Enlaces accesibilidad

Podemos pide al Gobierno flexibilizar el objetivo de déficit y nuevos impuestos para apoyar la senda de estabilidad

  • La aprobación de la senda de estabilidad es el primer paso para aprobar los Presupuestos Generales de 2019
  • Hacienda ve "margen" para elevar impuestos a grandes empresas, pero rechaza renegociar el objetivo de déficit

Por
Podemos pide al Gobierno flexibilizar el objetivo de déficit y nuevos impuestos para apoyar la senda de estabilidad

Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha remitido al Gobierno el documento Dejar atrás la austeridad [.pdf] en el que pide flexibilizar el objetivo de déficit para 2019 por encima del 1,8% y la puesta en marcha de nuevos impuestos para que su grupo parlamentario "pueda siquiera plantearse la posibilidad" de respaldar la senda de estabilidad, el primer paso para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año.

El Gobierno ya ha respondido a la formación de Pablo Iglesias que "hay margen para elevar la recaudación tributaria de grandes corporaciones y sectores que hoy se escapan al radar de Hacienda (...) sin perjudicar la clase media y trabajadora", pero ha rechazado la renegociación del déficit con Bruselas ya que "renunciar a la estabilidad presupuestaria pondría en riesgo el Estado del bienestar", según han explicado fuentes del Ministerio de Hacienda a TVE.

El Congreso rechazó el pasado mes de julio los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública para 2019-2012 y el límite de gasto no financiero para 2019, el conocido techo de gasto, con el voto en contra del PP y Cs y la abstención de Unidos Podemos, Compromís, ERC y el PDeCAT. Fue el primer gran revés parlamentario que recibió Pedro Sánchez de las partidos que facilitaron su llegada a la Moncloa. Solo el PNV, que también apoyó la moción de censura, votó a favor junto con el PSOE.

El Gobierno tiene previsto aprobar el 24 de agosto la misma senda de déficit para que sea debatida en el Congreso en septiembre, pero para que salta adelante, necesita el apoyo de Unidos Podemos y sus confluencias, que han detallado sus condiciones en el documento hecho público este miércoles. Si no sale adelante, el objetivo de déficit para 2019 se quedará en el 1,3% fijado por el anterior Ejecutivo del Partido Popular.

Renegociar un objetivo de déficit por encima del 1,8% del PIB

La primera medida que plantea la formación morada es la renegociación del déficit para 2019 con las autoridades europeas para que este se sitúe por encima del 1,8% del PIB aunque sin detallar hasta dónde debería llegar la flexibilización. El Gobierno de Pedro Sánchez ya renegoció con Bruselas relajar el objetivo de déficit para 2019 desde el 1,3% a este 1,8%

Sin embargo, Unidos Podemos asegura que "es falso" que esta negociación "haya conseguido 6.300 millones más para los Presupuestos Generales", porque esta cifra proviene, según la formación morada, de comparar el objetivo del 1,3% aprobado por el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy para el año que viene y no de comparar con el presupuesto de 2018. En el documento aseguran, de hecho, que "el nuevo Gobierno ha traído de Bruselas un ajuste de unos 5.000 millones (o unos 11.250 millones) por la vía de la reducción del déficit".

Unidos Podemos también reclama a Pedro Sánchez la derogación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera que aprobó el PP en 2012. Esta ley recoge que "el pago de la deuda pública tendrá una prioridad absoluta sobre cualquier otra inversión" y permite al Senado vetar la senda de déficit sin que el Congreso pueda luego levantar ese veto, lo que la formación morada califica de "anomalía".

Nuevos impuestos para mejorar los ingresos del Estado

La formación de Pablo Iglesias pide, de hecho, que en vez de un techo de gasto, España se plantee un "suelo de ingresos" subiendo impuestos a las clases altas y aumentando los ingresos de la Seguridad Social.

El documento propone una serie de nuevos impuestos para mejorar los ingresos del Estado para hacer que "los que más tienen contribuyan con una mayor generosidad al sostenimiento de los servicios públicos". Entre otros, plantea un impuesto a la banca, un tipo mínimo efectivo del 15% para el impuesto de sociedades -ambas propuestas ya planteadas por el Gobierno, según recuerda Efe- un "impuesto de solidaridad de las grandes fortunas" y eliminación de las sicav, la puesta en marcha de una fiscalidad verde.

En cuanto al IRPF plantea el incremento del tipo marginal en los tramos más altos, "garantizando que no haya ninguna subida de impuestos para las personas asalariadas que ganan menos de 60.000 euros brutos anuales (el 96% del total") y la eliminación de las deducciones fiscales a los planes de pensiones privados.

Para mejorar los ingresos de la Seguridad Social pide, entre otras medidas, anticipar el calendario del incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SIM) hasta los 1.000 euros pactado con los sindicatos, modificar el régimen de autónomos para que coticen en proporción a sus ingresos reales, destopar la base máxima de cotización para aproximarla al salario real y eliminar las bonificaciones y reducciones de la cuota de la Seguridad Social a las empresas.

Abono de una paga única para los pensionistas

El documento también pide relajar las medidas de austeridad de los ayuntamientos, eliminar el copago farmacéutico para los pensionistas y derogar los recortes en materia educativa, entre otras peticiones.

Todas estas medidas, añade Podemos, servirían para aprobar el techo de gasto de unos presupuestos que deberían contemplar, en su opinión, el abono de una paga única a los pensionistas para evitar la pérdida de poder adquisitivo este año y la subida de las pensiones mínimas y no contributivas.

La formación morada también señala como necesario que los nuevos presupuestos recojan la equiparación de los permisos de paternidad-maternidad intransferibles y la financiación de la ley de dependencia para que las 300.000 personas que se encuentran actualmente en un "limbo" porque tienen reconocida su dependencia pero no reciben las ayudas puedan ser atendidas.

Hacienda ve "margen" para subir impuestos pero no el déficit

El Ministerio de Hacienda ha rechazado la renegociación del objetivo de déficit con Bruselas porque "tener unas cuentas públicas saneadas es la mejor forma de defender el Estado de bienestar y protegerse de los vaivenes de los mercados", pero se ha mostrado abierto a negociar la subida de impuestos a las grandes empresas.

"Se puede elevar la recaudación sin afectar a la clase media, a las pymes o los autónomos", ha señalado Hacienda tras conocer las propuestas de Unidos Podemos. También se ha abierto a negociar una fiscalidad verde al reconocer que "es necesario plantear una fiscalidad del siglo XXI que haga frente a los retos de la globalización y que proteja el medio ambiente".

Sin embargo, sobre la senda de estabilidad el Ministerio considera que "tan dogmático es pedir que España no se aproveche del margen de déficit" negociado con Bruselas como pretenden PP y Cs como "condicionar el voto a presentar una propuesta que no cumpla con los compromisos europeos", como plantea Podemos. Los dos caminos, aseguran las fuentes ministeriales, "llevan al mismo sitio: a 5.000 millones menos para la educación, la sanidad, la dependencia y las pensiones".

En este sentido, añaden que el Gobierno "negoció y seguirá negociando" la senda de estabilidad para 2019-2021 con todos los partidos y que la intención del Ejecutivo es "aprobar unos Presupuestos que permitan recuperar los derechos perdidos durante tantos años de recortes". En cualquier caso, Hacienda considera que se puede "encontrar con Podemos" en la negociación del proyecto presupuestario de 2019, señala Efe.

Noticias

anterior siguiente