Enlaces accesibilidad

El 'no' a Sánchez y el giro a la derecha de Ciudadanos traen las primeras dimisiones y una crisis sin precedentes

  • Las renuncias de Toni Roldán y Javier Nart son las primeras que afectan al entorno dirigente de Ciudadanos
  • Arrimadas confirma que Cs mantendrá su estrategia "firme" frente al sanchismo, pese a la dimisión de su portavoz económico

Por
El 'no' a Sánchez y el giro a la derecha de Ciudadanos traen las primeras dimisiones y una crisis sin precedentes

El rumbo estratégico que ha tomado Ciudadanos, que insiste en plantarse como oposición a Pedro Sánchez, negándole la investidura y primando los acuerdos con el PP aunque incluyan un acercamiento y pactos implícitos con Vox, ha llevado a que las contradicciones se tornen en abandonos y una crisis sin precedentes en la Ejecutiva de Albert Rivera, personificada este lunes en sendas dimisiones de dos miembros de la dirección, el diputado y portavoz económico Toni Roldán y el eurodiputado Javier Nart

El núcleo de Ciudadanos ha implosionado a causa de la tensión interna tras las elecciones generales del 28A y los pactos tras los comicios locales y autonómicos. No han sido las amonestaciones escritas a Albert Rivera de fundadores del partido, como el catedrático Francesc de Carreras o el periodista Arcadi Espada, ni siquiera la ruptura con Manuel Valls en Barcelona o el sonrojo causado por Emmanuel Macron desde Francia, sino la marcha de dos pesos del partido, lo que abre la caja de los truenos y evidencia una crisis de identidad nunca vista en la formación naranja.

Toni Roldán dimite y critica el giro a la derecha de Ciudadanos

La dimisión del eurodiputado Javier Nart se ha sumado a la del hasta ahora portavoz económico del partido, Toni Roldán, que este lunes anunció que dejaba sus cargos en el partido -era responsable de Programas y Áreas Sectoriales- y su escaño en el Congreso por discrepar de la política de acuerdos del partido en los últimos meses.

Toni Roldán abandona Cs y carga contra su acercamiento a Vox

Cuatro miembros de la Ejecutiva piden negociar con Sánchez

Según informó el partido, en la reunión de la dirección de este lunes, después de la dimisión de Roldán, Luis Garicano -su mentor político- y Javier Nart pidieron votar para reconsiderar la estrategia del partido en relación con la investidura de Sánchez y "abrir una vía de negociación" con el PSOE, un asunto que estaba en el orden del día pero que no se iba a sometar a votación.

De los 35 miembros que componen el Comité Ejecutivo -descontando a Roldán, que no ha participado- 24 han votado a favor de mantener la estrategia de no negociar con Sánchez, cuatro en contra y tres abstenciones, y tras la votación Nart dimitió de la dirección de Ciudadanos.

Los que han votado en contra han sido, además de Garicano y Nart, el exdiputado en el Congreso y responsable del área de Exteriores en la Ejecutiva, Fernando Maura, y el líder de Ciudadanos en Castilla y León, Francisco Igea-. Se han abstenido el vicepresidente del Congreso Ignacio Prendes, la portavoz de Educación Marta Martín y la responsable del Área de Movilidad y Seguridad Vial, Orlena de Miguel.

Esta decisión tuvo luego su eco en Asturias, con la renuncia del candidato de Cs, el exrector de la Universidad de Oviedo Juan Vázquez, también por discrepancias con la política de pactos de su partido en el Principado, horas después de haber tomado posesión de su cargo de diputado autonómico. Vázquez, independiente, había abogado por respaldar al futuro Gobierno socialista en Asturias y se desvinculó del pacto que había permitido al PP recuperar la Alcaldía de Oviedo.

