Enlaces accesibilidad

Argelia

Argelia celebrará elecciones presidenciales el próximo 12 de diciembre pese a la oposición popular

  • Abdelkader Bensalah, presidente interino de Argelia, ha firmado el decreto presidencial como había sugerido el jefe del Ejército
  • Los manifestantes rechazan la celebración de las elecciones mientras siga en el poder "la banda de la mafia"

Por
Manifestación en Argel en contra de las élites gobernantes
Manifestación en Argel en contra de las élites gobernantes. REUTERS Abdelaziz Boumzar

El presidente interino de Argelia, Abdelkader Bensalah, ha anunciado que las elecciones presidenciales para reemplazar al presidente Abdelaziz Bouteflika, forzado a dimitir en abril, se celebrarán el próximo 12 de diciembre.

En un discurso a la nación, Bensalah ha revelado que había convocado a la instancia electoral y firmado el decreto presidencial este mismo domingo como había sugerido el jefe del Ejército y nuevo hombre fuerte del país, Ahmed Gaïd Salah, pese a la oposición del movimiento popular masivo de protesta.

En este sentido, el presidente interino ha instado a los ciudadanos "a movilizarse para hacer de esta reunión el punto de partida del proceso de renovación de nuestra Nación, y a trabajar, masiva y fuertemente, para el éxito de esta elección". Un proceso, que en su opinión, "permitirá a nuestro pueblo elegir un nuevo presidente que tendrá toda la legitimidad para presidir los destinos de nuestro país y realizar las aspiraciones de nuestro pueblo ".

Decenas de miles de argelinos volvieron a salir el pasado viernes a las calles de las principales ciudades del país para exigir el fin del régimen militar que lidera Gaïd Salah al grito de "queremos un estado civil, no militar".

Los manifestantes, que protestan regularmente cada viernes y cada martes desde el pasado 22 de febrero, expresaron, igualmente, su oposición a las elecciones mientras siga en el poder "la banda de la mafia".

Las protestas populares forzaron la dimisión de Bouteflika

Bouteflika, de 81 años, renunció a su puesto a principios de abril forzado por las protestas y por la presión del propio Gaïd Salah, y fue sustituido por Bensalah, entonces presidente del Senado, quien asumió el cargo con el compromiso de convocar presidenciales en un plazo de 90 días.

Bensalah, que al igual que Gaïd Salah, accedió a la presidencia del Senado al inicio de la segunda legislatura de Bouteflika (2004-2009), eludió, sin embargo, el mandato y se mantiene al frente de la jefatura del Estado pese a las dudas legales que suscita.

Tras la renuncia de Bouteflika, Gaïd Salah ha impulsado una campaña de "manos limpias" que ha llevado a la cárcel a militares, políticos, ministros y empresarios próximos al clan Bouteflika, entre ellos su hermano Said y el general Mohamad Mediane Tawfik, jefe de los servicios secretos al que se consideraba su sucesor. Todos ellos han sido acusados de delitos de corrupción, principal denuncia de los manifestantes contra el régimen.

Noticias

anterior siguiente