Enlaces accesibilidad

La autoridad fiscal avala las previsiones pero ve riesgos en la recuperación de la eurozona

  • Si la eurozona evoluciona peor, el impacto será muy alto en España
  • Avisa a las comunidades autónomas de la falta de control del gasto

Por
El presidente de la autoridad fiscal independiente, José Luis Escrivá
El presidente de la autoridad fiscal independiente, José Luis Escrivá airef.es

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha calificado de "verosímil" el escenario macroeconómico anunciado por el Gobierno dentro del Proyecto de Presupuesto Generales del Estado 2015, pero ha advertido de los riesgos derivados del pinchazo de la economía europea.

"La economía europea podría evolucionar peor de lo esperado, lo que tendría un impacto significativo en la economía española", subraya en un informe.

La AIReF considera necesarias medidas de moderación y aumento de eficiencia en la gestión del gasto, sobre todo en las comunidades autónomas y en las corporaciones locales.

En concreto, ve que el sesgo en la previsión inicial del consumo público para 2015 es grande y que es "improbable que se alcance la reducción del consumo público prevista por el Gobierno", a menos que se implementen medidas adicionales de contención del gasto, especialmente en las autonomías.

El legado de la crisis lastra la eurozona

Las hipótesis sobre la eurozona son optimistas, se basan en la "mejora de las condiciones crediticias", en la reducción de los diferenciales de la deuda pública en las economías bajo estrés financiero y en la continuidad del "esfuerzo reformista que comenzaría a dar sus frutos" sobre la
actividad económica.

Sin embargo, el área del euro se ve lastrada por el legado de la crisis: "un reducido crecimiento potencial, un proceso de desinflación y un elevado endeudamiento en algunas economías que incidirían sobre la recuperación económica y su intensidad". En particular, la autoridad fiscal cree que el frenazo de Italia y Francia puede poner en riego a toda la zona euro.

El Gobierno espera condiciones financieras favorables y que amainen los riesgos geopolíticos

En líneas generales, las previsiones del Gobierno se asientan en "un contexto internacional verosímil, aunque benigno", en el que sigue la recuperación, la política monetaria es "muy expansiva", la consolidación fiscal "moderada", las condiciones financieras "continúan siendo favorables" y las tensiones geopolíticas "se van difuminando".

El Ejecutivo basa sus previsiones en que los tipos de interés permanecerán bajos, pero la autoridad fiscal matiza que los movimientos de la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra podrían presionarlos al alza en 2015, con lo que se fía todo a la efectividad de las políticas del BCE. Las subidas de tipos en Estados Unidos y Reino Unido podrían provocar una depreciación del euro más intensa que lo esperado.

Acerca del petróleo, el informe avisa de que el precio podría subir si se recrudece la tensión geopolítica en Oriente Próximo y entre Rusia y Ucrania.

Optimismo sobre la construcción

El optimismo sobre el crecimiento de la demanda interna se debe principalmente a que "el Gobierno espera una recuperación notablemente mayor de la construcción". Para que se recupere la inversión residencial con la pujanza prevista "debería reactivarse el canal del crédito y la demanda de viviendas derivada de la reciente acumulación de activos financieros líquidos por parte de los hogares".

"Los riesgos para el crecimiento del PIB real y del empleo parecen equilibrados", según el informe. Los riesgos que afectan a la demanda nacional parecen "ligeramente a la baja en el consumo privado y la formación bruta de capital fijo, y al alza en el consumo público".

La información sobre el mercado de trabajo no permite un análisis detallado

En la demanda exterior hay riesgos al alza, tanto en las exportaciones como en las importaciones, con "un resultado neto aproximadamente neutral", señala el organismo. Sin embargo, considera que "la información sobre la evolución prevista para el mercado de trabajo y los desequilibrios de la economía española es escueta y no permite un análisis detallado".

La autoridad fiscal recomienda al Gobierno revisar el procedimiento y calendario de las previsiones, evitar cambios metodológicos sustantivos en la base estadística de las previsiones macroeconómicas durante su elaboración, completar el conjunto mínimo de información a suministrar en las previsiones, y especificar con detalle y publicar los métodos, supuestos y datos utilizados en su elaboración.

Análisis de las previsiones 2011-2014

La autoridad fiscal independiente ha analizado las previsiones de años anteriores desde 2011 a 2014 y concluye que hay "sesgos sistemáticos en muchas de las variables previstas por el Gobierno". En los cuatro años del periodo, la previsión del Ejecutivo fue más elevada que la de consenso para el crecimiento del consumo privado y más baja para el del consumo público.

Las previsiones del Gobierno para el saldo de operaciones corrientes con el resto del mundo y para el déficit público fueron también persistentemente más positivas que las de consenso. Finalmente, para las tasas de crecimiento real del PIB, de las exportaciones y de las
importaciones se registran también sesgos positivos
 consecutivos de 2011 a 2013.

El error absoluto medio del Gobierno en los escenarios macroeconómicos de los años 2011 a 2014 ha sido mayor que el del promedio de las previsiones de consenso. En las once variables incluidas el error medio de la previsión gubernamental ha sido de 1,5%, frente a 1,1% del error de la previsión de consenso.

Noticias

anterior siguiente