Enlaces accesibilidad

Madrid Fashion Week

La feminidad según Roberto Torretta, Menchén Tomás y Malne

  • Malne insiste en una propuesta recargada e historicista
  • Menchén Tomás mezcla flores y rayas con aires orientales
  • Roberto Torretta viaja al pasado en busca de inspiración
  • Todos los desfiles de Madrid Fashion Week

Por
La casa Malne hace guiños suaves a la cultura gótica. EFE

Tres firmas para tres mujeres. Torretta, Menchén Tomás y Malne han lanzado propuestas que abordan la feminidad desde distintos puntos de vista. Cada aguja en su estilo, a veces imperando el refinamiento, otras la sensualidad y otras la fertilidad. También el poder, el que reside en la esencia de la mujer y el que proyecta cuando se viste para la guerra.La del día a día o la de una noche especial. 

Vestido estampado con flores velado por un tul negro de Malne. EFE noticias

El desfile de la firma Malne, compuesta por Paloma Álvarez y Juanjo Mánez, es el tercero de la pareja en esta pasarela y ya no tiene la expectación, ni la sorpresa, que tuvo el primero. Tampoco es grave.

Su colección, inspirada en el mito de la diosa Venus, vuelve a instalarse en ese estilo historicista y estudiado que ahora -con el minimalismo y la naturalidad llamando a la puerta- resulta demasiado intenso, estéticamente, y demasiado dramático, sobre todo para una colección de primavera y verano.

Las primeras salidas son oscuras, teatrales, y exprimen algunos códigos de la cultura gótica sin caer en evidencias, sutilmente.

Las mayoría de las prendas son muy sofisticadas y parecen que su única salida es una alfombra roja, una fiesta o una cita especial. Su aguja, queda claro, es festiva, nocturna y a veces, solo a veces, un poco canalla. 

Vestido de aire nupcial de Malne. EFE noticias

La segunda parte se torna más romántica y femenina, el blanco entra en escena y se deja decorar con deliciosas flores, a veces de forma generosa para después velarse con un tímido tul negro.

Las siluetas son cada vez más vaporosas y las texturas más ligeras. 

En contraste, vemos prendas en tejidos más rústicos, como la rafia de seda, que sirve para confeccionar chaquetas que a veces terminan en una lluvia de flecos.

Los diseñadores tienen ambición y no conocen límites, y con arrojo se lanzan a desarrollar distintos estilos de ropa, creando un catálogo de prendas que podrían vestir a una boda entera, desde la novia hasta las invitadas, pasando por supuestos por la madrina y las damas de honor.

Diseño de Menchén Tomás. EFE noticias

La costura de los sueños

“Es un sueño”, dice Menchén Tomás sobre su colección, una apuesta vitalista y alegre “que brilla con luz propia sin tener que ponerle brillos, ni lentejuelas”. Cuenta la diseñadora que se ha inspirado en ese momento en el que antes de cerrar los ojos cerramos las redes sociales y en nuestra cabeza se mezclan un sinfín de imágenes.

De ellas salen las rayas y las flores con las que estampa su colección, dos motivos que mezcla en prendas de distinto calado. Con rayas vemos patrones de aire masculino, mas estructurados, y con flores prendas vaporosas de intensa feminidad.

Hay más contrastes. Vemos un patrón que busca la verticalidad, sobre todo en pantalones largos o piratas, chalecos-abrigo y faldas tubo de cintura muy alta. En contraste se proponen vestidos livianos que amplían la silueta al caminar, casi levitando sobre la pasarela.

Carrusel del desfile de Menchén Tomás. EFE noticias

No faltan sus guiños a Oriente. Vemos minivestidos que recuerdan a un kimono o camisas de mangas eternas que se escapan a través de un chaleco. También se aprecia en looks muy complejos que recuerdan a la vestimenta tradicional nipona.

Hay una parte en blanco en la que vemos vestidos de generoso escote con adornos de volantes fruncidos en un hombro; y en tonos empolvados vemos vestidos que superponen dos tejidos, uno transparente y otro opaco.

Los escotes con juegos de tirantes y la piel destacan en Torretta. EFE noticias

Torretta, costuras a flor de piel

María, la hija de Roberto Torretta, está introduciendo poco a poco ideas nuevas y refrescantes pero intentando respetar la trayectoria y la personalidad de la casa, su casa. Ahora se juntan las dos generaciones, dos agujas que hoy no han logrado hacer una propuesta coherente.

La colección para la primavera y el verano de 2018 está ideada como un viaje, “conectando pasado, presente y futuro”, dicen. Y se nota. En la pasarela se cruzan pequeños guiños a Balenciaga, Paco Rabanne y Pertegaz; a veces en el patrón, a veces en la silueta, a veces en el tejido.

La piel, el éxito de Torretta. EFE noticias

El protagonismo, por encima de todo, lo tienen las prendas realizadas en piel que en esta ocasión se tiñe de amables tonos de ámbar, atractivos rojos crimson -que ha tintado un soberbio vestido de tirantes de patrón feroz- y blanco. Vemos patrones que se ciñen al cuerpo, con cariño, que contrastan con otros más despegados.

En este viaje por el tiempo vemos vestidos setenteros de estética disco pero también otros de suave acento grunge que se hacen con un mimoso tejido estampado con flores.

Con él se hace también un vestido que lleva el cuerpo de piel negra, como una coraza, que resulta fascinante por el choque de texturas. Hay prendas de tipo pijama, cómodas y relajadas, que se hacen en punto de jersey, material que desarrollan en distintas piezas, como los vestidos largos asimétricos cortados al bies. 

Resultan fuera de lugar los estampados geométricos sobre fondo azul en vestidos plisados pero pronto se olvidan gracias a que irrumpen con fuerza fantásticos vestidos de patrón rebelde confeccionados con un tejido teselado de rayas tridimensionales en azul marino. Sin duda, uno de los hits de la colección.

Propuestas de Roberto Torretta.EFE noticias

El lamé plateado vintage se trabaja en distintas siluetas, tanto para vestidos mini como para otros de alfombra roja. No se olvida la casa de las chaquetas masculinas, perfectamente cortadas siguiendo las normas de la sastrería. Masculinos son también los detalles camiseros de encaje negro que se colocan en los escotes, otro contraste que impacta, funciona y seduce.

El orden, o desorden, de salidas no ha ayudado a comprender la colección porque se saltaba de la zona de confort de la casa a otros terrenos que todavía no se han conquistado. 

Torretta ha saludado junto a su hija mientras en la primera fila su hijo Carlos aplaudía junto a su novia, Marta Ortega, hija de Amancio Ortega. Su presencia ha revolucionado a la prensa ya que la joven no suele dejarse ver en actos públicos.

Noticias

anterior siguiente