cómo ha sido?Ni idea.

Estábamos tan tranquilos, y ¡Bommmmm!

Estábamos tan tranquilos, cuando de repente ha entrado un obús.

Yo he visto una lagartija corriendo. -A lo mejor era un marciano.

¿Y no le ha dado a nadie? A mí me ha pasado de refilón...

-Esto tienen que ser restos del módulo lunar.

-Y menos mal que no nos ha caído un astronauta encima.

-Dígame. ¡Callad, callad!

Sí, un momento. Antonio.

¿Qué? Es para ti.

Diga.

Hola, don Pablo.

Estoy aquí, con unos amigos.

Sí, todo ha ido como la seda.

Claro. Le dije que había bebido más de la cuenta...

..que me asusté en cuanto llegó el guardia, y que di su nombre.

Creo que sí. Sí, sí, seguro.

De nada, don Pablo, para eso estamos. Buenas noches

¡Joder, lo que hay que aguantar!

¡Vamos a cenar! Vamos. ¡Vamos a cenar.

Luego vienen ustedes a ver la llegada de la Luna.

¿Pero a qué hora llegan? Esta noche.

Pero, cuándo? Sobre las doce o la una.

¿Puedo verlo? Quiero ser astronauta. Claro que sí, comandante.

¿Pero qué buscas, madre? El jarrón. No lo veo.

Estará por ahí. ¿Tú lo has cogido?¿Yo? ¡Yo no!

¿La niña no viene?Ha ido a buscar a Eugenio para que venga a verlo.

Puerta. Y voy yo.

-¿Está tu madre? -Sí. ¡Mamá, la vecina de arriba!

Pasa, íbamos a cenar. Perdonen que venga a estas horas,...

..pero es que llego a mi casa y me encuentro esto en la mesa,...

..con tres peces medio muertos. ¡Yo no he sido!

Lo estaba buscando. ¡Cómo que estaba en su casa!

Cuéntalo todo. -¡Aaayyy!

Carlos se puso la pecera en la cabeza, y se rompió.

¡¿Has roto una pecera?No. Sí.¿Sí o no?

Sí. ¡Me cago en la leche!

Sigue, hijo.Y cuando el cohete que dio en el bar de Tinín,...

¡¿Habéis sido vosotros?! No, hemos sido los tres.

A la cama ahora mismo, sin ver la televisión.

¡"Me cago en la leche, a tu cuarto!

Mañana compro la pecera. Se lo agradezco,...

..porque es que con esos bichos en la bañera no me puedo duchar.

No sé si este chico acabará en un cohete,...

..pero nosotros acabamos en el manicomio.

(Como siempre me habían pillado).

(Así que la noche que los americanos llegaron a la Luna...

..me fui caliente a la cama). (Y además, castigado sin verlo).

¿Por qué no te vienes a casa a verlo?-No, gracias...

-Lo oiré por la radio... -Pues nada, si te empeñas.

-De verdad, no es molestia. -No, de verdad,...

..prefiero quedarme en casa. -Como quieras.

-¿Qué ha pasado con Mike?

No me has contado nada.

-Pues, nada, que se acabó. Se ha ido a Londres, y ya está.

¿Y qué vas a hacer? -Pues, no sé...

-De momento ver cómo llegan a la Luna,...

..y la semana que viene me voy a Benidorm con mis padres.

Vamos a ver el mar.

¿Te importa terminar tú todo esto? -No, claro.

Es que me pongo muy mal cuando hablo de él.

No me gusta verte así. Me gustaría ayudarte, pero...

Es cuestión de tiempo, verás cómo se te pasa.

Perdona, ¿eh? Me voy a ir a casa.

Vengo mañana a verte, ¿eh?

Lo siento, de verdad, es que no sé qué me pasa.

Valentina, ¿no decías que ibas a ver la tele en casa de un amigo?

-Sí. Es que se está retrasando.

-¿Has cenado?-No, hermana, es que voy a cenar con él.

-Bueno, como quieras...

Urbano, que se me está usted durmiendo.

Eh, buenos días. -Buenos días. -Venga, vamos a la cama.

¡Que me dejes!

Te avisé de que no hablaras con ella, pero tú, ni caso.

Sólo le dije una mentira detrás de otra.

Para fiarme de vosotros... Tal para cual, don Pablo y tú.

¿Crees que me hace gracia? Le hubiera mandado a tomar por saco,-

..¡pero no puedo!Imagínate lo que habrá pensado esa mujer de mí.

¡Papaaaaaá!, ¿puedo ver la tele? ¿Te quieres callar?

Joé, si yo no he hecho nada. ¿No has oído a tu padre?

(Seguimos a la espera de ofrecerles la llegada a la Luna).

(Entre tanto, pueden ver la película "Confidencias a medianoche").

¡Hala, sí, "Confidencias a medianoche, dice!

Pues si ya empiezan a ir a la Luna con retraso, va a parecer la RENFE.

No, si no está el horno pa'bollos. ¡Ya lo sé!

Teléfono.

Dígame... Sí, soy yo.

¿Es usted Agustín?

Ah, el amigo de Gonzalo.

¡Que ha muerto?

Pero si había quedado con Valentina para cenar esta noche.

¡Dios mío! ¿Si hay algo que yo pueda hacer?

Sí, vive en un asilo... Sí, conozco la dirección.

Bien, iré a decírselo.

Gracias.

Estos ni llegan a la Luna ni Cristo que lo fundó.

No es como coger el metro, y cuando llegas a "Antón Martín" te bajas.

Como no lleguen pronto me acuesto. Estoy muerta de sueño.

-Pues yo me quedo a verlo. Y yo.-Y yo.

Cuando seamos viejos nos acordaremos de esto.

Yo ya estaré en un asilo. ¡Ya empezamos?

Abuela, nadie te va a meter en un asilo.

¡¿Ya han llegado a la luna?!

Como vaya, la Luna la vas a ver, pero en el culo.

¡Como no vea la televisión, no voy a Benidorm!

Este niño no se va a dormir ni a tiros.

Doña Valentina....

Doña Valentina...

Soy yo, el padre Eugenio.

Padre. ¿A usted también le han metido en el asilo?

-No, venía a hablar contigo -No sé si voy a poder...

..he quedado con Gonzalo, ¿se acuerda de él?

Vamos a ver juntos lo del cohete ese.

-De eso quería hablar. Valentina, tengo que decirle una cosa...

El mar será como nos imaginamos. Más grande.

Dicen que es la cosa más grande de todas.¿Sabes qué me gustaría?

Meterme en el agua, y nadar, y nadar...

Yo te enseño.Tú me vas a enseñar. Si no sabes.Pero voy a aprender.

¿Sabes lo que voy a hacer en Benidorm?

Pasear, aprender a nadar, que sí, que voy a aprender,...

..y comer paellas. Y a que lo disfrutemos, que ya está bien.

Quién nos iba a decir que íbamos a ir a Benidorm.

Y 12 días. ¡Y con dinerito en el bolsillo!

Yo no pienso dar un palo al agua. Tú, como una reina.

¡Ya, ya, yaaaaaa! Tony. ¡Tony, la Lunaaaaa!

Calla, que despiertas al niño.

Apaga la luz que se ve muy mal.

¡Pero eso qué va a ser la Luna! Esos son cuentos chinos.

Sí, madre, que es la Luna de verdad.

"To mentira". ¿No ves cómo se mueven?

Son cómicos...No, abuela, eso es por las botas.Por favor...

..que éste es un momento histórico.

(En unos días en los que en España, lo más que podía pasar,...

..era que el Real Madrid había ganado la Liga,...

..o que el Caudillo había vuelto a pescar un atún gigantesto).

(Nosotros mirábamos embobados a aquellos astronautas,...

..con la boca abierta, casi con ganas de llorar).

(Caminando despacito, nada menos que por la Luna,...

..a cientos de miles de kilómetros de la Tierra).

(Fue un día que no olvidaré jamás).

Realizado por: Purificación Arranz.

Cuéntame cómo pasó - T1 - Qué luna la de aquel día - Capítulo 31

Y al fondo, el mar

Otro de los sueños, no solo de Carlitos, sino de toda la familia Alcántara era conocer el mar, y la audiencia no olvidará nunca ese capítulo en el que se van de vacaciones a la playa. Seguro que las reacciones del pequeño Carlos le hicieron recordar a muchos ese momento en el que vieron por primera vez el mar. 

No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

# La playa estaba desierta, el mar bañaba tu piel,... #

# ..cantando con mi guitarra para ti, María Isabel. #

# La playa estaba desierta, el mar bañaba tu piel,... #

# ..cantando con mi guitarra para ti, María Isabel. #

# Coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa,... #

# ..calienta el sol. #

# Coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa,... #

# ..calienta el sol. #

# Chiviriviri, pon pon, pon pon. #

# Chiviriviri, pon pon, pon pon. #

# Chiviriviri, pon pon, pon pon. #

# Chiviriviri, pon pon, pon pon. #

# En la arena escribí tu nombre y luego yo lo borré,... #

# ..para que nadie pisara tu nombre, María Isabel. #

(..tendría que haber tenido capacidad para tres personas,...)

(..es decir, el hombre que tripula la nave y los dos a rescatar).

(Los problemas a resolver en una nave para 3 hombres...)

(..hubieran sido de tal alcance que ni siquiera la industria americana..)

(Los astronautas regresaron de la Luna...)

(..tras el viaje más sonado de la historia).

(Y los Alcántara íbamos a emprender otra aventura).

(Nuestras primeras vacaciones en la playa...)

(..no serían un avance para la humanidad,...)

(..pero era un sueño hecho realidad. Al fin, íbamos a conocer el mar).

Me hace una ilusión ir a Benidorm. No trabajar, pasear, comer paellas..

¿Tú qué vas a hacer?

Me ha llamado Alain Delon para ir a la Costa Azul,...

..y le he dicho que tenía un compromiso. Vamos, si estoy tiesa.

¿Y lo que tienes en la libreta?

¿Qué libreta? Estas sabihondas me ponen negra.

Negra me ponía en Benidorm si tuviese la tela que tú.

Como no subas a la azotea. El año que viene nos vamos todas.

Dios te oiga.

-No sé cómo, porque de esto poco. -Con lo que ganemos en la boutique.

Claro. Nos va a ir de maravilla. Ya lo veo, lleno de señoras.

Todo esto pueden ser los probadores. Y unos sillones monísimos.

Eso, llenos de colores.

De colores nada, a ver si va a parecer un bar inglés.

No empecemos.

Es lo que quieren, una boutique de señoras.

Esas son las clientas que vamos a tener.

Aburridísimo. ¿Y qué nombre le vamos a poner?

A mí me gusta Boutique Merche. ¿A que suena bien?

También me gusta. Mamá, me suena a mercería de barrio.

Mercería de barrio...

Debería ser inglés. Las boutiques tienen nombre inglés.

Un nombre divertido, "Groovy". ¿Groovy?

¡Sí, Groovy! ¿Qué significa?

Pues tonterías, Merche. Nombres raros ni uno.

A ver si van a creer que es un bar de señoras de 4 letras.

Ya se me ha ocurrido, se me ha ocurrido...

Vamos a ponerle "Nieves y Mercedes". Eso me gusta más.

"Nieves y Mercedes". Pues vaya nombre...

¿Y si lo juntamos? "Me" de Merche, "Ni" de Nieves.

"Me-y-ni". ¿Qué te parece?

¿"Meyni"? Suena muy bien. Suena hasta en inglés.

Mamá, inglés, inglés...

Decidido. "Meyni".

¿No va usted a la playa? ¿Yo a la playa? No.

Pero usted conoce el mar, ¿no?

Claro. De pequeño íbamos los veranos a Santa Pola. Pero ya no se puede ir.

¿Ya no le gusta?Claro que me gusta. Pero no se puede ir a la playa.

¿Y eso?

A ver. Hace poco ibas a la playa, había poca gente pero gente de orden.

Pero ahora está repleta de chusma y de basura.No será para tanto.

¿Quién va ahora a la playa? Gente con un transistor y el bocadillo.

Lo dejan todo lleno de basura y con muchos ruidos.

No es lo que era. Veranea cualquiera. ¿Y eso le parece mal?

¿Cómo me va a parecer mal? Es el precio a pagar por el progreso.

Fíjate tú, ¿quién iba a decirte hace unos días que podrías ir a la playa?

Pues nada, con tu familia, 15 días a Benidorm, como un señor.

En eso tiene razón. Como un señor.

Te vas a hacer rico vendiendo pisos. Gracias a mí.

Quite, quite...No, no. Pero el monte está lleno de desagradecidos.

¿Cómo desagradecidos? Sí, Antonio.

No os dais cuenta que Franco lleva muchos años preocupándose de vosotros

¿Qué tienen que ver mis vacaciones con el Caudillo?

¿A quién debemos esta paz y esta prosperidad? ¡Al Generalísimo!

En eso tiene razón, la paz y la prosperidad sí.

Pero estas vacaciones no tienen mucho que ver con Franco.

Estas vacaciones me las pago yo, gracias a usted.

Tú te las pagas. ¿Pero está lleno de desagradecidos?

Bueno, sí, claro.¡Todos dicen, sí, claro, pero nadie...!

Va, quítate el guardapolvo y vete, que te estará esperando Mercedes.

Tiene razón. Si no manda otra cosa. Que lo paséis bien en Benidorm.

Espera. Se me olvidaba.

La comisión de tu último piso. Muchas gracias, don Pablo.

Don Pablo... Que me ha puesto mil duros de más.

¿Mil duros? Un favor que te debía...

Joder, don Pablo, como un señor a Benidorm.

No vaya a ensuciar la playa también.

No se preocupe. Por mil duros me como hasta la arena.

Hasta la vuelta, que lo pase bien.

¡Vosotros a trabajar!

Aquí todos quieren irse a la playa. A ver quién trabaja.

¿Qué me está diciendo, Valentina?

Como lo oye, un crucero por el Mediterráneo.

Yo pensaba que estando tan reciente lo de Gonzalo, usted estaría más...

¿Triste? Pues claro que lo estoy. Menudo disgusto. ¿Cómo voy a estar?

Pero a estas alturas una no puede hundirse. Hay que salir adelante.

Pero un crucero es de ricos. Ahora ya no es tan caro.

De todas maneras, le habrá salido por un ojo de la cara.

Pues, sí.

Pero ya se lo he dicho, Herminia, pienso darme todos los caprichos.

Para eso he vendido las joyas de mi madre.¡Valentina!

Sí, sí. Las guardaba para mi nuera. ¿Pero para qué?

Si mi nuera no me hace ningún caso.

¿Y su nuera qué ha dicho?

Se ha puesto hecha una furia. Ya se veía pavoneándose con las joyas.

Y cuando se enteró que me lo gastaba en un crucero, la que ha armado.

Como que las joyas deben ser para la familia.Eso sí que no, Herminia.

Eso de las abuelas siempre con sus familias se acabó.

Ahora tenemos que valernos por nosotras mismas.

No digo que no, pero... Pero, nada. Hágame caso.

Coja la cartilla y vámonos de crucero las dos.

¿Quién sabe si nos encontramos a dos millonarios?

¿Millonarios?

No tiene bastante con los señores del barrio.No, del barrio no.

Yo quiero millonarios de esos de un yate enorme.

¿Y qué hago yo en un yate? Solo de pensarlo me mareo.

Bastante me hago con ir a Benidorm.

No se queje, que su familia la lleva de veraneo.Sí que me llevan.

Lo que digo, es la manía que le ha entrado a la gente de ir a la playa.

Herminia, ¿usted no tiene ganas de ver el mar?

Bueno, sí, de ver el mar sí. Pero no se me ha perdido nada en Benidorm.

Ya verá con Carlitos cómo lo va a pasar.

Bueno, eso sí. Por mi nieto hago lo que sea.

Carlitos se va a volver loco cuando vea el mar...

Ya nos dará preocupaciones...

¡Eddy Merckx gana de nuevo la etapa!

Joé, siempre gana Eddy Merckx.

Y no vamos a poder terminar el Tour.

Sólo hemos hecho 5 etapas.

Lo acabamos cuando vuelva. ¿Qué vais a hacer cuando esté en Benidorm?

No sé. Vamos a apuntarnos para ser pajes.¿Pajes?

Como dice Cervan que se va a morir Franco y viene el rey...

Y va a necesitar muchos pajes.

¡Es que tienes unas cosas, Cervan!

Vosotros reíos. No sé cómo trato con gente tan ignorante.

¡Oye! ¡Que vais a joder la máquina!

Cervan, tienes unas cosas...

Si don Juan no traga a Franco. ¡Qué manía le ha entrado con el rey!

Que sí, que está al caer.

Yo preferiría que reinara Sissi Emperatriz.

Os lo he dicho 100 veces, que Franco lo tiene decidido.

¡Que lo sé de buena tinta!

Que sí, que tienes razón

Antoñito, te envidio que te vayas, para no aguantar a este.

Antonio, ya nos contarás lo de las extranjeras, ¿eh?¿Qué extranjeras?

Las que hay en Benidorm.

Antonio, tú, con ese cuerpo de torero que tienes, ¡vas a triunfar!

Pero si voy con mi familia. Voy a descansar, a dormir y a comer.

Sí, como los tres cerditos, no te digo.

Antonio, una cana al aire... ¡Una no, dos!

¡Con Merche, joder!

Papá.

¿Qué pasa?Que dice mamá que subas, que ya está la cena.

Bueno, hombre. Vamos a quedarnos un poco. Tómate una cerveza.

¿Te pongo una? Qué suerte tienes. Quién pillara esa edad.

Este sí que se va a poner morado.

¿Yo? ¿Dónde?

Ya sabes dónde.

¿Cómo dónde? En la playa, con las suecas.

Qué fijación con las extranjeras.

Si es que van medio desnudas.

Si es que vienen a España a lo que vienen.

Eso es cierto. Además, en Benidorm tocamos a 20 suecas per cápita.

No me asustéis al chaval.

Venga, Tino, cóbrame lo de todos.

Hombre, Antoñito.

¡Tómate la cerveza, hijo! Que sí.

Gracias.

Portaos bien mientras no estoy, ¿eh?

Y tú pórtate mal y luego nos lo cuentas.

Chaval, a ver si dejas muy alto el pabellón español.

Sí, sí.

-¡Venga, chaval! -¡Que se vea el carácter!

¡"Abur", desgraciados!

¡Cuídate, Antonio!

Anda, que qué suerte tienen algunos.

Todo el día detrás de la barra, no me iría yo a la playa...

Con qué placer me iba yo para allá...

¿Me llevaríais a mí?

No, que nos quitas las mujeres, Cervan.

Eso, que tienes más peligro que una caja de bombas.

El Cervan se las lleva todas.

Pues podríamos quedarnos aquí.

No seas así. Vamos a ver el mar, que no me lo creo...

¿Qué se me ha perdido viendo el mar?

¡Yo soy de secano! Con lo bien que se está en casa.

Va a pasarle como con la televisión. ¿Qué me pasó con la televisión?

Que no la querías ni ver y ahora que no te quite los anuncios.

No es pa' tanto.

El mar es para los extranjeros, que están muy pálidos.

¿Nosotros para qué queremos más sol?

Porque el sol y los baños de mar son muy sanos.

¿No se acuerda que los médicos siempre lo decían?

A los enfermos, nosotros estamos sanos.

Yo me quiero poner morenita. Y yo.

Yo pienso ponerme negro.¡Y yo! Todos os queréis poner morenos.

Antes, los que estaban blancos eran los ricos...

..y los pobres morenos, de trabajar al sol.

Es la moda. Ya, ya, la moda...

Ya os veo tomando el sol, como conguitos.Sin dar un palo al agua.

Tú como una reina. Que para eso están los dineros.

Hasta que no lo vea no me lo creo. El año pasado íbamos a ir y al final

Esta vez sí que sí. Yo tengo un pie aquí y otro en la playa.

Ya me imagino el chapuzón que me voy a dar.

Estoy aprendiendo a nadar, ¿sabes? ¿Tú? ¿Dónde?

¿En una revista? Es que las mujeres todo lo leéis en las revistas.

¿Cómo vas a aprender en una revista? No te pongas así. Aquí viene todo.

Mira, y al lado el último romance de El Cordobés. Esto no es serio.

¿Quieres verme o no? ¡A ver!

Una, dos y tres...

Pichi, ya te has ahogado. Te has ahogado.

¿Que me he ahogado?Si haces lo que dice esto te has ahogado.

¿Eres profesor de natación?No, pero estoy mejor informado que tú. Mira.

Un libro, Merche. ¿Cómo vas a aprender a nadar en una revista?

Mira lo que dice. Qué callado lo tenías...

Aquí, mira. Lo más importante es la coordinación de respiración y brazos

Pues eso, lo estoy haciendo yo.

Una... ¿Has practicado en la bañera?

En la del ministerio, que es más grande.

Una, dos y tres...

¡No, no, no...! Las patas así no, pichi, las patas como una rana.

¿Como una rana? Lo dice aquí.

Pon las patitas como una rana.

Y esto pa' dentro, coges el aire fuera y lo echas dentro.

¿No queda muy feo?

Te queda precioso, como una nadadora.

¡Ahora!

¿Le has dicho a los niños que no sé nadar?Si ya lo saben.

¿Por qué lo van a saber? Si no se lo he dicho.

Y en el Parque Sindical no me metí nunca en el agua, por si acaso.

A ver si crees que hago esto para fardar delante de ellos.¿Ah, no?

Lo hago para enseñar a Carlitos. Pero con un libro, hija.

Tú qué le vas a enseñar. ¿Yo? Mira.

A ver, listo.

Quita, y mira esto.

Mira la postura. Mira la postura. ¡Mira la postura!

Así. Venga.

Esto es para los chicos. ¡No, que es para todo!

Una, dos y... tres.

¡Coordinar!

Otra vez.

No, es que no te hundes de aquí. Levanta para coger aire.

Ahora.

Abajo, suelta.

Y las patas como una rana.

Dale.

Mamá.

Nada, nada.

¡Me cago en la leche! Me voy a destrozar. ¡Que no puedo cerrarlo!

Si es que llevamos muchas cosas... Que yo te ayudo. Llevamos lo justo.

Nos vamos 12 días y parece que emigramos.

Qué exagerado. Sí, exagerado.

Pon las sábanas ahí. ¿Más cosas?

No vamos a dormir en las sábanas de otro.

¿En el apartamento no había de todo? A saber quién ha dormido allí.

¿Que quién ha dormido?

Los cubiertos los he metido aquí. No, si... ¿También los cubiertos?

Claro. ¿En Benidorm no hay cubiertos?

Yo quiero los míos. ¿Te crees que aquello es la jungla?

No me caben las cosas en esta maleta. ¿Puedo meterlas ahí?

Claro que sí. Vuelve a abrir la maleta...¿Otra vez?

Mamá, ¿y mi meyba? No lo encuentro. Ni yo el mío.

Os he dicho que están en la maleta grande.Está en la maleta grande.

¿Y mis camisetas?¡También! Y las zapatillas de goma están en la mía.

Mercedes, tenemos que terminar la comida.¿Qué comida?

Que no, que picamos algo en el "Brillante" o en la estación.

O compramos bocadillos.A saber la porquería que hay en un bocadillo.

Toma, por si tienes que pagar algo.

¡El Investigador Submarino!

¿Qué tonterías haces? ¡Quítate eso! ¡Quítatelo y mételo aquí!

¡Hijo!

Es que quiero llevarlo en el tren. ¿En el tren? ¿Estás loco?

No empecemos, que el viaje es muy largo.Suena un claxon.

¡Ya está el taxi!

Voy por la comida.

Terminad de cerrar esto. Que no se os olvide nada.

A ver, Toni, si puedo.

¿Todo esto llevamos? ¿Sabes?...

Quita las sábanas, que allí hay. Mamá se va a cabrear.

¿Esto dónde lo pongo? Tranquilo, tranquilo.

Tranquilo, me voy a quedar sin ballestas.

¿Pone eso ahí arriba? Sí, también...

¿Llevas el dinero? ¡Sí!

¡Oiga, que no me cierra!

¡No le golpee! Ahora le pongo una cuerda.

¡Si no llegamos! ¡Venga, todos montando!

¡Antoñito!

¿No ves que tengo prisa? ¡Tráenos un regalo de Benidorm!

¿Qué queréis?Yo querría una sepia de esas grandes para un arroz.

¡Yo un par de suecas! ¡Que te den por saco!

¡Antoñito, cagaprisas! ¡Que no llego!

¡Ven aquí!

¿Y esto?Mira qué cámara te presto para que te hagas unas retrataduras.

Cuídamela. ¡36 exposiciones!

¿Qué hago?Está en automático. Solo tienes que apretar y pasar.

Ten cuidado, que es de su primo. ¡Échanos una!

¡Salid! ¡Una foto de despedida!

¡Asomaos!

-¡Señora Herminia, saque el gañote! -¡Una sonrisa!

¡Trae que no llegamos!

¡Mírame la casa! ¡Y tú mírame las suecas!

¡Antoñito, no te me pierdas por ahí!

¡Adiós!

¡Cuidado con los niños en el agua!

-¡Carlos! -¡Carlos!

¡Toma, para ti! ¡Es para que pesques un tiburón!

¡Carlos!

Toma, mi Madelman. Pa' que se bañe en el mar.

Venga, vamos. Ya voy. Adiós.

¿Dónde vas con esto? Me lo llevo a Benidorm.

No, no te llevas nada. ¡Pues si no va eso, yo no voy!

¡Venga pa' dentro, que te doy!

(Eso eran despedidas y no las de ahora).

(Hoy que somos ciudadanos de un país desarrollado no paramos de viajar,-)

(..y cuanto más exótico mejor).

(Visitar la selva de Borneo o el desierto del Gobi...)

(..sin toparse con turistas españoles es imposible).

(Pero entonces, las vacaciones en el extranjero eran un sueño lejano).

(Pasar unos días en Benidorm era todo un acontecimiento,...)

(..que despertaba la envidia y la admiración de todo el barrio).

¡Que está ahí! ¡Que llega el tren!

Joder, siempre a última hora.

Pasa, hijo, y vete cogiendo las cosas.

A ver, Merche. ¡Toma el balón, hijo!

¡Toni, toma! ¡Mira si es el número de vagón!

A ver, hija.

Traiga, Herminia. ¡La peste, Herminia, la peste!

Pero las sardinas son muy buenas.

Súbeme, Toni. Qué pesado eres.

Es que si no, no veo. Si eres enano, qué quieres que haga.

¿Seguro que es Benidorm?¿No has leído el cartel de la estación?

Es que no se ve el mar.Igual nos hemos confundido de Benidorm.

¿Cuántos Benidorm quiere que haya? No chilles a mi madre.

Puede haber un Benidorm de secano. ¡Que no!

¿Por qué no preguntas?He preguntado 3 veces, pero todos son extranjeros.

Entonces seguro que estamos en Benidorm.

Inés, ¿cómo se dice mar en inglés? "Si".

Joder, sí. ¿Que cómo se dice mar en inglés?

¡Se dice "si"! ¡"S-e-a"! ¿Qué quieres que diga si se dice "si"?

¿Mar se dice "si"? ¡Sí!

Qué tontería. Hijo, pregunta por el "si".

¡El mar!

¡El mar! ¡Carlos!

¡He visto el mar!

Es precioso.

Y azul.

Qué grande.

Parece que no se acaba.

¡Pero no tiene olas!

¿Dónde están los tiburones?

Lo tiburones estarán más adentro.

¡Vamos a buscar la casa! ¿Y a cambiarnos?

Sí, que ya tendremos tiempo de ver el mar.

Es precioso. Qué grande.

Qué bonito, ¿no?

Pero si parece un piso.

Mira que cómodo es el sofá.

¡Esta cama me la pido!

¡Mira, mira, lo que se ve!

Si se ve la playa. ¡Se ve el mar por allí!

¡Mercedes!, ¿y las sábanas?

Están en la maleta. No, las dejé en Madrid.

¿Las dejaste en Madrid? Sí, no podía cerrar la maleta.

¿Vamos a dormir con las de aquí? Claro.

Tienes menos seso que un mosquito.

Habrá que dar un repasito. Pero si está limpísimo.

Bueno, un barridito y luego la fregona...No hemos venido a limpiar

¿Y el cuarto de baño? ¡Vamos a la playa!

Hemos venido a disfrutar. Vamos a la playa, abuela.

¡A la playa! ¡Todos a ponerse el traje de baño!

Y cuidadito con bañarse, ¿eh?

¿Por qué no?Porque no hace 2 horas que hemos comido.

A ver si nos da un corte de digestión.

Mamá, eso ya no se lo cree nadie.

Haz caso a tu abuela. Si no pasa nada.

Mira lo que le pasó al Genaro. ¿A quién?

Al tío Genaro, se ahogó en el río.

Se bañó haciendo la digestión y se quedó de un repente.

No sabría nadar. ¿Y tú sabes?

No. Pues por eso, hija.

¿Y tú? Yo sí.

¿Me vas a enseñar? Claro.

¿Dónde se bajaba, Toni? No lo sé.

Qué preciosa vista, por Dios.

Poneos aquí, que os echo una foto.

¿Le decimos a alguien que nos la saque?¡No, hombre, no!

Pero juntaos más.

Una, dos y tres.

Id despacio para acostumbraros al... ¡Uh, qué frío está!

¡Está buenísima!

Hay una bandera amarilla que dice que hay olas y remolinos.

Qué va a haber remolinos. Tú ten cuidado.

Donde hay agua hay remolinos...

¡Ay!¡Aaaaah! ¡Aaah!

¡Venga, Inés!

Esto es vida, ¿eh?

Está tan buena. Mira, hay pececitos.

Está más fría que la del Parque Sindical, que parece sopa.

Ni comparación.Ya te decía que el agua de mar es otra cosa.

¿Sabes a quién te pareces? ¿A quién?

A Esther Williams. ¿A quién?

La actriz americana tan guapa que nada.

Ya sé cuál es. ¿Esa que hace así?

Esa, esa, esa...

¡Que no os vayáis muy lejos!

¡Chicos, no os vayáis tan lejos! ¡Donde hagáis pie!

¡Que no pasa nada!

¡Que no sabéis nadar!

¡Mamá...!

¡Si queréis os enseño yo!

¡Anda ya!

Mira, Merche.

Así,... respirando.

¡Papá, si no sabes nadar!

¡Merche, no, que te ahogas, tonta!

Que no metas la cabeza debajo del agua.

Te ahogas, tienes que respirar y sincronizar.

¡Carlos! ¡Carlos!

¿Qué pasa?

¿Dónde está Carlos?

Allí está. ¡Carlos!

Hola, mamá. Hola, papá.

Ay, hijo.

He cazado muchos tiburones.

¡Estás tonto! ¡No te vayas tan lejos!

¿Me vas a enseñar a nadar? Claro, cuando quieras.

Pero no te metas tan adentro. Mira, ven.

Ponte aquí, y dale con las manos y los pies.

¡Dale! ¡Muy bien!

¡Arriba! ¡Respira, hijo!

¡Cuidado, cuidado!

Vámonos, que ya llevamos mucho tiempo.

Vamos,... que se os encharcan las orejas.

Qué bañito. ¿Estaba buena el agua? Sí, abuela. ¿Por qué no te bañas?

En eso pensaba. A mis años, bañándome.

Yo aquí a la sombra, tan ricamente.

Pues yo me voy a tumbar al sol para ponerme morenita.

Cuidado con el sol, que es muy traicionero.

Por un poquito no pasa nada. Si a eso hemos venido.

Bueno, el que avisa no es traidor.

# Cuando calienta el sol, aquí en la playa,... #

# ..siento tu cuerpo vibrar cerca de mí. #

# Es tu palpitar, es tu cara, es tu pelo,... #

# ..son tus besos, me estremezco... #

Ay, madre, que me haces daño. Más te tendría que hacer.

No sé qué clase de madre eres haciendo que se pongan todos así.

Se estaba tan a gusto al sol. ¡Una insolación vais a coger!

Menos mal del vinagre. ¿Usted cree que funciona?

¡Claro que sí! Todos saben que el vinagre absorbe el calor.

Se oyen gritos. ¿Qué pasa ahí arriba?

Los vecinos extranjeros, que están de fiesta.

Estos extranjeros son unos desgraciados.

¿Por qué no compras una crema?

Sóplame un poquito. Como estás.

Pues yo me encuentro estupendamente. El vinagre es muy bueno.

Hijo, ¿cómo estás? Yo estupendamente.

Y yo. Los remedios de la abuela funcionan siempre.

Carlos, ¿qué pescas? Tiburones.

¿Y pican? No. Bueno, alguno sí.

Hoy también nos vamos a bañar, ¿no?

Sí, hijo. Pero tengo que enseñarte a nadar.

¿Y a bucear?También. Pero hundirse es fácil, hijo.

Lo difícil es flotar. ¿Pero tú sabes nadar, papá?

Pues, claro, aprendí hace mucho, pero es como andar en bicicleta,...

..una vez que se aprende no se olvida.

No es que sea el Tarzán, pero me defiendo.

¿Vamos a dar una vuelta? Venga, que si no, nos quedamos como estatuas.

¡Merche! Nos vamos a dar una vuelta.

¿Sin nosotras?Estáis las tres. Lo decía por no estorbar.

Las tres chachas, ¿no? Eh, ¿qué chachas?

Inés...Nada, que yo lo hago, pero no puede seguir así.

No discutamos. Mañana nos levantamos antes y ya está.Menuda solución.

Lo que hay que hacer es madrugar y aprovechar el sol. ¡Adiós!

¡Merche, no te olvides luego de la llave!¡No!

¿Y las sillas? Porque no lleváis las sillas tampoco.¡Llevaos las sillas!

Qué bares más raros hay en Benidorm. Es una taberna inglesa, papá.

Pues ya me contarás qué pinta aquí una taberna inglesa.Los turistas.

Los turistas, claro. ¿Y estos para qué vendrán a España?

Para ir a un bar como los que tienen en casa. Con más sol, eso sí.

Dos cervezas y un paquete de Rex. Sorry?

Dos cervezas y un paquete de Rex. No se entera, debe ser inglés.

Como si es japonés. ¡Dos cervezas y un paquete de Rex!

Eh... Two beers.

Ah, two lagers.

¿Tú sabes inglés? Algo sé.

Toma, ve fumando.

Que yo he pedido un paquete, ¿eh? Bueno, pero ve fumando.

"Veintei peseitas".

¿Cómo? "Veintei peseitas".

No he tomado la cerveza y está cobrando.

¿Se cree que me voy a ir sin pagar? ¿Qué dice?

Oye, espera un momento. No tienes ni papa de español, pero sí que cobras.

Mira cómo se ríe el "cachondo". Papá...

¿Cómo que papá? No se te puede sacar de casa.

Estamos en España y parece que los extranjeros seamos nosotros.

Aquí todos son de fuera, ¿no?

Diréis lo que quieras, pero esto no parece España.

Claro que es España, pero es diferente. A mí me gusta.

A ti lo extranjero y lo diferente te encanta.

A mí también me gusta, pero no entiendo estos letreros.

¿Cómo los vas a entender, si están en inglés?

Anda, que todo lo que no sea como el barrio...

A mí me gusta la playa, pero también el barrio.¡Di que sí!

¿Y también te gustan los precios?

Mira que cobrarnos 23 pesetas por un kilo de patatas.

Te dije de ir al mercado, estas tiendas tienen precios para turistas

Es que aquí solo vienen millonarios.

Son gente normal, como nosotros. Ya, pero mucho más feos.

No digas tonterías, hijo. ¿Has visto los coches que llevan?

Y las máquinas de retratar, deben costar un dineral.

Lo que pasa es que en el extranjero pagan mucho mejor.

Dirás lo que quieras, pero los veo muy diferentes.

Mira cómo están. De moja pan y chupa.

Papá, no es para tanto. Que no es pa' tanto, dice.

Mujeres así sólo las he visto en la película del espía.¿James Bond?

Sí. Pero de carne y hueso nunca, y todas juntas, menos.

Es que en el barrio muchas extranjeras no hay.

Por eso tienes que aprovechar.

Mira, Toni, mira, mira.

¿El qué? A las "nueve menos cuarto".

Que te está sonriendo.

Te está pidiendo guerra. Ve y dila algo.

No digas tonterías. Dila algo.

¿Y qué le digo? Dile...:

Tú sí que eres un monumento y no el de la Cibeles.

En inglés. ¿Qué más da en qué lo digas?

Le dices 4 frescas y se derrite, y si le cantas un bolero mejor.

Qué le voy a cantar un bolero.

¿Te pasa algo?Nada, que no voy a ponerme a mirarlas como tú.

Parece que te las vas a comer. No digas tonterías, que soy tu padre

Si lo digo para que aproveches que eres joven.

Si fuera por mí, no dejaba títere con cabeza. Mira cómo están.

No tienes que llegar a nada, pero si no lo intentas...

¿Quieres que me ponga a perseguir extranjeras como un ligón hortera?

¿Y eso qué es? Háblame en cristiano, que no te entiendo.Déjalo.

Todavía estás con lo de Marta, ¿no?

Mira, para olvidarse de una mujer, lo mejor es otra mujer.

Da igual. Vamos a la playa, que tu madre nos estará esperando.

Papá, no es lo de Marta. ¿Que no?

No estoy con ánimos de ponerme... ¿Quién decías?

Pues esa que te está mirando en la mesa.

¿La rubia? ¡Sí!

A mí me gusta la de las trenzas.

¡No, hombre, que no! Que la que está buena es la rubia.

Papá, que nos están mirando. Mira, cómo mira.

Está mucho mejor la de las trenzas. ¡Que no! ¡Qué sabrás tú!

¡La que está buena es la que está buena!

A mí me parece una vergüenza.

Están muy monas con esos bikinis, todas morenitas ellas...

¡Pues claro!Las jóvenes sí, pero hay señoras de mi edad con todo al aire

Y nadie les dice nada. Eso es otra cosa.

¿Y por qué no se va a poner lo que quiera?Porque no es lo mismo.

Ha pasado una extranjera mayor que yo, con unas braguitas...

..como un esparadrapo y un sostén que ni era sostén ni era nada.

Y unos colgajos de grasa que parecía el muñeco ese de Michelín.

Sí, reíos. Cualquier día vienen con los pechos al aire.

Con los pechos al aire, dice...

Hombre... ¿Ya está la comida?

La comida está ya helada. Claro.

Habéis tardado mucho. ¿Dónde habéis estado?

Dando una vuelta. "Dando una vuelta"...

¿No habéis encontrado a Carlitos? No, debe estar jugando.

No se preocupe, ya vendrá cuando tenga hambre.

¿Por qué no lo vais a buscar? ¿Ahora?

Igual no sabe volver. Voy también, así me muevo un poco.

Conque a dar una vuelta, ¿eh?

¿Tienes una cerveza fría? Sí.

Toma.

¿No quieres tú una? No, no quiero engordar.

Esto no engorda, esto es sanísimo. ¿Sí? Pues dame un poco.

Antonio, Antonio, Antonio...

¿Qué? Que te vas a quedar bizco de mirar.

Sólo es una miradita.Sí, una miradita. Que llevas todo el día.

Qué exagerada eres. Exagerada... Y deja a Toni.

¿Qué pasa con Toni? Que ya me he fijado que...

¿En qué?

Que le pinchas para que vaya detrás de las extranjeras.

Si es joven y soltero tendrá que ir detrás de las extranjeras.

Si es que no quiere. Que te pones muy pesado con lo de ligar.

A Toni hay que espabilarle, no puede seguir tan bobo toda la vida.

¿Pero no sabes el año que ha pasado? Claro que lo sé.

Pues entonces...

¡Carlos!

Tendríamos que habernos quedado en casa, y no pasaría esto.

Abuela, que lo vamos a encontrar. Estará jugando por ahí.

Es normal que juegue. ¡Carlos!

¡Carlos!

No vienen. Ya vendrán.

Ese es capaz de haberse metido en el agua.

¿Cómo se va a meter si no sabe nadar?¡Ahí están!

¿Y el niño? No aparece por ninguna parte.

¡A ver si se lo ha llevado un extranjero!No digas tonterías.

Si le he dicho que estamos junto a la bandera.

¿Pues ya me dirás dónde está? Estará jugando. Ya vendrá.

¡Hola!

Hijo, ¿dónde estabas? Jugando.

Menudo susto nos has dado. ¿Eres idiota o qué?

¿Y esta niña?Es Ulrika. Es una amiga mía. ¿Hay comida?

Sólo quedan bocadillos de chorizo. ¿Quieres un bocadillo de chorizo?

Que no habla español. Es que es sueca. Déjame a mí.

¿Tú... querer... bocadillo... "ñan, ñan"... chorizo?

Joder, no es listo ni nada. A ver si aprendes de tu hermano.

(No es por presumir, pero el único que ligó en Benidorm fui yo,...)

(..y además con una sueca, ¡casi nada!).

(Ulrika fue mi primera novia extranjera, y la última).

(Cuando llegué a la adolescencia, a finales de los 70,...)

(Franco había muerto, las españolas habían renunciado al celibato...)

(..y la popularidad de las extranjeras caía en picado).

¿Te ayudo, Antonio?

Anda que nos cuesta hacerlo a nosotros.

¡Carlos, que nos vamos!

¡Ya voy!

Adiós, Ulrika.

Hay que hacer la cena.

¡Un momento, un momento! ¿Vais a dejar esto así?

¿Qué pasa?¿Cómo que qué pasa? Mira cómo dejáis la playa.

Que no es pa' tanto. Si esto es un basurero.

¿Qué te ha dado con la basura? Que luego dicen que somos chusma.

Qué vamos a ser chusma, papá.

¡Sí, chusma! Esa gente que va a las playas y lo llena todo de mierda.

Pero, Antonio...

¿Dónde meto esto? ¡Que no somos chusma!

El primer día de playa y todo lleno de mierda.Mételo aquí.

Venga, vámonos.

Toni, hijo, ¿Vienes? Papá, un momento.

¿Vienes o no?¡Que está hablando Franco de la monarquía!

(..ha dado claras muestras de lealtad...)

(..a los principios e instituciones del régimen,...)

(..se halla estrechamente vinculado a los ejércitos de tierra, mar y aire,)

(..en los cuales forjó su carácter y al tornar de los últimos 20 años,...)

(..ha sido perfectamente preparado...)

(..para la alta misión a la que podía ser llamado y, por otra parte,...)

(..al reunir las condiciones que determina el artículo 11...)

(..de la Ley de Sucesión de la jefatura del Estado,...)

(..he decidido proponerle a la patria como mi sucesor).

Que ha nombrado no sé qué... ¿El qué?

Que ha nombrado algo...

Lo que nos faltaba. Que vuelve la monarquía. Y encima este.

¿Van a coronar a Franco? Sí. Ahora se va a llamar Paco I.

¡Ay, madre mía!No, que va a nombrar sucesor al príncipe Juan Carlos.

¿Al príncipe Juan Carlos? Al nieto de Alfonso XIII.

¡Pero si a Alfonso XIII le echaron de España hace casi 40 años!

Y a su nieto le van a echar igual. No dura dos días.

Hijo, deja de decir tonterías, que estamos de vacaciones...

..para que vengas con la mierda de la política.Pero, papá...

Sssst. Quiero escuchar lo que dice el Príncipe.

Papá, mamá, en la televisión de los vecinos están echando al Príncipe.

Vamos a verlo.

(¿Juráis lealtad a su excelencia el jefe del Estado...)

(..y fidelidad a los principios del Movimiento Nacional...)

(..y demás Leyes Fundamentales del reino?).

(¡Sí, juro lealtad al jefe del Estado y fidelidad a los principios...)

(..del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del reino!).

(Si así lo hiciereis, que Dios os lo premie, y si no, os lo demande).

Pues no me parece que este hombre vaya a convencer a nadie.

Es que está muy nervioso el hombre. Imagina que te hacen reina.

A mí, ¿no? Sí, reina por un día. Calla.

(Plenamente consciente de la responsabilidad que asumo,...)

(..acabo de jurar como sucesor, a título de Rey,...)

(..lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado...)

(..y fidelidad a los principios del Movimiento Nacional...)

(..y Leyes Fundamentales del Reino).

(En esta hora pido a Dios su ayuda y no dudo que nos la concederá,...)

(..si, como estoy seguro, con nuestra conducta y trabajo...)

(..nos hacemos merecedores de ella).

Lo que va a durar. Le van a llamar "Juan Carlos el Breve".

No digas tonterías, que no sabes lo que dices.

¿No ves que es una maniobra del franquismo?

Joder qué de tonterías dice este niño.No son tonterías.

Los franquistas colocan al "Principito"...

..para seguir mandando cuando se muera Franco.¿Se va a morir Franco?

Qué se va a morir. No digáis tonterías. Vamos a cenar.

Qué sabrás tú, que eres un niñato que no sabe de la misa la media.

Si Franco ha elegido a este será porque es lo mejor para España.

Porque Franco, para abrir la mano, tiene que pensárselo muy bien.

¿Y crees que la gente se va a quedar cruzada de brazos...

..mientras le imponen un Rey?

Primero una dictadura y ahora una monarquía,...

..y la gente se va a quedar tan tranquila, ¿no? No, papá.

Que a la gente no le importa eso.

La gente quiere prosperar y vivir mejor y no andar en líos de política

A ver si te enteras de una vez.

Y te digo una cosa. Ahora vivimos mejor que nunca, pero muy bien.

¡Eso dices tú! Claro que lo digo yo.

Cuando muera Franco al "Principito" le echan y se proclama la república.

No digas tonterías.

Eso queréis cuatro desgraciados, quemar este país.

¿Frente a estos?, ¡claro que quiero quemarlo!Que no grites.

¿Venís a cenar u os quito el plato? No, ahora vamos.

Toni, esto es muy sencillo,...

(En ese momento, pocos apostaban por el futuro de la monarquía).

(Mi hermano y tantos otros la veían como un anacronismo).

(Ni mis padres estaban convencidos de que la Corona...)

(..pudiera darnos un futuro estable después del franquismo).

(Ese 22 de julio de 1969,...)

(..ni el más optimista hubiera pronosticado...)

(..que la democracia se consolidaría bajo la monarquía...)

(..y que Juan Carlos I nos iba a sacar de más de un aprieto).

Y no te consiento que me des lecciones de política.

¡Soy tu padre y no te lo consiento! No te doy lecciones.

¿Y qué haces? ¡Joder con el señorito!¡No me llames señorito!

¡Te llamo lo que quiero! ¡Ya está bien!

¡Que estoy harta! Hala, la otra.

¡Estoy harta de discusiones y de política! ¡Que ya no lo aguanto más!

He soñando toda mi vida con estas vacaciones y me las estáis amargando

No se lo puedo consentir.¡Me da igual lo que no le puedas consentir!

¡Se acabó tanto grito, la democracia, la dictadura!

¿También en Benidorm, hombre?

¿No podemos hablar del futuro del país?

¿Pero qué pasa?, ¿eres adivino? ¿Tú qué sabes del futuro?

¡El futuro será lo que Dios quiera!

Ahora estamos de vacaciones en la playa.

Unas vacaciones que a tu padre y a mí nos han costado mucho sacrificio.

¿Dónde vas, hija? ¡Al cine! Que estoy de vacaciones.

¡Y el que quiera que se venga y el que no que se quede!

Merche. Merche, habrá que terminar de cenar, ¿no?

Yo voy al cine.

Tú no puedes ir, es para mayores.

(Los turistas van a la plaza de toros para vivir...)

(..una de las aventuras más apasionantes de su visita).

(La capea).

La capea dice. ¿Qué sabrán los extranjeros de toros?

(Esperan en cuclillas la salida del toro).

(Luego sale la vaquilla, y las más valientes se arriesgan).

Hay que ver. Con todo al aire y toreando.

Si a eso le llama torear.

Lo que no hagan las extranjeras...

¿Habéis visto a esos dos melenudos encima de la vaquilla?

Pero que eso es una charlotada. Qué exagerado eres.

Que no es así.

¡Al rico bombón helado!

Estos extranjeros se cargan la fiesta nacional.

Son corridas para ellos, no creas que... ¿Os pido algo?

No, hijo. Yo... me está repitiendo un poco el gazpacho.

Qué asco me ha dado el tío ese.

¿De qué trata la película? Es de risa.

Me gustan a mí las de risa.

("Mia" que es grande esto. ¿No es una "miaja" más grande que el Ebro?).

(Ya me dirá cómo nos lo llevamos al pueblo).

Todos ríen.

("Míalas" cómo se tuestan. Como las tortillas).

(Primero un "lao", y luego la "vueltecica" y el otro).

Mira, mira cómo la está mirando.

No sé de qué te ríes tanto.

Pues de la película. ¿No ves la cara que pone?

La misma cara de "embobao" que tú cuando ves a las extrajeras.

¿Aún sigues con esas? No seas tonta, mujer.

Se te va a quedar a ti la misma cara de "pasmao".

¿No te gusta?

Está muy gracioso.

En cuanto muera Franco esto cambia.

Ni rey, ni nada. Se va a dar la vuelta a la tortilla en 2 días.

Toni, deja el tema, no puedo más de política.

¿Pero qué te pasa?

Nada, que estoy enfadada. Yo qué sé. Estoy despistada, Toni.

Toma, y yo.

¿Tú por qué?, si tienes futuro.

¿Futuro?

Sí, porque aunque te haya ido mal con Marta,...

..estás contento con tus estudios y haces cosas positivas por el barrio.

Tienes las cosas claras, pero yo no.

Inés, a ti también te han pasado muchas cosas este año.

Y lo has pasado mal con Mike y lo tienes reciente,...

..es normal que estés despistada.

Es que no es solo por eso. Es que siento que me han engañado.

¿Mike?

Sí, pero no es por él.

Es que antes me decían una cosa y ahora me están diciendo lo contrario.

¿Quién? Es que no te entiendo.

La gente, todo el mundo. No lo entiendes porque eres hombre.

¿Pero qué tontería dices? ¿Qué tendrá que ver?

Pues todo, tiene que ver todo.

Porque a ti te han educado de una forma y a mí de otra.

A mí me han educado para casarme, para ser madre y ser ama de casa.

Te han educado así porque a papá y mamá les han educado así.

Pero ahora es distinto.

No es distinto. Lo que ha cambiado es que ahora no tengo ni que ser madre,-

..ni casarme, ni nada. Y no sé qué hacer, ¿me entiendes?

Pues mejor.

¡Pues no, porque no sé hacer otra cosa!

Pero tienes libertad.

¿Pero qué libertad? Si no sé lo que quiero.

A veces envidio a mamá.

No digas tonterías. Pero si mamá se pasa el día trabajando.

Pero da igual, Toni. Mamá está contenta y sabe lo que quiere.

Y se conforma con lo que tienen, pero yo no, ¿me entiendes?

Yo no sé lo que quiero y no me conformo con lo que tengo.

Y no sé qué hacer.

No sé qué hacer, Toni... Siempre estoy de mal humor y...

Yo creo que no me voy a conformar nunca con nada.

¿Y qué hago ahora? Si no valgo para nada y encima mi novio me deja.

Ya, ya, ya...

Anda, ven aquí.

No lo pienses, tonta.

(Ya las traeremos pa' la inaguración).

Está muy bien.

Me he pegado una panzada de reír.

Es que son muy buenos estos artistas.

A mí Paco Martínez Soria y José Luis López Vázquez me gustan mucho.

Son estupendos. Las caras que ponen...

¿Todavía estás así, mujer? Es que eso no se hace.

Pero si es una tontería.

Una tontería... Que no me gusta que mires a otras cuando estás conmigo.

Bueno, ni cuando no estás.

Si las he mirado en el cine, ¿quieres que no vaya ni al cine?

En el cine y en la playa. ¡Que no!

Si quieres me pongo un bikini de esos pequeñitos.

Lo que te faltaba. Quita, quita.

Como veo que te gusta. A ver si consigo que me mires también.

Que me estoy quedando anticuada. Qué va, estás muy guapa.

Sí, guapísima.

Está bien, es la última vez que las miro. ¡Ni en el cine, Merche!

Ni que pongan delante a Sofía Loren en cueros.

Lo que quieras, pero no sigas así, que estamos de vacaciones.

Hemos trabajado mucho este año. Sí, ha sido un año muy duro.

Pero mira, hemos salido adelante.

El año próximo será el mejor con mi tienda de modas.Y la construcción.

Y la construcción. Que siempre hablas de la tienda.

El año que viene vamos a salir pa' delante.

Vamos a venir a veranear aquí. Sí, sí. Pero no en tren. No, no...

¡En coche! Pero no en un 600, ¿eh? En un 850,... azul.

Tú sigue soñando. Que no estoy soñando.

Vamos a venir como los extranjeros. No a un apartamento, a un hotel.

¿Sabes que hay hoteles que llamas y dices: ¡Súbame la comida!,...

..y te suben la comida?

Y nos liamos la manta a la cabeza. Que no nos liamos nada, mujer.

Que se acabó la época de las estrecheces...

..y llegar a fin de mes sin un duro.

A partir de ahora vamos a vivir como se vive, bien.

No sé, Antonio, no sé. Estoy preocupada.

¿Por qué?

No sé, por si pasa algo.

¿De qué?Pues con todo este lío de Franco y el Príncipe, que...

¿Tú crees que nos van a cambiar las cosas?

Pues ahora que no está Toni, no lo tengo claro, pero creo que no.

Hay que tener esperanza. Con todo lo que hemos trabajado...

Ahora que nos van bien las cosas cómo van a cambiar.

No, yo creo eso está atado y bien atado.

Lo que hay que hacer ahora es trabajar. Y mucho.

# Jamás la hiedra en la pared podría apretarse más. #

# Igual tus ojos de mis ojos no pueden separarse jamás. #

# Dondequiera que estés, mi voz escucharás... #

# ..llamándote con mi canción. #

# Más fuerte que el dolor, se aferra nuestro amor... #

# ..como la hiedra. #

# Como la hiedra. #

Aquí ponemos la torre.

Para que no entren los piratas.

No, hombre, no. Si estos son de antes de los piratas.

Estos son de la época del Cid Campeador. Que llevan casco.

¿Has visto algún pirata con casco? ¡No!

Ayúdame con la torre. Y mira, para que no suban.

Muchas piedras en el muro.

Y ponemos aquí al Cid Campeador y aquí al Capitán Trueno.

Vale. Y a Diego Valor también.

No, a Diego Valor no, que ese nació mucho después.¿Sí?

Bueno, pues a Diego Valor no.

¡Mira, Ulrika!

¿Quién?

Vamos a verla. Hijo, que no he terminado la torre.

Bueno, da igual. Venga, vamos a verla.

¿A que es guapa?

Sí que es guapa.

¡Oye! ¡Merche!

¿Dónde llevas a tu padre? Se ha empeñado en ir a ver a Ulrika.

¿A Ulrika?Si la veis por el barrio no le digáis nada,...

..pero me gusta más que Maika. Me cago en...Es que es muy mona.

Mira, los padres de Ulrika.

Hola. Me llamo Sven y mi mujer, Ingrid.

Soy Antonio Alcántara. Mi señora, Merche.

Su hijo muy simpático. Ulrika dice que es su... ¿Cómo se dice? ¿Novio?

Menudo listo es... Su hija muy guapa.

Gracias. Sí, sí. Por favor.

Habla muy bien español.

No, poquito. Me gusta idiomas.

Estudio en academia, en Estocolmo.

¿Ustedes siempre aquí en Benidorm en verano?Sí, todos los veranos.

Casi todos. Pero todo verano.

¿Y ustedes también aquí siempre?

¿En España? No, no. Italia...Ella habla en sueco.

En Grecia, Chipre, la costa azul, en Francia también...

Me gusta mucho Mediterráneo.

¡Sol!

¡Claro! Porque en Suecia mucho frío. Sí, mucho.

Mucha nieve. Sí, mucha. ¿Ustedes conocen Suecia?

¿Suecia? No. No, Suecia no.

Tenemos casa en las montañas y vamos esquiar.

¿Ustedes? Sí.

¿Una casa? Sí.

¿De qué trabaja usted? ¿A qué se dedica?

¿Dedica? Sí, trabajo.

Ah, trabajo... Imprenta.

¿Cómo que imprenta? Imprenta.

Imprenta. ¿Yo también?¿Sí?

Yo también imprenta. Offset. Sí, claro, offset. ¿También usted?

La madre que me parió, si trabaja en lo mismo que yo.

¡En Madrid, yo... encargado... de imprenta?

Increíble.

¿Y qué otro trabajo? ¿Otro trabajo?

Sí. No. Solo imprenta.

¿Solo imprenta? Sí.

¿Solo imprenta? Joder, cómo viven.

¿Otro trabajo?Sí. Yo... por las mañanas vendo pisos.

¿Sí? Pisos.

Pisos. Yo... vendo.

Mira, papá. Calla, hijo, que te va a morder.

¿Y tienen coche? Sí. Tenemos 2 coches.

¿Dos?Sí, dos. "Una" de ella y el otro es mío.

¿Seat 600? Volvo.

Ah. Allí los 600 se llaman Volvo.

Ella tiene un coche. Sí, sí.

A la playa en verano y una casa para esquiar en invierno.

Un mes de vacaciones... Yo creo que todos los extranjero son ricos.

Yo pensaba que este era millonario y es un trabajador de imprenta.

Y no hay pluriempleo, pero con un sueldo vive como un obispo.

Vamos a sentarnos en esa barquita.

Y me ha dicho que es de un sindicato socialista.¿Y eso se lo permiten?

Se lo permiten todo. Pueden decir y hacer lo que quieran, menudos son.

¿Y qué sabrás tú de los suecos? Yo por lo que me cuentan.

No estarás pensando que nos vayamos a Suecia.

Pues no sé qué decirte. Si viven así...

¿Has oído lo que decía de su mujer?

Que se va sola de vacaciones con sus amigas.

Lo he oído. No he dicho nada para no ofender, pero vamos...

¿Que te parece mal que se vaya sola?

¿Cómo se va a ir dejando al marido y la niña solos? ¿Tú lo harías?

Pues no sé. Lo estoy pensando...

Cada vez te pareces más a tu hija.

¿Qué pasa?, ¿que las libertades solo son para vosotros?

No, que eso de las libertades está muy bien, pero con un límite.

¿Qué límite? Pues un límite.

¿Pero qué límite? Uno, uno.

La decencia, por ejemplo.

¿La decencia?

¡Claro! ¿El sueco tenía que haberle dicho algo a su mujer o no?

¿Por qué le tenía que decir algo?

Porque está enseñándolo todo y él tan campante. ¡No me digas que no!

Ah, o sea que te fijaste. Soy español, pero no soy ciego.

Tú es que te vas a quedar bizco de tanto mirar.

¡Papá!

¡Ya sé nadar!

¿Qué?

¡Que sé nadar!

Que sabe nadar.

¿Has visto? Que he enseñado a mi hijo a nadar en 3 días.

¡Abre más, hijo!

¡Así, así! ¡Cierra la boca!

Mira la gansa de la granja.

¡Madre, que nos vamos!

¿Seguro que queréis que vayamos a comer paella?Claro que sí.

Pero si tenía pescadito al horno.

Herminia, hoy tomamos paella para celebrar.¿Celebrar qué?

Para celebrar que estamos todos juntos, de vacaciones.

¿A qué restaurante vamos?

A uno que hace la mejor paella de Benidorm.Y enfrente del mar.

Qué lujos.A partir de ahora, vamos a vivir como suecos.

Venga, yo voy con mi suegra, que está muy guapa.

No, si vamos a merendar en vez de a comer, al final.

¿Has cogido la llave? ¡Sí!

Cuidado con mi suegra. Tú la falda muy corta.

Solo digo que de aquí a nada esto va a ser como Suecia.

Que sí, hombre, que sí.

Pero escucha, Suecia pero a la española, con mucho orden y respeto.

Eso sí, mucho orden. Qué exagerado eres.

Como se den las cosas como se tienen que dar...

Mirad, nuestra paella.

Si tiene hasta cigalas.

El tiempo que llevaba soñando con este momento.

Otra cosa que no tienen los suecos. ¿El qué?

Pues una paella como esa.Es que en España es donde mejor se vive.

¿Dónde se ha visto una paella así y un tiempo como este?

Cocinada y servida por españoles.

La paella de la señora.

Gracias.

¿Has visto? Señora. Pues lo que eres, una señora.

Voy a hacer un brindis.

¿Un brindis? Pues un brindis.

Brindo porque nos tomemos muchas paellas juntos al lado del mar.

Vamos a brindar... No, que no he acabado.

Más, más...

Quiero brindar porque estemos siempre juntos, ¡y no nos peleemos!

¡Eso, hija, eso!

Y quiero brindar porque nos vaya a todos estupendamente.

Y mejoremos cada día más.

¡Ya, mamá!, ¿no? Oye, Carlos...

Ya, ya.Espera un momento, que ahora tenemos que brindar todos.

Quiero brindar por la constructora "Ramírez, Sañudo y Alcántara",...

..y por la tienda de modas "Meyni".

Que vendan muchos pisos y vestidos para que nos saquen de pobres.

¡Por la construcción y por la tienda!

¿Y tú, Carlos?

¡Yo por las suecas!

¡Muy bien, por las suecas!

¿Tú, Inés?

Pues yo.. por la alegría, que ya estoy cansada de tristezas.

Venga, Toni.

Yo voy a brindar por la libertad. ¿Puedo?

Sí, hombre, sí. Vamos.

Un momento. Mi madre.

Pues yo... Yo brindo por la familia, que es lo que más me importa.

Pues venga. Todos.

¡Arriba! ¡Abajo!

¡Al centro! ¡Y pa' dentro!

Buenas tardes. ¿Les hago una foto a los señores?

Sáquenos una con eso.

Y tírenos unas con esta, por si acaso.

Carlos, deja la paella y ven.

(Cuando quiero recordar momentos felices de mi infancia...)

(..miro las fotos de mi familia...)

(..sentada alrededor de esa primera paella junto al mar).

(Habíamos cumplido un sueño).

(Es verdad que el futuro era incierto...)

(..y que mi familia seguía dividida entre los miedos de mis padres...)

(..y los anhelos de mis hermanos).

(Pero esa tarde, atiborrados de arroz y de felicidad,...)

(..el futuro nos parecía muy lejano).

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - T1 - A la orilla de los sueños - Capítulo 32

Cazando gamusinos

Carlitos era un niño de ciudad que no se iba a amilanar ante los chicos del pueblo, y por eso se ofreció el primero para ir a cazar gamusinos. La primera vez de Carlos en Sagrillas también dejó huella en la audiencia. 

No recomendado para menores de 7 años  Cuéntame cómo pasó - Cap.54 - Crónica de un pueblo
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Se nos hace tarde.

Arriba, Inés.

Qué frío.

Claro, he abierto la ventana. ¿Se te han pegado las sábanas?

¿Qué hora es?

La hora de irnos al pueblo.

Ya te he preparado la ropa.

Está toda planchada, para que la metas en la maleta.

Para que cuando llegues no esté hecha un churro.

Yo no puedo ir al pueblo.

¿Cómo que no? ¡No vengas con monsergas!

Tengo que hacer la prueba de La casa de Bernarda Alba.

Yo de eso no entiendo.

Y tienen contratada la gira por toda España.

Y, a lo mejor, van al extranjero.

Pero es que no hay más remedio que ir al pueblo, mujer.

La abuela Pura está muy mal y es el momento en que os echará de menos.

Os querrá tener a todos cerca.

Ya, pero...

¡No hay pero que valga!

Mira, Inés, hay momentos en la vida en que hay que sacrificarse.

Y los sacrificios se hacen siempre por la gente que se quiere.

Si no vas al pueblo, a lo mejor es la última vez que ves a la abuela.

Y eso no se te va a olvidar en la vida.

Ya habrá más casa de Bernarda Alba y giras.

Mirándolo así...

Así es como lo tienes que mirar.

¿Y sabes una cosa?

En Sagrillas son los mayos este fin de semana.

A lo mejor te toca un mozo guapo que te hace olvidar al Diego Barrios.

Que buena falta te hace.

¿Pero no vamos por ver a la abuela?

Claro que vamos por ver a la abuela.

Pero yo digo que hay tiempo para todo.

Anda, vístete.

Qué cara, te libras del cole.

Eso sí.

Hola. ¿Cuándo te vas?

Cuando venga mi padre.

¿Cómo es el pueblo ese? No lo sé, un pueblo.

Toma.

¿Esto qué es?

Yodo.

Menudo regalo.

Lo vas a necesitar. Cuando fui a Covaleda,...

..los niños se liaron a palos conmigo.

A mí no me va a pasar. Al que se pase le meto una "piña".

No les gustan los forasteros.

Igual que en el pueblo de mi abuelo. Se comen las nueces con cáscara.

Seguro... Eso es una trola.

Es verdad, yo me lo comí. Lo intenté, pero se me rompió un diente.

Josete, vámonos, que es tarde.

Un momento. Toma, espero que caces algún bicho.

Carlos, vuelve. Aunque sea viudo, pero vuelve.

Y no te hagas el chulo, que es peor.

Bueno, adiós. Os contaré cuando vuelva.

Carlos, tráenos algún regalo.

Hasta luego. Adiós.

Si el coche se porta bien, a media tarde estoy ahí.

No le digas a madre que vamos, para que no se preocupe.

Nada, Lorenzo, gracias. Hasta luego.

Adiós.

¿Qué le ha dicho? ¿Cómo está su madre?

Peor, Lola, está peor.

Lo que tiene que hacer es firmar todos estos papeles pendientes...

..y marcharse cuanto antes.

Le he puesto crucecitas donde tiene que firmar para que se vaya pronto.

Gracias, Lola, es usted muy buena.

Y usted, alegre esa cara. ¿No querrá que su madre le vea así?

No puedo, Lola. Desde que llamó mi primo tengo un nudo en el estómago.

Antonio, ¿qué haces aquí? Creí que te habías ido.

Aún no, pero cuando termine de firmar esto,...

..si no ordena nada más me voy.

Claro.

No me hace mucha gracia prescindir de ti ahora que empezamos las obras.

Pero es fuerza mayor.

Por eso le agradezco más que me dé permiso.

Antonio, un director gerente no necesita pedir permiso.

Además, madre no hay más que una.

Si te hace falta quedarte una semana o 10 días, pues te quedas.

Aunque te echaremos mucho de menos en la oficina. ¿Verdad, Lola?

Sí, don Pablo.

La oficina no será la misma sin usted.

Pues esto ya está.

Muchas gracias.

Otra cosa, don Pablo. Pensé en dejarle el teléfono de mi primo,...

..por si me necesita para algo.

Llame con toda confianza, que mi primo me da el recado enseguida.

Muy bien.

Dámelo.

Pregunte por la extensión 100 a la operadora.¿Lorenzo se llama?

Sí.

Antonio, si le pasa algo a tu madre, Dios no lo quiera,...

..recibirá una corona de Construcciones Nueva York,...

..porque no creo que yo pueda ir con todos los líos.

Don Pablo, no quiero ni pensarlo.

Ni lo piense. Verá como a su madre se le pasa todo en cuanto le vea.

Antoñito, ánimo.

Tu madre se va a poner bien.

Y ya que estás allí,...

..aprovecha a ver si vendes un par de pisos y te sientes mejor.

Se hará lo que se pueda.

Ánimo, Antonio.

Sí.

Me lo trae completo. Delanteros, espaldas, mangas y cuellos.

El martes. Adiós, gracias.

¿Cuántos te salen ahí?

12.

Pues tenían que ser 15.

¿Y estos cuellos?Por Dios, vete ya, que nos encargamos Pili y yo.

Te he dejado los pedidos hechos. Solo me falta poner un cartel...

..pidiendo más gente para las tricotosas.

Se lo dices a Pili que lo ponga. Sin falta.

Va a venir mañana el señor de los almacenes de Vallecas.

Que si no hace un gran pedido no le hacemos un precio especial.

Y si llama Emilia le dices...

Merche, de verdad. Vete ya. Y no te preocupes más.

Cuando vengas, Galerías Preciados va a parecer un tenderete a nuestro lado

Mercedes, no te preocupes por nosotras, como mucho nos matamos.

Desde luego.

Te he preparado en conjunto de punto.

Para que se caigan de culo los paletos.

Que no me voy de fiesta.

Llévatelo, que estás muy guapa con él.

Que no. ¿Cómo voy a llevar eso al pueblo?

Dile a tu suegra que se mejore y se venga con nosotros.

Que la pongo con una tricotosa para aumentar el negocio.

Qué cosas tienes.

Os he dejado el número del primo de Antonio, por si me necesitáis...

¡Por si nada, Merche! ¡Vete de una vez, mujer!

-Buen viaje. -Adiós.

Abuela, ¿has visto mi blusa verde?

No he visto tu blusa. Ya te he llevado todo lo que tenías sucio.

Hola.

Ya era hora. Mamá ha preguntado 20 veces por ti.

Estaba en el dentista con Mario, que le tenían que sacar una muela.

¿Has hecho tu maleta?

La hace mamá.

Esta vez no. Y límpiate, que tienes carmín.

Abuela.

¿Qué?

¿Crees que así son suficientes?

Hijo mío, no estoy ahora para nada.

Es que no sé si llevar más o menos.

Como no sé lo que vamos a estar en el pueblo.

¿Tienes la tortilla?

Sí, está ya. Es que me están poniendo nerviosa.

Claxon. Ese es Antonio. Date prisa, madre.

Me doy toda la que puedo.

¡Toni, termina la maleta de una vez!

Yo creo que está todo.

Si está todo vámonos, que cuanto más tarde salgamos más tarde llegamos.

Carlos, mira, hijo...

Este coche tiene 5 plazas y somos 6.

¿Me dejáis?

No. Pero cuando te avise te tiras al suelo.

¿Para qué? Para que no nos multen.

En cuanto te diga que te tires al suelo o veamos a la guardia civil,..

..¿tú qué haces? ¡Tirarme!

Pues eso.

¿Dónde vais sin maletas?

Antoñito, ten cuidado con la tercera, no me la rasques que quemas el motor.

Y cuando veas un recta, la directa.

No te preocupes, Desi, que conducir en carretera es más fácil.

(Aquel fue el primer viaje largo que hicimos en el coche de mi padre).

(Entonces recorrer los 195 km que separaban Madrid de Sagrillas...)

(..era toda una aventura).

(Recuerdo el olor a tortilla que impregnaba el coche...)

(..y un hormigueo en el estómago que no cesó en todo el trayecto...)

(...con el miedo de que en cualquier momento...)

(..la guardia civil nos podía multar por mí, el sexto ocupante).

Me acuerdo de la plaza y del camino del río. Bueno, tampoco mucho.

Es que no sé ni cuánto tiempo hace que vinimos la última vez.

Pues yo sí recuerdo la casa de la abuela, que tenía un patio muy grande

¿Y de vuestro tío Lorenzo no os acordáis?

Qué se van a acordar, Herminia. Y no me extraña.

Si hasta yo, después de 15 años, no sé si voy a saber ir a la plaza.

¿Y hay niños?

Claro que hay niños.

¿Y cómo son?

Como todos los niños.

Con 2 cabezas y 4 brazos.

¡Papá, dile que pare!

Estaos quietos. Qué pesaditos.

¡Cago en la leche, Carlos, para ya, que me estás breando la espalda!

¿Estás bien, madre?

Me estoy mareando un poco.

Pues abra la ventana, que para eso está.

Es que esto no va.

¡Inténtelo, que esa ventana funciona perfectamente!

A ver, madre. ¡Que se está poniendo blanca!

No es nada, hija.

¿Y ahora qué pasa?

No lo sé. Que me da tirones.

Papá, tengo hambre.

Joder. Yo también tengo hambre.

Qué pesados. ¿No podéis estar quietos?

Ahora va mejor.

Entre pitos y flautas se nos está haciendo tardísimo.

¿Entonces paro? Sí, para.

Si yo no tuviese mi casa me quedaría en casa de Purificación,...

..pero tengo aquí mi casa.

Si quieres me quedo contigo para que no estés sola.

Pues yo me quedo con vosotras.

Pero ¿a qué hemos venido aquí? A ver a la abuela Pura.

Así que todo el mundo en casa de la abuela Pura y no desparramados.

Perdona, no te ofendas, pero Purificación no es familia mía.

Herminia, no me diga eso.

¿Y yo dónde voy a vivir?

Hay que joderse.

Es normal que mi madre quiera irse a su casa.

Si yo no he abierto la boca. Que haga lo que quiera.

Tú no me has contado todo, ¿verdad?

Lorenzo me ha dicho que esta noche se ha puesto peor.

¿Peor?

Sí, peor.

Yo es que no tengo ni hambre.

No le des más vueltas. Si está peor nos la llevamos al hospital.

Pero no se me quita de la cabeza.

¿El qué?

Que a lo mejor este viaje es la última vez que la vemos.

No digas eso, hombre. Vamos a cuidarla y a mimarla.

¡Papá, el coche!

¿Qué pasa?

¡Que hay un charco negro muy grande!

¿Un qué?

¡Un charco negro!

Otra vez. ¡Me cago en... todo lo que se menea!

¡Me cago en todo lo que se menea!

Antonio...

Y el tonto de Desi, ¿no va y me dice que no le ahogue?

¡Y no me cuenta nada del aceite!

Menos mal que teníamos una lata.

Para un momento, Antonio.

¿Qué pasa?

Para. Hazme caso.

¿Dónde?

Aquí.

Corre, ven.

¿Dónde vas?

Ven.

¿No te acuerdas?

Claro que me acuerdo.

La cantidad de veces que hemos venido aquí.

Sí. A escondidas.

Pero si aquí había unas zarzas.

¿Ahí?

Sí, que me enganché la falda.

Me acuerdo de lo que me dijo tu madre el día siguiente.

¿Recuerdas lo que tardaste en darme el primer beso?

Poco, demasiado poco.

Poco, dice. La primera vez que lo intenté la mata estaba así...

..y cuando lo conseguí parecía un árbol.

¿No es el pueblo más bonito del mundo?

Es el nuestro.

Te has quedado pálido.

Después de 15 años no ha cambiado nada.

Ya has oído a mi madre, que dice que no es el mismo.

Que se han caído algunas casas y que cada vez está más vacío.

No sé cuánta gente se habrá ido, como nosotros.

Mucha. ¿Qué hubiéramos hecho de quedarnos aquí?

Pacer, como las ovejas.

Mira, la casa de Gregorio y Aniceta ya está cerrada.

Mira los tordos, Merche, que andan todos iguales.

Hasta Nicasio con las ovejas.

Macario. ¿No me diga que no se acuerda de mí?

Con las veces que he ido a su casa a por pan.

El "pa'rriba".

El mismo.

Me cago en el copón de la baraja. Si estás hecho un señor.

Se nota lo bien que se vive en la capital.

Se hace lo que se puede.

No es un tiburón como el de tu hermano Miguel, pero no está mal.

Buenas.

Me cago en diez, la "seca". Igual de guapa que siempre.

¡Nos vamos a quedar unos días, así que ya nos veremos!

Mucha prisa tenéis, ¿eh?

El niño, que quiere hacer de vientre.

Por qué no le dice a su hijo que me haga una torta de aceite.

Eso está hecho.

¿La familia bien? Bien todos.

Pues nada, arreando.

Venga, a pasarlo bien. Y la salud que no falte.

"El pa'rriba", no nos habías dicho que te llamaban así.

Joder, Toni, vaya viaje me estás dando.

Ayuda a tu hermana a subir el equipaje. Voy a ver a mi madre.

¡Mamá, el wáter, voy a explotar!

Madre mía, qué viejo está esto.

Yo la recordaba más grande. Abuela, ¿tu casa dónde está?

Por esa calle. Es un poco más arriba, a la derecha.

No sé si voy a aguantar aquí 4 días. Está muerto.

Cómo huele de raro.

Huele a vaca, a campo, a leña, hija.

Será eso, pero huele a rayos.

¿Y te has fijado cómo hablaba el Macario ese?

Menos guasa. Que si huele, que si está muerto, que si habla raro...

Que habéis nacido aquí.

-Abuela, no te pongas así. -No es para tanto.

Suena una trompetilla.

¡Se hace saber, por orden del Sr. alcalde,...

..esta tarde, a la caída del sol, como es habitual y manda la tradición

..en la plaza Mayor se procederá al sorteo de mayos y mayas!

¡Acudir a apuntarse media hora antes de dicho sorteo!

¡Felipe Fernández, alcalde de Sagrillas, lo ha dicho!

Liceria, has debido ser tú o tu marido el que los ha avisado.

Qué mujer esta, se pasa el día "marmeando".

Claro que me ha avisado Lorenzo. Y bien agradecido que le estoy.

Haceros venir. ¡Con lo que supone mover a toda la familia!

Tranquila, que así no hay quién tome la tensión.

Qué te habrán dicho estos.

La verdad, tía, que hace 20 días que no se puede levantar.

¡Eso no es verdad!

Es una verdad como un templo, doña Pura.

Todos los matasanos sois iguales.

Deberías volverte a tu pueblo.

Pronto. Ya he pedido el traslado a Sevilla.

Vaya una manera de recibirme. En vez de alegrarse de verme...

Me debo estar muriendo.

Qué dice, mujer.

El tiempo que hace que no vienes. Debe estar pasando algo muy grave.

Mire, dejemos la fiesta en paz, no he venido a discutir.

He venido a verla y a cuidarla.

Bueno, yo me voy. Si le sube la fiebre me llaman.

Yo no pienso avisarle.

Lo hará Antonio o lo haré yo.

En fin, que no se va a librar de verme.

Le acompaño.

Acompáñeme usted y nos presentamos en condiciones.

Es verdad. Madre, ahora vuelvo.

Pura, alegre esa cara, que han venido a verla.

¿Ha venido Carlitos?

Antonio ha dicho que han venido todos. Seguro que ahora vienen.

Demonio de crío.

Le quiero mucho.

Lo que le he echado de menos todo este tiempo.

Ay, Carlitos.

(En aquella caseta que apestaba a zotal no había ni lavabo ni grifos).

(Ya podía yo buscar la cadena y la cisterna).

(Me acababa de enterar de que la casa de mi abuela Pura...)

(...no tenía agua corriente).

(Para un chico de ciudad como yo,...)

(...acostumbrado a los baños alicatados y con agua caliente,...)

(...los rudimentarios váteres rurales de los años 70...)

(...eran todo un desafío).

¡Hijo!

¿Has terminado?

Estaba preocupada.

Es que no hay para tirar de la cadena.

Como que no hay agua.

Estamos en Sagrillas.

Hay que ir a buscar agua en la fuente.

(Y yo que creía que para tener agua solo había que poner un grifo).

La he intentado convencer, pero su madre se niega a ser hospitalizada.

El que la tiene que convencer soy yo.

Inténtelo. Yo llamo una ambulancia y le busco cama en Albacete.

Su corazón está muy débil. Allí podrán controlarla mejor. Pero..

Hábleme claro, doctor.

Ella se está dejando morir.

Ya.

¿Qué podemos hacer?

No darle disgustos.

Tranquilo. Yo llevo varios pueblos, pero intentaré pasar todos los días.

Gracias. Le acompaño, tengo el coche delante del suyo.

Purificación, Valentina le manda recuerdos.

Y me ha dado para usted esta estampa de Sta. Rita.

Póngala en la mesilla.

Cuando vaya a Madrid, le da las gracias.De su parte.

Inés.

Qué guapa.

Hola, abuela.

¿Cómo está?

Pues con un pie aquí y otro allá.

El mismo carácter. Eso es que está mejor de lo que piensa.

Estás hecho un hombretón.

¿Y Carlitos? ¿No ha venido Carlitos?

Hola, abuela.

Carlitos, qué guapo.

Mira, Licenia, mira qué nieto tengo.

Qué guapo y qué bien alimentado.

Siéntate.

Liceria,...

..cuántas ganas tenía de verte.

No sabes la de veces que le he dicho a Antonio: A ver si la llamo.

Pero un día por otro.

Yo también me acuerdo mucho de ti.

Pero cuando traen música a la plaza más.

¿Recuerdas lo que hacíamos...

..cuando te enfadabas con Antonio o yo con Lorenzo?

¿Cómo no? Que nos poníamos a bailar juntas para hacerles rabiar.

Venga, id saliendo, que ha dicho el médico que tiene que descansar.

¿Qué sabrán esos? ¿Por qué?

Habrá que hacerle caso, madre.

Liceria, si quieres te puedes ir a casa, aquí nos arreglamos.

Sí, pero si necesitáis algo me llamáis.

Claro, mujer.

Hijo.

Dígame, madre.

Que a un hospital no voy a ir. Eso que te quede claro.

Pero si va a ser mejor para usted.

Hijo, yo quiero morirme en mi cama de siempre.

Aquí, como Dios manda. Con mi familia alrededor.

¿Lo entiendes, hijo?

Sí.

Tú qué vas a entender.

Anda, dame un vaso de agua.

Mercedes, hay harina de almortas. Podemos hacer gachas.

A Antonio le van a gustar.

Ni agua corriente, ni butano, ni nada. ¿Cómo se puede vivir aquí?

Pues muy bien que se vivía. Yo no conocí el butano hasta Madrid.

Hay que ir a buscar leña pequeña para la cocina económica.Y agua.

Hay que hacer una limpieza a fondo.

¿Dónde vamos a cocinar?, ¿ahí? Claro.

¿Cómo?

Es fácil. Se ponen primero unos papeles, se prenden y luego astillas

Luego se le echa carbón y ya está. Se pone el puchero y a guisar.

Pero si no tiene para regular la llama.

Si quieres menos fuego dejas de avivar la lumbre.

Y abres o cierras el tiro a voluntad.

Madre, guarda la tortilla.

La voy a meter en la despensa.

¿No hay nevera?

No. La nevera es la parte más fresquita de la casa. La fresquera.

Anda, aquí hay ratones.

Seguro que Purificación tiene matarratas.

¡Mamá, un ratón!

Pero, hija. Qué cara ha puesto.

Se le salen los ojos de las órbitas.

¿Qué cara quieres que ponga?, si está asquerosa.

Si era un ratoncillo chico.

Era por lo menos así.

¿Pero qué hacéis? ¡A que no os atrevéis a salir!

Por lo menos es valiente.

No sé. Con ese pelo de chica.

¿A quién llamas pelo de chica?

¡A callar, que eres el forastero!

Joé, la niña no tira mal.

¡Retira lo de niña!

¡Lo retiro!

Ya vemos que eres valiente.

¿Dónde vives?

En Madrid.

¿Te ajuntas con nosotros? Bueno.

Nos tendrás que dar algo a cambio. Encima. Qué cara.

Vosotros me traéis un casco y yo os doy una jaula y un frasco de yodo.

Vale.

Yo me llamo Pedro, pero me llaman "el tuerto" por mi abuelo.

Este es "el melucho", pero no sabe por qué le llaman así.

Pero me gusta.

Yo me llamo Fernando, pero me llaman "el rana".

Yo soy Carlos y no tengo mote.

Te ayudamos.

Me debéis una botella.

Bueno, Inés, de algo te acordarás, ¿no?

Sí, del olor a humedad.

Humedad hay porque está cerrado. Pero abrimos y lo ventilamos.

¿Te he contado que aquí nació tu madre?

Sí, muchas veces.

Pero digo yo que aquí ahora los niños nacen en el hospital, ¿no?

Algunas mujeres todavía los tienen en sus casas.

El año pasado Maritere tuvo gemelos...

..y el médico del pueblo, que era nuevo, casi se muere del susto.

Pero eso es peligroso, ¿no?

Ya, pero antes la gente nacía y moría en su casa.

Las costumbres no se cambian de la noche a la mañana.

Santo cielo.

¿Qué pasa?

Mira. La humedad. Que no se pueden abandonar las casas, se mueren.

Yo tendría que saber esto.

Desde ahora voy a venir más a menudo.

No te eches la culpa, esta casa tiene muchos años.

Ya, pero... La compró mi padre, figúrate.

Si la viera ahora.

Anda, vámonos. A ver si se nos va a caer algo encima.

Bueno, sí, sal tú, ya voy yo para allá.

Ahí tienes.

Buenas tardes.

¡Mira quién se asoma!

¡El pa'rriba!

Si estás hecho un pincel. ¡No digas tonterías!

¿Qué tal, Ignacio?

Hasta pareces más alto? Que no, hombre.

Antonio, hijo, mira. Ignacio y unos amigos.

Clavadito a "la seca". Los mismos ojos, las mismas orejas...

Él es muy fisonomista. ¿Cómo va todo?

Pues unos mal y otros peor. Toda la vida lo mismo.

Dale un abrazo a tu primo.

No te había visto. ¿Dónde te habías metido?

Menudo chavalote tienes ya.

Toni, este es tu tío Lorenzo.

Estás muy cambiado.

Lo que estoy es viejo.

No quería decir eso. Si somos casi de la misma quinta.

No sé, pero yo tengo la cabeza llena de canas y tú ni una.

¿Qué tendrán que ver las canas? Ya me saldrán.

¿Os apetecen unos vinos?

¿Quieres un vino, hijo? Sí.

Ponnos 3 vinos.

¿Has visto a tu madre?

Sí. Ahí la he dejado, con Merche. No la veo bien, por eso te llamé.

Ya lo sé. Gracias.

Lorenzo, ¿la gente joven dónde está? ¿Tienen otro sitio donde ir?

¿Otro? Si este sobrevive de milagro. Si somos 4 gatos en el pueblo.

Se ha ido mucha gente, ¿no?

Sí. Los hijos de Juan Benito, ¿te acuerdas?

Sí.

Seis. Todos fuera del pueblo.

Unos en Alemania, otros en Barcelona, otros en Bilbao...

Y eso solo es un ejemplo.

No me extraña. ¿Aquí qué haces?

Lo que se ha hecho toda la vida, trabajar en el campo.

Éramos muchos para tan poco campo.

Y ahora sobran la mitad de las tierras.

Pero no vamos a hablar de penas. ¿Qué tal te va a ti?

No me puedo quejar. ¿O no, hijo? No.

Me han nombrado director gerente de una constructora importante...

..y Merche ha puesto una tienda que es...

¿Cómo se llama lo de tu madre? Una boutique.

Eso. Es una tienda que vende ropa, les va muy bien.

Ya se os ve. Anda que no habéis prosperado.

Los que prosperan son estos. Este estudia para abogado.

¿Y la chica? La chica no estudia.

Es actriz.

¿Cómica?

Cómica no. Ha hecho un Estudio 1. No es de esas de la revista.

Es actriz. ¡Aunque a mí no me gusta!

Me sale a mí un hijo cómico, le encierro y tiro la llave.

Eso pensaba yo, pero una leche...

Suena la sintonía del Telediario en la televisión.

¿Por qué se han callado todos?

El Telediario.

¿Tanto les gusta?

Es que es la única TV del pueblo.

(El gas acumulado en un socavón,...)

(..posible causa de la explosión en la calle Palafox de Madrid).

Mercedes, que no puedo más.

No sea niña, que tiene que comer.

Hay que ver. Un agujero en el tejado del tamaño de un camión.

Tú no vuelves por casa. A ver si se te cae encima.

Nada de lamentaciones. La casa se ha vengado de usted por abandonarla.

¡Purificación!, no haga leña del árbol caído.

Madre, ponte a hacer la cama a los chicos.

¿Dónde están las sábanas?

En el armario, pero no coja las bordadas, coja unas corrientitas.

No puedo más. Me va a salir el caldo por las orejas.

¿Dónde van a dormir los chicos?

En la habitación de Miguel.

¿Pasa algo?

No, nada.Como Miguel no está, no creo que tenga inconveniente.

Si le molesta, que duerman en el "sobrao".

Nosotros nos arreglamos donde sea.

A mí me da lo mismo. Pero que no revuelvan sus cosas.

Purificación, hija, tan delicada de salud y todavía gobernando.

Madre...

No, si no le falta razón.

Eh... ¿Qué hace una estrella volando tan bajito?

Si es un piropo, gracias.

Por si no lo has entendido, que estás más buena que el pan.

Anda, tirad pa'rriba, que sois más burros.

Hola, buenas tardes.

Hola.

Eres Inés, ¿no?

Pues sí.

Soy Luisa, seguro que no te acuerdas de mí.

No, lo siento.

Jugamos juntas un verano, tenías un saltador muy bonito.

Aaaah.

¿Vas a ir al sorteo de los mayos?

Pues... no. Es que no sé qué es eso.

Pues se sortean los chicos por un lado y las chicas por otro,...

..se hacen parejas.

El mayo que te toca tiene que rondarte un mes...

..y sacarte a bailar la primera en las verbenas.

Muchos, después han llegado a casarse.

Y si no te gusta el que te ha tocado.

Le das la espalda. Así entiende que no tiene nada que hacer.

No está mal pensado.

A mí me gusta un chico y estoy rezando para que me toque.

A ver si tienes suerte.

Oye, ¿y esa ropa que llevas?

¿Qué le pasa?

Es muy moderna, ¿no?

A mí mi madre no me dejaría ponérmela.

Es que la mía tiene una tienda.

Yo voy casi siempre igual. Esos pantalones tan apretados, ni hablar.

¿Y... tú aquí qué haces?

¿Yo? Pues ayudar a mis padres, ¿qué voy a hacer?

¿No has pensado en irte o algo?

Pues no. Yo aquí estoy bien y no tardaré mucho en casarme.

