Enlaces accesibilidad

Elecciones autonómicas

Ángel Garrido, de criticar su "populismo pop" a embarcarse en las listas de Ciudadanos

Por
El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, durante  una intervención en la Asamblea regional.
El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, durante una intervención en la Asamblea regional. EFE/ J.J.Guillen

“Populismo pop” y “oportunismo sin límites”, así definía a Ciudadanos su último fichaje bomba, el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, quien aún a estas horas figura como número cuatro en la lista del Partido Popular al Parlamento Europeo publicada este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El sucesor de Cristina Cifuentes en el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha dado este miércoles esquinazo a sus compañeros del PP anunciando por sorpresa su marcha para ocupar el puesto 13 de la lista del partido de Albert Rivera al Parlamento madrileño.

Presidente de la Comunidad hasta el pasado 11 de abril, cuando dejó el puesto para integrarse en la candidatura europea de los popularesGarrido ha lanzado varias perlas desde el atril de la Asamblea autonómica contra el que ahora es su nuevo partido.

De protestar por el "populismo pop" junto a Cifuentes...

Ángel Garrido dio el salto a la política autonómica en 2015 como mano derecha de Cifuentes y fue uno de los encargados de cerrar las negociaciones con Cs para conseguir el apoyo de este partido a su investidura como presidenta. Sin embargo, este acuerdo no le ha impedido cargar en varias ocasiones contra el partido que ahora le recluta.

Así, Garrido, que alardea de ser de Vallecas, rehúsa de la etiqueta de liberal y se define como un “conservador clásico”, calificó a Cs de “populismo pop” en octubre de 2016 en comparación al “populismo heavy” de Podemos, de los que se separaba tan solo por “un pequeño pasillo”, por “preguntar para crear incertidumbre” sobre el futuro de la televisión autonómica, Telemadrid.

Solo unos meses después, en diciembre, el entonces número dos de la Comunidad de Madrid, acusó a Ciudadanos de querer “ser juez y parte” en un proceso judicial abierto por la denuncia de 19 militantes de la formación naranja contra un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos en la destitución de un grupo más amplio de miembros del partido que vertían críticas en un grupo de WhatsApp.

...a criticar el "oportunismo sin límites" desde la Presidencia

De hecho, las cargas de Garrido no se redujeron después de su llegada a la Presidencia, en mayo del año pasado y tras la dimisión de Cifuentes por las irregularidades de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos y la publicación de una información en la que se le atribuía un supuesto hurto en un supermercado en 2011.

Por el contrario, Garrido criticó “el oportunismo de Ciudadanos” que “no tiene límites” cuando, en octubre 2018, la formación con la que ahora concurre a las elecciones municipales registró una proposición para inscribir a los menores nacidos en el extranjero por gestación subrogada. “Según les convenga para su discurso, traen a la Asamblea de Madrid asuntos que no son competencia de las Comunidades Autónomas”, protestó Garrido, para acusar a Cs de trabajar “para su titular y no por los madrileños”.

Dardos directos a Aguado, que ahora lo recibe en Cs

Pero Garrido, que en ningún momento ocultó sus aspiraciones dentro del PP para optar a revalidar en las urnas su presidencia, también ha tenido críticas contra el líder de la formación naranja en la Asamblea y candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, a quien el verano pasado afeaba que “se le olvidó el gorro de padre” al configurar los presupuestos autonómicos o en el acuerdo de investidura, después de que el partido presentara una propuesta de actividades de verano para promover la conciliación.

Garrido dijo estar “hasta el gorro” de las “propuestas absolutamente demagógicas” de Aguado y acusó a Cs de estar “podemizados” por sumarse “al todo gratis". "No se van a ganar la confianza de los madrileños con improvisación", les advirtió.

Además, en enero de ese mismo año, el expresidente madrileño acusó a su socio de investidura de “falta de principios” por su respuesta a una pregunta sobre posibles pactos en una entrevista en la que aseguró sentirse cómodo gobernando “con personas del PP y del PSOE”. “A él le da igual gobernar con el PSOE en Madrid. A sus votantes seguro que no”, protestó Garrido.

Pero los dardos también han viajado de vuelta. “Frente a un PP en caída libre en la Comunidad de Madrid, Cs duplica sus resultados”, decía Aguado en un debate en el que analizaba las encuestas preelectorales de su partido. Antes, en noviembre de 2018, el líder de la formación naranja, que hoy sonreía junto a Garrido, sacaba pecho por la consecución de la puesta en marcha de una comisión de investigación de Universidades por el caso Cifuentes. "Tendrán que dar explicaciones en la Asamblea", celebraba. 

Finalmente, el presidente del PP, Pablo Casado, -que este miércoles se ha enterado de la marcha de Garrido por sorpresa desde Sevilla- descartó a Garrido, que ofreció su apoyo a María Dolores de Cospedal en las primarias del partido, y escogió a una persona próxima a él, Isabel Díaz Ayuso, para optar a la Comunidad de Madrid. A cambio, el presidente popular eligió a Garrido para concurrir a las elecciones europeas en el cuarto puesto de la lista, pero parece que el expresidente ha preferido quedarse en Madrid.

Noticias

anterior siguiente