Enlaces accesibilidad

Diplomacia

Los talibanes confirman la reanudación de las conversaciones de paz con Estados Unidos en Doha

  • Los talibanes se niegan a negociar cara a cara con el Ejecutivo del presidente Ashraf Ghani
  • El presidente Ghani estima que en las conversaciones tiene que tratarse la cuestión de los refugios de talibanes en Pakistán

Por
Un grupo de talibanes entrega sus armas durante una ceremonia de reconciliación celebrada el 5 de diciembre en Jalalabad, Afganistán
Un grupo de talibanes entrega sus armas durante una ceremonia de reconciliación celebrada el 5 de diciembre en Jalalabad, Afganistán. EFE GHULAMULLAH HABIBI

Los talibanes han confirmado este sábado la reanudación oficial de las conversaciones de paz con Estados Unidos en Doha (Catar), tres meses después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, las cancelara abruptamente después de un atentado en Kabul en el que murió un soldado estadounidense.

"Hoy, el equipo de Negociación del Emirato Islámico, liderado por el respetado Mullah Baradar Akhund (número dos de los talibanes y jefe de su oficina de Catar), reanudó las conversaciones con el equipo de negociación de Estados Unidos desde donde fueron suspendidas" ha escrito en su cuenta de Twitter el portavoz de la oficina talibán en Catar, Suhail Shaheen.

El portavoz también ha señalado que Anas Haqqani, hijo del fundador de la red Haqqani (autora de varios ataques mortales) y liberado en noviembre de una cárcel afgana como parte de un intercambio de presos, ha participado en dichas negociaciones como miembro de la delegación talibán en Doha.

Haqqani y otros dos prisioneros talibanes de alto rango fueron liberados por el Gobierno afgano con la mediación estadounidense, a cambio de dos profesores occidentales como una medida de fomento de la confianza y un esfuerzo para allanar el camino para la reanudación de las conversaciones estancadas.

También para acercar posturas entre el Gobierno afgano y los talibanes, que se niegan a negociar cara a cara con el Ejecutivo del presidente Ashraf Ghani, al que consideran un títere de occidente.

Los talibanes rechazan por el momento un alto el fuego

El enviado estadounidense para la Reconciliación Afgana, Zalmay Khalilzad, desempeñó un papel activo en el intercambio de prisioneros, ya que estuvo al frente de la delegación estadounidense en las conversaciones con los talibanes durante más de un año.

Antes de volar a Catar para reanudar las conversaciones de paz, Khalilzad llegó a Afganistán el miércoles y sostuvo una serie de reuniones sobre la paz con líderes y políticos del país, incluido el presidente Ghani.

El mandatario pidió a Khalilzad que tuviera en cuenta que para iniciar el proceso de paz los talibanes deben aceptar un alto el fuego y que en las conversaciones deberá tratarse también la cuestión de los refugios de talibanes en el vecino Pakistán.

Aunque el alto el fuego o al menos la reducción de la violencia ha sido una de las principales demandas del gobierno afgano en los últimos meses, los talibanes hasta ahora rechazaron aceptarlo, argumentando que primero deben firmar un acuerdo de paz con Estados Unidos y luego establecerán conversaciones con políticos afganos en las que el gobierno también podría participar.

Los talibanes se mantienen en guerra con Estados Unidos y el Gobierno del país desde que hace 18 años EE.UU. invadiera Afganistán y derrocara del poder a los fundamentalistas islámicos.

Noticias

anterior siguiente