Anterior Los padres del bebé Charlie Gard abandonan la batalla legal para tratarle: "Es demasiado tarde" Siguiente Unanimidad parlamentaria para sentar las bases del pacto de Estado contra la violencia de género Arriba Ir arriba
 El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha defendido su reforma migratoria durante su visita a Myanmar.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha defendido su reforma migratoria durante su visita a Myanmar. AFP AFP PHOTO / Christophe ARCHAMBAULT

Obama anuncia que reformará la inmigración por decreto pese a las amenazas de los republicanos

  • Obama planea salvar de la deportación a 5 millones de inmigrantes

  • "Esto va a ocurrir antes del fin de año", ha dicho el presidente de EE.UU.

  • Los republicanos dicen que juega con fuego y estudian bloquear el presupuesto

|

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado este viernes que usará sus poderes ejecutivos para reformar, antes de fin de año, las políticas de inmigración, pese a las amenazas de los republicanos. La guerra en Washington ya está servida.

"Esto va a ocurrir antes del fin de año", ha aseverado Obama en una comparecencia ante la prensa junto a la líder opositora birmana, Aung San Suu Kyi, en Rangún, la antigua capital de Birmania (Myanmar).

Obama, que ha calificado Estados Unidos como un "país de inmigrantes", ha señalado que el sistema de inmigración está roto y que necesita actualizarse para afrontar los problemas actuales.

"Dije que si el Congreso no actuaba, yo usaría todo mi autoridad que poseo por ley para tratar de mejorar el sistema", ha espetado el mandatario norteamericano. Y ha agregado que está dispuesto a firmar una ley de inmigración en cuando el Congreso se la presente.

Evitar la deportación de los padres

Según el diario The New York Times, Obama planea anunciar la semana próxima un paquete de medidas ejecutivas que protegerán de la deportación a 5 millones de inmigrantes indocumentados.

Según la información del NYT, que cita de forma anónima a funcionarios del Gobierno, el cambio normativo va especialmente dirigido a evitar la deportación de inmigrantes indocumentados cuyos hijos ya son ciudadanos estadounidenses o tienen permiso de residencia. Solo esta parte de la legislación afectaría a 3.3 millones de personas que han vivido en EE.UU. durante los últimos cinco años.

El Gobierno extenderá también los visados a inmigrantes con formación en alta tecnología, mientras que quienes tengan antecedentes o sean considerados como riesgo para la seguridad seguirán siendo expulsados. El plan contempla también destinar más recursos al control de la frontera con México.

Obama respondería así a las exigencias de su electorado latino, que en buena medida dio la espalda a los demócratas en las pasadas elecciones legislativas descontentos por las promesas incumplidas.

Activistas pro-inmigración delante de la Casa Blanca, en EE.UU.AFP PHOTO/Mandel NGAN

Los republicanos advierten: "Obama juega con fuego"

Los republicanos, vencedores de las elecciones de medio mandato que les han dado la mayoría en el Senado y la Cámara de Representantes, han advertido a Obama, de que no permitirán ningún cambio en la política migratoria por la vía ejecutiva, esto es, por decreto presidencial. Hasta ahora han bloqueado en el Congreso todos los intentos de los demócratas para reformar las leyes de inmigración.

Ante el inminente anuncio migratorio del presidente, Mitch McConnell, el líder de la mayoría republicana del Senado, ha advertido que cualquier acción unilateral del presidente será "como ondear un trapo rojo delante de un toro".  No está claro qué medios usarán los conservadores o hasta dónde están dispuestos a llegar. McConnell ha asegurado que su partido no recurrirá al bloqueo del presupuesto federal, como hicieron hace un año, provocando el cierre de la administración.

Sin embargo, John Boehner, reelegido este jueves como portavoz de los republicanos en la Cámara de Representantes, ha asegurado que "todas las opciones están sobre la mesa". Ha dicho que Obama está "jugando con fuego" y que cualquier acción unilateral que adopte eliminará la posibilidad de aprobar una reforma migratoria en el Congreso, además de "poner en peligro" el consenso bipartidista en otros asuntos.

"El presidente amenaza con adoptar una acción unilateral sobre inmigración, aunque en el pasado dejó claro que no creía temer al responsabilidad constitucional o la autoridad para hacerlo. Solo diré esto: vamos a combatir al presidente con uñas y dientes si sigue por ese camino", ha afirmado.

Amenazas del cierre de la Administración

Más claro lo ha dejado un grupo de republicanos liderado por los senadores Ted Cruz, Mike Lee y Jeff Sessionsm, que han amenazado con bloquear la aprobación de fondos para financiar el funcionamiento del Gobierno y la "amnistía ilegal" que, según ellos, Obama pretende llevar a cabo.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, ha pedido a Obama que no anuncie sus medidas sobre inmigración hasta que el Congreso apruebe, antes del próximo 11 de diciembre, el paquete de gasto que financiaría al Gobierno en 2015.

"El presidente ha dicho que va a tomar medidas ejecutivas. La cuestión es cuándo. Eso es su decisión. Pero a mí me gustaría que las finanzas del país estuvieran resueltas antes de que lo haga", ha dicho Reid a la prensa este jueves a la salida del Senado.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente