Enlaces accesibilidad

China se fija un crecimiento económico en torno al 6,5 % para 2017

  • La segunda economía mundial perseguirá una política monetaria prudente y neutral este año
  • El Gobierno chino se ha declarado contrario "a cualquier tipo de proteccionismo"
  • Buscará cielos azules con la reducción de emisiones del 3 % este año

Por
China reduce su objetivo de crecimiento para 2017

El Gobierno chino se ha fijado un objetivo de crecimiento del PIB de alrededor del 6,5 % para este año, por debajo de la meta de 2016 (entre el 6,5 y el 7 %), en línea con la desaceleración que está sufriendo la segunda economía mundial.

La meta, que figura en el informe de trabajo gubernamental que ha presentado este domingo el primer ministro, Li Keqiang, ante la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), se establece después de que China creciera un 6,7 % el año pasado.

El informe también fija, entre otros indicadores, que la inflación se mantenga en torno al 3 %, como en ejercicios anteriores, que el techo de déficit público siga en el 3 % del Producto Interior Bruto (PIB) y la creación de 11 millones de empleos urbanos durante este ejercicio.

"El objetivo proyectado para este año es realista y se ajusta a los principios económicos", señala el primer ministro, Li Keqiang, en el informe que leerá al pleno de la ANP.

"Una importante razón para destacar la necesidad de mantener un crecimiento estable es asegurar el empleo y mejorar la vida del pueblo", añade.

El Gobierno destaca que el objetivo para la creación de empleos urbanos es de un millón más que el año pasado, "subrayando la gran importancia que concedemos al empleo".

En cuanto al techo del déficit, el Ejecutivo explica que lo mantendrá sin cambios respecto al año anterior para permitir mayores rebajas de impuestos.

Perseguirá una política monetaria prudente y neutral este año

En ese sentido, China espera reducir los impuestos a las empresas en torno a 350.000 millones de yuanes (unos 50.700 millones de dólares, 47.700 millones de euros) anuales, así como otros 200.000 millones de yuanes (unos 29.000 millones de dólares, 27.300 millones de euros) en tasas diversas.

El Ejecutivo también ha anunciado este domingo que perseguirá una política monetaria prudente y neutral este año, y que mantendrá estable su moneda, el yuan.

Como base de un crecimiento estable, China dará más pasos para "liberar el potencial" de la demanda interna, que pretende que sea el nuevo motor de su economía.

Entre los objetivos para este año, también se encuentra reducir el número de ciudadanos que viven en la pobreza en alrededor de 10 millones. Para conseguirlo, el Gobierno aumentará su inversión en el fondo destinado a esta cartera en alrededor del 30 por ciento. 

Una imagen de la plaza de Tiananmen el domingo 5 de marzo de 2017. AFP PHOTO NICOLAS ASFOURI

Se declara contraria a "cualquier tipo de proteccionismo"

Por otro lado, el Gobierno chino se ha declarado este domingo contrario "a cualquier tipo de proteccionismo", frente a la "tendencia antiglobalizadora" que se vive en algunos países como Estados Unidos.

"Las puertas de China seguirán abriéndose cada vez más", remarca Li Keqiang en el mencionado documento, que señala que este país estará cada vez más involucrado en la gobernanza global.

En un momento en el que Estados Unidos vira hacia el proteccionismo, China apuesta por promover el libre comercio con su respaldo a iniciativas como la Asociación Económica Regional Integral (RCEP) para Asia Pacífico, frente a los interrogantes sobre la viabilidad de un TPP (Acuerdo Transpacífico) sin EEUU.

"El crecimiento económico mundial sigue siendo débil y están creciendo tanto la tendencia antiglobalizadora como el proteccionismo", subraya el primer ministro.

Li considera que hay "mucha incertidumbre" sobre la dirección que tomarán las grandes economías y sus efectos de contagio, en aparente alusión, pero sin mencionar de forma específica, a las primeras decisiones de la Administración Trump o al "Brexit".

"Los factores que podrían causar inestabilidad e incertidumbre se están incrementando notablemente", resalta, y sitúa la defensa de la globalización como una prioridad de su Gobierno durante este año.

"Los acontecimientos tanto dentro como fuera de China requieren que estemos preparados para afrontar situaciones más complicadas y graves", considera.

No obstante, las empresas extranjeras que trabajan en este país critican que, mientras las autoridades chinas claman contra el proteccionismo fuera, imponen barreras a la inversión extranjera en sus mercados domésticos.

Sin referirse directamente a las críticas, el primer ministro señala que China "seguirá trabajando para ser el destino más atractivo para la inversión extranjera".

Buscará cielos azules con la reducción de emisiones del 3 % este año

También, el Gobierno chino buscará mejorar la calidad de su aire con una reducción de emisiones de algunos de los principales contaminantes, dióxido de sulfuro y óxido de nitrógeno, de alrededor del 3 % este año.

La reducción de la extracción y consumo de carbón, el recorte del exceso de generación eléctrica con esta fuente de energía y un nuevo descenso de la producción de acero figuran entre las medidas anunciadas.

Trabajadores caminando cerca de una planta de acero de la compañía china Hangzhou Iron & Steel Group. REUTERS Aly Song

"Mejoras más rápidas en cuanto al medioambiente y, en particular, la calidad del aire, es lo que el pueblo desea con más ahínco y es clave para un desarrollo sostenible", ha destacó el primer ministro Li Keqiang en la apertura de la única sesión plenaria anual que celebra la Asamblea Nacional Popular, el Legislativo chino.

Li ha reconocido que muchas áreas de China siguen "siendo golpeadas" por una fuerte contaminación del aire y ha considerado que el Ejecutivo necesita "aumentar las medidas para combatir" el problema.

Para ello, el régimen chino ayudará a reemplazar el uso de carbón en más de tres millones de viviendas por gas natural o electricidad, cerrará los sistemas de quema de carbón que aún funcionan en grandes ciudades y renovará las centrales eléctricas de carbón para reducir sus emisiones.

El plan para modernizar las centrales térmicas alimentadas por carbón de las zonas del este del país finalizará este año, y el próximo se completará en las regiones centrales y para 2020 se espera que termine en la parte occidental del país.

Entre los objetivos para este año, también se encuentra la reducción del consumo de energía por unidad del PIB en al menos un 3,4 % durante este año.

China se ha propuesto mantener el consumo de energía por debajo de 5.000 millones de toneladas de carbón estándar anuales para el periodo 2016-2020, lo que supondrá una reducción del 15 por ciento del consumo de energía por unidad del PIB hacia 2020, según las estimaciones del Gobierno.

El primer ministro ha anunciado que el Ejecutivo recortará el exceso de capacidad de las centrales eléctricas alimentadas por carbón a través del cierre de instalaciones o suspensión o aplazamiento de nuevos proyectos con un total de al menos 50 millones de kilowatios.

Además se ha refirido a la industria pesada y sus problemas de sobrecapacidad, y ha señalado que este año se reducirá la capacidad de producción de acero en 50 millones de toneladas y de carbón en al menos 150 millones de toneladas

Noticias

anterior siguiente