Enlaces accesibilidad

El juez decreta el ingreso en prisión sin fianza a los padres de Asunta por homicidio

  • Podrían ser imputados por asesinato a falta de los informes toxicológicos
  • Rosario Porto mantiene su versión ante el juez y dice que no mató a su hija
  • Los abogados de los padres renuncian a su defensa

Por
El juez decreta el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza a los padres de Asunta por homicidio

El juez que instruye la causa por la muerte de la pequeña Asunta Basterra, de doce años, ha decretado el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, de sus padres, Rosario Porto y Alfonso Basterra, a los que imputa un delito de "homicidio" y "posible asesinato, a la espera de los resultados de toxicología".

Los padres adoptivos de Asunta, la pequeña de origen chino hallada muerta en una pista forestal de un municipio cercano a Santiago el pasado domingo, han declarado este viernes ante el juez José Antonio Vázquez Taín.

Primero ha declarado la madre durante tres horas y media y el juez le ha notificado el auto. A continuación, ha testificado el padre. Ambos han sido trasladados a prisión en el mismo furgón, aunque, según ha señalado un guardia civil, estos vehículos suelen tener "celdas separadas".

Los abogados renuncian a defenderles

Por su parte, los abogados de los padres han comunicado que renuncian a su defensa. No obstante, ambos han estado presentes en el interrogatorio y el abogado de Basterra, Roberto Goris, ha dicho a su salida del juzgado que "personalmente" acababa de dejar de prestar sus servicios a su hasta ahora cliente.

Goris ha apelado a "motivos estrictamente técnicos" para explicar este paso: "Él y yo entendimos que era mejor que lo defienda un experto en temas penales". Además, ha apuntado: "Hoy no le he asistido en el interrogatorio de esta mañana, aunque sí he asistido" a la declaración.

Al final, ha manifestado que quiere "tranquilidad con este tema" porque lleva unos días "bastante duros".

También, el letrado que ha acompañado a la madre de la menor, Juan Guillán, simplemente ha comunicado que se desvincula de la defensa de Porto, con cuyo padre tenía una relación de amistad.

Tanto Guillán como Goris, aunque ahora no pertenecen al mismo despacho de abogados, compartieron bufete en Santiago de Compostela.

Rosario Porto, abogada de 44 años, se había negado a declarar ante la Guardia Civil desde que el pasado martes fue detenida por su vinculación con el crimen de su hija adoptiva.

Sin embargo, este viernes ante el juez instructor ha mantenido su versión de los hechos y ha negado haber matado a Asunta.

La versión de la madre

La madre sostiene que la tarde del sábado de la semana pasada dejó a Asunta en su domicilio, ubicado en una céntrica calle compostelana, haciendo los deberes y que cuando regresó a las  21.30 horas, ya no estaba y que la puerta se encontraba cerrada con  llave y la alarma conectada.

En la denuncia por desaparición que interpuso ante la Policía en Santiago a las 22.31 horas del sábado, Rosario Porto Ortega indicó que cuando comprobó que su hija no estaba en casa, llamó a su  exesposo, que vive a escasos 25 metros, para comprobar si estaba con  él. Tras esperar "un tiempo prudencial", se pusieron en contacto con varios conocidos y amigos de la niña con resultado negativo.

Mientras, a la investigación, que se centra en esclarecer cuál es el móvil del crimen, se siguen sumando pruebas contrastadas por la Guardia Civil.

Los agentes han confirmado este viernes que la cuerda hallada  junto al cadáver de la niña es la misma que la detectada durante el registro de la casa de sus padres en Teo, la localidad vecina a Santiago donde apareció la menor sin vida.

Así las cosas, según fuentes del Instituto Armado consultadas por  Europa Press, el análisis de las cuerdas revela que las utilizadas  para atar a la niña son las mismas que había en el domicilio, por lo que su aparición constituye "una prueba de cargo" contra los padres  de la niña, esto es, "una prueba contundente".

Pruebas de cargo

Otra "prueba de cargo" recabada por la Guardia Civil se centra en "varias" imágenes de las cámaras de tráfico, según han transmitido las mismas fuentes, que ven probado que la madre de la niña fallecida "mintió" cuando acudió a la  Policía a poner la denuncia por su supuesta desaparición.

Y es que, si bien Rosario Porto testificó que Asunta se había quedado sola en un domicilio en el centro de Santiago mientras ella se disponía a hacer unos recados y a recoger ciertas pertenencias de la casa de Teo, existen "varios fotogramas" que evidencian que ambas iban juntas en el coche.

Finalmente, la triangulación de las señales de los teléfonos móviles de los padres de la niña es una pista más en la que trabaja la Guardia Civil para verificar dónde se encontraban tanto el padre como la madre en el momento del fallecimiento de su hija.

La muerte de la pequeña Asunta ha causado una gran conmoción en la sociedad de Santiago, a medida que se van conociendo más detalles sobre el caso.

Los últimos análisis toxicológicos han demostrado que la niña fue sedada con un antidepresivo, el mismo que tomaba la madre para mitigar la ansiedad, y maniatada, antes de morir por asfixia, según informa TVE.

Los investigadores que se encargan del caso de Asunta también analizan una denuncia presentada por dos profesores de la menor en la que se recoge que la niña pudo ser sedada por su madre en al menos otra ocasión con anterioridad a su muerte, según Europa Press.

Noticias

anterior siguiente