Me hace mucha ilusión tener marido y criar hijos.

Si me saliera bien el sorteo...

¿Y tú en Madrid qué haces?

Soy actriz y acabo de dejar plantado a mi novio porque no me quiero casar.

Pero las mujeres tienen que casarse.

Pues yo no estoy tan segura.

Suena una campanilla.

-A casa de mi abuela, ¿no? -Sí.

¿Te ayudo?

No sabes. Hay que hacerle una punta para cazar los gamusinos.

¿Qué gamusinos?

Lo que vamos a cazar mañana.

¿Cazar? ¿No sabéis que lo de cazar está muy mal?

¿Es que no veis a Félix Rodríguez de la Fuente?

No.

Este es una nenaza.

¿Seguro que tú has visto gamusinos?

Claro que sí. Muchísimos.

(No tenía ni idea de lo que eran los gamusinos,...)

(..pero mi honor estaba en juego...)

(..y el honor de un Alcántara estaba por encima de todo).

(Iría a cazar gamusinos y lo que hiciera falta).

(Haría cualquier cosa...

...con tal de que el Merucho dejara de llamarme nenaza).

Suena música de clarinete y tambor.

¡Va a empezar el sorteo del mayo!

¡Raimundo Reza!

¡Si quieres saber de suerte la maya que te ha caído,...

..María tiene de nombre, Asunción por apellido!

¡Basilio Martín!

¡Si quieres saber de suerte la maya que te ha caído,...

...Luisa tiene de nombre, Cámara por apellido!

Esos son tus párpados, son dos picaportes,...

..cuando tú los cierras yo siento los golpes.

Hay que fastidiarse. Cuando yo mayeaba no me tocaba tu madre nunca.

Me tocaban otras,...

..les hacía unas trastadas y me mandaban a tomar por saco.

¿Y se siguen ennoviando así?

No todos. ¿No me digas que no es la mejor forma de conocerse?

A mí me parece de lo más antiguo. ¿Sí?

Cuando se lo cuente a mis amigos se van a partir de risa.

Que no se rían tanto, que esto es una tradición,...

..y de la tradición solo se ríen los tontos.

Pues yo me río.

Tú estás despotricando desde que has llegado.

Es que más que un viaje a Sagrillas parece un viaje a la Edad Media.

¿Qué pasa?

Nada, que en ese paredón mataron a mi padre.

Papá.

¿Por qué has tardado tanto tiempo en volver?

Por la abuela.

Porque no soportaba la cara de reproche que me ponía.

¿Qué te reprochaba?

Joder, pareces tonto.

El haberme ido a Madrid y haberla dejado tanto tiempo sola.

Pero ¿y qué ibas a hacer?

Lo que hicieron otros, quedarse.

Y ahora mi nombre estaría en esa boina...

..y yo rezando para que no me tocara bailar con la más fea.

Es verdad... Mira que eres payaso.

Si tu nombre estuviera en esa boina te llamarían Antoñín "el seco".

Le da la extrema unción en latín.

Buenas, don Julián. Cuánto tiempo.

Buenas, Mercedes.

¿Le está dando la extrema unción?

Se empeñó Purificación. Yo no he llamado.

Y si tarda, me muero en pecado.

El Señor y yo sabíamos que aún no era su hora.

¿Pero cree que mi suegra está para darle los santos óleos?

La unción de enfermos debe darse a todo cristiano en peligro de muerte.

Yo quiero estar bien con Dios, por si las moscas.

Usted como siempre, Purificación.

Si se queda más tranquila.

¿Rezamos el rosario?

No sé dónde lo he puesto...

Tenga el mío.

Gracias, Herminia.

Se ponen todos a rezar.

Hola. Hola.

Había algunos que tenían que ir a otros pueblos a las verbenas.

Anda que no di vueltas hasta que conocí a tu madre.

Hola, Inés. ¿Qué haces?

Leer.

¿Qué tal está la abuela?

Hola, Antonio.

Tu madre acaba de recibir la extrema unción.

¿Qué ha pasado?

Tranquilo, está igual. Quería estar a bien con Dios.

Tú vete a casa.

Tengo que hablarte.

Pase.

No, acompáñame.

Tengo un recado para ti.

¿No me diga que tiene un recado de Dios?

Siempre tan bromista.

Últimamente no me he portado muy bien.

Usted dirá.

Te va a sonar un poco raro, pero allá va.

Don Mauro se ha enterado de que estás aquí y quiere verte.

¿A mí?

Sí, a ti.

Pero, ¿don Mauro padre o don Mauro hijo?

El padre.

Qué cosa más rara. Con don Mauro apenas he hablado 3 palabras.

Cuando era alcalde.

Vete a verle. Está muy mayor y lleva bastante tiempo sin salir de casa.

¿Qué querrá?

Me dijo que era importante.

Si le dijo que era importante, importante tiene que ser.

No te cuesta nada, así sales de dudas.

Eso haré. Muchas gracias, don Julián.

Si hay alguna novedad con mi madre yo le aviso.

De acuerdo. Y bienvenido.

Gracias, padre.

Es que no hay ni radio.

Toni, antiguamente poníamos la cazuela en el centro,...

..todo el mundo metía la cuchara y se hablaba de todas las cosas.

Sin radio y sin televisión no me entero de lo que pasa.

Por unos días que no sepas las noticias no te pasará nada.

Joé, qué gachas más ricas. Cuánto hacía que no las ponías.

Alguna cosa buena tendrá que tener este pueblo, ¿no, picapleitos?

A mí me gusta. Gracias, hijo.

Puedo estar sin TV y sin radio, pero...

Si tengo que vivir aquí, me muero de asco.

Ya, no me eches mucho.

¿Y esta papilla?

Son gachas, bien ricas.

Pues yo sí que no podría.

Luisa me ha dicho que solo piensa en casarse, menudo horror.

¿Qué quieres que piense? ¿En ser actriz y andar en furgoneta?

Tengamos la fiesta en paz.

No podéis entender cómo se vive aquí porque os habéis criado en Madrid.

Pero no olvidéis que nosotros sí lo sabemos.

Y os puedo asegurar que no se vive tan mal.

Cuando éramos jóvenes nos divertíamos mucho.

El pueblo de cada uno es el pueblo de cada uno.

Ya está bien. Comportaos como si fuerais unos niños mal criados.

Yo estoy muy contenta de estar aquí.

¡Solo me arrepiento de no haber venido antes!

Antonio.

¿Qué?

Tu madre ya está dormida. Me voy a la cama, estoy muerta.

Vamos a dar una vuelta. Mira qué noche tan buena hace.

Venga, pero solo calle arriba.

De verdad que estoy molida.

No me extraña.

A mí me has dejado de piedra con el discurso que nos has echado.

Es que no puede ser.

Yo entiendo que a los chicos les parezca esto aburrido,...

..pero no se pueden estar quejando todo el día.

Si no se lo diéramos todo.

Está el cielo cuajado de estrellas. Sí.

Hay muchas más que en Madrid.

No. Las estrellas son las mismas.

Pero aquí, como está más oscuro, se ven mejor.

No digas bobadas. Que sí.

¡Que aquí hay muchas más! Que no...

Y el silencio.

Se oye el aire.

Merche, a que no sabes quién es este.

¡Emilio, buenas noches!

¡Coño, el pa'rriba!

Ya me habían dicho que estabas por aquí.

Cómo ha "espurrinchado" este rapaz.

Lo dejamos hecho un niño y está hecho un señor.

Ya decíamos que o viene ahora que su madre está mal o ya no le vemos más.

Y tú, que en el pueblo dicen que nunca ha habido una mujer más guapa.

Ni más alta.

¿Y tú te has casado? Porque de pequeño todas te rondaban.

¡Emilio, Emilio, trae la palangana!

Me casé con una de Alcaraz. Joder.

Tengo dos niñas y un cabezón de 3 meses.Enhorabuena.

Me tengo que ir, que no veáis el genio que tiene la parienta.

Siendo de Alcaraz...

Ya lo sabes. Bueno, ya nos veremos.

Entra, no sea que duermas caliente.

Me acuerdo cuando quería ir a Argentina...

..y decía que tenía que aprender inglés.

¿Te ha hecho gracia? No.

¿Y por qué sonríes? Porque echaba esto de menos.

Yo me voy pa' casa. Tengo frío.

Merche, que voy, espera.

¿Sabes qué me ha dicho don Julián?

Que don Mauro quiere verme.

¿Don Mauro? Sí.

¿Para qué? Eso pienso yo, ¿para qué?

A mí no me gusta ese hombre. Siempre tan estirado.

Ha tenido siempre al pueblo a su servicio.

Lo que dijera don Mauro y punto redondo.

A lo mejor se ha enterado que me han hecho director gerente...

..y quiere invertir.

No, hombre, no.

Cada vez que me acuerdo de lo que le hizo al tío Venancio.

¿O no te acuerdas? Claro que me acuerdo.

Toda la vida trabajando para él y cuando cayó enfermo lo echó.

Aunque sea por cortesía, tengo que ir.

Haz lo que quieras. Pero estará más pa' allá que pa' acá.

Joder que si hiela.

Pasa, que me estoy quedando...

Desde aquellos palos hasta el árbol.

¿Todo esto?

Sí. Aquí veníamos con mi padre.

Me acuerdo de tu tío Miguel, que siempre se daba el piro.

No le gustaba el campo.

Plantábamos maíz, trigo, de todo un poco.

¿Este no es el tío Lorenzo?

Sí. Y el primo Andrés. ¿Te acuerdas del primo?

¿Del río? ¿Era el que jugaba yo...?

Cuánto bueno por aquí.

¿Paseando por la heredad como los terratenientes?

Será como el terrateniente de 2 palmos. ¿Cómo estás, Andrés?

Toni, tu primo Andrés.

¡Daos un abrazo!

Estaba enseñando esto a Toni.

De eso quería hablar contigo.

¿Conmigo? Sí.

Pues tú me dirás.

Muchas veces he intentado convencer a tu madre para que me las arriende.

Ya. Pero no ha habido manera.

Es una pena, porque una tierra sin labrar es una tierra muerta.

Y ahora que está tan mal... Parece que estás deseando que palme.

No lo tomes así. Pero tú en Madrid y tu hermano en Francia,...

..¿para qué las queréis? Yo las puedo sacar un rendimiento.

¡Mientras no sean mías nada!

No tengas prisa en enterrar a los vivos.

No es un delito querer amortizar el tractor que he comprado,...

..de quinta mano, pero son unos duros.

Hasta que esto no sea mío no se habla de esto. Parece mentira.

Lo que parece mentira es que hayas olvidado...

..que para sacar 4 duros al campo hay que trabajar de sol a sol.

Aquí me mato a trabajar pa' nada. Yo quiero trabajar en una fábrica.

¿En una fábrica? Aquí solo tenéis un bar, ¿no?

El cine lo cerraron hace años...

..y en el bar o juegas al dominó o te mueres de asco.

En Madrid hay montones de chicas, otra cosa es que te hagan caso.

Tengo que volver a arar. ¿Te vienes?

Sí.

Me he puesto como una mula. De bien nacidos es saber rectificar.

No te preocupes. Es que se me olvida lo duro que es esto.

Vamos a hacer una cosa, aunque sean aún de mi madre,...

..tú siémbralas y no perdamos más tiempo.

¡Que no! Hasta que no pase lo que tiene que pasar no hay trato.

¿Ves como eres un cabezón?

Pues don Mauro me ha llamado interesándose por las tierras.

¿Don Mauro? Sí.

¿Para qué quiere más tierras el tío este?

¿Y a mí qué me dices? Si tiene la mitad del pueblo.

Le traigo la leche para las pastillas.

Herminia,...

..no quiero ni una cosa ni la otra.

Pero si no le va a costar trabajo tomárselas.

Venga usted aquí.

Está usted helada.

Herminia,...

..me muero.

No diga tonterías. Si lleva más de un año diciendo lo mismo.

Estoy muy cansada. Ya no puedo más.

Pues no le queda que dar guerra todavía.

¿Qué le ocurre?

No tengo ganas ni de discutir.

Purificación.

No deje de hablarme, que me está asustando.

Herminia, vaya a la cómoda, por favor.

Y busque en un cajón.

Busque entre la ropa.

Busque, por favor se lo pido.

Tiene que haber un dinero.

Entre la ropa, busque bien.

Es suficiente para que nos diga una misa cada año...

..a mis difuntos y a mí.

Se lo pido por favor.

¿Lo hará, Herminia?

No se preocupe.

Gracias, Herminia. Hágalo, por favor.

Se lo prometo.

Está usted sudando.

Y antes estaba helada.

Esto no hay quien lo entienda.

¿Dónde tiene un pañuelo?

¿Y todas estas pastillas?

Las pastillas hace mucho que ya no pueden hacer nada.

Sobre todo si no se toman.

No se lo dirá a mi hijo, ¿verdad?

No se preocupe, no se lo diré.

Explota un petardo.

¡Como os pille os voy a dar de palos!

¿Has conseguido un saco para los gamusinos?Aún no.

Lo difícil no es cazarlos, sino que no se te escapen del saco.

Lo siento, pero hemos decidido que no te vamos a dejar llevar el saco.

Yo quiero llevarlo.

Lo llevo yo.

Ya te lo hemos dicho, es lo más complicado.

¡Y eres el forastero! Pues si no lo llevo yo, no voy.

La nenaza va a ser más valiente que nadie.

Iremos al atardecer.

A mí no me importaba llevar el saco.

¡Manuela!

¡Ya va!

Madre mía. Qué cara te haces de ver.

¿Esa es tu hija? Clavadita a su padre.

Micaela, mira quién ha venido.

La madre que te parió. Quién te ha visto y quién te ve.

Estás más joven que cuando te fuiste. Qué exagerada.

Y esta tu hija Inés. Cómo pasa el tiempo.

Y qué corte de pelo, y qué ropa.

Nada especial. Mi hija, que es peluquera y me lo arregla.

Y es que he montado una tienda de ropa en Madrid.

Cuidado con la seca, que parece una modelo de las revistas.

No es para tanto.

¿Y tú ya estás casada?

Qué va. No tengo novio. Es que trabajo en el teatro.

¿Y vuestros maridos cómo andan?

Como siempre, igual de cabezón. Un poco más gordo y más calvo.

Ahora se ha comprado una furgoneta y reparte por toda la zona.

¿Y el tuyo?

Lucio se fue a Barcelona. Está en una fábrica de cristal.

La vida allí está muy cara y viene poco. ¡Dame el vino de don Mauro!

¿Trabajas en casa de don Mauro?

Hace un par de años que le sirvo. Lo que gano no me viene mal.

Por cierto, mandó recado con el cura para que tu marido fuera a verle.

Ya lo sé. ¿No sabes qué querrá?

No lo sé. Me voy. Me ha dado mucho gusto verte.

Vuelve pronto por aquí.

Adiós, Micaela.

¿Pedimos ya?

Sí. Ponme medio kilo de lentejas, en Madrid no las encuentro así.

Pobre Micaela. ¿Pobre?

El marido se fue a Barcelona, sí, pero no ha vuelto.

No habrá podido volver.

De eso nada. Que la ha abandonado.

Don Benigno le vio agarrado a una fulana.

Así que se ha tenido que poner a servir.

Alguien tiene que dar de comer a los críos.

Nos vamos a llevar de estas rosquillas.

Esta, en cuanto salgamos empieza a largar.

Sí, y nos corta un traje.

¡Manuela, te cojo una?

Hola, Herminia

Qué susto me has dado, hijo.

Cuánto hacía que no venía por aquí.

Sí. Los tenemos abandonados.

Con lo poco que cuesta venir a traerles unas flores...

..y rezar 4 padrenuestros.

Tiene razón.

Madrid es mucho Madrid. Y hay demasiada gente para nosotros.

La tierra de una es donde están sus muertos.

Vamos a ver a tu padre.

Herminia.

Dime, hijo.

¿Usted qué cree?

¿Mi madre se muere?

Papá, ¿alguna vez has cazado gamusinos?

Claro, hijo. Me llamaban Gamusinón, el rey de los gamusinos.

Inés, ¿qué te pasa que estás mustia?

A mí nada.

Está aburrida.

No es eso. Bueno, aquí las cosas van a otro ritmo, pero...

Hola.

Hola.Llegó el que faltaba. ¿Dónde te metes?

Estaba con el primo, tomando vinos.

Que no lo parece, pero son fiestas.

Hijo, tú te apuntas a todo.

Hace muy bien, para eso estamos en los mayos.

Toni, ¿alguna vez has visto gamusinos?

¿Ya estás con tus tonterías?

Antonio, ¿vas a ir a ver a don Mauro?

Es que me he encontrado con Micaela, trabaja en su casa, y me lo ha dicho

Tendré que ir.

Toni, cuando terminemos de comer te aseas y te pones de corbata,...

..que vamos a ir a casa de don Mauro a verle. Verás qué casa.

Y qué valla más grande, por lo menos de 2 metros.

Me acuerdo una vez cogiendo higos...

..y que apareció don Mauro con la escopeta de 2 cañones...

Tú tío Miguel se manchó los pantalones.

Antonio, estamos en la mesa.

¿No os hace gracia lo que cuento?

Papá, es que llevas contando batallitas desde que llegamos.

Te estás haciendo viejo.

Eso debe ser. Y tú cada día más ganso.

A mí sí me ha hecho gracia.

Gamusinos...

Pues ahí le tienes.

¿Ese es don Mauro? Quién le ha visto y quién le ve.

Los años, Antonio, que no pasan en balde.

Pero se extraña uno. Con lo que ha sido este hombre...

Un cacique. El dueño de todo.

¿No estará dormido?

¡Don Mauro!

¡Con permiso!

Antonio Alcántara.

Buenas tardes, don Mauro.

Si estás hecho todo un señor.

¿Y este?

Este es mi hijo Antonio.

Buenas tardes.

La misma mirada.

Seguro que por aquí tiene que haber alguno.

¡Mira, por aquí se mueve algo!

¿Dónde? ¡Por ahí!

¿Te he contado por qué me llaman "el tuerto"?Sí.

¿Y a mi abuelo? Porque era tuerto.

Pues claro que sí.

-¡Lo tenemos! -¡Está dentro!

Si no le he visto.

Te dije que había que estar espabilado. ¿Te atreves a llevarlo?

Claro que lo llevo.

A ver...¡Estás tonto! ¿No ves que te puede morder?

Si está quieto.

¡Está medio dormido, pero ya verás cómo se menea!

Me han dicho que estás de director en Madrid. ¿Es verdad?

Director gerente de una constructora.

Construcciones Nueva York.

Antonio Alcántara director gerente.

Y dicen que el caudillo no ha hecho nada por las clases bajas.

Es que no ha hecho nada.

La misma mirada. Y la misma lengua.

Pues usted dirá, don Mauro.

Si quiere usted comprar las tierras de mi madre...

¿Las tierras de tu madre?

¿Y qué coño me importa las 4 fanegas que pueda tener tu madre?

Como quería verme, pensé que era para eso.

A mí me sobran tierras, de secano, que ya no dan más que gastos.

Me sobran las tierras, los años, los achaques y los malos recuerdos.

Usted tampoco se puede quejar.

La guerra, Antonio, la guerra.

Tú de la guerra no debes acordarte.

Era un chaval, pero sí me acuerdo.

Me acuerdo porque pasaron cosas que no se me van a olvidar.

No, claro, no.

Si no llega a ser por la República...

¿Qué pasa con la República?

Aquí vivíamos todos en paz, hasta que vino la República a sembrar el odio.

Dirá a hacer justicia...

Toni, hijo...

Déjalo. Estos pimpollos no saben lo que fue eso.

Perdone, pero algunos sí lo sabemos...

Toni, te callas o te vas.

Sí.

Con la República todo empezó a ir de mal en peor.

Mítines, huelgas, reforma agraria, violencia...

Cuando el alzamiento, al primero que mataron los rojos fue a don Gregorio.

Ese era el párroco.

Ya me dirás qué mal había hecho el pobre don Gregorio.

¡Era un santo!

Luego vinieron a por mi hermano José y a por mí.

Nos escondimos en los establos.

A José lo encontraron.

Lo mataron como un perro, delante mío. Y eso no se olvida.

No, eso tampoco se puede olvidar.

Yo pude escapar...

..y llegar a la zona nacional.

Allí estuve luchando...

..hasta que se acabó la cruzada.

La cruzada dice...

Don Mauro, si solo quería vernos para contarnos sus recuerdos...

Es que tengo a mi madre mala.

Ya sé que Pura está muy mal. Yo también.

Me queda poco tiempo.

Mira, Antonio, yo le he confesado mis pecados al cura.

Pero hay algo...

..que nunca he contado a nadie.

Algo que nunca me he podido perdonar.

Así.

Miré qué bien está.

Hija, si hace mucho que no me miro al espejo.

No sabes lo guapa que ha sido tu abuela. Y la que tuvo, retuvo.

Eso son tonterías.

Tiene razón mamá. Aquí está muy guapa.

Yo creo que me parezco a usted.

Tienes el mismo pelo que tenía tu abuela, igual de morena.

Inés.

Hija.

¿Sí?

Cuando vino tu tío Miguel le di el ajuar para su hija.

Pero no creas que te quería hacer un feo.

También tengo un ajuar para ti.

Para eso eres mi nieta la mayor.

Sí, pero no hace falta que me dé nada.

Anda, abre ese armario.

Haz caso a tu abuela.

Ábrelo.

¿Ves esas sábanas de hilo?

Sí.

Son para ti.

Tienen tus iniciales bordadas.

Luego tendrás que bordar tú las de tu marido.

Cuando lo tengas.

Yo tenía unas parecidas en mi ajuar.

Son preciosas.

¿De verdad te gustan?

Son las sábanas más bonitas que he visto nunca.

Inés, hija. Luisa pregunta por ti, que quiere pedirte algo.

Ah, sí.

Muchas gracias.

Descanse un rato. Cierre los ojos.

Corre.

Me duele la espalda.

Yo ya no cojo más. Esto pesa mucho.

¿Qué hay aquí?

Solo hay piedras.

¡Forastero, el gamusino eres tú!

¿Tú no te ríes? A mí no me ha hecho mucha gracia.

(Humillado y ofendido, con mi dignidad por los suelos,...)

(..y con un dolor de espaldas insoportable).

(Así me habían dejado los niños del pueblo con aquella novatada).

(Lo único positivo de aquella experiencia...)

(...fue la amistad que entablé con el tuerto).

La misma mirada.

Y dale.

