Enlaces accesibilidad

El PSOE acusa a Posada de actuar como si fuera el "presidente de las Cortes franquistas"

  • Por vetar su moción sobre las "mentiras" de Rajoy en el 'caso Bárcenas'
  • Alfonso Alonso asegura que son "mociones de censura encubiertas"
  • Los diputados de IU abandonan el Pleno del Congreso en señal de protesta

Por
La portavoz del grupo socialista, Soraya Rodríguez, en una imagen de archivo.
La portavoz del grupo socialista, Soraya Rodríguez, en una imagen de archivo. EFE EFE

La portavoz del PSOE, Soraya Rodríguez, ha acusado al presidente del Congreso, Jesús Posada, de actuar como si fuera un presidente de las Cortes franquistas por vetar "de forma indecente" las mociones del PSOE y de la Izquierda Plural sobre las "mentiras" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en relación con el caso Bárcenas. Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, ha mostrado su total respaldo a la decisión de la Mesa del Congreso.

Soraya Rodríguez ha sostenido que es "ilegal" la decisión del presidente y del resto de miembros del PP en la Mesa de no incluir en el orden del día del pleno de este martes las mociones que, según ha defendido, son "absolutamente congruentes".

La portavoz socialista tiene la sensación de que han presentado una moción amparándose en el "Reglamento de las Cortes democráticas y que el presidente la ha vetado de forma indecente conforme al Reglamento de las Cortes franquistas de 1967".

Si no reconsideran su veto, presentará un recurso de amparo ante el TC

Rodríguez se ha mostrado convencida de que al final dichas mociones se debatirán y votarán. Además, ha explicado que si la Mesa no "reconsidera" su veto a las mociones, su grupo presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional y estudiará otras las medidas a su alcance.

Dicho recurso iría unido a otro referido al rechazo que también sufrió su petición de interpelación a Rajoy por el mismo asunto, por considerar que la interpelación y la moción son dos partes de la misma iniciativa de control parlamentario.

Tras asegurar que el PSOE "no va a parar" para que en el Congreso se hable de lo que los grupos creen que se debe hablar, ha defendido que "la mentira no puede quedarse sin respuesta en este Parlamento".

Rodríguez ha hecho estas declaraciones tras una reunión de la Junta de Portavoces, en la que se ha discutido este asunto y en la que todos los grupos, salvo el PP, han pedido explicaciones a Posada.

Según Rodríguez, durante el debate Jesús Posada "no ha sido capaz de dar una sola explicación coherente", porque "la decisión de censurar es una decisión política dictada por el Gobierno, que el presidente Posada asume de forma sumisa y que escandalosamente fue anunciada por la mañana por la señora De Cospedal".

UPyD ha pedido que se emita un informe jurídico que razone el veto

Además, ha recordado que la moción de censura sigue siendo un instrumento al que su grupo "no renuncia en absoluto" y ha defendido que tienen "candidato, un programa y alternativas que hacemos día a día".

UPyD ha pedido en la Junta de Portavoces que se emita un informe jurídico que razone el veto de las mociones consecuencia de interpelación urgente que presentaron la semana pasada los grupos parlamentarios del La Izquierda Plural y del PSOE .

La portavoz de la formación, Rosa Díez, ha dirigido una carta al presidente del Congreso para que "pida a los servicios jurídicos de la Cámara que elabore un informe que justifique y fundamente la decisión, sin precedentes a lo largo de la vida parlamentaria".

Alonso reta al PSOE a presentar la moción de censura

Por su parte, el portavoz del grupo parlamentario popular, Alfonso Alonso, que ha respaldado la decisión de la Mesa del Congreso de vetar las mociones, ha vuelto a retar al PSOE a tener la "gallardía" de presentar la moción de censura contra Rajoy, en lugar de utilizar "atajos" y "subterfugios".

Según ha asegurado Alonso, ambas iniciativas eran "mociones de censura encubiertas" y ha acusado a los dos grupos proponentes de incurrir en un "fraude" con su presentación.

"La Constitución no prevé atajos y para presentar una moción de censura hay que tener la gallardía de presentar un programa y de someter a votación a un candidato", ha sentenciado.

No obstante, ha señalado que Izquierda Plural no cuenta con los 35 diputados necesarios para impulsar la moción de censura y que, el PSOE "busca una moción de censura destructiva, pero quiere evitar que Rubalcaba sea sometido a votación en la Cámara porque no cuenta con el apoyo de los demás grupos".

También ha recordado a los socialistas que, en democracia, lo que "rige es el principio mayoritario" y ha subrayado que el PSOE no puede dar "lecciones" sobre el  uso de los vetos a su partido porque durante la última legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente, su Gobierno vetó hasta 20 proposiciones de ley planteadas por la oposición.

Izquierda Plural abandona el pleno

Por la tarde se escenificó de nuevo el desencuentro. El PSOE e Izquierda Plural aprovecharon el inicio de la sesión plenaria para protestar por el veto de la Mesa del Congreso a tramitar sus mociones. Llegaron incluso a calificar esa decisión de "golpe institucional" propio del franquismo, pero Jesús Posada renunció al debate y pasó al siguiente punto.

En su intervención, el portavoz de Izquierda Plural, José Luis Centella, aseguró que vetar esas mociones supone "secuestrar" el Parlamento y "dar un golpe institucional muy grave": "Es un grave atentado a la democracia", proclamó, advirtiendo al PP de que tarde o temprano se debatirá en el Congreso la decisión de Rajoy de "ocultar la verdad" al Parlamento sobre el caso Bárcenas.

Pese a las acusaciones vertidas y la exigencia de que se leyera el  acuerdo de la Mesa del Congreso vetando las iniciativas, el presidente del Congreso, Jesús Posada, se negó a responder y dio por resuelta la discusión, pasando al siguiente punto.

Solo cuando IU-ICV-CHA insistía en pedir explicaciones, Posada les replicó: "Han anunciado que van a recurrir, pues háganlo, pero el tema está resuelto".

En ese contexto, los diputados de Izquierda Plural optaron por abandonar el hemiciclo, restringiendo su presencia en el Pleno a sus turnos de intervención. 

Solo quedó en el hemiciclo Joan Josep Nuet, que, al subir a la tribuna, pasó a leer la moción vetada sobre el caso Bárcenas, lo que motivó su expulsión del hemiciclo.

Según explicó a la prensa su presidente, Cayo Lara, el PP ha dado motivos para el plante por aplicar su "apisonadora" en el Congreso, limitando los debates.

Noticias

anterior siguiente