Enlaces accesibilidad

Rusia efectúa un ensayo con misil hipersónico capaz de burlar el escudo antimisiles de EE.UU.

  • Llega a más de 2.000 km y tiene una velocidad diez veces mayor que el sonido
  • La trayectoria de vuelo le convierte en ilocalizable para los radares enemigos

Por
noticias

Rusia ha ensayado con éxito el lanzamiento del nuevo misil hipersónico Kinzhal, capaz de burlar el escudo antimisiles estadounidense, según ha informado el Ministerio de Defensa. "La tripulación de un caza MiG-31 efectuó un lanzamiento de prueba de un misil hipersónico de alta precisión Kinzhal", señala la nota oficial.

El misil Kinzhal (Daga en ruso), que tiene un alcance de más de 2.000 kilómetros y una velocidad diez veces mayor que el sonido, impactó en un blanco en un polígono militar, añade el comunicado, sin precisar más detalles.

El avión supersónico MiG-31, que despegó desde un aeródromo situado en el sur del país, fue modernizado especialmente para portar dichos misiles de emplazamiento aéreo y puede llevar al Kinzhal al lugar de lanzamiento en cuestión de minutos.

Este misil -junto a otras armas del nuevo arsenal estratégico ruso- fue presentado por el presidente del país, Vladímir Putin, el pasado 1 de marzo, durante el discurso sobre el estado de la nación. Entonces, aseguró que -pese al "atraso tecnológico" ruso en otros terrenos- dicho misil es único en el mundo y que hace inútil el sistema antimisiles estadounidense.

"No tiene análogos en el mundo", ha precisado este domingo el Ministerio de Defensa ruso en el comunicado, donde ha destacado la trayectoria de vuelo "aerobalística" del misil, que lo convierte en ilocalizable para los radares enemigos.

"El Kinzhal aumenta considerablemente las posibilidades de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas de reaccionar ante una posible agresión y junto a otros sistemas permitirá disuadir a los enemigos de acciones precipitadas", se asegura en la nota.

Putin culpa a EE.UU. de la actual carrera armamentista

Putin desveló hace diez días que el Kinzhal, que puede portar tanto ojivas nucleares como cargas convencionales, está en servicio en el Ejército ruso desde el 1 de diciembre pasado.

En una entrevista concedida al canal NBC, y que fue divulgada el pasado sábado, Putin volvió a culpar a EE.UU. de la actual carrera armamentística por haber abandonado unilateralmente en 2002 el tratado sobre defensa antimisiles. En concreto, el presidente ruso aseguró que ya había advertido a la Casa Blanca de que reforzaría su arsenal nuclear estratégico.

Además, Putin afirmó que el Kremlin quiere reanudar las negociaciones de desarme nuclear en el marco del tratado START, pero que Rusia ya no está tan interesada en reducir el número de misiles intercontinentales o cabezas nucleares ahora que dispone de armamento capaz de superar el escudo estadounidense.

Mientras el presidente de EE.UU., Donald Trump, y la canciller alemana, Angela Merkel, expresaron su preocupación ante la amenaza del nuevo arsenal ruso, China aprobó un aumento del 8,1% de su gasto de defensa para este año.

Noticias

anterior siguiente