Enlaces accesibilidad

Incendios forestales

Un gran incendio sin control afecta al centro de Portugal y deja veinte heridos

  • El 85% del fuego está controlado, pero la situación podría empeorar debido a las altas temperaturas
  • Otros cuatro incendios declarados en la zona han sido controlados durante la noche

Por
Sigue la lucha contra los incendios que asolan el centro de Portugal

Un incendio de grandes dimensiones en Vila de Rei (Portugal), ha dejado al menos veinte heridos, ocho bomberos y doce civiles, uno de ellos grave, que ha sido trasladado a la unidad de quemados de un hospital de Lisboa. 

El comandante de Protección Civil Luís Belo Costa ha señalado que los bomberos han conseguido dominar el 85 % del área del incendio, aunque las altas temperaturas y el viento hacen prever una tarde de "intenso trabajo".

"Desde esta mañana hemos conseguido mantener el incendio dentro de los límites que ya había alcanzado", ha apuntado durante una rueda de prensa en el centro de operaciones instalado en la región asolada por el fuego.

El fuego se ha extendido al municipio vecino de Mação, donde se encuentra actualmente cabeza del incendio. Este es el único de los cinco fuegos declarados el sábado en el distrito de Castelo Branco que continúa activo, después de que los otros cuatro, todos en la localidad de Sertã, fueran controlados por los bomberos.

El incendio podría haber arrasado unas 8.500 hectáreas

Unos 800 bomberos continúan las labores de extinción en Vila de Rei y en el municipio vecino de Mação, hasta el que se extendieron las llamas, con la ayuda de 14 medios aéreos y unos 250 vehículos de extinción terrestre.

El comandante ha explicado que desde el origen del fuego hasta el punto más lejos que alcanzó hay una distancia de 25 kilómetros, y aunque las autoridades no han ofrecido todavía cifras oficiales del alcance del incendio, el Laboratorio de Fuegos de la Universidad de Trás-os-Montes calcula que ya ha arrasado 8.500 hectáreas.

Protección Civil alertó el pasado jueves de que la subida de las temperaturas y la disminución de la humedad previstas para este fin de semana aumentaban el peligro de incendios forestales, por lo que pidió a la población que tomase precauciones.

El Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera puso este domingo a nueve municipios en riesgo máximo de incendio, la mayor parte en el distrito de Castelo Branco.

Esta misma zona sufrió un grave incendio forestal en junio de 2017 donde murieron al menos 62 personas, treinta de ellas en la carretera cuando intentaban huir de las llamas en sus coches. Dicho incendio fue catalogado por el primer ministro luso, Antonio Costa, como "la mayor tragedia en años".

Noticias

anterior siguiente