Enlaces accesibilidad

El suicidio de un pensionista en Atenas vuelve a llenar la plaza Syntagma de indignados

  • Miles de personas se manifiestan junto al Parlamento y en otras ciudades
  • La tasa de suicidos se ha doblado en tres años de crisis y grandes recortes

Por
Decenas de personas se concentran conmocionados por el suicidio de un pensionista en la plaza Syntagma. REUTERS REUTERS/John Kolesidis

Un ciudadano griego de 77 años se ha suicidado esta mañana en un jardín de la plaza Syntagma de Atenas, junto al Parlalmento, lo que ha generado manifestaciones espontáneas en ese lugar de dolor y en protesta por los recortes sociales.

Aunque no hay confirmación de su autencididad, numerosos medios locales han informado de que en una carta, el fallecido acusaba al Gobierno de su dramática situación económica. El popular diario Protothema reproduce incluso una imagen de la nota que parece haber obtenido tras hablar con una hija del mismo. Según la agencia France Presse, la policía ha confirmado que llevaba consigo una nota de despedida, pero no su mensaje.

Durante todo este miércoles, cientos de personas han pasado por el lugar donde se suicidó para presentar sus respetos con oraciones y velas y notas que colgaban del árbol junto al que murió de un disparo.

Varios escritos decían: "No es un suicidio, es un asesinato", y otros culpaban al Gobierno y a los prestamistas internacionales (la llamada troika) por las medidas de austeridad impuestas.

"Me siento triste. Últimamente ocurren muchos suicidios en Grecia, pero éste es especialmente triste por la situación en que ha fallecido este anciano", ha explicado un joven de 33 años a Efe, que calculaba que hasta 2.000 personas se habían concentrado allí al atardecer.

El ambiente, según algunos testigos, era similar al de las protestas cuando el verano pasado había allí protestas diarias y un campamento de manifestantes. Entrada la noche, muchas personas seguían en vigilia. También en Salónica se han concentrado varios cientos de personas, según la misma agencia,  y en las redes sociales se multiplicaban las convocatorias por todo el país. Además, el colectivo denominado Motoristas Indignados ha marchado por la capital.

El drama de los recortes

Las pensiones de jubilación se han recortado desde que el Gobierno empezó los recortes en 2010 más del 15%. Además, los precios han subido una media del 10% en este periodo y se han incrementado notablemente los impuestos.

En la nota reproducida por los medios griegos, el fallecido expresaba su indignación con las autoridades, que identificaba directamente con el régimen que colaboró con los nazis. "El gobierno de ocupación [del general] Tsolakoglou ha acabado con toda posibilidad de supervivencia para mí, que se basaba en una pensión digna por los 35 años que coticé”.

"Dado que no tengo una edad que me permita responder activamente (aunque sería el primero en seguir a alguien que tomase un Kalashnikov), no encuentro otro modo de reaccionar que poner un fin decente (a mi vida), antes de tener que comenzar a rebuscar en la basura para encontrar comida", concluía ese mensaje del anciano, que según los medios locales había sido farmacéutico.

Reacciones políticas

Si bien por la mañana un portavoz del Gobierno ha dicho que se trataba de un asunto privado, por la tarde los líderes de todos los partidos han hecho declaraciones al respecto.

“Morir es también vivir sin esperanza. Sucesos como este nos obligan a cumplir nuestros compromisos con más urgencia todavía”, ha dicho el líder del conservador Nueva Democracia, Antonis Samaras, y favorito en los sondeos, citado por Athens News.

También ha hablado Evangelos Venizelos, líder del Pasok (socialdemócrata), el otro gran partido que sustenta al gobierno del tecnócrata Lukás Papadimos. "Es tan impactante que hace que cualquier comentario político incongruente y barato. Meditemos sobre el estado del país y nuestra sociedad en términos de solidaridad nacional y la cohesión", ha dicho, según el Protothema.

El número de suicidios casi se ha doblado en los últimos tres años en Grecia, y los especialistas creen que es una consecuencia de la grave crisis económica que atraviesa el país. Además, la atención sanitaria también se ha visto muy perjudicada por los recortes y algunos informes empiezan a alertar sobre graves consecuencias en la población.

Noticias

anterior siguiente