Ciudadanos insiste en ser oposición al 'sanchismo'

Arrimadas insiste en que Cs mantendrá su estrategia "firme" frente al sanchismo tras la dimisión de Roldán

Sin embargo, esta cascada de renuncias no ha hecho mella en el rumbo emprendido por Ciudadanos, tal y como demostró en rueda de prensa la portavoz nacional, Inés Arrimadas, que considera "avalado por las urnas" y los cuatro millones de votos con los que han crecido de 32 a 57 diputados, y no admitió el argumento de haber dado un giro a la derecha que le achacan dentro y fuera de sus filas.

La renuncia de Toni Roldán fue el primer revés directo a la mandíbula, la marcha de un dirigente joven identificado con los principios del partido de oposición al nacionalismo, reformismo y regeneración, que él mismo subrayaba en su despedida y que considera "desvirtuados" por la estrategia política defendida por Rivera en los últimos tiempos.

"Solo tengo buenas palabras para Toni [Roldán], pero desde luego vamos a seguir aplicando el criterio que aprobó por unanimidad la Ejecutiva, también con el voto de Roldán", ha remarcado Arrimadas, aunque la unanimidad se rompió a continuación, cuando volvió a la reunión de la Ejecutiva y se forzó una nueva votación.

De este modo, la postura oficial sigue siendo hacer oposición y ser "firmes contra Sánchez y leales a los españoles", aportando como prueba los pactos que el líder socialista hace con nacionalistas y separatistas "cada vez que puede", el último de ellos en Navarra, en un pacto del PSN con Geroa Bai que ha permitido la entrada de Bildu en la Mesa del Parlamento y que consideran el "summum de la infamia".

La portavoz ha puesto en valor los "pasos" de Ciudadanos para formar gobiernos "moderados, liberales y con medidas de regeneración democrática que tanta falta hacen" en lugares como Castilla y León o Murcia, ambos con pactos con el PP, mientras que el PSOE "sigue pactando con los de siempre, populistas, nacionalistas e incluso separatistas".

Crecientes críticas a la estrategia de Rivera

Imperturbable frente a la tormenta política desatada, lo cierto es que en apenas diez días Rivera ha recibido sucesivas críticas y rechazos desde dentro y fuera sin pronunciar palabra, salvo un escueto mensaje en Twitter en el que agradece a Roldán su trabajo y reafirma su compromiso con un "proyecto liberal y constitucionalista".

El terremoto en el que ha desembocado la contestación interna a Rivera empezó el 14 de junio, con el profesor de Derecho Constitucional y fundador de Ciudadanos Francesc de Carreras, que criticó, vía carta abierta en el diario El País, que "el joven maduro y responsable se haya convertido en un adolescente caprichoso que da un giro estratégico de 180 grados y antepone supuestos intereses de partido a los intereses generales de España" por negarse rotundamente a un pacto de gobernabilidad con Pedro Sánchez y el PSOE.

Otro de los fundadores de Cs, el periodista Arcadi Espada, también mediante un artículo publicado en El Mundo, criticaba que la estrategia de Ciudadanos estuvo a punto de llevar a los independentistas de ERC a la Alcaldía de Barcelona, de no intervenir el exprimer ministro socialista Manuel Valls para prestar los votos de sus concejales a Ada Colau: "Si de Cs hubiera dependido, hoy Barcelona tendría un alcalde independentista", escribió Espada.

Como ellos, Roldán ha criticado el progresivo abandono de los principios fundacionales del partido -al margen del abandono de la socialdemocracia por un liberalismo de cariz progresista- y en especial desde que Cs haya apostado por el liderazgo de la derecha, tras la moción de censura que ganó Pedro Sánchez.

"Ciudadanos significa un dique de contención frente a nacionalismos y extremismos. No tengo ni idea de si eso nos llevará a ganar las elecciones, lo que sí estoy seguro es que las ideas no nacieron anteayer, esas ideas liberales llegaron a España para quedarse", dijo Roldán en su comparecencia sin preguntas en el Congreso.

