Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Rosario Porto había sido condenada, junto a su marido, Alfonso Basterra, a 18 años de prisión por el asesinato de su hija adoptiva, Asunta, en septiembre de 2013. No era la primera vez que intentaba suicidarse. Llevaba cumplidos siete años de prisión y había pasado por tres cárceles distintas.

En 2017 fue trasladada a un hospital inconsciente tras la ingesta de unas pastillas. Un año después, lo intentó de nuevo. Lo que llevó a que se le aplicaran protocolos antisuicidos en distintas ocasiones. Esta mañana funcionarios de la cárcel de Brieva, en Ávila, la encontraron ahorcada en su celda. En el juicio quedó probado que la niña estaba dormida cuando la mataron después de ingerir más de 27 pastillas de orfidal. También que el asesinato había sido un plan ideado por los padres.

Funcionarios de la cárcel de Brieva (Ávila) han encontrado ahorcada en su celda a Rosario Porto, condenada a 18 años de cárcel por asesinar junto a su marido a su hija adoptiva, Asunta Basterra. Porto había cumplido ya siete años de condena y ya había intentado quitarse la vida y autolesionarse, al menos, en otras dos ocasiones cuando estaba en las cárceles de A Coruña y Pontevedra.

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 18 años de cárcel impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia a cada uno de los padres de Asunta Basterra por el asesinato de la niña, su hija adoptiva, cuyo cuerpo fue hallado el 22 de septiembre de 2013 sobre una cuneta en las cercanías de Santiago de Compostela. El tribunal gallego desestimó en marzo de 2016 los recursos de los padres de Asunta Basterra, una decisión que ahora ratifican por mayoría los cinco magistrados del Tribunal Supremo que se han encargado de la sentencia y que ahora rechazan los recursos de los condenados.

El abogado de Rosario Porto insiste en que dos años y medio después sigue sin aparecer ninguna prueba de que asesinó a su hija. Para Gutiérrez Aranguren la sentencia que condena a los padres de Asunta a 18 años de cárcel es absurda y una aberración jurídica, entre otras cosas, porque sitúa a Alfonso Basterra en el coche con Rosario y su hija hacia la casa de Teo.

Asunta, la niña que murió asesinada hace más de dos años en Santiago, llegó a esta ciudad con apenas un año de vida. Fue la primera niña china adoptada en la capital gallega. Protagonizó portadas junto a sus padres, una pareja acomodada y muy conocida en la ciudad. Ambos han sido condenados a 18 años de cárcel por la Audiencia de A Coruña por la muerte de su hija adoptiva.

La Audiencia de A Coruña considera a los padres de Asunta, teniendo en cuenta el veredicto del jurado, culpables de un delito asesinato con alevosía con la agravante de parentesco. Les condena a 18 años, aunque la sentencia dice que al tener Asunta menos de 12 años su asesinato podría ser castigado, según el nuevo código penal, con la prisión permanente revisable.

La defensa de Rosario Porto, la madre de Asunta, asegura que el veredicto ha sido un "shock". Ya ha anunciado que piensa recurrir la sentencia cuando se publique. La defensa de Alfonso Basterra, que también recurrirá, ha pedido al juez que a la hora de establecer la pena considere que no hubo alevosía en el crimen de Asunta. La acusación popular dice que por fin "se ha hecho justicia".

Este viernes el jurado popular ha declarado, por unanimidad, a Rosario Porto y Alfonso Basterra culpables de la muerte violenta de su hija Asunta, la niña de 12 años cuyo cadáver fue hallado en una pista forestal de Teo (A Coruña) el 22 de septiembre de 2013.

Se cierra así un juicio de 18 jornadas para desgranar la muerte de la menor ante un jurado que hubo de ser preseleccionado dos veces. Una treintena de medios de comunicación, algunos de ellos extranjeros, retransmitieron las circunstancias de la muerte de Asunta Basterra y de sus últimos meses de vida a lo largo de un juicio que se prolongó durante cuatro semanas para oír las declaraciones de un centenar de testigos y abundantes peritos.

Por unanimidad del jurado popular, los padres de Asunta Basterra, Rosario y Alfonso, han sido declarados culpables del crimen de su hija de 12 años hallada muerta hace algo más de tres años en una pista forestal, en las afueras de A Coruña. Ese es el veredicto del jurado popular después de cuatro jornadas de deliberaciones y cuatro semanas de juicio, por el que han pasado más de 140 personas entre testigos y peritos (30/10/15).

Los nueve miembros del jurado del caso Asunta comenzarán esta tarde a deliberar sobre la inocencia o culpabilidad de Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres adoptivos de la niña asesinada en septiembre de 2013. Antes, el presidente del tribunal les está indicando las preguntas que tendrán que responder. Para declarar la culpabilidad de los acusados se necesitan siete votos a favor. Para deteminar su inocencia, cinco.

  • Se celebra la última jornada del juicio, dedicada a las conclusiones de la defensa
  • El abogado de Porto apela al 'caso Wanninkhof' para no condenar a una inocente
  • La defensa de Basterra remarca que compró el orfidal para dárselo a su exmujer
  • Niegan que tuviera un móvil y que estuviera en la casa donde mataron a Asunta