Nos contaba cuando llego aquí al mando de una columna.

Cuando entramos en Sagrillas...

..solo tenía una idea en la cabeza:

Vengar a mi hermano, al párroco y a tanta gente de orden...

..que habían matado los rojos.

Gente de orden...

Muchos rojos ya habían huido.

A los que encontramos les fusilamos.

¡De eso no me arrepiento!

Claro, faltaría más.

Di una orden... de la que sí... me arrepiento.

Mandé fusilar a uno que...

A uno que no le había hecho mal a nadie en su vida.

Estábamos en la plaza.

En la plaza.

Yo mandé matar a tu padre.

Joder.

Que tú mandaste matar a mi padre, hijo de puta.

¡Hijo de puta, te voy a matar!

¡Papá!

¡Suéltame, que lo mato! ¡Hijo de puta!

Lo mandé matar por celos.

Pura es la mujer que más he querido en mi vida.

Y me dejó.

Me dejó por tu padre.

Hijo de puta. Papá...

No se lo podía perdonar.

¡Que te calles de una puta vez, fascista de mierda!

La misma mirada de tu abuela.

Él mató a mi padre. Hijo de puta.

¿De verdad no te importa dejármela?

No, coge lo que quieras.

Quiero estar más guapa que nunca esta noche.

Pero ¿esto no será muy atrevido?

Que no, mujer. Anímate.

Si me encanta, pero...

¿Pero qué?

Que no quiero parecer una fresca.

Que no. Seguro que estás guapísima.

Si quieres te puedo cambiar el peinado.

¿Sí?

Claro, he sido peluquera.

Muchas gracias.

Se habrá quedado tranquilo el muy hijo de puta.

Se podrá hacer algo, ¿no? Denunciarle, quemarle la casa...

Cuando yo era un niño... y estaba cabreado o me echaban una bronca...

..me venía a este río y me pasaba el día tirando piedras.

La madre que le parió.

¡Yo tenía 10 años y él mató a mi padre! ¡Hijo de puta!

Toni, hijo, escúchame.

En casa ni una palabra.

Que no se enteren, sobre todo la abuela, hijo.

Déjala que se muera tranquila, que yo no voy a poder.

Esto se me ha clavado para toda la vida.

Abuela, tiene unos bordados y unas puntillas preciosas.

Un ajuar es una cosa muy bonita.

¿Dónde está Carlos?

Ha ido a cenar a casa del tuerto. Se ha hecho amigo de su nieto.

Joder.Desde que hemos llegado no ha parado en casa.

¿No tienes hambre? No mucha.

Y ese señor, ¿para qué te quería ver?

Pues para asuntos de las tierras.

Se han pasado la tarde recordando travesuras del "pa'rriba".

¿Sí? Si don Mauro no te conocía mucho.

Igual se le ha ido la cabeza y te ha confundido con otro.

No te creas.

¿Permiso? Que aproveche.

Gracias.

Pareces otra.

Gracias. Yo me veo bien.

Como tu mozo no te haga caso es para uncirle al carro.

¿Vamos al baile?

Es que yo no... no pensaba ir.

Venga, hija.

Sí que va a ir. Y Toni también.

¿Yo? Pero si yo no sé bailar el pasodoble.

Salid, así os distraéis.

Anda, vamos.

¿Te vienes?

Sí.

Date un garbeo, hijo.

Coged algo, que luego refresca.

Hasta luego. Que lo paséis bien.Adiós.

Y tú alegra esa cara. Sí, sí.

¿Por qué no sales tú, madre? Antonio y yo nos quedamos con Pura.

No sé. Sí. Cuando recojamos salgo un poco.

Acompáñala, Merche, que yo me quedo con mi madre.

Bueno, así estiramos un poco las piernas.

Suena música de clarinete y tambor.

¡Inés!

¡Inés!

Mi mayo no me ha sacado a bailar.

¿No?

Creo que me ha visto demasiado moderna y no se ha atrevido.

Ese chico es tonto. Espera.

Toni, saca a bailar a Luisa, su mayo la ha dejado plantada.

¿Y tengo que hacerlo?

No seas tonto, venga. Es muy maja.

Luisa, vamos a bailar.

No vamos a tener más remedio que bailar juntos.

¿No tienes maya?

Todos los años me toca bailar con la más fea.

Pero... Que se aguante.

Es que yo bailo muy mal.

Bueno, déjate llevar.

Los años que hace que gané con mi Rafael el concurso de pasodobles.

Buenas noches.

Hola, buenas noches.

Vamos, Mercedes, que no está bien que estemos aquí.

Se escucha la música de la fiesta.

¿Qué se oye, hijo?

Nada, madre, los mozos del mayo, que vienen a rondarla.

Qué tonto eres.

¿Donde has estado esta tarde?

Dando una vuelta por el pueblo.

Luego he ido al camposanto y le he hecho una visita al padre.

Ven.

Ven que te vea, hijo.

Eres igual que tu padre.

Hablas igual que tu padre.

Eres igual de bueno que tu padre.

Y eres tan tonto como tu padre.

Mi hijo...

Duerma, madre, que tiene que descansar.

No, no. No apagues la luz.

Bueno, si quiere se la dejo encendida.

Sí, hijo, sí.

¿Dónde vas?

No me voy, madre, me quedo aquí, con usted.

Sí, hijo, sí. No te vayas. Quédate aquí.

Ay, que sí, que sí.

Ay, que no, que no.

Los de La Gusilla que guasones son.

Que guasones son, me gustan a mí.

Ay, que no, que no.

Ay, que sí, que sí.

Cuando saliste del templo,...

...al salir la procesión,...

...creyendo que era la virgen...

...la gente se arrodilló.

Ay, que sí, que sí.

Ay, que no, que no.

Los de La Gusilla que guasones son.

Que guasones son, me gustan a mí.

Ay, que no, que no.

Ay, que sí, que sí.

Cuando saliste del templo,...

...al salir la procesión,...

...creyendo que era la virgen...

...la gente se arrodilló.

Ay, que sí, que sí.

Ay, que no, que no.

Los de La Gusilla que guasones son.

Que guasones son, me gustan a mí.

Cuéntame cómo pasó - T3 - Crónicas de un pueblo - Capítulo 54

Carlos conoce a Karina

Carlos, Josete y Luis eran uña en carne en San Genaro, pero todo cambia cuando una nueva vecina llega al barrio para revolucionar a los tres amigos. Se trataba de Karina. La joven tiraba una china al Alcántara, que nada más verla ya se quedó prendado de ella

Cuéntame cómo pasó - Carlos conoce a Karina

Carlitos se hace mayor

Pero Carlitos se iba haciendo mayor y sus travesuras se convertían en rebeldía, y así lo demostró cuando al volver de un viaje en el extranjero llega con un pendiente en la oreja. Antonio le obliga a quitárselo, pero él se niega y a punto está de volver a hacer su viaje de vuelta. 

No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

Juro por mi conciencia y honor...

...cumplir fielmente las obligaciones del cargo...

Manuel García. Antonio Alcántara.

Es el anterior director general. ¡Ah!

¡Me cago en la cuna que me arrolló!

"La crisis del olivar en manos de un ordenanza".

"El gobierno sorprende con el nombramiento de Alcántara...

...como director general".

No es el más adecuado para decir qué debemos pedir.

Perdón, ¿cómo dice?

-Un ordenanza no está preparado.

Toni Alcántara. Rosa es la más eficiente.

Tiene el bufete en la cabeza.

Ella es Lola, la jefa.

-Aquí no hay jefes. Bienvenido.

Te estábamos esperando.

-Sonia, este es Toni.

Sonia es compañera de despacho.

Y mi compañera.

¡Joder con tu padre!

¡No lo aguanto más, no hay derecho!

-Que las despiertas. ¿Qué pasa?

-No levanta la tapa, no tira de la cadena.

Y se ha gastado mi colonia.

¿Se va a vivir con Anselmo? -Sí.

Vamos a ver un piso.

-Son prontos. -¿No se va con ella?

-¿Para qué voy a alquilar un piso con lo a gusto que estoy?

¡Ya he dicho bastante! -Ese piso era muy chiquitico.

-¿Quiere llevar las vacas?

¿Usted recuerda unas joyas que le aparecieron en el cepillo?

-¡Ave María Purísima!

-Sin pecado concebida. Eran mías.

¿Y ese dinero dónde está?

-Lo está viendo. En pintura,...

...andamios, mano de obra.

Hace seis semanas que no te veo. Dame un abrazo.

¡Ay, mi niño, madre mía!

Déjame verlo. ¿Qué llevas ahí?

¡Eh!

¿No te lo piensas quitar?

Se me cerraría el agujero.

Las cosas han cambiado mucho.

Pero que lleves pendiente... Es un aro.

¿Cómo no voy a pensar en el pendiente? Parece...

No digas eso ni en broma.

¿Quién sino los sarasas lleva pendiente?

¡Y dale con el pendiente! Que es un aro.

¡Ya está bien!

Te quiero.

Y yo a ti.

¿Cómo te vas a ir a vivir con Karina?

Espera a que venga. Tenemos planes.

¿Cuáles? Despertarnos juntos.

Ella trabajará de au pair y yo, de lo que encuentre.

¡Pero si eres un crío!

¡Ya no soy un crío!

Estamos en 1977, mamá. No me hables así.

No creo que sea asunto suyo.

No, pero Carlos sí que lo es. Se quiere ir contigo.

¿Eso te ha dicho? Que debería volver.

Mañana salgo.

Cuéntame...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

"El primer día de mi padre en la política...

...no fue según lo previsto".

"El flamante director general del Ministerio de Agricultura...

...llevaba mucho tiempo soñando con hacer buena faena".

"Salir por la puerta grande".

"Pero se encontró con que la faena se la habían hecho a él".

Por aquí mismo es. Vale.

¿Qué le doy? Son 134 pesetas.

134.

Quédese con la peseta. Gracias.

Adiós.

"Con el rabo entre las piernas,...

...pensando que el cargo le venía demasiado grande,...

...mi padre volvió a rediles, a su mundo".

"A lo que él mejor conocía".

Mira, esto está desajustado.

Anda, ajústalo.

Para la máquina.

Parece que has visto un fantasma.

¡Coño!

¡Qué sorpresa, Antonio! Buenas tardes.

Le decía a Manuel que el cartel está desajustado.

¿No te parece? Tú eres el encargado.

Pues encárgate tú.

"Mi padre quería desaparecer, que se lo tragase la tierra".

"Pero, por mucho que lo intentase,...

...ahí estaba el periódico para recordarle la realidad".

"Había volado demasiado alto y tenía ante sí un futuro incierto".

"Todo lo contrario que yo. Lo tenía clarísimo".

"Mi futuro estaba con Karina en Londres".

Un billete a Santander.

¿Cuál? El primero.

Mañana, a las 12.

Vale.

-¿Seguro que sale un barco a Londres? Mira que eres burro.

A Plymouth.

¿Y luego? Me las arreglaré.

Coge un avión. No tengo dinero.

¿Y si no encuentras trabajo? Lo tengo controlado.

-400 pesetas.

¿Me dejas 20 duros?

-¿No tienes ni para el billete? Me van a dar un adelanto.

¿Me lo dejas? -Chavales.

Decidíos.

-Me vas a meter en un lío.

-Vale.

Gracias. -De nada.

Vamos.

¡Qué disgusto, Herminia, qué disgusto!

No sabía que era así.

Seguro que todo se arregla. Anselmo es muy suyo.

Todo han sido pegas. Que si era pequeño, que si era caro.

Encontrarán uno que les guste.

Todos los hombres son iguales.

Herminia, todos.

¡Un canalla, Merche, eso es lo que es!

Siéntese, que le hago una tila.

Me lleva al huerto y, si te he visto, no me acuerdo.

Me deja tirada como una colilla.

¿Y esa maleta, se queda a dormir aquí?

Solo por esta noche. No tiene dónde ir.

¿Y dónde la metemos?

En el cuarto de Carlos. ¿Con Carlos?

La han dejado en la calle.

¿Está ya la cena? Se me ha abierto el apetito.

Enseguida va la cena.

Le estoy haciendo la tila.

Gracias.

Mañana voy a las monjas a ver si la readmiten.

¿Qué tal?

-¿Y este recibimiento?

-Que estoy muy contenta.

-Así da gusto volver a casa.

-Cuéntame, ¿cómo te ha ido?

-Bien, bastante bien.

Me ha pasado de todo.

-Siéntate. -¿Qué pasa?

-Mírame.

¿No notas algo distinto?

-Estás muy guapa.

¿Te has cambiado el pelo? -Yo me lo noto.

-¿Estás embarazada?

-No estoy segura.

Tengo todos los síntomas.

-¡Pero bueno!

¿Tienes alguna falta?

-Solo cuatro días de retraso, pero yo juraría que sí.

-La otra vez pensamos que estabas embarazada y nada.

-Ya, pero esta vez es distinto.

Me lo noto.

-Bueno, por si acaso, no nos hagamos ilusiones.

-Vale.

-¿Vamos a la farmacia y salimos de dudas?

-No, es tarde. Vamos a cenar.

Mañana voy tranquilamente a la farmacia.

No hay que obsesionarse, Toni.

Llaman a la puerta

Adelante.

-Francisco, son las ocho, si no manda más...

-Sí, un momentito. Antonio.

Es la hora y quieren marcharse.

¿Han encuadernado los folletos? -Sí, Antonio.

Antes de iros, metedlos en las cajas.

Lo que usted diga. Hasta mañana.

-Hasta mañana.

Que mañana empiecen con los libros de contabilidad.

No quiero retrasar el pedido.

Lo tengo anotado aquí, en la agenda. En la agenda no se hacen las cosas.

Muy bien, mañana a primera hora lo empezamos.

¿No te vas?

Sí, me está esperando Amparito para cenar.

¿Y tú, te quedas?

¿Desde cuándo te importa si me quedo o no?

A mí no me importa, tú eres el jefe.

Como has venido así, sin avisar... Yo te hacía en el ministerio.

De director general.

No sé...

¿Pasa algo, algo no va bien?

¿Algo en los libros de cuentas o en los pedidos?

Ahí hay un pedido de los calendarios de Cuenca...

...que nos paga a fin de mes.

He pensado que como tú se lo permitías...

Está muy bien, Curro.

No te preocupes, lo estás haciendo muy bien.

Gracias, Antonio. Venga.

Vete, Amparito te está esperando. Muy bien.

Si ocurre alguna cosa... Te llamo aunque sea de madrugada.

Muy bien.

Antonio.

¿Todo va bien? ¿Tú estás bien?

Estupendamente, Shevardnadze.

En mi sitio.

¡Françoise, la cena!

Padre, ¿cuántas empanadillas? -Una.

-¿Una, ha cenado usted fuera? -No, hija.

No quiero quitaros de comer. -¿Qué tontería es esa?

-Échale a tu marido, no se quede con hambre.

-Tranquila, Paquita.

Echa, ya me las como yo.

Cuatro o cinco.

-Como mucho, te echo cuatro.

Cuatro.

-¡Tachán! ¿Qué os parece?

-Muchacha, ¿vas a una boite?

-No, es para el bautizo.

-¿Qué? ¿Vas a ir así a la iglesia?

-Sí, ¿no te gusta?

-El vestido es bonito, pero el escote...

-¿Qué le pasa a mi escote?

-En la iglesia te tienes que cerrar los botones.

-Entonces, pierde toda la gracia.

-Así estás de muy buen ver.

-Muchas gracias, Anselmo. -Hija, quítate el traje del bautizo.

No se te ensucie con la cena.

-Claro, papá.

Ahora mismo vuelvo.

-Desde luego, padre...

A mí no me hubiera dejado ponerme algo así.

Y ahora es el más moderno.

¿Va a venir Valentina al bautizo?

-¿Por qué no iba a ir?

-Están a la greña.

-Quizá no vaya yo.

-¡Padre, que es el padrino de Victoria!

-Pregúntale a tu marido.

-¿Me queréis decir de una vez qué pasa?

"El Big Ben o Torre del Parlamento...

...no solo es el centro político de Gran Bretaña".

Ese es el sitio donde te ibas a ir, ¿no, Carlos?

Pero si siempre llueve.

No quiero hablar del tema.

No marees ahora la perdiz. Bueno, yo no digo nada.

Tiene razón, no te vayas a Londres.

En Londres se come fatal, es mejor París.

No diga tonterías, Valentina.

Y dejemos el tema, Antonio va a llegar.

¿Qué tal su primer día?

Pues no lo sé, hijo.

Ni ha venido ni ha llamado. Ni su secretaria sabe dónde está.

París es la ciudad del amor.

Ten cuidado, porque si te enamoras, a la primera de cambio te dejan.

Yo lo digo por experiencia. No se va.

¿No? No.

Que no me voy.

Qué alegría me da oírte decir eso, hijo.

¿Qué pinto yo en Londres?

"El trazado de la metrópolis...".

"Tuve que reprimir mis ganas de gritar a los cuatro vientos...

...que les gustase o no a mi madre o a mi abuela,...

...al día siguiente iría a Londres".

"Sin embargo, si quería que mi plan funcionase,...

...tenía que llevarlo en secreto y no dar ni la más mínima pista".

Qué bien que te hayas reformado.

-Para algunas cosas, para otras soy un salvaje.

Un caníbal.

-¿Cómo se puede ser tan tonto?

Y todo gracias a Froilán.

No hay nada como dar una segunda oportunidad a la gente.

-¿Me das otra? -¿Otra qué?

-Otra oportunidad y te demuestro que estoy hecho un toro.

-Tú lo que eres es un volcán.

¿Sabes qué?

Mejor luego, ahora voy a ducharme.

-No tardes.

-No. -Guapa.

Agua

Teléfono

-¿Lo puedes coger tú?

-Claro que sí, guapa.

¿Sí?

-¿Es la casa de Pili?

-Toño, ¿eres tú?

Claro que sí.

-"Escúchame, sinvergüenza...".

Prometis...

Será granuja...

Me ha colgado, ¿puedo llamar otra vez?

-Cuéntenos todo lo que sabe sobre esas joyas...

...de su parroquia.

-Todo está bajo secreto de confesión.

¿Puedo llamar?

-Llame a un abogado o a la nunciatura.

-A la nunciatura no, de ninguna manera.

-De aquí no sale hasta que no hable.

-¿Puedo...?

-¿Nos lo vas a contar o no?

Al final me lo contarás.

-Que yo no he sido.

Se ha confundido. -Que no.

-Que no he sido.

Yo no estaba en el lugar.

Teléfono

Anda, llévatelo.

-Acompáñeme.

-Oigan.

¿Van a meterme en el calabozo?

-Levántese.

-Joder con el cura.

-Siéntese y espere a que le avisemos.

-No les puedo ayudar más.

¿No pretenderán retenerme hoy? -Y mañana y pasado.

Colabore o las 72 horas no se las quita ni Dios.

-No use el nombre de Dios en vano.

¡Chist!

-Hola. -¿Quién era?

-Se habían equivocado. -Bueno.

-Rubia, ¿tienes algo de comer? -Sí, unas pechugas de pollo.

Esas.

-¿Tienes laurel? -Sí.

Debe de haber por ahí. -Siéntate, que te hago la cena.

-¿Sabes cocinar?

-Hombre, aprendí en la cárcel.

-Eres una caja de sorpresas.

Qué suerte.

-No lo sabes tú bien.

-Bueno.

¿Te vas a dar una ducha?

-Después de cenar.

Haré un pollo al chilindrón y te vas a chupar los dedos.

-Cocina sofisticada.

-Sofisticada sofisticada.

¡Cobrar a mi padre por vivir en mi casa!

-En voz baja, que la niña no se duerme.

-Eres un miserable.

-No cabemos todos aquí.

Si no le pongo trabas, se queda a vivir.

-¿Y Françoise? -¿Qué pasa?

-Eso digo yo.

No ha puesto ni un duro y no ha hecho ni la cama.

-No es lo mismo.

-Es peor porque se sube a los novios.

-Te prohíbo que hables así de mi hija.

-¿Me lo prohíbes? -Sí.

Tu padre tiene más cara que un saco de perras.

-Eso lo retiras ahora mismo.

-No quiero. -¡Que lo retires!

-Tu padre es un guarro y un tacaño.

¡Vamos!

Es el padrino de mi hija Dolores y no le ha regalado ni un chupete.

-Se llama Victoria.

-Me da igual.

-Miguelón. -¿Qué?

-Abre el cajón de mi mesilla.

-¿No ves que...? -Ábrelo.

-¡Ay, Dios mío!

Anda.

Vamos a abrir el cajón de la mesilla de mamá.

A ver.

¿Qué es esto?

-Unas libretas de banco.

-¿Tu padre les ha ingresado 20 000 pesetas?

-A cada una.

A ver cómo le sigues llamando sinvergüenza.

-Hombre, Paquita...

Eso se me dice antes.

Si le ha pasado algo...

No, mujer, tranquila.

Es la política, que les hace trabajar mucho.

Motor

Ya que sabe que me preocupo, me podía haber llamado.

Anda, tómate la tila.

¡Desde luego, su primer día de trabajo!

¿Antonio no tiene coche oficial?

¿Por qué lo dices?

Se ha bajado de un taxi.

¿A ver?

Vete a la cama, que está bien. Gracias a Dios.

Hasta mañana. Hasta mañana.

¡Será posible!

¿Qué haces levantada?

Estaba preocupada. ¿Ha pasado algo?

No te preocupes. He estado en la imprenta.

Pudiste avisarme.

Me han dicho que habías salido hacía horas.

He estado en la imprenta. ¿Estás más contenta?

¡Oye, no te pongas así! No lo pagues conmigo.

No estoy cabreado. ¡Qué susto!

Estoy triste, Merche.

Perdóname, pero estoy triste.

No es buena idea que me dedique a la política.

¿Lo dices por lo del periódico?

¡Ay!

Por lo del periódico y por todo.

Quizá tienes razón y las dos cosas son mucho.

Yo no puedo dejar la imprenta porque Curro está muy verde.

¡Con la ilusión que te hacía!

¿Qué pinto en el ministerio?

¿Hablas en serio?

¿Con lo que te costó?

Pero tienes tú razón. Mi salud es lo primero.

Pero, hombre, por un lado, me dejas más tranquila, pero por otro...

No sé...

Creo que la política no está hecha para mí.

O yo no estoy hecho para la política.

Ten paciencia, que ha sido tu primer día.

Es que tú no sabes qué primer día.

Pero ¿vas a hacer caso de un periódico?

Tú vale más que todos los ministros juntos.