"Deriva" derechista y acercamiento a Vox

Hace justo una semana, Ciudadanos anunció la ruptura con Manuel Valls por hacer posible la investidura de Colau, y el miércoles el ex primer ministro francés protagonizó una dura rueda de prensa criticando la estrategia del "cuanto mejor peor" de Rivera, que considera una "deriva" y una "irresponsabilidad" por pretender "liderar" las derechas y firmar pactos "de hecho" con Vox, una formación "iliberal, reaccionaria y antieuropea".

"¿Cómo vamos a vencer al nacionalismo si no ponemos todo de nuestra parte aunque otros no lo hagan para evacuarlo del poder? ¿Cómo vamos a construir un proyecto liberal en España si no somos capaces de confrontarnos a la extrema derecha, que está en las antípodas de todo lo que pensamos?, ha preguntado retóricamente Roldán dando continuidad a los razonamientos de Valls de cinco días antes.

"Me creí la idea de la tercera España, no voy a participar en la polarización política porque vine para hacer exactamente lo contrario", añadió en otro momento Roldán, instruido en su liberalismo económico en el Reino Unido -estudió en la London School of Economics- e impulsor junto a Garicano, con quien entró en Ciudadanos en 2015, de medidas en esta línea que han vertebrado el programa político de Ciudadanos, como el contrato único y la reforma del mercado laboral y las pensiones.

El propio Valls, mediante un mensaje en Twitter, ha aplaudido estas manifestaciones de Roldán como "palabras fuertes, emotivas y justas".

Especialmente con la marcha de Toni Roldán, el sector socioliberal, el ala ideológicamente más progresista de Ciudadanos, pierde voz y representación en el núcleo de las decisiones del partido naranja, mientras Albert Rivera guarda silencio tras una semana aciaga en la que el último golpe vino de París, cuando el Elíseo desmintió que el presidente francés, Emmanuel Macron, le hubiera felicitado por su estrategia de pactos, como Rivera había asegurado.

Francia desmiente que Macron apoye los pactos de Ciudadanos como dijo Rivera

Ni siquiera la posterior rectificación sobre el supuesto apoyo francés y la foto de Rivera en un lugar destacado entre los miembros del grupo liberal europeo pudo tapar el relato del distanciamiento entre el presidente de Ciudadanos y sus principales valedores internos y externos.

Apoyo a Roldán de Garicano: "Seguiré luchando por esas ideas"

Pese a la unanimidad esgrimida por Arrimadas, en la que también incluía al líder de Ciudadanos en el Parlamento Europeo y valedor de Toni Roldán, Luis Garicano, este ha señalado en un mensaje en Twitter tras la renuncia del secretario de Programas y diputado que "nadie ha sido más leal al proyecto y nadie ha hecho más por conseguir políticas reformistas y regeneradoras para España".

Por su parte, el líder de Cs en Castilla y León, Francisco Igea, ha mostrado su apoyo a Roldán publicando como imagen de su perfil de Twitter una fotografía en la que aparecen juntos.

Roldán, que apoyó la candidatura de Igea en las primarias frente a la apuesta autonómica de la dirección, la ex consejera del PP Silvia Clemente, ha dicho que una de las razones de su salida es que Ciudadanos ha pasado de enarbolar la bandera de la regeneración a apoyar a "partidos que llevan más de 20 años en el poder". En Castilla y León, Igea está negociando un gobierno con el PP, que ha gobernado desde 1987 en la comunidad.

En distintas declaraciones la semana pasada, Igea admitió que este pacto había generado "cabreo" entre los votantes 'naranjas' y aseguró que si las conversaciones no llegaban a buen puerto con el PP, se abría a un pacto con los socialistas para permitir un gobierno "estable". 

Ahora, la disensión evidenciada por los votos de Garicano e Igea contrarios a impedir la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno es una nueva amenaza en esta crisis abierta en Ciudadanos.

Noticias

anterior siguiente