Enlaces accesibilidad

Un policía nacional declara que no hubo coordinación entre la Policía Nacional y la Municipal en el Madrid Arena

  • Asegura que no había instrucciones para que colaborasen
  • Tras la avalancha, se quiso desalojar inmediatamente el recinto
  • Sin embargo, un jefe de seguridad advirtió de que podía ser peor

Por
El principal acusado de la tragedia del Madrid Arena, Miguel Ángel Flores
Imagen de archivo del promotor de la fiesta y principal acusado de la tragedia del Madrid Arena, Miguel Ángel Flores, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. EFE Chema Moya

Un policía nacional que ha declarado este jueves como testigo en el juicio del Madrid Arena ha afirmado que no existía "ningún tipo de coordinación" entre su cuerpo y la Policía Municipal la noche de la tragedia en la que murieron cinco jóvenes.

Durante su declaración en la Audiencia de Madrid que acoge el juicio desde el pasado mes de enero, el agente ha asegurado que no tenían instrucciones para coordinarse con otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

El testigo ha relatado que su dispositivo estuvo en el exterior del recinto desde las once de la noche y que antes de que le comunicaran que se había producido una avalancha "el ambiente fuera era el normal de uno de estos eventos".

Una vez le informaron acerca de lo que estaba pasando, ha continuado el agente, se trasladaron al portón de cota cero, donde se encontraba el túnel en el que se produjo la avalancha mortal, y les pidieron colaborar canalizando la salida.

Quisieron dar por finalizada la fiesta tras la avalancha

Después, este mismo policía ha afirmado que ordenó a un jefe de seguridad del evento -no ha sabido especificar quién- que, tras lo ocurrido, diera por finalizada la fiesta, pero éste se negó.

"Cuando le digo que tiene que dar por finalizado el evento me dice que quedan 9.000 personas en el interior y que si evacuamos se pueden dar males mayores", ha contado.

Versión que coincide con la aportada este jueves por el jefe del dispositivo desplegado por la Policía Nacional quien, en un primer momento quiso desalojar el recinto pero, tras recibir un vídeo de un compañero en el que "se veía toda la pista llena de gente", dio la orden a Miguel Ángel Flores de abrir todas las puertas, subir las luces y bajar la música poco a poco.

Según el testigo, el promotor de la fiesta no le dio mucha información sobre lo que estaba ocurriendo esa noche y le comunicó que dentro del recinto se encontraban poco más de 9.000 personas, cifra mucho menor a la aportada por el fiscal en sus conclusiones provisionales, donde afirma que el interior del pabellón se congregó a un "mínimo" de 22.800 personas, y a pesar de que el recuento de entradas reflejó que podría haber 16.781.

Noticias

anterior siguiente