Has levantado una empresa tú solo.

Ya lo sé, eso ya lo sé.

Habrá momentos buenos y malos.

Pero tú te enfrentas de cara.

Y no lo puedes dejar así.

No sé si vale la pena.

Claro que vale la pena.

Y todo lo que has hecho estos años con tu esfuerzo.

Nadie te ha regalado nada.

Ya.

Y siempre con honestidad.

Porque la honestidad gana y tú lo eres.

Si tú lo dices...

Vamos a la cama, que mañana será otro día y perdona lo de antes.

Es que no...

Perdona.

"Aquella noche no pude pegar ojo".

"Las horas pasaban despacio y yo solo pensaba en una cosa".

"Reencontrarme cuanto antes con Karina".

"Otros se pasaron la noche en blanco...

...maldiciendo que después de perseguir un sueño...

...este hubiera tornado en pesadilla".

"Claro que el insomnio nos puede atrapar por cualquier motivo".

"A veces, no podemos dormir...

...porque la culpa nos corroe por dentro".

"O porque cargamos con culpas que no son las nuestras...

...mientras los culpables duermen el sueño de los justos".

"En otras ocasiones, nos pasamos la noche en vela...

...porque tenemos algo que hacer mejor que dormir".

"Aunque, a decir verdad,...

...la mayoría de las veces...

...no dormimos porque alguien nos lo impide".

Valentina ronca

¿No tenías prohibido fumar?

¿Qué haces aquí a estas horas?

Valentina, que no deja de roncar. Ah, ya me parecía.

¿Y el pendiente, te lo quitas para dormir?

No, ya no me lo voy a poner más.

¿No te lo vas a poner más?

No sabes la alegría que me das. La primera del día.

Papá. Dime, hijo.

¿Cuándo te fuiste del pueblo? ¿Del pueblo?

¡Anda, mi madre! Yo qué sé.

Yo creo que tenía 18. ¿Por qué?

No, por nada.

¡Ay, Dios mío!

¡Cómo pasa el tiempo!

Hace nada eras un mico, tenía que llevarte a caballito.

Quisiste ser musulmán.

Y mira ahora.

Casi eres un hombre.

¿Casi?

Sí, casi.

Hasta que no te salga la barba.

Yo me afeito.

¿Con qué, con una goma de borrar?

Venga.

Aprovecha las oportunidades, hijo.

Si yo hubiera tenido oportunidades, otro gallo me cantaría.

Tienes que aprovecharte.

Tienes toda la vida por delante.

Comerte la vida a bocados.

Eso es lo que tienes que hacer.

Si no, el día menos pensado...

...te han pasado por delante.

Hay que formarse para eso.

Formarse mucho.

Sobre todo, leer. Hay que leer de todo.

Aprender el significado... Y aprender inglés.

Aprender inglés. Sí, también.

Pero algo sabrás de inglés. ¿Qué has hecho en Irlanda?

Sí, pero tendré que perfeccionar.

Sí, hay que perfeccionar.

Ahora, por lo visto, igual entramos en Europa.

Imagínate, el inglés y el francés...

¿Entiendes, hijo?

Vamos a la cama, que es muy tarde.

Y mañana tengo un día muy duro.

Tengo un día muy duro porque no aproveché las oportunidades.

Papá. ¿Qué?

Que te quiero.

Yo también te quiero, heredero.

Te quiero mucho, pero te puedo.

¿Qué? Sí, te puedo.

Por cierto.

A tu madre, ni una palabra del cigarro.

Esto es un pecado venial.

Venga. No me hagas una llave.

No me hagas una llave.

¿De dónde vienes?

¿Tú has hablado con el heredero?

¿Yo?

Sí. ¿De qué?

Ah.

No sé.

Le ha sentado bien irse al extranjero.

Le noto más hecho.

¿Carlos? Sí.

Si tú lo dices... Claro que lo digo.

Ya no es un niño, Merche.

Anda, duérmete.

Sí.

Deben de ser las tantas.

Si me vieran las monjas desayunar tortilla de patata...

¿Hay más jamón?

¿Ya ha comido para todo el día?

Que si hay más jamón. Está de chuparse los dedos.

¿Más jamón?

¡Cuánto lo siento! No queda más jamón.

¡Qué lástima!

Ponme un poco más de café.

No te conviene tomar café.

No sé qué tengo que hacer.

Respirar hondo. Eso no es suficiente.

¡Carlos!

Casi te me escapas. ¿Te vas ya?

Sí, que va a salir mi padre.

¿Y esa gorra? De marino.

¿Estás seguro de lo que vas a hacer?

¿Qué has venido a hacer? Intentar que no te vayas.

Me tengo que ir al cine.

¿Vas al cine? Ignacio me va a dejar dinero.

¿Cuánto? Lo que pueda.

¡Espera! ¿Al final te vas?

¡Que sí, pesado! Un momento.

¿Qué es eso?

Casi 2000 pesetas. Las tenía en la hucha.

Venga. Josete, no sé...

Te hará falta.

Muchas gracias.

Te echaré mucho de menos.

Y yo a ti.

Llámame cuando llegues. Claro que te llamo.

Cuídate.

"Me esperaba una nueva vida que tenía trazas de ser apasionante".

"Pero no podía evitar sentir nostalgia ante lo que dejaba".

"El barrio, la familia y los amigos".

¿Dónde se habrá metido el padre Froilán?

-Si no hay misa, pon un cartel.

-Nos hemos quedado sin oír misa.

-¡Qué vergüenza! -Yo tengo que oír misa.

-Vámonos a otra.

-Los curas hacen lo que les da la gana.

¿Dónde está el heredero?

¿Quién? Carlos. Lo llama así.

Dijo que saldría con Josete.

¿Y dónde iban tan temprano?

Ni idea.

Señoras, que tengan un buen día.

(RADIO) "Los líderes de la oposición..."

¿Has visto?

Ha dimitido Ignacio Camuñas, que es de lo mejor.

¡Dios santo!

En fin.

¡Ay!

Hoy va a ser un día de dimisiones.

Piénsatelo. Hagas lo que hagas, será lo mejor.

Gracias.

¿Tú no vas a trabajar hoy a la iglesia?

-Ya he terminado.

-Qué bien, a tiempo para el bautizo.

Estoy tan orgullosa de ti.

-Si hay que cumplir, se cumple.

-Si te soy sincera, yo no las tenía todas conmigo.

Cuando te contrató...

-Ven aquí, anda.

-No me hagas cosquillas.

No me gustan las cosquillas.

-¿No tienes confianza en mí? -Sí.

Cuidado.

Bueno.

Toño, por favor.

Toño, Toño.

Que llego tarde.

¡Que me tengo que ir!

¿Y tú qué vas a hacer?

-Si no te importa, quedarme un rato descansando.

-¿Aquí? -Un rato.

-Bueno, pero...

...das un golpe fuerte al cerrar.

Que quede bien cerrado.

-Para que no entren cacos. -Te lo digo en serio.

Está todo muy peligroso.

Y ya que estás por aquí, podrías hacer la cama.

-Te va a quedar como los chorros del oro.

-A ver si es verdad. Hasta luego. -Dame un beso.

-Sí, te doy un beso.

Entra, que te van a ver los vecinos.

¿Qué tal? Pasa.

-¿No te molesto?

-No, estaba con el caso de Mario. Lo estás llevando tú.

-Sí, a ver si tenemos pronto el juicio.

Coincidió con la jubilación del juez.

-Tiene derecho a la indemnización.

-Sí, sí. No venía a hablarte de eso.

Quería darte las gracias.

-¿Por qué?

-Por tu discreción.

No me conocías.

Y a él, desde la facultad.

-No me iba a meter.

-Lo hemos dejado.

-Pues lo siento.

-No. -¿Se lo has dicho ya?

-¿Lo de mi embarazo?

Ese es un tema por el que él no está demasiado interesado.

-Pero si es el padre, tendrá que saberlo.

-O no.

-A mí, desde luego, me gustaría.

-A ti quizá te lo hubiera dicho.

Que las cosas queden así.

-Tú lo sabrás mejor.

-¿Puedo seguir confiando en ti?

-Por supuesto.

-Gracias.

Teléfono

¿Sí?

-¿Sabemos algo? -Acabo de llegar a casa.

-¿Y?

-Me estaba haciendo la prueba. -¿Y?

"Juana". -¡Estoy embarazada!

"Toni, ¿estás ahí?".

-Sí, estoy aquí, Juana.

Estoy tan contento, que no puedo hablar.

-No me lo puedo creer.

Vamos a ser padres.

¿De verdad estás contento?

-Muy contento, cariño.

-Te quiero con toda mi alma.

-Yo también te quiero.

¡Qué difícil eres de ver!

-Lo siento. No se preocupe.

¡Hombre, Ernesto!

¿Qué haces aquí? De visita.

¿Cómo te sienta el cargo?

Mal, Ernesto.

Sí, el recibimiento ha sido de aúpa. Gajes del oficio.

Debe ser eso.

Hablando de oficio, a ver qué te parece esto.

¿Dimitir por lo del periódico?

¡No fastidies! No solo por eso.

Por lo que puedan decir.

Si dimitiéramos por eso, no habría políticos.

Eso es verdad.

Somos como los boxeadores. Los golpes nos duelen.

Pero hay que encajarlos y seguir. Eso del boxeo está muy bien.

No quiero que hablen de mi pasado. Trabajé en una constructora.

Pocos pasaríamos la prueba del tiempo.

Ya sé que muchos ministros han sido franquistas.

Hay que mirar al futuro.

Si nos vamos a pedir cuentas...

Es que no tengo pasado político. Es otra cosa más grave.

Ya.

La constructora del sinvergüenza Pablo Ramírez Sañudo.

Sí, ese.

Estuve acusado de estafa.

Sí, lo sabemos.

¿Y por qué me habéis propuesto para director general?

Porque eres inocente. No somos más papistas que el papa.

Si el primer día dicen lo del ordenanza,...

...luego hablarán de lo otro.

Esquivas, encajas.

Pero, sobre todo, golpeas. Eso es lo que tienes que hacer.

Me tratas como si fuera Legrá y no soy Legrá.

Además, en el boxeo,...

...tienes al tipo delante y aquí, no dan la cara.

No.

Vamos a hablar en serio.

Después de la dimisión de Camuñas,...

...el presidente ha dicho que ni un movimiento en falso más.

A Camuñas no le llego ni a la altura del calcetín.

Adolfo confía en muy poca gente.

Por eso te necesitamos.

Ya.

Vengo de hablar con Adolfo.

Me ha pedido que te lo diga personalmente.

Me ha dicho que tú eres uno de ellos.

¿Eso te ha dicho Adolfo?

Si lo ha dicho Adolfo, así será.

Claro. Olvídate de los periódicos.

Y Construcciones Nueva York.

No sabes cómo te agradezco la confianza en este momento.

Es que te lo mereces, hombre. Muchas gracias.

O sea, que esto es como el boxeo.

Eso es. Pegar y fintar.

Y si puede ser en el hígado, mejor.

Pues ahí será.

Oye.

Es una apuesta.

Creo que la cirrosis la tienes en el segundo de a bordo.

¿En Manuel García Gallego? Exacto.

Hay que atarlo corto. ¿A García Gallego?

No le ha gustado que entres en su corral.

Coño, vas a tener razón.

Mira el mamarracho.

Tendré que pegarle un crochet y mandarlo a casa.

Eso, pero que no lo vea venir.

Que no lo vea venir.

Interfono

Perdona.

Dígame, Rosario.

-Tiene una reunión con el subsecretario.

Suspéndala, Rosario, ya no hace falta.

"Muy bien".

Y localíceme a Manuel García Gallego.

"Está reunido con los de la Unión Olivarera".

Muy bien, muchas gracias.

Con la Unión Olivarera.

Pues allí me voy.

He estado mirando esto y tengo algunos asuntos que no me aclaro.

¿Qué es eso de los excedentes, los aranceles y la soja?

Los aranceles, la patata caliente de Europa.

No tiene solución. Sí, hay que darle hilo.

Estamos dándole hilo. Eso es.

Ven acá. Muchas gracias, Ernesto.

Eres como un padre para mí.

Me voy a pegar y fintar.

En el hígado.

En el hígado será, señor.

La entiendo perfectamente, pero esta tarde cerramos.

Le puedo dar hora el lunes a las cinco.

Gracias. -¿Qué hace aquí este señor?

-Ha venido a arreglarse el pelo.

Pero yo no le meto la tijera si no se lava la cabeza.

-Lávamelo. -Lo siento.

Tendría que haber pedido cita. ¿Ha pedido cita, no? Pues adiós.

-Valentina, dele una oportunidad.

¿Para que me lo haga otra vez? Ni hablar.

-Hazlo por mis nietas, que es el bautizo.

Y deja de hablarme de usted. -¡Ande, mujer!

-Está bien, suba.

Se me acerca y siento que me palpita el corazón.

-Claro. -Bueno.

Siéntese y acabemos cuanto antes.

-No me hables de usted.

-Se traen un trajín que para qué.

-Las mujeres van muy rápido.

Y lo suyo es ir al trantrán. ¿Verdad, Valentina?

-¿Al trantrán, dice?

Para una cosa que le pido.

Con todo lo que yo le he dado.

Y usted a mí, nada.

Nada.

-¡Ay! -¿Le he quemado?

-Un poquito.

-No me ha dado nada.

-¡Qué manitas tienes, Valentina!

-Cuando ni siquiera me ha pedido perdón...

...por lo que me ha hecho.

-Amar es no decir lo siento.

-¿Qué?

-Amar...

-¿No se dice lo siento? -Sí.

-"Love story", mi película favorita.

-Valentina.

Pelillos a la mar.

-¡Ay!

Es que no sé.

No puedo decirle que no.

-Entonces.

-¡Ay, Pili!

¡Qué alegría, Pili!

Con esto va a ser imposible. Buenos días.

Perdón por el retraso. Había quedado claro...

Lo único claro es que de esa reunión tiene que salir un acuerdo.

A ver si encontramos una solución.

-Eso queremos, pero usted no es representativo.

Soy director general de Producción Agraria y tengo la confianza...

...del presidente, ratificada hoy.

Si quieren una solución, deben hablar con el director general.

Bien.

He trabajado mucho y estoy dispuesto a escuchar sus peticiones.

Encontraremos soluciones. -Antonio.

Deberíamos hablar.

Sí, pero antes hazme un favor.

Prepara el expediente del algodón. Quiero organizarlo.

Pero el acuerdo con estos señores... De estos señores me encargo yo.

De acuerdo.

Bien. ¿Quieren repasar los puntos?

Primer punto: excedentes.

Estamos estudiando su compra.

Pero debemos estudiar otras formas de venta, como comercio de estado.

Lo conseguiremos.

Los aranceles.

Esa es la patata caliente en Europa.

Italia tiene una gran producción de aceite.

Pero nuestra situación frente a la Comunidad Europea...

...no es muy fuerte, podemos tener aranceles en productos nacionales.

Espero que Carlos se acuerde del bautizo.

Yo creo que se acordará, está con Josete y uno u otro se acordará.

Hay que comer pronto.

Timbre

Abre, que si no...

Si llegamos tarde, don Froilán se pone nervioso.

En el funeral de la mujer de Ramón tuvo que esperar media hora.

Hola, Josete.

¿Está Carlos? ¿No está contigo?

Hola. Hola, Josete.

¿Y Carlos?

Pregunta por él. ¿No estabais juntos?

Sí, eso era antes, pero nos hemos separado.

¿Y dónde está?

No lo sé.

Lo tienes que saber, estabais juntos.

Me lo dijo, pero no me acuerdo.

¡Demonio de criatura!

Yo me marcho. Hala, hasta luego.

Hasta luego.

Carlos se va a Santander.

¿Cómo?

¡Pero qué tontería es esa!

Para coger un barco a Londres.

¡Virgen del Amor Hermoso!

Anoche la llamé y no lo cogió.

Esta mañana la veo y me quita la cara.

Es que no entiendo nada.

Hemos discutido más veces.

Pero hacer como que no estoy, en mi vida.

En mi vida.

Llaman a la puerta

-Toni.

¿Podéis venir? Lola quiere tener una reunión con todos.

-¿Pasa algo? -No sé.

-¿Tú sabes algo?

-Ni idea.

¿Me afecta a mí también o solo a los abogados?

-Todos estamos en el mismo barco.

Llevamos unos meses malos, con muchos impagos.

-Siempre nos ha costado cobrar. -Es verdad.

Pero la situación ahora es peor que nunca.

El partido, tras el batacazo electoral, no está en buen momento.

-No lo jures.

-Tenemos que pediros a todos que nos apretemos el cinturón.

Y que nos reduzcamos el sueldo.

-¿Cuánto debemos apretárnoslo?

-A la mitad.

Serán tres o cuatro meses, hasta recuperarnos.

-¿Y por qué no se baja el sueldo el compañero Carrillo?

¿No?

-Díselo al Comité Central.

Entendería que no aceptaseis. Todos tenemos obligaciones.

Me gustaría no tener que pedíroslo.

¿Qué decís?

-Sí.

-Si no hay más remedio...

-Si lo primero fuese el dinero, me habría ido.

Así que...

-¿Y tú, Toni?

-¿Cómo voy a decir que no?

-Perfecto.

Pues entonces, nada más. Manos a la obra.

¿Le traigo un caldito?

-No, gracias, no me tendrán mucho tiempo aquí.

-¿Un bocadillo? -No se moleste.

-¿Desde cuándo lleva aquí?

-Desde ayer.

-Aquí traigo a otro.

Hala, siéntate ahí a esperar.

-Yo tengo que trabajar. -¡Que te calles!

-Vaya, a ti te han pillado con las manos en la masa.

-¿Cómo dice? -El timo del obispo.

Yo lo he hecho.

-Creo que se equivoca.

-¿Y el que iba de obispo ha conseguido escapar?

-No sé de qué me habla.

Y tampoco sé por qué estoy aquí porque yo no he hecho nada.

-Cuídate de cantar, somos inocentes hasta que demuestren lo contrario.

-¿Se puede saber qué mira?

-Tu cara me suena, pero no sé de qué. ¿En qué zona curras?

-Yo tengo la parroquia en el barrio de San Genaro.

-¡No jodas! ¿Eres un cura de verdad?

-Pues sí, soy el párroco de la iglesia.

-¡Ahora detienen hasta a los curas!

Con Franco no pasaba. -¡Calle!

¡No moleste al padre!

-¿Y usted confiesa?

-¿Perdón?

-Que si confiesa.

Ya que estamos aquí, aprovechamos. -No es momento.

-Hace un huevo que no me confieso.

-Solo me faltaba esto.

-Bueno.

Yo voy comenzando.

Ave María Purísima.

-Sin pecado concebida.

-Padre.

Yo tengo un pecado muy grande que me da mucha vergüenza confesar.

Es la gula. Veo un puchero y me lanzo.

Me gusta la pringá, los garbanzos. -Ya, ya.

-El chorizo.

-Ya. -Eso no es bueno.

-Bueno, hijo, eso se remedia estando 15 días a pan y agua nada más.

-No será posible. -¿Por qué?

-Me obsesiono con el puchero.

-Vas a estar en la cárcel. Aquí puedes hacerlo.

-No creo que esté 15 días, padre.

Dos vermús con hielo con su aperitivo para la familia Quijo.

-¡Miguel, cortezas! -Mi favorito: epidermis de gorrino.

-¿No tienes otra cosa? -¿Quieres una ración de queso?

-No, mejor croquetas.

-Sí. -¿Croquetas?

-No puede ser, hoy no tengo croquetas.

-¿No ha venido el butano?

-No pasa nada.

-¿No habrás despedido a tu suegro? -¿Por qué iba a despedirlo?

-No lo he visto en toda la mañana.

-Hablando del rey de Roma...

Anselmo, hágase cargo de la cocina, que este la tiene manga por hombro.

-Buenos días, Anselmo.

Pensaba que no venía. -¿Por qué no iba a venir?

-Bueno, como se ha retrasado usted...

-¿No me pagas la mitad?

Pues trabajo la mitad.

-Ya te decía yo que aquí pasaba algo raro.

-¡Vaya pintas!

Anselmo. -Estás en mi cocina, no lo olvides.

-Ya.

Bueno, yo lo único que quería era pedirle perdón por lo que pasó.

-¿Ahora me pides perdón?

Un poco tarde, ¿no, yerno?

-Anselmo, sabe que soy un poco vehemente.

A veces tengo prontos y digo cosas de las que me tengo que arrepentir.

¿Tú sabes por qué me llaman el Matamulas?

¿Lo sabes o no?

-En el pueblo dicen que una vez pegó un puñetazo a una mula y la mató.

Pero en el pueblo se inventan cosas.

-No se inventan nada.

La pegué en todo el hocico. ¡Zas!

Y cayó al suelo redonda.

¿Sabes por qué le di?

No.

No me entendía con ella.

Cuando yo quería blanco, ella negro.

Cuando yo "p'acá", ella "p'allá".

Hasta que un día pasó lo que pasó.

-Que la mató.

-No se puede andar jugando conmigo, Miguel.

No sé si me explico.

-Perfectamente.

Y ahora...

...si me disculpa, tengo que atender la barra.

Tengo mucho lío.

Y usted con lo del bautizo... Si quiere, me quedo y echo una mano.

-Yo de ti no quiero nada.

Al bautizo voy a ir por mi hija y mis nietas.

Si fuera por ti, no volvíais a verme el pelo.

-Anselmo, por Dios... -Fuera de mi cocina.

¡Fuera!

-Si ahora le pido unas croquetas... -¡Fuera!

Miguel, ¿esas croquetitas vienen o qué?

Te llama Gallardo, ¿te lo paso? -Sí.

Oye, Rosa.

¿Eso de los sueldos había pasado antes?

-Siempre pagan tarde, pero esto no.

¿Te lo paso? -Sí, sí.

Gracias.

Gallardo.

-"Hola, Toni". -Hola.

-Me dieron tu recado. ¿Qué tal, señor letrado?

-Bien, bien.

-¿Defiendes a esos dos de la rotativa?

"Los que nos han denunciado". -No.

-¿No me llamas por eso? Como defiendes causas perdidas...

-No, además acabo de empezar.

Te llamaba para ver si nos podíamos ver.

-¿Hoy? -"Estaría genial".

"Cuanto antesmejor". -¿Pasa algo?

-No, es para charlar un rato.

-Ahora tengo una reunión.

Pero ven a la redacción esta tarde a primera hora.

-Ahí estaré.

