Anterior Condenan a más de cuatro años de prisión al empresario Jorge Dorribo por el caso Campeón Siguiente Los familiares de la tripulación del submarino desaparecido pierden la esperanza: "No van a volver nunca más" Arriba Ir arriba
Trump desactiva la apertura de Obama hacia Cuba y exige "elecciones libres"
La era Trump

Trump desactiva la apertura de Obama hacia Cuba y exige "elecciones libres"

  • El mandatario ofrece "un trato mejor", e impone condiciones

  • Prohibirá parte de las transacciones comerciales, según la Casa Blanca

  • También limitará los viajes a la isla para los estadounidenses

  • Gobierno cubano: Cualquier estrategia injerencista está condenada al fracaso

|

Donald Trump ha anunciado la "cancelación" de la política de Washington hacia Cuba adoptada por su antecesor Barack Obama y ha advertido directamente "al régimen de Castro" que: "No tenéis elección, esto se va a acabar". Así lo ha afirmado este viernes en Miami, Florida, en el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana.

Acompañado del vicepresidente Mike Pence, varios integrantes de su gabinete, el gobernador de Florida, Rick Scott, congresistas de origen cubano como Marco Rubio, Mario Díaz Balart y Carlos Curbelo y representantes de la disidencia cubana, Trump ha reafirmado su apoyo al embargo comercial y financiero estadounidense a la isla y la oposición a los llamados en las Naciones Unidas y otros foros internacionales para que el Congreso lo levante.

Trump ha ofrecido a La Habana un "acuerdo mejor, justo y con sentido", pero ha pedido al régimen cubano, al que califica de "brutal" que conceda: "Libertad de reunión, legalización de partidos políticos y unas elecciones libres con supervisión internacional". Trump ha insistido sobre la situación actual en Cuba: "El fin está en un futuro muy cercano".

En su discurso para anunciar la nueva política de EE.UU. hacia Cuba, Trump ha asegurado que Cuba sufre desde "hace décadas" al régimen de Castro, pero que eso no debe repetirse en Venezuela.

Informe Semanal - Obama en Cuba

No habrá ruptura diplomática

Los principales cambios propuestos son una prohibición para que las empresas de EE.UU. hagan negocios con compañías cubanas de propiedad de o controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba y restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla.

"Voy a restringir el flujo de dinero hacia los militares y la seguridad de Castro", ha dicho Trump, y ha añadido: "Haremos que el dinero llegue directamente a la gente para que puedan abrir sus negocios y hacer crecer al país".

En el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, que lleva el nombre de uno de los brigadistas de la fallida invasión de Bahía Cochinos (Cuba), en 1961, Trump expuso las líneas maestras de la revisión que ha decidido hacer en la política de normalización de relaciones con Cuba.

El mandatario no planea romper las relaciones ni deshacer los mecanismos diplomáticos que estableció su predecesor en la Casa Blanca, pero tampoco pretende profundizar en el proceso de normalización si el Gobierno cubano no está dispuesto a hacer concesiones.

Cuba después de Raúl Castro

La Casa Blanca ha centrado su atención en el proceso de transición que comenzará pronto en Cuba, dado que Raúl Castro planea abandonar el poder en febrero de 2018 y en octubre de este año habrá elecciones municipales a las que algunos opositores quieren presentar candidaturas independientes.

"Vamos a tener una serie de reformas que harían muy difícil a quien sea el sucesor de Raúl (Castro) seguir implementando este tipo de Estado policial represivo, que está alimentado por las compañías controladas por el Ejército", ha afirmado la Casa Blanca.

Trump se ha mostrado dispuesto a negociar "un acuerdo mejor" con la isla, pero solo si hay avances "concretos" hacia la celebración de "elecciones libres" y la liberación de "prisioneros políticos". Y ha afirmado: "Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos, preparados y capaces de volver a la mesa para negociar ese acuerdo, que será mucho mejor".

El flujo del dinero de EE.UU. a Cuba

Trump ha indicado a los Departamentos del Tesoro y de Comercio que desarrollen regulaciones para prohibir las transacciones (estadounidenses) "con los servicios militares, de inteligencia y de seguridad" de Cuba. y ha afirmado: "El dinero no va a ir a los militares que oprimen a los cubanos".

Pero habrá excepciones a esa prohibición, entre ellas las que se refieran a "operaciones por mar y aire", lo que exime a las aerolíneas y cruceros que llevan estadounidenses a Cuba.

Estarán exentas las transacciones relacionadas "con la operación de la embajada estadounidense (en La Habana), la operación de la base naval de Guantánamo, la promoción de la democracia cubana y la expansión del acceso de telecomunicaciones al pueblo cubano", ha aclarado la Casa Blanca.

Límite de viajes

Desde la Casa Blanca, subrayan que Trump también buscará "asegurarse de que se aplica estrictamente la prohibición legal" a los estadounidenses de hacer turismo en Cuba, por lo que "acabará con los viajes individuales para hacer contactos con el pueblo cubano", conocidos en inglés como "people to people travel".

Los estadounidenses aún podrán hacer ese tipo de viajes en grupo, y el permiso para viajar individualmente dando esa razón no se acabará hasta que el Tesoro emita regulaciones claras sobre el tema.

Aún será posible viajar a Cuba bajo las doce categorías de viaje permitidas por el Tesoro, pero los estadounidenses deberán guardar los recibos y documentos de su viaje por la posibilidad de que el Gobierno les someta a una auditoría para comprobar que no han violado la prohibición de negociar con el Ejército cubano.

Por otra parte, Trump ha decidido no restaurar la política por la que EE.UU. repatriaba a los inmigrantes cubanos que interceptaba en el mar ("pies mojados") pero admitía a los que lograban tocar tierra ("pies secos"), que fue eliminada por Obama al final de su mandato, según la citada funcionaria.

Gobierno cubano: Cualquier estrategia injerencista está condenada al fracaso

Por su parte, el Gobierno cubano ha afirmado este viernes que cualquier estrategia que pretenda cambiar el sistema en la isla está condenada al fracaso, ha opinado que Estados Uidos no está en condiciones de dar lecciones sobre derechos humanos y ha insistido en su voluntad de continuar el diálogo y la cooperación con el país vecino.

En una declaración difundida simultáneamente en todos los medios estatales, el Ejecutivo de Raúl Castro ha respondido así a los anuncios realizados en Miami por el presidente estadounidense, Donald Trump, quien endureció las políticas de Washington hacia la isla.

Raúl Castro dice que cualquier injerencia en la isla está condenada al fracaso

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente