Enlaces accesibilidad

Cataluña

El Defensor del Pueblo insta a la Generalitat a retirar los lazos amarillos de los edificios públicos

  • Pide a los poderes públicos que respeten "el principio de neutralidad ideológica" ante el "deterioro" de la convivencia

Por
Una mujer coloca lazos amarillos en Alella
Una mujer coloca lazos amarillos en Alella después de que Rivera y Arrimadas los quitasen. ALEJANDRO GARCÍA / EFE

El Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, ha pedido públicamente a la Generalitat de Cataluña que retire los símbolos amarillos del independentismo de los edificios públicos que en los últimos días ha tensado la convivencia en la comunidad autónoma, cuyo "deterioro" le preocupa.

En una declaración institucional, Fernández ha reclamado a los poderes públicos catalanes que respeten el "principio de neutralidad ideológica" que debe regir "cualquier sociedad libre, abierta, democrática y tolerante" tras estudiar la petición de un ciudadano y mientras examina "de forma pormenorizada" la presentada por Ciudadanos, cuyos líderes se sumaron a retirar lazos amarillos la pasada semana.

En este sentido, el Defensor recuerda que dicho principio "propio de una sociedad pluralista es incompatible con la presencia en los edificios públicos de una ideología". Fernández ha mencionado los últimos episodios violentos relacionados con los lazos amarillos: la agresión a una mujer que retiraba lazos amarillos en el parque de la Ciudadela en Barcelona y los puñetazos que recibió un cámara de Telemadrid durante una manifestación organizada, precisamente, para protestar por la agresión de la mujer.

Centenares de personas participan en la concentración de Cs para apoyar a la mujer agredida por quitar lazos

Quejas desde agosto

El representante de los derechos de los ciudadanos ha pedido a la Junta de Seguridad Estado-Generalitat prevista para el jueves que aborde la situación derivada del uso y retirada de símbolos ideológicos en los espacios públicos.

También ha explicado que la Institución ya ha comenzado a "recibir y tramitar quejas" sobre su uso desde el 7 de agosto, cuando el Defensor amparó a un ciudadano que se quejó de los lazos amarillos en el Hospital de Santa Creu i Sant Pau de Barcelona. 

Precisamente sobre este asunto, Fernández se ha dirigido a la Consejera de Sallud de la Generalitat para recordarle que "la libertad de expresión de las personas en instalaciones públicas tiene un límite en el principio de neutralidad ideológica" por la "pluralidad de posiciones [de los ciudadanos] sobre las diversas cuestiones". Por este motivo, pide repeto para que "nadie pueda sentirse molesto o ajeno a la institución pública de la que se trate, que es de todos y para todos".

Noticias

anterior siguiente