-"Hasta luego". -Adiós.

¡Mamá!

"Hay bofetadas que van directas al orgullo".

"Para mi madre yo era un niño".

"Y un niño no tiene derecho a elegir ni a ser friegaplatos en Londres".

(INTERFONO) "Don Antonio".

Diga, Rosario.

Está aquí el señor García Gallego.

"Dígale que pase".

¿Me querías para algo?

Claro, Manuel.

Pasa.

Siéntate.

¿Cómo va lo del algodón, Manuel?

Iba a reunirme ahora con los jefes de servicio.

Mejor. Así llego a tiempo.

Hay que atajar la situación antes de que se nos suban a las barbas.

Por cierto, ¿cómo ha ido lo de la reunión?

Muy bien.

Ellos han puesto sobre la mesa todos los puntos conflictivos.

He adelantado algunas de las soluciones en que trabajamos.

Se han quedado como la seda.

No hay nada como dar un golpe en la mesa.

¡Qué te voy a contar a ti!

Con respecto al algodón,...

...deberías reunirte con los productores allí,...

...sobre el terreno.

Sobre todo en Córdoba, Jaén y en Sevilla.

Perdona que te interrumpa. Eso no es lo habitual.

Lo normal es que vengan ellos.

Ya lo sé, pero todo cambia y desde ahora las cosas se harán así.

Tenemos que amoldarnos.

Allí, sobre el terreno, conocerás mejor los problemas.

Luego me llamas.

Y me informas.

Durará más de una semana. No te preocupes.

Tómate tu tiempo.

Rosario concertará entrevistas con los productores y los sindicatos.

¿Te importa?

No...

Gracias.

Tienes una mañana.

A ver. Sí.

Era en...

Sí, Fernán Núñez.

¿Fernán Núñez?

¿Conoces Fernán Núñez?

No tengo el gusto.

Yo tampoco. Dicen que es precioso.

Si comes, pide un salmorejo.

Ya.

Si no mandas nada más... Otra cosa.

Todos conocemos cómo se las gastan los productores.

El partido de la oposición, el PSOE, está allí intentando sacar tajada.

Si hay dificultades, que las habrá, Manuel,...

...la faena por naturales.

Con la mano muy bajita y con mucho tiento, ¿entiendes?

El presidente nos ha dicho...

...que no quiere sobresaltos.

¿Entiendes?

No.

Nos ha dicho al ministro y a mí...

...que no quiere enterarse de nada de Agricultura por la prensa.

¡Ah!

Pues era eso.

Buen viaje, Manuel, y suerte.

Bueno.

Mantenme informado, Manuel.

Llaman a la puerta

Carlos.

Quería hablar contigo. No tenemos nada de que hablar.

No quería, pero lo que ibas a hacer...

¿Y qué hiciste tú?

No tenías que llamarla.

Pero ¿cómo no iba a hablar con Karina?

¿No te das cuenta? Era una locura. Tú no te das cuenta de nada.

¿Y te ibas a ir así sin más?

¿Y qué pasa con nosotros? ¿Con tu padre, con la abuela, conmigo?

¿No has pensado...?

No me hagas chantaje.

Estoy aquí.

Hala, déjame en paz.

No me hables así.

¿Me vas a dar otra bofetada?

No, ¿no?

Pues ya está.

A ver, Valentina.

¿Qué le debo?

-¡Cómo te voy a cobrar!

Somos casi de la familia.

-Bueno, pues nada, muchas gracias.

Me alegra que se haya arreglado con mi padre.

-Anselmo es mucho Anselmo. -Sí.

Me tengo que ir.

Voy a dar a las mellizas de comer.

-Adiós, hija.

Adiós, preciosa.

-Pili, me harás una rebaja por lo menos.

-¿Por qué?

-No soy de la familia, pero soy vecina desde hace muchos años.

Teléfono

-¡Lo que hay que oír!

-¿Dígame?

Sí.

Sí, sí, enseguida.

Enseguida se pone. Sí, hasta ahora.

¡Pili! -¿Sí?

-Al teléfono, para ti.

Es el padre Froilán. Es urgente.

Es de vida o muerte. -¡Qué raro!

-Seguro que está llamando desde su escondite.

-¿Su escondite, de qué está hablando?

-La policía. Le están buscando.

-¿Al padre Froilán? -Sí.

Ayer vinieron dos agentes.

Preguntaron por él en la iglesia.

-¿Y de qué le acusan?

-No lo sé.

-¿Y qué les dijo? -¿Yo?

Giratorio.

-¿Un corte de mangas?

-¿Me ve cara de soplona?

-No, pero...

-Padre, soy Pili, hola.

-¿Te estás escondiendo de mí?

-Tranquilo.

-¡La que me habéis organizado aquí!

¿Tú sabes dónde está el sinvergüenza de tu novio?

-Pues...

-Sé perfectamente que ha pasado la noche en tu casa.

-¿Y por qué dice usted eso?

¿Se lo ha dicho él?

-¡Estoy en comisaría!

-¿Comisaría?

-Ya lo han trincado. Se lo advertí.

-Sabía que no era trigo limpio.

-¡Cállense, que no oigo nada!

¿Cómo puedo ayudarle?

-¡Pregúntale al canalla de tu novio si sabe por qué estoy detenido!

-Bueno. -Te tengo que dejar.

Búscale.

-¡Basta, no aguanto más!

-¡Padre!

-¿Qué?

-¡Se va a enterar! -¿Quién?

-Valentina.

Se tiene que hacer cargo de todo.

-Oye. -Tengo que salir.

-No me dejes a medias.

-Se lo hace Valentina.

Adiós.

-Pero bueno.

-Yo la termino. -No me fío.

El otro día casi me quema el pelo.

Tanta democracia y tanta vida moderna.

Los curas, en comisaría.

-¡Este cura es tonto, que se lo dije!

-¡Qué nervios!

-¿Adónde va ahora?

Tenías que haberme visto.

Me dirigí al centro de la plaza y en la boca de riego,...

...enfilé hacia García Gallego como Manolete.

Uno.

Y luego, por detrás.

Y luego, en redondo.

Uno, dos, tres y cuatro.

García Gallego se me quedó mirando.

Todavía estará pensando a ver qué le he hecho.

¿Y los olivareros?

Protestaron, menudos son.

Pero les apliqué la técnica de Gitanillo de Triana.

En redondo. Uno, dos, tres.

Les dije que tenía la confianza del presidente.

Palabra mágica. Chitón.

La política es como los toros.

El presidente da y quita orejas.

Y he estado a punto de dejarlo.

Con lo que me ha costado.

Me alegro de que te haya ido tan bien.

Pues tienes una cara que parece que te da pena.

¿Qué pasa? Nada.

Te conozco perfectamente. A ti te pasa algo.

¡Ay!

Cuéntamelo.

No sabes lo que quería hacer Carlos. ¿El heredero?

Se quería ir a Londres con Karina.

¿A Londres?

Me cago en la leche.

¡Qué manía tienen mis hijos de irse a Londres!

¿Dónde le ves la gracia?

Gracia no tiene ninguna. Pero me hace gracia.

Estás tonto.

¿Cómo? Pero muy tonto.

Llora

¡Cómo me alegro!

-Estoy recién aterrizado.

-Os cambiará la vida para bien.

En cuanto nazca,...

...los primeros meses olvídate de dormir.

-Sí, las cosas nos van a cambiar.

-Hay que organizarse.

-De eso quería hablarte.

Ahora, con el crío,...

...vamos a tener más gastos.

Me vendría bien colaborar.

-No es el mejor momento. ¿Para qué te voy a engañar?

Cada día vendemos menos. Nos relacionan con el pasado.

-Pero algún reportaje podría hacer.

-¿No te va bien?

-Sí, estoy muy contento.

Mis compañeros son estupendos.

Pero no cobramos mucho.

Teléfono

-¿Sí?

¡No me jodas!

Sí, ahora subo.

Ni hablar un minuto con un amigo.

Bueno, Toni.

Veré qué puedo hacer. -Gracias.

-No te hagas ilusiones.

Es un mal momento.

Si sale algo, te aviso.

-Gracias. -Felicita a Juana.

-No le digas que he venido.

-Claro. -Por no preocuparla.

-Tranquilo.

¡Como los chorros del oro!

-"Querida Pili".

"Ojalá todo fuera de otra manera, pero la poli me pisa los talones".

"La noche que he pasado contigo la recordaré mientras viva".

"Eres lo mejor que me ha pasado en la vida".

-¿Por qué me pasan estas cosas? Posdata.

"Te he cogido dinero prestado".

"Te lo devolveré".

"Esto es un hasta luego".

¡No me lo puedo creer!

¡Será sinvergüenza!

¡Me cago en la madre que lo parió!

A ver.

-Bueno, hija.

Voy a la iglesia.

-¿Cómo se va a ir usted solo?

-Mejor solo que mal acompañado.

-Mira la que has montado.

-Ya le he pedido disculpas, pero no me escucha.

-Eres un egoísta. -Lo siento.

-Dormirás dos mese sen el sofá. Y a ver si quitan ese coche.

-¡Hombre!

La parejita feliz.

¿Dónde vais tan arreglados?

-Al bautizo, Josefina.

¿No viene?

-A mí nadie me ha invitado.

-¡Anda!

Pues se habrá traspapelado la invitación. ¿Verdad?

-Sí, sin duda, eso habrá pasado.

-Pues no os preocupéis.

Ya iré otro día.

-¡Qué cosas tiene usted!

¿Cómo va a ir otro día?

-Con el cura en la cárcel,...

...no puede haber bautizo.

-¿El cura en la cárcel?

-Pues sí.

-Dile algo.

-Me está poniendo nervioso. ¿Cómo que está en la cárcel?

-Claro, no lo sabéis.

Ayer se lo llevaron esposado.

Lo vi con mis propios ojos.

-No me lo creo. Júremelo, Josefina.

-Miguel... -¡Que me lo jure!

-Está bien, yo no lo vi.

Pero para el caso...

Creo que está metido en un asunto de contrabando.

-¿Cómo va a estar metido en un asunto de contrabando?

-Yo vengo de la iglesia y está cerrada.

Y del cura,...

...ni rastro. Id y veréis.

-Aquí no hay nadie.

-Nos quedamos sin bautizo. -No caerá esa breva.

¿Es este?

¿Cuál es su "modus operandi"? -¿Su qué?

-Su manera de actuar. -Yo no le he visto robar.

-¿Usted a qué ha venido?

-A denunciarle.

-Por el robo de unas joyas. -Sí.

Resulta que mi novio, mi ex novio,...

...me dejó un paquete.

-¿Le duele guardar el botín? -¡Oiga!

-Parece que actuó de cómplice.

-De eso nada, que yo no sabía que había joyas.

-¿Y por qué no llamó a la policía?

-Porque le quiero.

Y porque en la iglesia, hay unas goteras terribles.

Y el padre Froilán debe arreglarlas con lo que le dan en el cepillo.

Y va listo.

Vamos muchísimo a la iglesia.

-Así que decidieron ir al perista.

-¡Qué mente tan retorcida!

Dejé las joyas en el cepillo.

-¿En el cepillo? -Sí.

-El padre no sabía que eran robadas.

-Y el cura se encontró las joyas en el cepillo.

-Supongo, porque ahí las dejé.

-Y se lo gastó en la iglesia. -¿Cómo íbamos a arreglar las goteras?

-Que me traigan al cura.

¡Vaya por Dios! ¿Hace mucho que se ha ido?

-"Dos horas".

-¿No sabes dónde?

-Pues no.

No puedo ayudarte.

-No te preocupes.

Estará al llegar, gracias. -"Adiós".

-Perdona.

-No llegamos al bautizo. Vístete.

¿Dónde estabas? -Un día horrible.

Me he quedado hasta tarde. Un tráfico del demonio.

Y he hecho algunas gestiones.

-¿Y este ramo? -Enhorabuena, mamá.

-Estás loco. ¿Te sobra el dinero?

-¿Por qué dices eso? -No sé.

Costarán un riñón. -La ocasión lo merece.

-Te quiero.

Vete a arreglar. Las meteré en agua.

Venga, Toni.

Nos dan las uvas.

Fíjate bien, que no te lo voy a repetir.

¿En qué estabas pensando?

¿En fregar platos, eso es prepararse el futuro?

Eso sería al principio.

¿Y después qué, de limpiabotas, aparcacoches, bedel?

Ya me contarás qué haces en Londres sin una carrera.

Iba a aparcar los estudios.

¿Aparcar?

Como sigas así, vas a aparcar coches, pero de otros.

Pero habría aprendido inglés.

Sí, eso sí.

Pero el inglés, sin estudios, no lleva a ninguna parte.

Bueno, sí, al aeropuerto, de taxista.

¿Entiendes?

O te podías poner a tocar, como el "my darling".

¿Eso es lo que quieres?

¿Y todo por tu vecina?

Fuisteis novios más jóvenes.

Pero eso fue hace mucho tiempo.

Pero ahora que podéis ir con quien os dé la gana,...

...te enamoras.

¿Y si te deja?

No me mires así.

Por otro que sea más inglés que Churchill.

Te quedas con una mano delante y otra detrás.

¿Entiendes?

Llegamos tarde.

Quiero ver si me ha entendido. ¿Me has entendido?

Quiero que se te meta en la mollera que no tienes que irte.

Ni huir como si fueras un fugitivo. Somos gente muy honrada.

Y no huimos por nada.

Por nada. Y mucho menos por una mujer.

Piensa en ti.

Cuando lo hagas, todo se arreglará.

Y así pareces un bedel.

Ya está bien. Los zapatos.

Cámbiate de zapatos, que así no puedes ir.

Mira que no decirme que quería irse a Londres.

Bastante tenías.

La culpa es tuya. Déjalo.

Las cosas hay que decírmelas.

Si no, parezco de plomo derretido.

¡Vamos bajando! ¡Ya voy!

Puede usted marcharse.

-¿En serio? -No me haga dudar.

-¿Usted cree que van a coger a Antonio?

-A mí no hay chorizo que se me resista.

-Vamos. ¡Vamos!

Se me hace tarde para el bautizo.

-¿Qué es lo que he hecho?

¿Qué es lo que he hecho? -¡Pili!

Has actuado de buena fe. -Lo he entregado a la policía.

-¿Querías que yo fuese el conde de Montecristo?

-Yo le quiero.

-¡De menudo sinvergüenza te has enamorado!

-Ya lo sé, pero es que da unos besos...

Y es el hombre de mi vida.

-Olvídalo.

No nos va a traer nada bueno.

Todo serán problemas.

-Ya lo sé.

¡Pero no lo puedo evitar!

-¡Vamos, que es tarde!

-¿Qué le van a hacer?

Ya estamos aquí.

Vamos a llegar tarde.

A ver si han empezado. ¿Cómo van a empezar?

¡Vamos, Herminia! ¡Ya voy!

Ahora, con prisas. Si hubiéramos salido antes.

Ni que fuese en Navalcarnero.

Mira que tu ocurrencia de irte a Londres.

¿En qué estabas pensando? ¡No empieces!

Mira, están todos ahí.

Qué raro que no hayan entrado.

-¿Dónde se ha metido?

Cuando vuelva, lo va a explicar.

-¡Qué guapo estás cuando te sulfuras!

-Hoy no las bautiza nadie.

-No da señales de vida.

¿Qué pasa aquí?

-Froilán está en la cárcel. -Por robar.

¡Qué tontería!

-El caso es que en la iglesia no está.

-Oye, que ya está.

¿Ya está qué?

He llamado a la comisaría y está detenido.

¡Jesús!

Vamos a ver, Miguel.

Vamos a Gobernación. ¿Cómo vais a ir?

Han detenido al cura.

Será un error.

Le pueden tener 72 horas.

Hay que ir a comisaría. -¡Ahí viene!

-¡Ahí está!

Ya me extrañaba que las dejara sin bautizar.

Cuidado con la moto.

¡Pili, Pili, hija, Pili!

¡Hombre, por favor!

¡Padre!

-Por favor, coged el bolso.

-A ver.

-No aplaudáis. ¿Te has metido a quinqui?

¡No me toques las narices!

-Cinco minutos más y las hago protestantes.

-¿Está bien? -Sí.

Todos arriba.

Vamos a la iglesia.

-Cuidado.

Cuidado, Clara.

Cuidado.

Ahora me lo cuentas.

-Cuidado, Carlos. -Despacito.

Sara, hija.

Cuidado con la niña.

Solo nos falta caernos.

¡Eh!

Propongo un brindis.

Por estas dos rapazuelas.

Lo más bonito que ha parido mi hija.

-Gracias, padre.

-¡Por Dolores y por Victoria!

Bailemos el bimbó.

-Venga, a bailar.

-¡Qué bonito bautizo!

-Ha salido bien.

-Anímese, padre. -Vete a bailar.

Qué bien habla mi Anselmo.

-Sí, parece un ministro.

-Tú y yo vamos a estar muy bien juntitas.

-Sí, pero de subir al Matamulas a casa, nada.

-Eres peor que las monjas. -Como le suba, va a la pensión.

-Enciende el cigarrillo y dame una calada.

-Ay.

-Venga, macho, perdóname.

¿Qué querías que hiciese?

Lo mires por donde lo mires, era una locura.

No quería que te pasase nada.

Bailemos el bimbó.

-Bimbó, bimbó.

-Que está causando sensación. ¿Vas a estar ahí toda la tarde?

Saca a bailar a tu madre. No me apetece.

Bueno.

Es fácil decirlo, pero las cosas no son así.

Lo sé, pero te equivocas.

No se puede estar subido a la colina siempre.

No sé yo. Tía.

Gracias por las medallitas. Son preciosas.

Que el Niño Jesús les proteja.

Les va a hacer falta.

No me asuste. No, no era mi intención.

Lo que pasa es que los niños...

Tus hijas son pequeñas, pero cuando crecen,...

...problemas mayores. Ya verás.

Ay... No me hagas caso.

-Esta niña pide una madre a gritos.

-Mi amor. -Ahí está. Venga.

...sensación.

Con esta melodía...

...que te va derecho al corazón.

¿Qué, Anselmo?

Vaya una fiesta buena.

-Sería mejor si fuera la familia como debe.

-De acuerdo.

Lo pasado, pasado.

Mañana le voy a dar el importe íntegro de la paga.

-Será por dinero. -No es por dinero.

Es porque es mi suegro y un trabajador.

Y tiene sus derechos. -Te perdono con una condición.

-Diga. Es el bautizo de mis hijas. -Quiero un aumento.

-¿Un aumento?

Buen, vale.

-¡Anselmo, vamos a bailar! -Vamos a bailar.

Al llegar la noche... No se me pasa el disgusto.

Ya lo sé.

De verdad...

No tenía que haberle pegado.

Ponme otra copa de champán...

No me lo perdonará.

No hagas de esto una montaña, mujer.

Bueno, en fin, la vida es muy corta y hay que aprovecharla.

Cambio de parejas.

No. Sí.

Muy bien. Carlos, hijo, muy bien.

Quiero ser muy feliz.

Hijo, perdóname el cachete que te di.

No fue un cachete, fue una buena bofetada.

Sí, pero lo que ibas a hacer era gordo.

¿Volvemos a empezar? No.

No vuelvas a pegarme. Ni tú me digas lo que debo hacer.

El cuerpo me pide juerga y todo el mundo quiere bailar.

¡Hola, hijo!

Y cuando llega el alba, todo me da lo mismo.

Yo vivo como quiero y no me importa lo del vecino.

Así, amigos mío, yo vivo mejor que nadie.

Van a decirte algo muy importante. Me parece.

No me lo digas. ¿Lo sabes?

Que estáis esperando un niño.

¿Niño o niña? No lo sabemos, papá.

¡Ven, que vas a ser tío! Que la han hecho bisabuela.

Ay, qué alegría. Qué alegría tan grande.

A ver...

¡Juana!

Qué alegría.

Ay...

Qué bien.

Gracias, Juana, muchas gracias.

Ya sabes que te quiero mucho.

"La felicidad me rodeaba".

"A mí, que era la persona más infeliz del mundo".

"Mi amigo Josete me había traicionado".

"Mis padres no me dejaban decidir qué hacer con mi vida".

"Pero lo peor es que le había fallado a Karina".

"¿Me iba a poder perdonar algún día?".

Yo vivo como quiero y no me importa lo del vecino.

Bodeguero, dame otra copa de champán.

Quiero ser muy feliz.

Esta noche todo lo tengo que olvidar.

Quiero ser muy feliz.

Bodeguero, dame otra copa de champán.

Quiero ser muy feliz.

Esta noche todo lo tengo que olvidar.

Quiero ser muy feliz.

Pasada la media noche, ya todo se me confunde.

Y el alma se me levanta y entonces yo me pongo a bailar.

-¡Bodeguero!

-Las manos se van por rumbas, las piernas marcan el ritmo...

...y el cuerpo me pide juerga y todos quieren bailar.

-¡Bodeguero!

Cuéntame cómo pasó - T11 - Capítulo 191

Carlos la lía el primer día en la Mili

Karina le había dado un reloj a Carlos para que se acordara de ella durante su paso por la Mili, objeto que no sienta nada bien en el cuartel y le acusan de ser homosexual. Además, allí también conoce a Marcelo,  que después ha sido uno de sus mejores amigos

Cuéntame cómo pasó - Carlos y Marcelo se conocen en la mili

Carlos, entre la vida y la muerte

El hijo pequeño de los Alcántara también ha pasado por la cárcel por supuesto tráfico de drogas. Durante su "estancia" allí sufrió un apuñalamiento, quedando entre la vida y la muerte, y dejando para la historia de la televisión una de las mejores interpretaciones del personaje con la que emocionó a todos los espectadores.

Cuéntame cómo pasó - Carlos, apuñalado y al borde de la muerte (Capítulo 253)

Todo por sus amigos

Un ya adulto Carlos Alcántara estaba con sus amigos el día del incendio de Alcalá 20. El joven podría haber escapado rápido del local, pero decidió quedarse hasta que no salieran sus amigos

Cuéntame cómo pasó - Se desata la tragedia en Alcalá 20

Carlos pide matrimonio a Karina

Muchas han sido las novias de Carlos, pero al final siempre estaba Karina, y es con ella con quién decide pasar el resto de sus días. De esta manera tan original le pidió matrimonio a la joven. Aún tenemos que saber si habrá boda en los próximos capítulos y si es con ella con quien emprende ese viaje a final de temporada. 

Cuéntame cómo pasó - La original propuesta de matrimonio de Carlos a Karina

Televisión

anterior siguiente