Anterior El Tribunal Administrativo del Deporte abre expediente a Villar por unanimidad Siguiente Puigdemont: "Si el Tribunal Constitucional me suspende de mis funciones, no lo aceptaré" Arriba Ir arriba
Los cachorros de lince ibérico Brezo y Brisa, los primeros que nacieron en cautividad, en marzo de 2005.
Los cachorros de lince ibérico Brezo y Brisa, los primeros que nacieron en cautividad, en marzo de 2005. EFE

La cría en cautividad del lince ibérico alcanza un 72% de supervivencia

  • De los 333 cachorros nacidos entre 2005 y 2015, 241 superaron los 60 días

  • El proyecto se desarrolla en cinco centros de Andalucía, Extremadura y Portugal

|

El Programa de Cría en Cautividad del Lince Ibérico, que se desarrolla en cinco centros repartidos por la Península Ibérica, ha cerrado su primera década de actividad, entre 2005 y 2015, con un índice de supervivencia de cachorros del 72,4 por ciento.

Esto significa, según los datos del Programa Lynx ex situ, que de los 333 cachorros que han nacido en la primera década de vida del mismo, 241 han superado los 60 días de vida, lo que implica que pueden contribuir a seguir prolongando la actividad del programa o a la reintroducción de la especie al medio natural.

Para llegar a estas cifras, durante estos diez años se ha producido el emparejamiento de 202 hembras, de las que han copulado 164, el 81,2 por ciento.

Ello ha supuesto que quedaran gestantes 130 hembras, lo que supone el 79,3 por ciento de las emparejadas, obteniéndose una media de camada de 2,6 ejemplares por cada una.

Esta primera década de actividad se cierra con la liberación o suelta al medio natural de un centenar de ejemplares, causando baja 35 de ellos, un 19,16 por ciento.

Cinco centros de cría

En la actualidad hay cinco centros de cría en cautividad del lince ibérico repartidos por la Península Ibérica: El Acebuche, en el Espacio Natural de Doñana (Huelva), La Olivilla (Jaén), Zoobotánico de Jerez (Cádiz), Silves (Portugal) y Granadilla (Cáceres).

Todos están preparados ya para el desarrollo de la nueva temporada de cría 2016 en la que se van a emparejar un total de 24 hembras, algunas de las cuales, como es el caso de una en El Acebuche, ya incluso han registrado sus primeras cópulas.

El 28 de marzo del 2005, técnicos de este programa, dirigidos por la bióloga española Astrid Vargas Gómez-Urrutia, asistieron por circuito cerrado de televisión al primer nacimiento en cautividad de un lince ibérico, en este caso, tres cachorros alumbrados por la hembra Saliega.

Estos tres cachorros nacieron en el centro de cría pionero que la Junta de Andalucía construyó en El Acebuche, en Doñana, y fueron llamados Brezo, Brezina y Brisa, tras determinarse que el nombre de cada cohorte anual de linces nacidos en cautividad comenzaría por una letra consecutiva del abecedario. La importancia de estos cachorros era tal que su nacimiento se mantuvo en secreto casi un mes.

Ataques entre cachorros

La feliz noticia quedó empañada unas semanas después cuando dos de los tres cachorros, Brezina y Brezo, fallecieron tras una pelea, que aportó una valiosa información sobre los hasta entonces poco conocidos ataques entre cachorros, que evitó posteriormente nuevos fallecimientos por esta causa.

Brisa, la única superviviente de esta camada histórica, tuvo su último parto en marzo de 2015 en El Acebuche.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente