Anterior Prisión para los dos detenidos en Girona por colaborar con la financiación del Dáesh Siguiente Rajoy acepta el encargo del rey pero abre la puerta a no presentarse a la investidura si no logra los apoyos Arriba Ir arriba
Marcelo Rebelo de Sousa, de los platós a la presidencia portuguesa

Marcelo Rebelo de Sousa, un veterano político curtido en la televisión

|

Nunca en 40 años de democracia ha tenido Portugal un presidente tan locuaz y carismático como Marcelo Rebelo de Sousa, un comunicador nato cuyo gran trampolín ha sido su éxito durante años como tertuliano televisivo. El centro-derechista, de 67 años, ha resultado elegido este domingo para suceder al también conservador Aníbal Cavaco Silva como jefe de Estado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, en las que ha arrasado con el 52% de los apoyos.

Los ataques de sus rivales, que le consideran un producto de mercadotecnia o un encantador de serpientes muy poco fiable, no evitaron un claro triunfo ya anunciado en las encuestas. El segundo más votado ha sido el ex rector universitario vinculado al Partido Socialista, António Sampaio da Nóvoa, que tan solo ha obtenido cerca de un 23% de los sufragios.

¿Pero quién es Rebelo de Sousa? Aparte de un excelente comunicador, es un veterano político, jurista y profesor universitario, además de un europeísta convencido y un católico admirador del papa Francisco. Es también, como él mismo se autodefine, el candidato más a la izquierda de la derecha.

El día que presentó su candidatura, el 9 de octubre de 2015, se postuló como el presidente que más luchará por la "justicia social" y contra las "desigualdades" en Portugal, país al que prometió retribuir todo lo que le ha dado.

De veterano político a líder de audiencia

Divorciado, con dos hijos y cinco nietos, Rebelo de Sousa (Lisboa, 1948) es hijo de una asistente social y de un médico que fue ministro del régimen salazarista en los últimos años de la dictadura y que le inculcó desde pequeño su pasión por la política.

Militante y uno de los fundadores del Partido Socialdemócrata (PSD, centro-derecha) desde 1974, llegó a liderar la formación 20 años después y mantenerse al frente de ella durante tres años. La política le llevó a los Ayuntamientos de Lisboa y Cascais como concejal, así como al Parlamento en calidad de diputado, pero también fue ministro, secretario de Estado, vicepresidente del Partido Popular Europeo (PPE) y miembro del Consejo de Estado.

 Marcelo Rebelo de Sousa, en una imagen de archivo en 1998, cuando era presidente del Partido Socialdemócrata (PSD). Marcelo Rebelo de Sousa, en una imagen de archivo en 1998, cuando era presidente del Partido Socialdemócrata (PSD).

En su frustrada carrera por el Consistorio de la capital lusa se hizo famoso por protagonizar campañas atrevidas, como la de nadar en pleno estuario del Tajo o conducir un taxi. Pero lo que realmente hizo conocido al futuro presidente fue su presencia dominical en pantalla, con un enorme tirón mediático que le llevó a ser líder indiscutible de audiencia de un programa del canal TVI.

Sus palabras eran con frecuencia titular al día siguiente y, en ocasiones, anticipaban información desconocida hasta ese momento. Inteligente, simpático, divertido y afable son calificativos y cualidades que se le atribuyen y que contrastan con otros no tan positivos, como los de poco fiable, inestable, embaucador o imprevisible.

Ha contado con el apoyo de los dos partidos conservadores

Su campaña para las presidenciales, la más barata de entre los principales candidatos, ha sido de "proximidad" y de "convergencia" con todos los portugueses, según el propio Rebelo de Sousa, que cuenta con el apoyo de los dos partidos conservadores, el PSD y el democristiano CDS-PP.

No ha dejado grandes titulares, ni frases estridentes, ni ataques desmedidos a sus rivales de la izquierda, que han intentado buscarle las cosquillas de todas las maneras. Su relación de amistad con el otrora uno de los hombres más poderosos del país, el banquero Ricardo Salgado, ex líder del colapsado banco BES acusado de varios delitos, fue uno de los puntos débiles que utilizaron algunos de sus críticos.

Todo en vano. A Rebelo de Sousa le ha bastado rentabilizar su popularidad con moderación y cordura, dejando al mismo tiempo mensajes de paz al gabinete del primer ministro socialista António Costa, con el que cohabitará los próximos años.

Su popularidad es tan grande que se ha ganado el respeto y admiración del pueblo llano y de personalidades y dirigentes de distintos sectores de la sociedad. En verano de 2014, entrevistó a Cristiano Ronaldo en su casa de Madrid y esta misma semana José Mourinho mandó un vídeo de apoyo a su candidatura.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente